Análisis de Bullets per Minute (PS4). Dispara al ritmo de la guitarra

Bullets per Minute

Bullets per Minute es un shooter rítmico en que tendremos que hacer frente a diferentes mazmorras plagadas de peligrosos enemigos a los que solamente haremos frente mediante el ritmo de la música.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Hay aspectos realmente atractivos y formidables dentro del mundo del videojuego que mueven masas y llevan a que el público se acerque a ciertos productos o marcas por lo que pueden ofrecer. La ambientación nórdica es, generalmente, muy llamativa para muchas personas, pero ¿os habéis preguntado qué pasaría si cogemos esta temática y la combinamos con un aspecto gótico y un sonido metalero?

Pues este es el origen de Bullets Per Minute, que nos llega de la mano de Awe Interactive que han conseguido lograr un juego indie que, pese a sus carencias, ha conseguido ser original y divertido al mismo tiempo. Si quieres seguir sabiendo todo lo que ofrece este Bullets per Minute, sigue leyendo nuestro análisis.

Muévete a ritmo de guitarra

Bullets Per Minute no tiene ningún tipo de intención en contarte una historia. No hay atisbos de secuencias introductorias ni nada parecido que pueda atribuírsele a un videojuego que contenga algo de narrativa e historia. En este caso, ni siquiera nos encontramos ante una propuesta que pretenda contarte lo más mínimo. Estamos ante el típico arcade donde iremos superando niveles y mazmorras conforme nos movemos en el mapa y todo con una simplicidad que logra que en su conjunto, formen parte de un videojuego que busca otro tipo de finalidad.

¡Let’s go!

La ambientación de Bullets Per Minute se basa en la mitología nórdica, que podemos observar en el nombre de sus protagonistas y escenarios, pero que solo roza lo puramente estético en el diseño de los diferentes personajes y en el nombre de la zona en la que nos encontramos. Todo esto cambia cuando el juego nos dice que la primera mazmorra se llama Asgard y esperamos encontrarnos en algún sitio encantador y épico, pero la realidad es muy distinta en BPM.

Análisis de Actraiser Renaissance

Sus creadores han decidido ambientar con un tono gótico una serie de mazmorras muy cerradas y marcadas por lo rústico para relatarnos el viaje que haremos en cada uno de los niveles. Cuando hablo de contar, me refiero a la forma que tiene Bullets Per Minute de enseñarte a cómo jugar y a cómo moverte por el mapa.

A todo esto, se le suman unos tonos de guitarra altamente adictivos que son imprescindibles para conformar una obra como Bullets per Minute. Extraño, diferente y, aunque estéticamente es poco llamativo, hacen que las horas que ofrece este videojuego sean divertidas y desafiantes al mismo tiempo. ¿Nuestro objetivo? Finalizar todas las mazmorras venciendo a sus respectivos jefes, ofreciendo una experiencia arcade en primera persona muy gratificante para el jugador.

Encontraremos monstruos y más monstruos en todos los niveles

En ciertos momentos Bullets Per Minute recuerda a Doom 2016 y cuenta con mecánicas jugables muy simples que, combinadas con los golpes de rock-metal en su apartado sonoro, logran que el conjunto funcione a las mil maravillas. No necesita añadir nada más que un puñado de enemigos y proponer un ritmo frenético y divertido, eso sí, sin rozar a nuestro querido Doom, que está a otro nivel por razones obvias.

Si estáis detrás de una experiencia profunda con mecánicas complejas, no las encontraréis aquí. Pero si lo que buscáis es disfrutar de un videojuego, pasarlo bien y escuchar buena música mientras aniquiláis a monstruos, Bullets Per Minute es lo que estáis buscando.

Los jefes de Bullets per Minute son geniales

El conjunto es lo que importa

Como íbamos diciendo, en Bullets per Minute todo se reduce a lo simple pero efectivo. Tendremos que ir limpiando todas las zonas de una mazmorra a base de punta de pistola, siguiendo el ritmo de la música para producir más daño o rapidez en los desplazamientos. En cuanto a movimientos, solamente disponemos a nuestra disposición de un arma apuntando desde la cadera, un dash o desplazamiento rápido para esquivar los ataques de los enemigos y un doble salto para alcanzar zonas secretas o evadir ataques a ras de suelo.

Todo esto lo pondremos en práctica desde el principio y aunque en los primeros compases pude costar adaptarnos a su tosca movilidad, y encontraremos alguna dificultad para disparar y movernos al ritmo de la música, con el transcurso de las horas nos haremos a los mandos sin problema.

