Análisis de Broken Blades (Switch). Explora vastas mazmorras en la búsqueda a la libertad.

Broken Blades

Recupera los fragmentos de tu espada rota en Broken Blades y consigue derrotar a los enemigos que se interponen en tu camino

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

En los últimos años nos hemos encontrado con una clara evolución en el género roguelike, disfrutando de numerosas propuestas que nos mantienen pegados a los mandos durante horas. Tras su lanzamiento original en septiembre de 2021, ahora podremos disfrutar de Broken Blades en las consolas de Nintendo Switch, ofreciendo una buena alternativa al poder utilizar la portabilidad de la consola.

Broken Blades es un título desarrollado por West Wind Games y Golden Egss Studio de forma conjunta, siendo este último el equipo que está detrás de The Handler of Dragon. Tras las críticas mayormente positivas en Steam, la prensa profesional fue algo más exigente con Broken Blades, por lo que, con una nueva versión para Nintendo Switch, ¿Merece la pena?

La jugabilidad es su punto fuerte pero es muy errática

La premisa de Broken Blades es simple: somos un soldado con una espada rota y tendremos que desplazarnos por un sinfín de cuevas, sorteando y eliminando a algunos enemigos para continuar nuestro camino, aunque esto será una ardua tarea. Este tipo de títulos no suele apostar por una profunda historia que vaya desarrollándose a medida que juguemos, sino que, como otros tantos títulos que apuestan por las partidas infinitas, tendremos como núcleo central la jugabilidad, aunque no es algo que destaque con demasía en Broken Blades.

La jugabilidad es simple, podremos movernos en unos escenarios en 2D, y para ello contaremos con un salto, e incluso doble salto, podremos atacar con nuestra espada, consumir objetos y esquivar a los enemigos. Este último es el más importante, ya que necesitaremos hacer un buen uso de nuestras habilidades para esquivar a los enemigos si queremos conseguir que nos quiten la menor vida posible.

Cada vez que nuestro soldado perezca, perderemos todos los objetos, salvo alguna excepción.

Broken Blades es un plataformas 2D donde morir estará a la orden del día. Cada vez que lo hagamos, volveremos a comenzar en el punto inicial y perderemos todo aquello que hayamos conseguido hasta el momento, salvo alguna que otra habilidad innata de nuestro personaje. Comenzaremos con una espada rota, o corta, y podremos utilizarla a modo de puñal. Durante nuestro recorrido por las mazmorras, podremos encontrar otros fragmentos de la espada que contarán con algunas habilidades, y añadirlas a la nuestra, personalizándola a nuestro gusto dependiendo de qué habilidades queremos equipar a nuestro soldado.

La última década de FromSoftware: un recorrido por la nostalgia moderna

De forma aleatoria, en Broken Blades podremos encontrar diferentes pergaminos que servirán para poder encontrar en nuestras próximas partidas diferentes hojas e ir combinando habilidades para poder escapar de ese “infierno” en el que se encuentra el personaje. La mayoría de veces, las encontraremos en las cuevas, pero allí se esconderán los mayores peligros; desde monstruos hasta trampas que nos quitarán mucha vida. Y es aquí donde encontramos la única progresión en el juego, ya que en ningún otro momento encontraremos una sensación de progreso para ir mejorando en cada partida con cada muerte de nuestro valiente soldado.

La exploración en Broken Blades no resulta nada interesante.

Por ello, no he encontrado ni un solo atisbo de interés en la exploración de Broken Blades. El título no es que sea difícil por los peligros que conlleva no saber a qué podremos enfrentarnos en alguna cueva, es difícil porque simplemente lo es. Y es uno de sus mayores errores, porque lo más efectivo para completar el juego es encontrar las habilidades con la que nos sintamos más cómodos, ir rápidamente esquivando a los enemigos con los que nos encontremos, y derrotar a los jefazos. De lo contrario es muy difícil llegar airosos al final del juego.

