Análisis de ActRaiser Renaissance (Nintendo Switch). Qué duro es jugar a ser Dios

Actraiser Renaissance

Una joya no muy conocida del catálogo de Super Nintendo vuelve en forma de remake: ActRaiser Renaissance llega a Nintendo Switch, PS4, PC y Smartphones. ¿Estará esta nueva versión a la altura del clásico?

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

En 1990, una joven empresa japonesa llamada Quintet lanzó su primer título al mercado para la que, un servidor, considera una de las mejores plataformas de la historia: Super Nintendo. Dicho título fue ActRaiser, un juego que, si bien a través de un vistazo simple podría parecer otro plataformas de acción más de los cientos que llenaban el catálogo del “Cerebro de la Bestia”, demostraba, una vez que nos adentrábamos en él, que ni ActRaiser, ni Quintet en general, venían al mercado para hacer lo mismo que los demás.

ActRaiser fue el germen que evolucionaría en el futuro en uno de los mejores RPG del catálogo de SNES y, en lo personal, de la historia de los videojuegos: Terranigma, del que recientemente hemos publicado un retro análisis.  Esto, evidentemente, hizo que, al ver un anuncio de un remake, de forma además totalmente inesperada, mi mente empezara a volar intentando alcanzar un sueño que parecía imposible, ¿un remake de Terranigma?

Ahora, tras haber probado este nuevo ActRaiser Renaissance que nos trae Square Enix, no puedo sino lamentar sentirme moderadamente decepcionado por el resultado final, pero vayamos por partes.

Así lucía ActRaiser en SNES

Una historia del bien contra el mal, ahora con relleno

La narrativa de ActRaiser no era especialmente elaborada, aunque tampoco se echaba en falta. Como en un futuro Quintet demostraría con el resto de sus títulos, la dualidad, la luz y la oscuridad, el bien y el mal, la creación y la destrucción y, sobretodo, jugar a ser Dioses con la humanidad llevándola de la manita, serían su seña de identidad.

Análisis de Diablo II Resurrected

Y así es la del título que nos ocupa hoy, la historia de ActRaier Renaissance es tan simple como eficaz. Un malvado demonio llamado Tanzra amenaza el mundo y a la humanidad y nosotros, encarnando al señor de la luz (básicamente Dios), tomaremos la piel de un guerrero para combatir a los ejércitos del demonio y ayudar a los humanos desde el cielo.

Se podría decir que ActRaiser es un “God Simulator”

En ActRaisar Renaissance, se ha querido ampliar la narrativa del juego (y otros aspectos que comentaremos después) pero, lamentablemente, la forma de hacerlo no podría resultarme más torpe.

Philotas es uno de los nuevos personajes de ActRaiser Renaissance

Por resumirlo de la forma más concreta posible, durante las secciones en las que ayudaremos a la humanidad a prosperar, se han incluido una serie de héroes (uno en cada región) con unas historias personales que, sinceramente, no podrían ser más genéricas. Además, la forma de presentar el hilo narrativo de estos personajes, así como el resto de cuestiones que perturban a la humanidad, es tremendamente molesta y llega a saturarnos, ya que se nos interrumpirá de manera constante para contarnos cosas totalmente intrascendentes que eventualmente, acabarán cansándonos y generando un total desinterés.

El ángel será nuestro ayudante y podremos controlarle para combatir en las ciudades de ActRaiser

Esto además tiene un perjuicio doble para el título si lo comparamos con la obra original, y es el cambio de ritmo y equilibro entre las secciones de acción y las secciones de ciudad respecto al original. Un equilibrio que en el ActRaiser de SNES era exquisito y aquí ha quedado totalmente destrozado, pudiendo pasar fácilmente varias horas de juego entre un nivel de acción y el siguiente, cuando el juego original se podía completar en su totalidad en unas 3-4 horas.

Dios tanto en la tierra como en el cielo

Como os comentaba antes, ActRaiser se divide entre las fases de acción y plataformas con toques RPG, y las zonas de construcción y gestión de ciudades. Las primeras funcionaban como un tiro en la versión de 1990 con un gameplay estupendo, rápido y desafiante, algo que, afortunadamente en esta ocasión, se ha mantenido y potenciado de una forma gratificante.

En las fases de acción es donde ActRaiser brilla con más fuerza

Cuando encarnemos al Señor de la Luz como un guerrero en la tierra, podremos atacar y saltar como en la versión de SNES, pero además ahora se han sumado ciertas acciones como hacer un “dash” hacía atrás, un combo de tres golpes o movimientos de corte ascendentes y descendentes, lo que consigue que la jugabilidad se sienta fresca y actualizada y también podremos lanzar poderosos hechizos con los que destrozar a nuestros enemigos.

