2021, un año de incógnitas en la industria del videojuego

2021 es un año lleno de incógnitas que también se extiende al mundo de los videojuegos. Repasamos en este artículo algunas de ellas

2021 es un año lleno de incógnitas que también se extiende al mundo de los videojuegos. Repasamos en este artículo algunas de ellas.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

No hace falta que os pregunte. Ya sé que estamos un poco (por ser suaves) hasta el gorro del coronavirus y todo lo que ha supuesto a nuestras vidas, ya que ha puesto todo patas arriba y sus consecuencias, aún por descubrir en muchos ámbitos, van a definir nuestro modo de vivir en los años venideros.

Mientras los poderes políticos y económicos se afanan en intentar que todo vuelva a la normalidad lo antes posible, en el término del entretenimiento la COVID ha tenido un impacto desigual. Mientras que en la industria del cine y de la música los ingresos han disminuido de manera drástica, los videojuegos han tomado el papel de refugio seguro en la tormenta, aumentando sus ventas exponencialmente, de lo cual Nintendo y los casi 30 millones que lleva vendidos Animal Crossing New Horizons son un ejemplo claro.

La sensación general era que el impacto de la pandemia, en lo que se refería a nuestra afición, iba a ser tremendamente positivo y que poco iba a afectarnos. Pero parece que la enfermedad no está dispuesta a dejarnos tan rápidamente como muchos creían, y, tanto con el final del año pasado como con lo que llevamos de éste, hemos comenzado a verle las orejas al lobo. Ya dijo Phil Spencer que lo peor vendría en 2021

En los primeros meses de 2021, conseguir una consola next gen sigue siendo una odisea

El primer indicio de que nada iba a ser tan sencillo lo tuvimos con la salida de PS5 y Series X/S. Ambas compañías dejaron claro desde el principio que el stock de lanzamiento iba a ser limitado y que la disponibilidad en meses posteriores dependería de cómo evolucionara la crisis sanitaria mundial y de la capacidad de ambas compañías para, incluso dentro de este clima de adversidad, seguir fabricando más unidades.

Dos meses después del lanzamiento oficial de ambos productos, hemos visto lo que ha ido sucediendo: tiendas que vendían el stock en segundos, páginas caídas, sorteos para apuntarse a una lista de compra, webs en las que te inscribes para tener la posibilidad de conseguirla en algún momento, grupos de Telegram frenéticos para intentar enterarse de las próximas unidades que saldrían a la venta. Y con todo esto hemos llegado a febrero de 2021 con muchísima gente que aún no ha tenido la posibilidad, tres meses después del día 0, de hacerse con una.

Análisis de The Medium

Eso por no hablar del problema de la reventa y los negocios de “legalidad dudosa” que, mediante el uso de bots, han dificultado más si cabe la posibilidad de adquirir estas consolas, haciendo que en sitios como Wallapop o Ebay puedas encontrarlas por precios de 800€ en adelante y con cuya venta algunos han hecho su particular agosto.

Sony y Microsoft siguen teniendo muchos problemas para satisfacer una demanda que, lejos de bajar, continúa sumando usuarios ávidos de tenerlas en su poder. Esta situación parece que va a ser la tónica durante el primer semestre de este 2021. La promesa de la vacuna y de la llegada del buen tiempo pueden jugar a favor de que la demanda se estabilice y, al menos en cuanto a hardware, la situación mejore, pues permitirá que la fabricación de sus componentes vaya acelerando. Pero claro, hay que surtir estas consolas de juegos y aquí el panorama parece más complicado.

El primer proyecto que ha cogido el tren de los retrasos ha sido Hogwarts Legacy, de Avalanche Studios, incidiendo sus desarrolladores es que es debido a que intentan ofrecer una mejor experiencia al usuario final. Una vez roto el hielo, le ha seguido Riders Republics, el juego de deportes extremos de Ubisoft. Pero éstos no van a ser los últimos dado que si el año pasado no tuvimos demasiados problemas en este aspecto fue porque recibimos propuestas que ya estaban en una etapa de desarrollo muy avanzadas y a los que poco o nada les ha afectado la pandemia.

