Análisis de Blastful (PS4). Regresa a los salones Arcade sin moverte del sofá de tu casa

Blastful

Blastful es un shootem up arcade de estilo clásico, un retorno a la época de las naves, los marcianos y las pantallas llenas de disparos que esquivar con la música frenética.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Alguien dijo una vez que nunca hemos estado tan cerca del futuro como en los años 80. La época de los neones, las vestimentas de colores llamativos y los peinados imposibles dejó su impronta en la historia, marcando un estilo propio que sigue siendo inconfundible aún en el siglo XXI.

No podemos hablar de esta singular década sin automáticamente pensar en el walkman, los patines, las cámaras polaroid y, por supuesto, las máquinas recreativas. En un tiempo en el que las videoconsolas domésticas solo estaban al alcance de unos pocos, los salones Arcade jugaron un papel decisivo en la expansión y evolución de un modo de entretenimiento que aún andaba a gatas por el mundo.

Consiguieron reunir cada fin de semana a multitud de jóvenes dispuestos a “romper” las puntuaciones máximas en juegos como Missile CommandCentipedePac-Man o Space Invaders.

Las viejas fórmulas siempre funcionan

Sin duda, muchos de vosotros no llegasteis a vivir estos primeros pasos de los videojuegos, cuando los gráficos no lo eran todo, nadie hablaba de triples A y el único modo de alargar la duración de un juego era hacerlo endiabladamente complicado.

Pues bien, aquellos que no pudierais experimentar todas estas sensaciones estáis de enhorabuena, gracias a Playstige Interactive y Blastful.

Como se suele decir, si algo cumple, y cumple bien, ¿para qué cambiarlo? Este bien podría ser el razonamiento que hicieran los desarrolladores de Blastful a la hora de diseñarlo, ya que han sabido calcar, punto por punto, el planteamiento de aquellos adictivos mata marcianos de finales del siglo XX.

Así, Playstige Interactive ha conseguido crear una obra que sabe tomarse en serio, en su justa medida, y sin más pretensiones que las de hacernos pasar un rato divertido con el que las horas transcurran sin darnos cuenta.

No es de extrañar, por tanto, que argumento y narrativa sean totalmente prescindibles y no los echemos en falta, es decir, sabemos que somos los buenos, que tenemos una nave y que nos toca acabar con los malos. El por qué… ¿Acaso importa?

Nunca dejes de estar alerta, podría costarte la vida

La influencia de los grandes clásicos de los Arcade son el ADN de Blastful, siendo sus mecánicas jugables el aspecto en el que más se aprecian las referencias, recordándonos títulos de la talla de Asteroids o Galaga.

Las grandes joyas de los arcade de naves espaciales son la principal fuente de inspiración de Blastful.

Como ya hemos comentado, estamos ante un juego de naves espaciales, de corte clásico, en el que decenas de enemigos aparecerán en pantalla disparando toda clase de armas láser, bombas o misiles que tendremos que sortear si queremos salvar al universo de esta amenaza.

Dicha capacidad ofensiva del enemigo nos obligará a estar en constante movimiento por el escenario, dado que los malos podrán surgir desde cualquier ángulo, por lo que dominar su sistema de control de estilo twin stick shooter mientras machacamos como locos el botón de disparo, será nuestro primer reto.

Análisis Hellbound

No todo en la vida de un héroe intergaláctico es esquivar balas, también hay que dejarle claro a los contrincantes que se han equivocado escogiendo rival, acabando con el mayor número de naves enemigas posibles.

Para ayudarnos en semejante tarea contamos con un total de 5 armas diferentes, las cuales iremos consiguiendo a medida que avancemos en los distintos niveles, que irán desde el clásico disparo estándar de munición infinita a potentes misiles teledirigidos, pasando por rayos eléctricos, munición explosiva, escudos, etc.

Blastful
Una de las mejores armas que encontrarás en Blastful serán estos superútiles misiles teledirigidos, todo un clásico.

Todo un pequeño arsenal que deberemos gestionar bien dado que la munición es limitada y deberemos procurar de llegar lo suficientemente armados al jefe final de zona si queremos salir victoriosos de la batalla.

La dificultad será el otro factor que juegue en nuestra contra en Blastful. El juego nos dará la opción de jugar en modo fácil, normal y difícil desde su menú de opciones, y, de esta manera, limitaremos un poco la capacidad de la máquina de poner a prueba nuestros reflejos, algo que irá incrementando gradualmente a medida que vayamos avanzando por sus 20 niveles.

