Análisis de Chivalry 2 (PS5). Un festival de gore medieval

Chivalry 2

Chivalry 2 es una suerte de hack and slash medieval donde la dureza de la batalla templará vuestros corazones y desmembrar a tus adversarios pondrá una sonrisa en tu cara.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

La ambientación medieval nos ha dado grandes obras desde los inicios de este medio de entretenimiento. Sin embargo, la mayor parte de títulos abordan el medievo con un tono fantástico, caballeresco, romántico o incluso con un trasfondo oscuro. Entre toda esta marabunta de títulos medievales, Chivalry destaca por no tomarse en serio a sí mismo y ofrecernos una suerte de hack and slash masivo donde sacar nuestro lado más sanguinario en grandes batallas multijugador.

Mi primer acercamiento a este tipo de multijugador medieval fue con el caótico título de 2012 Chivalry: Medieval Warfare, juego que surgió de la mente de un pequeño estudio tras coquetear con el mismo caos medieval en un mod para Half Life 2. Ahora, casi una década después y con Mordhau como su máximo competidor, Chivalry 2 aterriza para dejar claro quién es el rey en una secuela con muchos pros, pero algún que otro contra relacionado con el soporte post-lanzamiento que reciba de Torn Banner Studios.

Análisis de Necromunda Hired Gun (PS4). Un buen shooter que se queda a medio gas.

El honor del caballero

Chivalry 2 nos traslada una vez más al continente agathiano en un nuevo episodio de la cruenta guerra entre la Orden de Mason, un grupo de sanguinarios y aguerridos caballeros, y los Caballeros de Agatha, soldados de honor provenientes de la nobleza. Sin embargo, y como ya ocurrió en su primera entrega, la historia de este conflicto es una mera excusa para darnos de palos con nuestras espadas y hachas.

Hay mucha historia en esta guerra, pero es de agradecer que nos cuenten lo mínimo posible

Torn Banner no malgasta recursos en ofrecer un motivo coherente a toda esta matanza. El músculo de este título se encuentra en la vertiente multijugador, dejando de lado cualquier tipo de modo historia, ya que la mayor parte de las veces lo que se nos cuenta vagamente no hace sino servir como tutorial para lanzarnos al campo de batalla.

En cuanto a su enfoque puramente online, Chivalry 2 brinda una experiencia arcade donde la diversión prima sobre cualquier otro aspecto. En este caso, cabe destacar que para el jugador que quiera ver recompensada su habilidad y horas de juego dentro de una propuesta multijugador, Mordhau es el indicado. Chivalry 2 es espectáculo y, sobre todo, más accesible.

Por ello, el título de Triternion presentaba una curva de dificultad y aprendizaje muy pronunciada, una barrera enorme para el jugador novato. En este Chivalry 2, lanzarse al campo de batalla sabiendo lo básico es más que suficiente y es que a veces hacemos más hincapié en lo profundo de un título que en la diversión que éste ofrece.

Es difícil encontrarnos escenas de combate 1v1, el honor no prima en Chivalry 2

El movimiento se ha refinado en esta segunda entrega hasta brindar un control simple y suave. Contamos con el clásico esquema de movimiento de golpe débil y fuerte que, sobre el papel, limita los enfrentamientos a simples tira y afloja a la espera de un fallo por parte del adversario con el que poder asestarle un golpe mortal.

Sin embargo, el juego nos anima a marcar una estrategia de cara a afrontar dichos asaltos. Esto no modifica el estilo de juego, sigue siendo igual de mortal y ágil que de costumbre, pero gracias a una cantidad de movimientos extra que van desde ataques en carrera devastadores hasta patadas que desbaratan la defensa enemiga, el baile que supone un buen combate de espadas es fastuoso, a pesar de sacrificar la direccionalidad de los ataques, algo que sí encontramos en Mordhau o For Honor.

En Chivalry 2, la gestión de nuestra resistencia marcará el devenir de los combates. La estamina de nuestro personaje ha visto una notable mejora en relación con su primera parte. Mantener la guardia alta o propinar ataques indiscriminados mermará sobremanera nuestro aguante, con lo que aprender a dirigir los ataques y contar siempre con un poco de resistencia nos salvará de una muerte segura.

Correr, sin embargo, no reducirá nuestra resistencia y aguante en Chivalry 2

Para llevar el control de esta resistencia contamos con la clásica barra en la esquina izquierda de la interfaz, pero nos bastará únicamente con atender al punto de mira de nuestro personaje. Me sorprende cómo han integrado toda la información relevante en el HUD manteniendo un estilo simple y minimalista que no distrae al jugador del caos imperante.

En este punto central de la pantalla aparecerán iconos que nos indicarán el nivel de resistencia propia y del contrario, así como el daño que causemos y las réplicas que consigamos realizar al enemigo. Todo un acierto que supone una mejora en relación con el primer Chivalry, donde la información de estas contiendas era tan confusa como innecesaria.