Impresiones de Honey I Joined a Cult

Otra de las novedades de ActRaiser Renaissance son una suerte de joyas, que irán potenciándose durante el nivel aumentando nuestros atributos como el ataque físico, mágico e incluso dándonos la posibilidad de revivir al instante si caemos en combate.

Todo esto sucede en unos niveles muy bien diseñados, llenos de trampas y peligros, y con una dificultad que, en el modo normal, es bastante asequible, pero bastante elevada en el modo difícil y que, por cierto, es la experiencia más parecida al ActRaiser original.

En ActRaiser Renaissance no faltarán peligrosos jefes finales

Por desgracia, cuando volvemos a nuestro palacio en los cielos y tenemos que centrarnos en cuidar de los humanos, la cosa empieza a desmoronarse. Y quiero insistir en que esto es un problema de ActRaiser Renaissance, no del juego original. Esto ocurre porque en estas secciones, además de lo que hacíamos en la versión del 90, como milagros para traer lluvias en sequías, o destruir peligros que amenazaban a los humanos, se ha incorporado una mecánica de Tower Defense que, ni se le pedía ni hacía falta y que, lejos de mejorar el resultado final del juego, lo empaña demasiado.

Un remake audiovisual a la altura

Entrando ya en temas técnicos, ActRaiser Renaissance hace un muy buen trabajo. Cierto es que tiene algunas asperezas que no me han terminado de convencer. Por ejemplo, algunas animaciones de combate de nuestro guerrero son un tanto toscas, así como la de algunos enemigos y el estilo gráfico escogido para el remake, sin estar mal, no es, quizá, el más acertado en mi opinión.

EL mundo de ActRaiser se ve precioso desde el cielo

No obstante, en términos generales el juego se ve muy bien, algunos escenarios son bastante llamativos y el mundo de ActRaiser desde los cielos es muy bonito. También es remarcable el acabado final de los humanos en las ciudades, especialmente apreciable cuando les vemos construir sus hogares y caminos y podemos ver a algunos de ellos haciendo tareas cotidianas como tender.

Las ciudades tienen ahora mucha más vida y detalle que en el ActRaiser original

Donde ActRaiser puede sin duda sacar pecho, es en sus composiciones musicales, algo que no sorprende si tenemos claro quién las firmó en los 90 y quién las ha arreglado para este remake.

Estoy hablando (y me levanto de la silla) del gran Yuzo Koshiro, artífice de bandas sonoras tan magistrales como Streets of Rage 2 o Shenmue entre otros (sí, olvidemos Streets of Rage 3). Koshiro-san nos deja una selección de melodías que ambientan a la perfección cada escena y momento que vemos en pantalla. Además, la banda sonora se ha ampliado para este remake con temas que están perfectamente integrados en el juego.

Veredicto

ActRaiser Renaissance me deja con sensaciones encontradas. Me hace una ilusión enorme que se recupere un título tan especial, de una compañía tan especial, y ojalá esta sea el primer paso para ver otros títulos de Quintet en plataformas actuales.

Sin embargo, las decisiones que se han tomado para “mejorar” el juego dejan un resultado final negativo que empeora las sensaciones del título original. No digo que esta nueva entrega sea mala, simplemente digo que está por debajo del lanzamiento de 1990, es decir, han estropeado el ActRaiser original, y esto es algo que puedo tolerar con este título, pero que me dolería profundamente si se adentraran en un remake de Soul Blazer, Illusion of Time y por supuesto, de Terranigma.

El juego tiene un precio oficial de salida de 30 euros y os durará unas 15 horas aproximadamente con todo el contenido añadido, pero por desgracia, poco de ese contenido realmente merece la pena. Así que solo me queda recomendaros que, si queréis descubrir un videojuego adelantado a su tiempo, que se quiso salir de los estándares que marcaba la época y que quiso (y consiguió) ser innovador, encendáis una Super Nintendo, enchuféis un cartucho de ActRaiser y disfrutéis de un auténtico juegazo.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

ActRaiser Renaissance

Duración: 15 h.
7.5

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

9.0/10

Innovación

6.0/10

Narrativa

7.0/10

Diversión

6.0/10

Duración

5.0/10

Aspectos Positivos

  • Que se recupere un clásico desconocido como ActRaiser
  • La banda sonora es tremenda y corre a manos de Yuzo Koshiro
  • Las fases de acción funcionan de maravilla

Aspectos Negativos

  • Algunas animaciones son mejorables
  • Las historias de los héroes no resultan nada interesantes
  • Las secciones en la ciudad han ido a peor y se cargan el equilibrio del original