Análisis de Carrion (PC). Cuando La Cosa conoce a Metroid

Análisis de Carrion. Cuando La Cosa conoce a Metroid

Si de algo podemos estar seguros cuando nos situamos frente a un juego publicado por Devolver Digital es de lo siguiente: habrá sangre, disparos y originalidad por doquier; y Carrion no es la excepción. La ópera prima de Phobia Game Studio nos propone algo que hemos visto pocas veces, esto es, ponernos en la piel del villano. Invitándonos a un crossover entre Metroid y “La Cosa” de John Carpenter, este título hace gala de su singularidad siendo nosotros quienes controlamos al monstruo indestructible.

Sangre, desmembraciones y tentáculos

Carrion es un Metroidvania donde controlamos a una especie alienígena indefinida. Nuestro objetivo será conquistar y escapar de la base militar en la cual nos tienen encerrados, y donde los científicos y militares experimentaban con nosotros. Contamos con nuestro propio “cuerpo” tanto para defensa como para ataque, y a medida que avanzamos en el laberíntico laboratorio (vaya trabalenguas) iremos consiguiendo nuevas habilidades que nos facilitarán la navegación.

Nuestra amorfa masa alienígena, protagonista de Carrion

El principal movimiento con el que contamos en Carrion será un agarre con el gatillo derecho del mando, con el cual podremos manipular palancas, rejas, interruptores y otros objetos del mapa. A su vez, éste agarre servirá para coger a los humanos y zarandearlos hasta que queden inconscientes o bien hasta partirlos por la mitad. Si los llevamos cercanos a nuestra “boca”, podremos consumirlos y así aumentar nuestros puntos de vida y nuestro tamaño.

Controlando a los humanos, como en esa película de los 80

A medida que avancemos por los distintos niveles de Carrion, iremos consiguiendo mejoras para nuestro cuerpo. Éstas pueden ser: más puntos de vida, un mayor alcance en nuestros agarres; o bien ataques de embestida, invisibilidad y hasta un tentáculo que nos permitirá controlar a los humanos a nuestra merced.

Hablando de ésta última mejora, es la que le dará mayor variedad y diversión al gameplay, ya que los humanos pueden controlar interruptores fuera de nuestro alcance, utilizar armas de fuego y hasta conducir tanquetas.

Siguiendo con las prestaciones de nuestro protagonista, éstas dependerán íntegramente del tamaño que tenga nuestro personaje. Nuestra extensión estará decidida por los puntos de vida que poseemos: así, si tenemos tan sólo una barra de vida, seremos pequeños; si tenemos dos barras, nuestra dimensión será mediana; y con tres barras llegaremos a nuestra mayor magnitud.

Entonces, cada uno de los volúmenes tendrá una habilidad única y diferente, que tendremos que ir manipulando para poder resolver los distintos acertijos que se nos presentan.

En Carrion algunos carteles nos indicarán hacia donde ir

No es fácil ser extraterrestre

Al principio de Carrion  nuestro alienígena parecerá totalmente OP (Over Powered en inglés, o “Sobre potenciado”), ya que se mueve a una velocidad vertiginosa y es muy ágil, pudiendo adherirse a cualquiera de las cuatro paredes y escabullirse hasta por el más mínimo hueco; además de que podrá cargarse a cualquiera de los humanos con tan sólo un toque de nuestros “brazos”.

Esto es, hasta que nos encontramos con que tanto las armas de fuego como los lanzallamas son letales y pueden drenar nuestra vida en unos pocos segundos.

Activando interruptores con nuestras ¿manos?

Tampoco serán de nuestro agrado las cámaras de vigilancia y los drones, las cuales al detectarnos enviarán hordas de robots a que nos electrocuten y disparen. Aquí es donde nuestra agilidad y reflejos entrarán en acción, puesto que podremos ponernos a cubierto y derrotarlos desde las sombras.

Como ya os comenté antes, nuestros distintos tamaños nos darán diferentes habilidades y esto juega a nuestro favor en las escaramuzas, puesto que a medida que vayamos perdiendo puntos de vida, nuestras destrezas irán variando y tendremos diversas herramientas para encargarnos de nuestros enemigos. A veces será útil que perdamos un pedazo de nuestro cuerpo, ya que así podremos encontrar algún poder que nos solucione los enfrentamientos.

Keep calm and Carrion, jejeje

¿Un Metroidvania sin mapa?

