Las 5 zonas más frustrantes de la saga Souls

zonas complicadas souls

Si la semana pasada os hablábamos de los peores jefes de los llamados Soulsborne, en esta os hablamos de otros de los grandes peligros de estos juegos: las zonas en que transcurren.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Los títulos de la saga Souls siempre han destacado por su dificultad, la poca información que aportan al jugador tanto sobre la trama sobre algunas de sus mecánicas y, sobre todo, por los enfrentamientos contra grandes enemigos. Pero quizá alguno de los puntos que pasa desapercibido a la hora de hablar de estas obras y que merecen más detenimiento son algunas de sus zonas.

Transcurrir por algunas de las localizaciones de los títulos de Miyazaki es a veces más complejo que superar a los propios jefes finales: áreas llenas de trampas, enemigos fuertes o mapeados muy tediosos hacen que te llegues a aprender una zona de memoria de las veces que te toca repetirla.

Guía de Elden Ring

En este top vamos a repasar varias zonas de la saga que nos parecen muy frustrantes y que recomendamos que abordéis con la mayor dosis de paciencia que tengáis.

Ciudad infestada (Dark Souls)

Ciudad infestada es uno de los primeros grandes desafíos del Dark Souls original. Llegar a tocar la segunda campana en las profundidades es una tarea complicada, pero su camino por esta zona es uno de los periplos que quedarán para siempre en tu recuerdo. Hay que tener en cuenta que es una zona en la que la visibilidad no es la mejor del mundo y que, para navegar por ella, contamos con diferentes ascensores a medio de ruedas que nos permiten ir bajando hasta las profundidades del pantano.

En este bonito lugar nos encontraremos con mosquitos, enemigos de fuego, arañas o rivales con cerbatana que nos intentarán hacer morder el polvo de todas las formas posibles. Si consigues llegar al fondo, te espera un pantano donde tu movilidad se verá reducida y serás envenenado lo que, unido a la enorme cantidad de enemigos, hará que saques lo mejor de ti mismo.

La Torre de Latria (Demon’s Souls)

La Torre de Latria es una de las zonas más frustrantes de Demon’s Souls. Si bien es cierto que es una zona muy bonita y que sus enemigos tienen unos diseños increíbles, se trata de una localización que no te va a perdonar ni el más mínimo error.

La Torre de Latria es una prisión, por lo que nos encontraremos con muchos enemigos que se encargan de regentarla. Estos adversarios son unas criaturas terroríficas casi sacadas de una historia de H.P. Lovecraft que nos lanzarán conjuros para dejarnos paralizados y así poder golpearnos con facilidad.

A esto hay que sumarle que el mapeado es muy intrincado, con diferentes niveles y llaves que tendremos que encontrar para poder seguir avanzando. Además hay que tener en cuenta que las trampas están a la orden del día y en el más mínimo descuido puede hacer que acabes cayendo por un precipicio. El enemigo final de la zona no es muy complejo, pero el recorrido hasta llegar a él te va a hacer sudar.

Fortaleza de Sen (Dark Souls)

La Fortaleza de Sen es la zona frustrante por naturaleza de Dark Souls. Supone el último escollo para llegar hasta Anor Londo, la capital del reino, por lo que nos propone un desafío a la altura de las circunstancias. Esta localización consta de multitud de trampas que te pueden lanzar al vacío, además contamos con diversos artilugios a ras de suelo que te pueden matar en un segundo. Para poder salir de la Fortaleza en la dirección correcta, tendrás que resolver un puzle que te permita encontrar el camino correcto, el cual, por cierto, no es tan inmediato.

A todas estas trampas hay que sumarle que estamos en una zona plagada de enemigos: los soldados serpiente utilizan diferentes estrategias para acabar contigo, algunos te atacarán con grandes espadones mientras que otros te bloquearán el paso con hechizos a distancia. Superar este desafío es un buen medidor de frustración para afrontar lo que te queda de camino.

Valle de la Corrupción (Demon’s Souls)

El Valle de la Corrupción seguramente sea la zona más complicada de Demon’s Souls. Como todos sabemos, Hidetaka Miyazaki es un gran fan de los pantanos, ya que sabe que estos terrenos hacen sufrir al jugador y provocan desesperación al no poder avanzar de manera cómoda.

Reportaje sobre la última década de FromSoftware

En este caso, estamos ante una zona que quiere por todos los medios que suframos, provocándonos una enorme lentitud en el movimiento que nos hará más susceptibles a los ataques rivales. Los enemigos son otro de los grandes escollos de la zona: armados con enormes garrotes intentarán prohibirnos el paso de la forma más cruel posible. Armarnos de paciencia será uno de los elementos claves que necesitaremos para sobrevivir a los peligros de esta localización.

Las Catacumbas de Carthus (Dark Souls 3)

Las Catacumbas de Carthus son la zona más tramposa de Dark Souls 3, si contamos la experiencia original y obviamos los DLCs. Están pobladas de esqueletos a los que, si los derrotamos, veremos resucitar constantemente a menos que les hagamos daño sagrado.

Además, es una zona llena de trampas, con bolas que intentarán aplastarnos, enemigos colocados peligrosamente para tirarnos al abismo o calaveras que se dirigirán hacia nosotros para explotar cuando pasemos. Al llegar al fondo de las catacumbas nos encontraremos con otros enemigos débiles pero tediosos, como son las babosas, las ratas o los esqueletos rueda, capaces de destrozarnos al más mínimo descuido.

Estas han sido las zonas que hemos elegido para el top, estamos seguros de que nos hemos dejado muchas, puesto que los juegos de FromSoftware destacan por ser implacables durante toda la partida. ¿Cuáles son las que te dejaron un peor recuerdo? Nosotros nos despedimos hasta la semana que viene, ¡nos vemos!

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon

Apóyanos en iVoox y accede a contenido exclusivo