Análisis de Behind Closed Doors: A Developer´s Tale (PS4). Atrapado en un videojuego

Behind Closed Doors

Behind Closed Doors es un título de acción y plataformas donde controlaremos a un desarrollador de videojuegos que de forma misteriosa quedará atrapado dentro del juego que está creando

Behind Closed Doors es un título de aventura y plataformas de estética pixel art, donde controlaremos a Ethan, un desarrollador encargado de crear un nuevo videojuego. En lo que en un principio parece ser un día como cualquier otro, una serie de extraños eventos nos llevará a vernos atrapados dentro del juego que está creando nuestro protagonista. Allí tendrá que avanzar intentando buscar una salida.

La aventura de un desarrollador de videojuegos

En Behind Closed Doors controlamos a Ethan, un desarrollador que trabaja en una empresa de videojuegos y que vive con Julia, su mujer embarazada. Durante el primer tercio del juego, veremos cómo es la vida rutinaria del protagonista desde que se levanta por la mañana, desayuna y se prepara para ir al trabajo. Una vez lleguemos allí tendremos que sentarnos delante de nuestro ordenador y empezar con nuestra tarea.

Cuando entremos en nuestro ordenador tendremos que probar el juego que estamos diseñando. Para ello tendremos que superar una pequeña fase de plataformas. Además de esto, nuestro protagonista contesta, de muy malas maneras, los correos electrónicos que han enviado los jugadores. Esto tendremos que repetirlo varias veces a lo largo de la semana.

Durante el primer tercio de Behind Closed Doors tendremos que repetir varias acciones de forma rutinaria

Si bien Behind Closed Doors aumenta gradualmente la dificultad de la zona de plataformas añadiendo nuevos elementos como pinchos o enemigos que nos salen al paso, también es cierto que el primer tercio del título acaba siendo demasiado repetitivo al tener que volver hacer lo mismo varias veces.

Un detalle curioso es que cuando entramos en el ordenador de la empresa tendremos que “escribir” el código y las respuestas a los correos electrónicos. Quizás su único defecto es que en una versión de PC podemos pulsar los botones de nuestro teclado y hacer ver que estamos escribiendo. En la versión de consola tenemos que pulsar los botones del mando continuamente. Una buena solución sería buscar un sistema más automatizado, ya que en este caso la sensación no sería la misma.

Podremos contestar de muy malas maneras los mensajes de nuestro ordenador

Durante la primera parte de Behind Closed Doors podremos recoger en nuestra casa y en el trabajo una serie de recuerdos. Dichos recuerdos solo servirán para conseguir un logro y no recibiremos nada a cambio. Más adelante, recibiremos una extraña llamada y después de que nuestra casa se quede a oscuras, despertaremos en otra dimensión.

Encerrados en un videojuego

Después de este incidente despertaremos en un videojuego y tendremos que superar diferentes pruebas para poder salir de allí. Algo que se ha echado en falta es que Behind Closed Doors adquiera consciencia y rompiera la cuarta pared. Aun así, el juego sabe ser interesante cambiando su género cada vez que superamos una fase.

Empezaremos en una zona donde tendremos que sobrevivir a una oleada de Slimes mientras disparamos con pistolas, ametralladoras y cañonazos. Durante las primeras fases podremos esquivar estos slimes sin ningún problema. Sin embargo, durante las últimas zonas nos veremos obligados a disparar a los monstruos si queremos tener alguna posibilidad de sobrevivir. En este caso descubriremos que su sistema de apuntado es un tanto extraño de controlar hasta que nos acostumbramos a él.

En los jardines nos encontraremos una cantidad absurda de slimes

Más adelante llegaremos a una cueva llena de murciélagos donde avanzaremos saltando a través de pinchos. Si somos hábiles podremos superar estas zonas de plataformas sin demasiada dificultad, sin embargo, en algunas ocasiones veremos que Behind Closed Doors nos pone diferentes trampas en las que es muy fácil caer. Por ejemplo, cuando nos lancemos a recoger una serie de tentadoras monedas situadas encima de un foso con pinchos. Por suerte nuestras vidas son infinitas y solo volveremos al anterior punto de control.

Quizás uno de los problemas más graves del juego es que es demasiado corto y puede completarse en muy pocas horas. De hecho, podríamos contar todo lo que contiene el juego en tan solo uno o dos párrafos. Es cierto que tiene dos finales distintos, pero ambos se pueden desbloquear de forma prácticamente consecutiva, ya que solo se basan en una decisión específica que tendremos que hacer al final.

Quién haya colocado esas monedas encima de un foso, lo ha hecho con maldad

Es verdad que el juego dura pocas horas, pero aun así su historia es interesante y sabe dar buenos giros de guion cuando es conveniente. Su argumento sabe ser directo, especialmente a partir de su segundo tercio y sabrá mantenernos interesados en todo momento. En este caso su problema es que Behind Closed Doors está en inglés, por lo que puede ser un problema para aquellos que no estén acostumbrados a este idioma. Por suerte, no tendremos que leer largos textos y su nivel será bastante asequible.

Un diseño de estilo retro

A nivel gráfico, Behind Closed Doors se muestra a un muy buen nivel con escenarios pixel art muy bien detallados. Su diseño de personajes es simple, aunque el juego sabe dotarlos de personalidad. Además, el juego utiliza diferentes assets que ayudan a complementar el trabajo principal de los desarrolladores.

Si somos hábiles podremos superar el juego en unas pocas horas

Si hablamos de su banda sonora, este título también nos deleita con melodías chiptune de estilo retro, algunas con cierto parecido a las canciones que aparecían en el primer Castlevania de NES. Sin embargo, en algunas ocasiones su nivel acaba siendo un tanto irregular, ya que a veces encontraremos melodías que acaban siendo demasiado repetitivas. También encontraremos zonas donde la música se corta de repente, dejándonos con una sensación extraña

Veredicto

Behind Closed Doors es un título pequeño pero que sabe combinar unos pocos elementos para crear un buen juego. Consigue ofrecer una buena mezcla de géneros, además de reírse de algunos de los tópicos de los videojuegos. Un título que entretiene mientras lo estás jugando, aunque te deja con ganas de más por culpa de su corta duración y su escaso valor rejugable.

Behind Closed Doors: A Developer´s Tale

Duración: 4 h.
6

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

5.0/10

Innovación

6.0/10

Narrativa

6.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

4.0/10

Aspectos Positivos

  • Buen diseño de escenarios y personajes
  • Historia sencilla pero entretenida
  • Buena combinación de géneros

Aspectos Negativos

  • Extremadamente corto y con escaso valor rejugable
  • Algunas melodías son repetitivas
  • El primer tercio del juego acaba por ser tedioso