Además, la exploración en Broken Blades es máxime en las cuevas, donde encontraremos el mejor equipamiento. Desde diferentes hojas cuyas habilidades serán totalmente aleatorias, hasta habilidades u objetos que nos proporcionen salud o alguna habilidad pasiva. Pero, en realidad, si vamos servidos de un equipo decente no merece absolutamente la pena adentrarse en estas trampas para nuestro soldado, ya que encontraremos un gran número de enemigos, bolas de fuego, pinchos y elementos que nos harán replantearnos si queremos volver a entrar en otras. Por lo que saldremos más perjudicados de lo que estábamos antes de entrar en ella.

La aleatoriedad de los escenarios es muy errática

Dada la ineficaz aleatoriedad de los escenarios y los elementos dispuestos en ellos, en Broken Blades encontraremos algunas cuevas a las que no podremos acceder por no haber encontrado un objeto.

Los escenarios serán totalmente aleatorios, aunque hay que matizar algunas cosas sobre ello. Cada vez que iniciemos una nueva partida de Broken Blades nos encontraremos ante el mismo mapa, pero con la disposición de algunos elementos cambiados. Donde antes no había nada, ahora puede haber una gran bola con pinchos. Esto debería ser algo positivo, pero solo si se hubiese gestionado de una forma coherente. Las cuevas aparecerán en el mismo lugar que hemos visualizado otras tantas veces, con la única diferencia que ahora podremos entrar en ella o no, y esto será decisión de nuestro soldado.

En una de las cuevas, cuando entremos, nos daremos cuenta de que no podemos continuar, ya que no habrá nada de luz y necesitaremos algún objeto para poder iluminar la zona. Debido a la aleatoriedad, no siempre encontraremos ese objeto, por lo que se nos impedirá explorar esa cueva. Para que os hagáis una idea, de las más de setenta partidas que he llegado a jugar, solo he encontrado una vez ese objeto y he podido explorar la cueva.

El punto más interesante de Broken Blades es la creación de nuestra propia espada, encontrando habilidades variadas para hacer frente a los bichejos.

La jugabilidad también presentará su dificultad a la hora de hacer algunos movimientos. En primer lugar, y en un principio, mientras solo tengamos una hoja en la espada solo contaremos con ataques horizontales, pero a medida que vayamos encontrando hojas para la espada con sus correspondientes habilidades, el arma irá aumentando de tamaño, así como su recorrido a la hora de golpear en forma de arco, pero también disminuirá la rapidez con la que golpearemos, por lo que hacer buen uso del equipo de la espada será crucial a la hora de enfrentarnos a los enemigos.

La mayoría de habilidades de Broken Blades solo las podremos utilizar cuando estemos en el suelo.

Este es el punto más interesante en su jugabilidad, porque nos obliga a tener que gestionar muy bien qué habilidades, y cuántas, queremos llevar en cada momento, descartando y eligiendo las que más nos gusten. Cuantas más hojas llevemos más lento golpearemos, por lo que no es nada recomendable llevar cinco hojas, que es el máximo. Teniendo en cuenta esta premisa, he encontrado una gran diferencia entre llevar tres y cuatro hojas, demasiado con respecto al resto de cada una de ellas, al comenzar a golpear muy lentamente y sin notar una gran diferencia en el daño que les hacía a los enemigos.

Además, también contaremos con algunas habilidades pasivas que servirán para poder enfrentarnos a los enemigos con una ventaja sobre ellos. Cada vez que consigamos una carta de ventaja, podremos elegir entre dos de ellas. No obstante, en ningún momento detallan qué es cada cosa, por lo que, en la práctica, resulta muy complicado saber qué ventajas estamos eligiendo.

