Análisis de Bravely Default II (Switch). Lo mejor sigue estando en su nombre

Bravely Default II

Bravely Default II es una propuesta que convencerá a los más tradicionales dentro del género del JRPG, pero ¿es suficiente para convencer a un público más actual?

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Nueve años son demasiados. Este es el tiempo que hemos tenido que esperar para ver la continuación de Bravely Default, un título que ha ganado brillo con el tiempo y es a día de hoy una de esas joyas que cualquier usuario de 3DS debe de tener en su estantería. Ya en su momento, su inspiración en los Final Fantasy más clásicos era más que reseñable, apostando por una fórmula muy clásica que, incluso casi una década atrás, convertía el programa en una experiencia de nicho, no apta para impacientes.

Ha sido este 26 de febrero cuando su segunda parte, Bravely Default II ha llegado al mercado, esta vez para Nintendo Switch. Las ganas de ver qué era lo que Claytechworks tenía reservado para nosotros eran enormes. Y lo cierto es que en cierta forma Bravely Default II da lo que se espera de él.

La presencia de los cristales de fe la inspiración en Final Fantasy de Bravely Default II

Hay que tener esto en cuenta, en una época en la que por un gran relajo en el calendario de lanzamientos me encuentro llevando hacía delante hasta tres juegos del mismo corte (Persona 5 Royal, Octopath Traveler y Dragon Quest XI), es un buen momento para situar adecuadamente la apuesta que hace Bravely Default II.

Análisis de Dragon Quest XI S

Sin duda, este es de todos los mencionados el más clásico y purista en su planteamiento, siendo comparable a títulos de la Tokyo RPG Factory como I am Setsuna, Oninaki o Lost Sphear. Precisamente por ello, no esperaba demasiado de su planteamiento narrativo, el cual responde a todos los clichés del género, una buena historia no lo voy a negar, pero contada tantas veces que, para los que amamos este tipo de videojuegos, se nos empieza a hacer algo tedioso y previsible.

En Bravely Default II asumimos el papel de Seth, un náufrago con un gran destino por delante

Realmente creo que las mecánicas jugables y el apartado artístico de Bravely Default II funcionan realmente bien, y me pregunto por qué no tenemos mayores esfuerzos en lo narrativo que impulsen a viejos y nuevos jugadores a seguir consumiendo su propuesta.

Ataque, defensa y trabajos

Precisamente esa propuesta tan particular del sistema Brave and Default es dónde reside la magia del título, gracias a Default entraremos en una posición defensiva que irá haciendo a nuestros personajes ganar turnos de ataque. Brave desata todo ese poder en la medida que elijamos. Es en este punto donde existe algo de conflicto en lo que el título plantea, ya que hay muchos, demasiados enfrentamientos que son puro trámite. Un tedioso proceso de grindeo hasta llegar a los enfrentamientos clave del juego en los que realmente se aplica la táctica de este excelente sistema de combate por turnos.

En Bravely Deafult II los enemigos son vulnerables a algunas armas y elementos

Además de esto contamos con diversos trabajos, este es el nombre que reciben las distintas clases que vamos a ir obteniendo durante el juego. Lo mejor es que cualquier personaje puede equipar cualquier trabajo, lo que nos da un enorme abanico de posibilidades a la hora de abordar los combates.

Es interesante el sistema de gestión que podemos hacer de ellos ya que la experiencia se acumula en dos vertientes: por un lado, las estadísticas del personaje en cuestión y por otro las del trabajo, por lo que si somos hábiles y estamos atentos a ir cambiándolos en momentos en los que los combates no exigen demasiado, podemos acabar teniendo un grupo de luchadores muy versátil en cada momento.

Secundarias misiones secundarias

Estas buenas sensaciones que dejan sus sistemas de trabajo y combates pugnan durante las 50 horas que dura la experiencia con la repetitividad de los enemigos base a los que hacemos frente y su anodino overworld, en el que lo mejor pueden ser algunos secretos y mazmorras opcionales. Por otra parte, se agradece tremendamente que los combates se puedan acelerar hasta por cuatro.

Los trabajos de Bravely Deafult II van desbloqueando cada vez más habilidades para el combate o sanación

Algo que hace más llevadero todo este asunto, pero que no termina de paliar la presencia también de un buen número de misiones secundarias de relleno que vienen en el pack de cada nuevo JRPG que sale al mercado, otro punto que en Japón deberían de empezar a mirarse, pues dudo que los nipones tengan días más largos que los occidentales y me cuesta creer que esto no les hastíe.

Entra por el ojo

Lo cierto es que su apartado artístico me ha convencido, a pesar de que el estilo chibi de sus modelados no termine de casar en ocasiones con el peso y la intensidad que la trama trata de contar. Lo mejor en este punto es el apartado 2D de sus escenarios, bien dibujados y tremendamente resultones son muy agradables de ver.

Impresiones de Outriders

Las voces de Bravely Default II llegan en inglés y japonés, con texto completamente traducidos y localizados al castellano, donde se han tomado ciertas licencias para dar personalidad a una tribu o personaje en concreto, muy al estilo de lo que se hizo en Dragon Quest XI: una decisión que apoyo, aunque sí que es cierto que la elección de estos “acentos” se siente un tanto aleatoria y puede acabar por tergiversar en cierta forma el concepto original de sus personajes.

Afortunadamente los enemigos que ya no nos renten para subir de nivel huirán de nosotros en Bravely Default II

El apartado musical de Bravely Default II destaca por encima del resto del juego gracias al enorme trabajo en los temas compuestos por Revo, compositor japonés especializado en fantasía. Repleto de variantes, destacan las melodías características de cada uno de los pueblos que visitamos.

El rendimiento técnico en Switch deja que desear debido a la presencia de algunas ralentizaciones en momentos puntuales y a unos tiempos de carga que pueden llegar a cortar un tanto el ritmo de la acción. El juego se ve razonablemente bien en HD, a pesar de que algunas texturas y contornos no estén todo lo pulidos que cupiera desear.

Veredicto

Bravely Default II es una secuela muy continuista de su predecesor. Mantiene como puntos fuertes su sistema de combate y de trabajos. Sin embargo, pierde fuerza en sus misiones secundarias, así como en términos de narrativa, donde la misma historia se ha contado ya demasiadas veces. Sin el aliciente de contar con una narrativa potente que le impulse, algunos jugadores pueden tener problemas a la hora de seguir hacia adelante en las más de 50 horas que puede llegar a durar el título.

Suscríbete a nuestro Podcast

Bravely Default II

Duración: 40-50 h.
8

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

9.0/10

Innovación

6.0/10

Narrativa

6.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Su sistema de combate y de trabajos es su factor diferencial
  • Sus escenarios en 2d son realmente preciosos
  • Una banda sonora espectacular de principio a fin

Aspectos Negativos

  • Una historia demasiado manida
  • Demasiados enfrentamientos de grindeo
  • Las misiones secundarias son totalmente olvidables