El problema lo tenemos con aquellos títulos cuya salida estaba prevista para este 2021 y que han sufrido un parón en seco en el peor momento del desarrollo, el sprint final. El teletrabajo permite hasta cierto punto seguir adelante con las tareas de programación o diseño, pero hay aspectos que son inviables si no es dentro de un modelo presencial y, en este sentido, el agravamiento de la situación sanitaria que estamos sufriendo no permite ser muy halagüeño.

Seguimos sin fecha concreta para títulos con lanzamiento esperado para 2021 como Ratchet and Clank, Breath of the Wild 2 o Halo Infinite

En este sentido hemos visto cómo, en el caso de Sony, juegos que tenían una ventana de salida cercana al lanzamiento de la consola, como eran Gran Turismo 7 y Ratchet and Clank: Rift Apart, ya no aparecen bajo dicho epígrafe en sus vídeos promocionales, de los cuales también han desaparecido títulos thirds como Project Athia de Square-Enix.

Y no van a ser los únicos: Microsoft publicó recientemente una lista de juegos que saldrían durante 2021 dentro de los que encontramos Halo: Infinite y Microsoft Flight Simulator, entre otros, pero sin especificar fechas concretas (salvo para el simulador de vuelos que se apunta a verano) y con bastantes carencias en cuanto a cantidad.

Por su parte Nintendo, que puede que la que más ha sentido los efectos del coronavirus debido a las fuertes restricciones que han sufrido sus equipos de desarrollo en Japón, sigue en su particular travesía por el desierto, con pocos títulos en el horizonte con fecha concreta de salida en este 2021 salvo Super Mario 3D World: Bowser’s Fury y New Pokémon Snap. De la segunda parte de Breath of The Wild, cuando se cumplen 35 años del nacimiento de la franquicia, poco más se sabe. Es de esperar que tengamos más noticias según vayan pasando los meses, pero, viendo el año que llevan los de Kioto, el optimismo está bajo mínimos.

Análisis de Super Mario 3D All Stars

Si en el terreno first party la cosa pinta regular, la situación no va a ser diferente en lo que a terceras compañías se refiere durante este 2021. Por desgracia, a los retrasos ya anunciados se les unirán algunos más, amén de muchos que, por el hecho de no haberse presentado aún, disfrutaremos más adelante de lo que en principio se planeaba.

¿Significa esto que no vamos nada a lo que jugar? No. Seguro que tendremos decenas de títulos en los que perdernos durante incontables horas. Eso sí, serán las consolas next gen las que vean cómo los juegos que aprovecharán sus nuevas capacidades tardarán más en llegar de lo planeado. Esto unido a que parece que va a seguir siendo complicado hacerse con ellas, haga todavía más innecesaria su compra, lo que dará un tiempo de vida extra a las que están con nosotros desde 2013.

En 2021 podremos darle una nueva vida a juegos que pasaron desapercibidos

También es una oportunidad para recuperar todos aquellos juegos que, entre tanta oferta, han pasado sin pena ni gloria durante esta generación que se resiste a abandonarnos. Obras como A Way Out, Life is Strange 2, Sunset Overdrive, Alien Isolation, A Plague Tale: Innocence o Yoshi’s Crafted World, muchos son los ejemplos que podríamos incluir en esta lista y que están esperando a que les demos una oportunidad en este 2021, siendo la mayoría de ellos aún fáciles de encontrar en las tiendas o de forma digital y a precios populares.

Puede que, de este modo, encuentres esa joya que estaba destinada a ti sin tú conocerlo. Quién sabe, lo mismo entre alguno de ellos está tu nuevo juego favorito de este 2021 de horizonte incierto.

Suscríbete a nuestro Podcast