Análisis de Buildings Have Feelings Too! (PS4). Mejorando nuestro barrio.

Análisis de Buildings Have Feelings Too!

Buildings Have Feelings Too! da una vuelta de tuerca al género de la gestión, trayendo consigo una curiosa y divertida propuesta.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Buildings Have Feelings Too! es un juego independiente de gestión de ciudades donde tenemos que cuidar el bienestar de los edificios más que de los habitantes. Este entrañable y curioso juego indie viene de la mano de Blackstaff Games, un estudio situado en Belfast compuesto por diseñadores que trabajan en animaciones, proyectos interactivos y juegos. Para sorpresa de pocos, está publicado por la editora Merge Games que tienen entre sus publicaciones juegos indie tan conocidos como: Moonlighter, Dead Cells y Cloudpunk.

Análisis de Returnal (PS5). La muerte solo es un paso más hacia la perfección

En Buildings Hace Feelings Too! nos encontramos en Circa en 1900, la ciudad está pasando por unos cambios profundos y esto hace que edificios de diversas épocas convivan incentivando tanto las buenas relaciones como los conflictos entre ellos.

De esta manera nos enfrentaremos a situaciones en las que aparecen edificios cuya función sea obsoleta en ese momento y necesiten reinventarse, lo que conlleva diversas consecuencias que tendremos que administrar lo mejor posible.

Introducción a las complicaciones del barrio al inicio de Buildings Have Feelings Too!

Por parte de la historia no hay mucho más, como en la mayor parte de los juegos de gestión, aquí lo importante es la jugabilidad y conseguir un equilibrio entre los aspectos positivos y negativos. No se echa en falta un gran drama, con los problemas ocasionales que nos vayamos encontrando estaremos lo suficientemente entretenidos en mi opinión.

Gestionar las comodidades de cada edificio: un reto sorprendentemente divertido

Vamos a ir desgranando la jugabilidad, ya que dentro de que es un juego de gestión está lo suficiente simplificado como para que sea digerible relativamente rápido.

Nosotros somos un edificio que tiene que organizar su barrio. Empezaremos por uno solo pero posteriormente pasaremos a más de uno y también iremos cambiando de localización. Nuestro objetivo principal es conseguir un atractivo del barrio alto. Para eso tenemos que cumplir los objetivos secundarios que son: subir a nuestros edificios a un nivel mayor para que en el cómputo global crezca y cumplir misiones generales que normalmente nos pedirán subir de nivel ciertos edificios o conseguir desbloquear nuevos.

Lista de misiones completadas y activas en Buildings Have Feelings Too! con sus requisitos y la recompensa

Normalmente en Buildings have feelings too! suele haber uno o dos edificios principales que son los que nos van a dar las misiones más generales, al completar todas las misiones generales del barrio en concreto nos mandan al siguiente y así una vez tras otra. De esta manera dan la libertad de optimizar cada barrio al máximo o de cuando cumples lo mínimo pasar al siguiente a ver nuevas misiones.

¿Cómo subimos esos niveles? Para empezar tenemos que construir y relocalizar los edificios de tal manera que sean compatibles entre sí. Por ejemplo los bloques de casas cerca de una tienda de alimentación pero lejos de las fábricas. Cada edificio tiene su propio menú que nos indica que necesita para subir de nivel. Puede ser que necesite más casas cerca o quizás necesite alejarse más de la fábrica. Al subir de nivel los edificios tendrán nuevas necesidades pero a cambio nos darán ladrillos que son los recursos que necesitaremos para construir nuevos edificios, remodelar los antiguos o relocalizar los más grandes.

Los edificios de Buildings Have Feelings Too! tienen necesidades para subir su atractivo y su nivel

Para construir edificios tenemos variedad donde elegir, para empezar podemos elegir entre industria, vivienda, servicios básicos, oficinas, lugares de ocio y servicios culturales. Cada una de estas se ramifica en diversos edificios que se van desbloqueando conforme la historia avanza, complicando más nuestra labor

Además de todo esto hay que tener cuidado si un edificio está muy mal (por ejemplo, haberlo puesto en un sitio que no le beneficia en nada) habrá una cuenta atrás para cambiarlo de sitio antes de que cierre.

Algunas de las ramas desbloqueables de los edificios protagonistas de Buildings Have Feelings Too!