Carrion nos propone las características típicas de los llamados “Metroidvania”, que son esos títulos donde el énfasis se encuentra en la exploración y la mejora de habilidades. El gran problema es que deberemos explorar prácticamente a ciegas, puesto que no cuenta con un sistema de mapa.

Si bien el juego posee indicaciones en forma de carteles que señalizan donde hay una salida de emergencia, o bien presionando el gatillo izquierdo para activar una ecolocación que nos dirá donde está el punto de guardado más cercano, éstas no serán del todo fieles y a veces nos traerán más problemas que soluciones.

Con un humano cerca podremos controlar estos tanques

Otro de los contratiempos que encontramos en Carrion es que a medida que nuestro tamaño crezca, nos será más difícil movernos por los escenarios ya que no se encuentra bien definido cual es el “centro” de nuestro personaje. De esta manera pueden surgir situaciones como, por ejemplo, que una mitad nuestra se vaya por un ducto de aire y la otra intente escapar por una puerta, lo que puede lograr que tengamos que volver a recorrer todo el escenario nuevamente para poder ir por el camino correcto.

Por último, los distintos caminos a elegir no nos darán una total libertad puesto que, si bien nos encontramos en un Metroidvania, la estructura de los niveles es bastante lineal y en muy pocas ocasiones tendremos más de una salida posible. También la variedad de los puzles es muy limitada, y generalmente resultan ser tediosos y nos hacen perder más tiempo que otra cosa.

Estas puertas grandes usualmente son nuestro objetivo

Por citar un ejemplo, en varias oportunidades los acertijos podrán ser resueltos únicamente por el tamaño más pequeño de nuestro alienígena, por lo cual tendremos que ir a unos lagos especiales que permiten reducir nuestra dimensión, y así volver al acertijo en cuestión para finalizarlo. En resumen: un paseo innecesario que bien podría simplificarse con un comando que permita cambiar nuestras habilidades como queramos.

Una ambientacion digna de Hollywood

Que todos estos defectos no nos bajen el ánimo, pues la ambientación y musicalización de Carrion es simplemente magnífica. Tomando como inspiración a La Cosa de John Carpenter, la saga Alien de Ridley Scott y a varias películas del género “Slasher” como La Masacre de Texas y Halloween, la gente de Phobia Game Studio logró un ambiente terrorífico y donde realmente nos sentimos como Michael Myers o el mismísimo Xenomorph.

Puntos de guardado de Carrion

Cada asesinato sigiloso y cada una de las muertes de los humanos se sienten dignas de una producción de Hollywood y logran sumergirnos de lleno en nuestro personaje/villano.

Por supuesto, en Carrion todo esto está acompañado de un exquisito píxel art y unas animaciones perfectamente cuidadas y vívidas en cada uno de sus fotogramas. La música de Cris Velasco (compositor de sagas míticas como God of War y Mass Effect) le da el acabado final a este entorno que, de nuevo, nos remite a la primera entrega de Alien: el octavo pasajero.

Las melodías que escuchamos en diferentes situaciones nos pondrán al borde de nuestro asiento, y cada uno de los enemigos tendrá su propia canción que empezará a sonar con antelación para así poder anticiparnos a sus movimientos. Lo mismo sucederá mientras exploramos los niveles: cada escenario tendrá un motif distintivo, donde la banda sonora nos expedirá al legendario Super Metroid de Super Nintendo.

Por suerte ya somos lo suficientemente radiactivos

Veredicto

Carrion es un título con varias falencias: los acertijos no presentan mucha diversidad, algunas secciones son tediosas y los controles no están del todo refinados. Por suerte, la originalidad de su propuesta y su ambientación son más que suficientes para equilibrar la balanza a su favor y lograr que se destaque dentro de su género.

Quizá si el juego tuviera una estructura más similar a un plataformas que a un Metroidvania podrían haberse pulido más los escenarios, pero esto no es un factor decisivo. Este juego nos invita a ser el villano de la película, y, a veces, ser el malo es algo bueno.

Carrion

Duración: 5 h
6.5

Jugabilidad

6.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovacion

9.0/10

Narrativa

4.0/10

Diversión

5.0/10

Duración

6.0/10

Aspectos Positivos

  • Una propuesta muy original
  • Un magnífico apartado gráfico y sonoro
  • La mejora que permite controlar humanos es muy divertida

Aspectos Negativos

  • Los controles no están del todo pulidos
  • Los acertijos no presentan mucha variedad y son tediosos
  • No tiene mapa y a veces es difícil recordar nuestra ubicación y objetivo