Los enemigos contarán con una Inteligencia Artificial muy limitada

Los enemigos tendrán una Inteligencia Artificial muy básica: O van directos hacia ti, o simplemente se alejan para atacarte. Esto no debería suponer ningún problema, pero dado la dificultad que se establece a la hora de enfrentarte a ellos, contando con un arma que, prácticamente, solo puede atacar horizontalmente, la velocidad desmedida de algunos de ellos, o el daño que hacen al personaje y que varía según la partida, resulta tremendamente desesperante en muchos momentos; por lo que al final, la mejor opción es encontrar buenas habilidades para la espada, algún objeto para recuperar vida, e ir directamente a por los jefazos de cada zona.

Durante nuestro recorrido por las mazmorras en Broken Blades, podremos encontrarnos algún que otro objeto para restablecer la vida, una armadura que nos vendrá de perlas, o pociones para aumentar la velocidad del personaje. Es completamente aleatorio, por lo que en algunas partidas encontraremos una gran cantidad de estos objetos, pero en otras habrá una gran escasez de los mismos, lo que supondrá que la dificultad se eleve aún más.

En contadas ocasiones, llegaremos a unas tiendas donde podremos comprar algunas habilidades.

Como solución, en algunos nos encontraremos unas tiendas, que podrán ofrecernos hasta dos objetos consumibles, habilidades u hojas de la espada, y el pago se realizará por las monedas que sueltan algunos enemigos al derrotarlos. Al principio de nuestra partida lo más probable es que no podamos acceder a ningún objeto en la tienda, porque no contaremos con monedas suficientes, pero cuando llevemos un rato matando bichos las monedas se devaluarán en cierta medida, ya que tendremos demasiadas para tan pocas opciones de compra.

Guía de Elden Ring

Por otra parte, tras su paso por PC, ahora contamos con una nueva versión de Broken Blades recién llegada a Nintendo Switch. Pese a que los controles se sienten más naturales por medio de un mando, he encontrado algunos errores que me han impedido disfrutar de Broken Blades sin interrupciones. El primero de ellos, y el más molesto, trata sobre las dificultades que he tenido a la hora de realizar el doble salto, llegando en un gran número de ocasiones a impedirme realizarlo para salir de algún apuro o simplemente para llegar hasta un lugar elevado.

La falta de explicación en las cartas de habilidades impedirán que seleccionemos correctamente la que queramos.

El apartado gráfico es bastante simple y puede no sorprender a nadie, aunque en algunos escenarios, los relativos a los combates contra jefes, sí que encontramos escenarios más amplios y más bonitos, aunque esto se llega a quedar en nada, ya que no contamos con demasiados combates de este tipo.

A lo largo de nuestra aventura, y en cada una de las partidas que juguemos de Broken Blades, contaremos con una única melodía. Pese a que no hay ninguna otra que permita disfrutar de alguna variación en la banda sonora, no resulta nada repetitiva y permite disfrutar de la exploración en el título.

Veredicto

Broken Blades es un título difícil de recomendar. Cuenta con algunas características interesantes como la búsqueda y gestión de las hojas de nuestra espada, presentando una gran variedad de habilidades para enfrentarnos a nuestros enemigos.

Pero la falta de interés en la exploración, donde debería premiarse continuamente para continuar investigando cada una de las cuevas que nos encontramos en las mazmorras, nos obligará a jugar al título sin disfrutarlo plenamente, ya que la dificultad no estará servida mediante la lógica.

Sumado a ello, los continuos errores que presenta el título pese a ser esta una versión posterior a la lanzada en septiembre para PC, y que dificulta la jugabilidad a los mandos en Nintendo Switch, impide disfrutar plenamente de un título que tenía algunos apartados interesantes.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon

Apóyanos en iVoox y accede a contenido exclusivo

Broken Blades

Duración: 6 h
5.2

Jugabilidad

4.0/10

Gráficos

5.0/10

Sonido

5.0/10

Innovación

6.0/10

Narrativa

5.0/10

Diversión

6.0/10

Duración

5.0/10

Aspectos Positivos

  • Conseguir los distintos fragmentos de la espada es interesante
  • Amplia variedad de enemigos

Aspectos Negativos

  • La jugabilidad es muy pobre
  • Ausencia total de progreso