Controles simplificados para una experiencia con mando

Al haber jugado a Buildings Have Feelings Too! en PlayStation 4 he tenido que adaptarme a los controles del mando. Cuando piensas en juego de gestión de recursos es inevitable pensar que no va a adaptarse bien al mando. Sorprendentemente no es el caso. El juego simplifica lo suficiente sus mecánicas para que estos controles no se vuelvan excesivos para su traducción al mando. Voy a hacer un resumen de las acciones más relevantes y distinguibles.

Manteniendo pulsado L2 podremos ver como los edificios afectan a los que tienen cerca, así podremos saber si hay algún tipo de incompatibilidad. Manteniendo R2 podremos ver información concreta de cada edificio como sus características principales y su nivel. Presionando R1 sobre un edificio nos dará la posibilidad de cambiar el lugar donde se encuentra.

Buildings Have Feelings Too! también nos ofrece Información sobre el estado de los edificios construidos

Presionando X en un edificio en concreto podremos ver sus características: su nivel, los objetivos para subir de nivel, sus puntos (o atractivo), las posibles mejoras y opciones para derruir y cambiarlo por otra cosa. Presionando también la X, pero esta vez en una zona libre accederemos al menú de construcción para levantar un nuevo edificio.

Con triángulo podemos pedir consejo a los edificios y nos aclararon que necesitan para mejorar su nivel o que les impide mejorar. Con el joystick nos moveremos, como es obvio y con los demás botones nos moveremos por los diversos menús.

Análisis de Judgment (Xbox Series X). Cuando la justicia no basta

Artísticamente Buildings Have Feelings Too! es una delicia. Este título demuestra que no necesitas muchos recursos, sino muy buenas ideas. Como se puede ver no hay tantos tipos de edificios, pero cuando los alcanzamos en una función concreta su fachada cambia y ya da otro ambiente a su zona.

Relocalización de la chimenea por estar molestando a los edificios residenciales

En términos de calidad gráfica puedo decir que todo en Buildings Have Feelings Too! está calculado casi al milímetro. Los edificios en primer plano son los que gestionaremos y todos ellos tienen detalles en sus modelos que se aprecian lo suficiente aunque sean pequeños. Los edificios en los planos posteriores no son interactivos y, aunque al principio puedan confundir, luego claramente diferencias tus edificios con los del fondo.

Cada barrio tiene una temática concreta y con ella cambian los fondos y alguno de los edificios. Todo esto aporta mucho dinamismo y frescura.

En Buildings Have Feelings Too! hay nueve barrios y se diferencian entre sí debido a sus variopintos problemas, su variada estética y sus desbloqueables

Apartado sonoro acorde con cada barrio

El tema musical que suena de fondo puede empezar a sonar repetitivo a partir de la hora y media de juego. Lo bueno es que no pasan más de dos horas hasta que pasas al siguiente barrio y allí cambia por completo la música de fondo, por lo que aunque pudiera parecer repetitiva, el cambio la libra de serlo. Los temas son divertidos, animados y dinámicos. Todo lo que cabía esperar de un juego de estas características.

Como todos los juegos de gestión el ritmo y la velocidad del juego la marca, de manera estricta, el jugador con su manera de enfrentarse al título y los desafíos que este le impone. Para llegar a completar algunos objetivos hay usuarios que pueden encontrar la solución más óptima de manera inmediata y hay usuarios que tienen que dedicarle más tiempo a probar distintas estrategias. Con eso dicho puedo decir que de media cada barrio requiere mínimo una hora, por lo que entre todos los mundos podremos esperar unas 9 horas o igual algo más.

Alguno de los conflictos que nos encontraremos por Buildings Have Feelings Too!

Veredicto

Buildings Have Feelings Too! es un buen juego de gestión de ciudades debido a su simplificación sin dejar atrás el encanto de este tipo de juegos y, su apartado artístico que facilita la lectura de la partida. Este juego facilita la entrada a nuevos jugadores del género sin tener que pasar por amplios menús y grandes curvas de progresión. Si hay que destacar algo por encima de lo demás es su originalidad en el planteamiento y su exitoso diseño de interfaz.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Buildings Have Feelings Too!

Duración: 9-10 h
8.5

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

9.0/10

Narrativa

9.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

9.0/10

Aspectos Positivos

  • Concepto muy original a una fórmula muy agotada
  • Agradecida simplicidad dentro de un género complejo
  • Apartado artístico que apoya a la jugabilidad
  • Interfaz clara y agradable

Aspectos Negativos

  • Comienzo brusco con demasiada información