Análisis Call of the Sea (PC). Una llamada a las profundidades del misterio

En Call of the Sea nos enfrentamos a una isla misteriosa, una enfermedad que nos consume y una misión contrarreloj para salvar a un ser querido

En Call of the Sea nos enfrentamos a una isla misteriosa, una enfermedad que nos consume y una misión contrarreloj para salvar a un ser querido.

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Call of the Sea es uno de los juegos presentados en el Inside Xbox del pasado mes de mayo qué más me llamó la atención, siendo una de las primeras propuestas para tener en cuenta para la nueva generación. El título presenta un apartado artístico llamativo, con una historia llena de misterio y firmada por el estudio español Out of The Blue y con puzles que salpican una interesante aventura narrativa con el horror cósmico de Lovecraft y los descubrimientos de Julio Verne como trasfondo.

Call of the Sea nos pone en la piel de Norah, un valiente personaje capaz de cruzar el mundo para buscar a su marido. Éste, a su vez, ha desparecido después de embarcarse por las islas del pacífico en la búsqueda de una cura para la extraña enfermedad que se expande por el cuerpo de su mujer.

En Call of the Sea llegaremos a la misteriosa isla gracias a una pequeña barca. Desde ese momento ya entenderemos que esconde muchos secretos.

Norah, después de estar meses sin tener noticias de la expedición, decide ir en su búsqueda sin saber que se está adentrando en las profundidades de una Polinesia Francesa llena de mitos y rituales sagrados. Es 1934 y viaja sola hacia sus propios miedos.

Análisis de Oniria Crimes

Con esta premisa, en Call of the Sea nos embarcamos para llegar a una sagrada isla a la que los tahitianos no se atreven a acceder. Visitaremos desde el puerto de Papeete hasta las profundidades de los bosques de palmeras, todos ellos absorbidos por su encanto. El misterio de civilizaciones olvidadas y culturas dispares nos recuerda a las aventuras al centro de la tierra y la profundidad del mar con sus desconocidos recovecos nos retrotrae a las travesías del capitán Nemo, grandes creaciones del prolijo Verne.

Construyendo la historia

El contexto narrativo de Call of the Sea deja paso a una aventura que transcurre a base de rompecabezas, a partir de los cuales progresamos en el devenir de la historia. H.P. Lovecraft coge aquí el relevo del escritor francés, igual que la mecánica toma el testigo al desarrollo de la narrativa.

En Call of the Sea, la cultura se mezcla con las ideas de la globalización, uniendo pasado y presente

Esto se conjuga a partir de una experiencia mística que rodea nuestros pasos desde el primer contacto de la protagonista con la fina arena de la isla, y que nos emplaza directamente a tener que solucionar puzle tras puzle para conseguir desvelar la gran incógnita acerca de los motivos de nuestra enfermedad y la desaparición de nuestro ser querido.

Análisis de Immortals Fenyx Rising

Aún hay una tercera referencia visible desde los primeros compases de la obra: el postimpresionismo del, impopular hasta su muerte, Paul Gauguin. A partir de una paleta de colores que combina los grises con los tonos cálidos y expresivos de los entornos rocosos y la vegetación tropical, en Call of the Sea se nos plantea un escenario lleno de matices que deslumbra por su acabado técnico y pone en alza los valores prometedores de lo que puede llegar a ser la próxima generación de consolas. Gracias a los efectos de luz y una técnica de diseño que combina el realismo con la ilustración gráfica, esta porción de la Polinesia cobra vida.

Observar para encajar las piezas

Todas las decisiones artísticas tomadas en Call of the Sea se harán presentes en cada uno de los desafíos mentales que se establecerán como muros invisibles y que cuestionará nuestra inteligencia frente al reto. No estamos hablando de puzles imposibles, y es que, aunque el equipo español se ha esforzado por crear rompecabezas que nos compliquen nuestra progresión, no sorprenderán a los asiduos a este tipo de juegos o amantes del género de la aventura gráfica.