Nuestras habilidades se verán mejoradas con secretos y con nuestro progreso

En nuestra travesía por las mazmorras aleatorias que se irán generando, encontraremos múltiples caminos por los que ir y que esconden todo tipo de habitaciones y situaciones diferentes. Podremos tener acceso a zonas en las que comprar armas, mejorar habilidades, obtener salud y armadura y acumular todo tipo de mejoras encaminadas a potenciar a nuestro personaje e ir avanzando de manera paulatina y sin ningún tipo de dificultad. Bullets per Minute premia mucho la exploración y descubrir aquello que puede ofrecernos un nivel es clave para superar el juego.

Porque BPM, otra cosa no, pero es difícil al principio. Podemos escoger entre distintos niveles de dificultad, desde el modo práctica hasta el difícil. Creednos cuando os decimos que esta propuesta es altamente desafiante en sus dificultades más altas y tendremos que estar en constante alerta para no acabar muertos en mitad de un escenario. Y cuando morimos, volvemos al principio de todo, generándose un escenario aleatorios en cada nuevo intento, perdiéndose completamente las mejoras y las armas que hubiéramos obtenidos; tendremos que hacernos con ellas en cada nuevo intento.

Al principio puede ser frustrante, pero conforme vayamos consiguiendo nuevos personajes, nos hagamos con las mecánicas del juego y tengamos el ritmo sonoro en nuestros dedos, todo viene rodado a poco de habilidad a los mandos que poseamos.

Esta pantalla de muerte la veremos muchas veces al principio

Bullets per Minute ofrece excelente apartado técnico, acompañado de un rendimiento que alcanza una tasa de 30 frames por segundo muy estables a 1080p. Al tratarse de un proyecto pensado para la pasada generación, quizá no llegue a los estándares que esperamos hoy en día, cumple a la perfección en este aspecto para tratarse de un título en primera persona y con tanto movimiento.

Por otro lado, su apartado visual puede llegar a ser un tanto molesto y poco llamativo. Destacan los colores rojo y amarillo, aunque el conjunto se ve apagado y poco atractivo para el jugador. Cuestión de gustos, en todo caso. Estéticamente recuerda mucho a propuestas retro pero lo cierto es que bastantes niveles resultan repetitivos en lo visual y en lo jugable, sobre todo conforme vayan pasando las horas y eso, en definitiva, no deja de ser un punto negativo para el juego.

En Bullets per Minute contamos con desafíos extra que modifican la partida, como este simpático estilo pixelado

También, y como ya hemos comentado, el apartado sonoro es sencillamente brutal. Cada nuevo escenario que exploramos cuenta con unas melodías y temas de guitarra sencillamente espectaculares. En este campo no podemos estar más contentos y dado que nos encontramos ante un juego rítmico, cumple a la perfección con este aspecto y eso, en definitiva, es un acierto total.

Impresiones de eFootball 2022

Como último apunte, y como siempre hacemos en Guardado Rápido, Bullets per Minute no viene localizado a nuestro idioma y tampoco incorpora ningún tipo de voces. Teniendo en cuenta que no es una propuesta que brille precisamente por su apartado textual o narrativo, poco importa este aspecto para disfrutar de esta experiencia.

Veredicto

Bullets Per Minute es un FPS rítmico en el que tendremos que hacer frente a oleadas de enemigos que aparecen en las diferentes mazmorras que iremos encontrando, siempre al ritmo de una música rock brillante, y en el que tendremos que saltar, esquivar y disparar como ingredientes principales para afrontar esta aventura. Nos adentraremos en escenarios aleatorios que nos pondrán las cosas difíciles hasta que no nos adaptemos a las mecánicas del juego, pero, una vez superada esa curva de aprendizaje, disfrutaremos de la experiencia y nos engancharemos hasta acabarlo.

Por otro lado, su apartado técnico, pese a su solvencia, no es capaz de ocultar sus carencias gráficas y estéticas, a lo que tampoco ayudan esos escenarios que tienden a ser repetitivos en los últimos compases de nuestra aventura. Sin embargo, su enfoque totalmente arcade y su sensación de generar movimientos a golpe de guitarra, son claros ejemplos de que las cosas se han hecho bien y que este tipo de videojuegos tienen potencial para ser considerados, en un futuro, grandes producciones para tener en cuenta.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Bullets per Minute

Duración: 3-6 h.
7.0

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

5.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

7.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • La música es vibrante
  • Buen sistema de progresión
  • Los combates contra los jefes finales

Aspectos Negativos

  • Movimientos algo toscos
  • Puede volverse repetitivo
  • Apartado gráfico poco atractivo