Un apartado artístico de otra época

Todo en Blastful tiene aroma a retro, sin embargo, esto no es siempre algo necesariamente bueno. El título de Playstige Interactive presenta un aspecto gráfico que la década de los 80 – 90 hubiera sido una auténtica pasada, pero que hoy en día se antoja algo pobre incluso para un título indie.

Análisis de Cygnus Pizza Race

Los escenarios no son más que imágenes fijas, generadas de forma aleatoria cada vez que iniciamos un nivel, que muestran distintos paisajes espaciales con nebulosas, planetas, estrellas, etc.

La ambientación y la elección de diseño podría haber estado muy bien, de haber puesto el suficiente mimo en ello, pero, por desgracia, no parece que haya sido así. Detalles como planetas poligonales, patrones de texturas planos o una interfaz cargada de bordes aserrados lastran por completo la experiencia de usuario.

El apartado gráfico de Blastful se siente poco trabajado hasta para un juego indie.

El diseño de las naves está a la par con el de los escenarios. Podemos observar un total de 10 tipos de enemigos diferentes, y en su mayoría presentan unos acabados que no cumplen con lo que se espera de un juego para PS4 o Nintendo Switch.

Esto se debe a que presentan modelos totalmente planos, algo que se aprecia incluso en los enemigos especiales, los cuales cuentan con 2 o 3 tipos de naves reutilizadas hasta la saciedad y variando únicamente el color de las mismas o el número de armas que llevan equipadas.

Blastful hace un uso abusivo de la reutilización de los modelos de sus naves.

Por otro lado, la banda sonora de Blastful es meramente testimonial. Con una serie de melodías electrónicas muy parecidas entre sí que, a pesar de ser un buen ejemplo del estilo techno (o cyberpunk como la ha calificado el propio estudio), pueden acabar resultando algo cargantes y haciendo que nos cansemos enseguida de ellas.

Una propuesta quizás demasiado simple

El nivel técnico se encuentra en un estado similar al apartado artístico. Sus creadores avisaron de que Blastful iba a presentar una propuesta simple, pero a medida que avancemos tendremos la sensación de que quizás se hayan pasado de simple.

Análisis de Ghosts´n Goblins Resurrection

Este pensamiento toma fuerza si analizamos la escasa, o incluso nula, inteligencia artificial implementada en los enemigos, los cuales se limitarán a atravesar la pantalla, de una punta a otra, vengan en la dirección que vengan y a una velocidad que hace que esquivarlos sea sorprendentemente sencillo. Todo esto a pesar de que, al menos, sí que intentarán dirigir sus disparos al punto en el que se encuentre nuestra nave.

Los jefes finales dejan de suponer un reto en cuanto pierden sus armas en Blastful.

Cabría albergar la esperanza de que esto mejorase de forma sustancial en los enfrentamientos contra los jefes finales, pero lamentablemente su comportamiento es aún peor.  Estos enemigos permanecerán estáticos en el punto del escenario por el que hagan su entrada, moviendo únicamente la dirección de disparo para alcanzarnos.

Por si fuera poco, podremos destruir las armas de estos enemigos hasta reducir a su poseedor a un objeto inanimado e indefenso del que desearemos que se agote su barra de vida lo antes posible, solo para poder empezar un nuevo nivel que nos suponga un poco más de desafío.

La IA de los enemigos en Blastful se centra en hacer que dirijan sus disparos en todo momento al punto en que nos encontremos.

La generación procedural de niveles pasa casi por completo desapercibida en Blastful, debido a la poca variedad de enemigos y la simpleza de sus entornos. Esta característica no servirá más que para que cambie el fondo que tengamos en el escenario, el color de la nave que pilotamos, o la música que nos acompaña, constituyendo un nuevo ejemplo de una tecnología que, de haber sido bien aprovechada, podría haber marcado la diferencia que le hace tanta falta al título.

Veredicto

Blastful es un homenaje a los grandes clásicos de las recreativas de naves espaciales. Su propuesta, simple, pero adictiva, ofrece unas horas de diversión no exentas de una buena dosis de nostalgia, algo que, junto un más que atractivo precio reducido, hace que se le perdonen sus carencias técnicas o gráficas. Blastful es toda una vuelta a la infancia y a la mágica década de los 80 sin salir del salón de tu casa.

Suscríbete a nuestro podcast

Blastful

Duración: 5 h.
6

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

6.0/10

Innovación

5.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • Precio ajustado perfectamente a lo que ofrece.
  • Jugabilidad muy adictiva.
  • Posibilidad de rejugar cualquier nivel.

Aspectos Negativos

  • Poca variedad de enemigos.
  • Inteligencia artificial poco trabajada.
  • Apartado gráfico muy mejorable.