Una de las claves principales de Call of the Sea está directamente relacionada con la enfermedad de la protagonista

La observación será capital, teniendo que leer archivos e informes, recoger objetos y analizarlos en 360 grados. Para ello, contaremos con un botón de acción, usándose el resto para la exploración de los objetos que investiguemos. Las distintas actividades se sucederán en un desarrollo narrativo lineal que no nos dejará demasiado espacio para la exploración libre.

Con la información que recopilamos al observar lo que nos rodea y siguiendo el camino marcado sin pérdida, tendremos que resolver todos los puzles que están basados en activar mecanismos o combinaciones en un orden determinado y cuya solución hallamos mediante la interpretación de las pistas que hemos recogido.

En Call of the Sea deberemos resolver multitud de acertijos. Suerte que contaremos con nuestro propio diario para tener apuntadas todas las pistas que hallemos

Las pistas son lo suficientemente generosas como para que podamos llegar a encontrar la solución de los desafíos con relativa facilidad los cuales todos ellos tienen sentido y nunca están abandonados a la mano del libre albedrío.

Aunque este hecho parece que limite la sensación de aventura, la escasa duración de Call of the Sea, aproximadamente cuatro horas, le confiere la longitud justa para ser un producto con las ideas claras en lo que se quiere contar.

La Polinesia Francesa de trasfondo nos deja estampas bellísimas

Una premisa interesante que se mantiene estable

Respecto a la historia de Call of the Sea, si bien empieza con un punto de partida cuanto menos interesante, y mantiene el ritmo, gracias, en cierto modo, a la duración mencionada, no supone algo destacable sobremanera por encima de otros títulos similares y mucho menos es mejor que otras aventuras gráficas o del género parecido.

Algunos recovecos estarán llenos de oscuridad y es en este punto en el que la referencia a H.P. Lovecraft se hace palpable

En general es un desarrollo argumental previsible desde el principio, aunque eso no nos privará de poder disfrutar de la trama e incluso sorprendernos con algún que otro giro inesperado. Esto se refleja mediante escenas que actúan como destellos oníricos que chocan de frente con la realidad de Norah. Para nosotros, serán un vehículo esclarecedor de los misterios que rodean a la protagonista y su entorno, y también suponen la entrada al mundo místico que envuelve la obra.

Del fuego al mar

Respecto al aspecto técnico, cabe destacar en el apartado sonoro la buena interpretación de Cissy Jones, que con acierto pone voz a nuestra protagonista, a sus pensamientos y lecturas en voz alta, y que nos recuerda al espectacular trabajo que ya realizó en Firewatch. Esto se suma al conjunto de sonidos y efectos del trópico que son representados fielmente para hacernos sentir en medio de la húmeda isla.

El mundo del subconsciente aportará los elementos reveladores en la historia

Especial mención, a su vez, a los efectos climáticos que aparecen a partir del meridiano de la obra y que consiguen estremecerte con sus ruidos fuertes y los truenos del entorno. En conclusión, un apartado muy bien trabajado que aporta credibilidad y coherencia a la narrativa.  

Veredicto

Una de las mayores virtudes de Call of the Sea es que tiene claro lo que ofrece y cómo lo hace. Para ello cuenta con historia bien definida, con un principio y un final cerrado, con pocas sorpresas que le lleven a salirse de la línea y con un sistema mecánico jugable que, sin destacar en nada, cumple sus funciones básicas.

Por supuesto, puede no acabar de contentar a todos los públicos, y si eres un experto en rompecabezas o has conformado tu bagaje «videojueguil” a partir de experiencias similares, no será para ti ni una obra memorable ni un gran desafío. Aun así, tanto por su corta duración, como por estar dentro del catálogo de Xbox Game Pass, puede ser una opción nada desdeñable para aquél que busque una aventura con una historia interesante dentro de la biblioteca de juegos de Microsoft.

Suscríbete a nuestro Podcast

Call of the Sea

Duración: 4 h.
7.8

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

8.5/10

Sonido

9.0/10

Innovacion

7.0/10

Narrativa

8.5/10

Diversión

7.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • Su ambientación y apartado técnico
  • El equilibrio entre historia y duración
  • Disponible en Game Pass

Aspectos Negativos

  • No convencerá a los expertos del género de los rompecabezas