En Chivalry 2 contamos con dos habilidades de ataque (arquero y vanguardia) y dos de apoyo (lacayo y caballero)

¡A las armas caballeros!

En cuanto a las clases, poca mejora en relación con su primera entrega. Tenemos los clásicos Arquero, Vanguardia, Caballero y Lacayo, pero en Chivalry 2 contamos, además, con tres subclases dentro de cada una de ellas, aunque solo cuatro estarán disponibles desde el comienzo.

Para desbloquear dichas subclases debemos subir de nivel, por separado, cada una de las clases básicas. No hay diferencias muy notables entre ellos, pequeños parámetros como la salud o la resistencia que aumentan o disminuyen, pero que no influirán demasiado en el resultado de la partida. La diferencia más destacable la encontramos en el arsenal a nuestra disposición y el aspecto de cada uno de ellos.

En cambio, la más notable la encontraremos en las habilidades de cada una de estas clases principales que otorgan un nivel de profundidad muy interesante. Éstas se desbloquearán conforme avance la partida, tiempo que podremos disminuir cuantas más bajas consigamos. Las más destacables, sin duda, son la trompeta y el estandarte. Ambas son de apoyo y funcionan en área curando y otorgando un bonus de resistencia a todos los aliados.

Podremos causar daño a los aliados con lo que, en ocasiones, es preferible marcar una estrategia de ataque

Las tres clases de combate cuerpo a cuerpo (lacayo, caballero y vanguardia) son tanques andantes capaces de recibir una cantidad ingente de golpes sin ser tumbados. Sin embargo, el estilo arcade de Chivalry 2 hace que el control y el manejo de estos personajes no sea tosco. Para aquellos que queráis un acercamiento algo más realista, de nuevo, este no es vuestro título.

En juegos como For Honor o Mount and Blade, algo diferentes entre sí, pero que comparten una base hack and slash medieval con tintes de simulador, controlar según qué personaje nos hacía sentir el peso de la armadura y lo contundentes de los golpes. Aquí todo se reduce al mínimo haciendo que la diversión aumente exponencialmente.

En cuanto a la personalización de nuestros personajes, y como adelanté en las impresiones de su beta cerrada, no es tan profunda como la customización que podemos encontrar en Mordhau. Podremos editar parámetros como el pelo, el sexo o ciertas imperfecciones y pinturas de guerra, así como los conjuntos de armaduras y la heráldica de los caballeros.

La falta de una personalización más profunda hace que la mayor parte de personajes de Chivalry 2 sean muy parecidos

Ahora bien, estos ítems cosméticos solo se podrán adquirir con la moneda del juego. El juego nos recompensará con cierta cantidad de oro al subir de nivel, pero para aquellos más impacientes, Chivalry 2 no dice que no a gastarnos dinero real en dichas compras, aunque los sets legendarios de armaduras solo se pueden conseguir con la moneda del juego.

No es algo capital que suponga la nonagésima guerra dentro de este medio por culpa de las compras in-game. No hay obligación alguna de pasar por caja y tampoco desequilibra las partidas. Sin embargo y para aquellos curiosos, su precio suele ser de algo menos de cinco euros cada uno de estos ítems.

Podemos comprar paquetes de oro con dinero real hasta un máximo de 50 euros

Análisis de Itadaki Smash (PS4). Peleas contra yokais por el barrio

Superproducción al nivel de Hollywood

Chivalry 2 ofrece batallas masivas multijugador de hasta 64 jugadores, o 48 en modos de juegos más limitados como los duelos por equipo o el clásico todos contra todos. Sin duda, algo menos que los 80 jugadores que alcanza Mordhau, pero no es una cifra para nada desdeñable.

La experiencia de juego más gratificante es, sin duda, el modo asalto, una modalidad muy similar al modo Operaciones de Battlefield donde los defensores tendrán hasta cinco oportunidades para detener la acometida del enemigo en unos escenarios que irán aumentando en tamaño conforme se ganen puntos estratégicos. Puede que comencemos nuestro combate en una playa rodeados de cascotes de barco que han quedado varados en la arena, y acabemos el enfrentamiento en un palacio en lo alto de una loma.

Las arengas de nuestro general en Chivalry 2 siempre son bienvenidas

Para llevar a cabo estos cercos, contamos con armas de asedio como catapultas y balistas, o escaleras con las que sobrepasar al enemigo y llegar a los lugares más elevados de las almenaras, aunque su control no es libre y siempre estará limitado a una pequeña zona del mapa. Sin embargo, ciertos elementos que se esperaban desde su primera entrega como el uso de caballería, haciendo honor al nombre del juego, serán implementados más adelante.

Por el momento nos tendremos que limitar a cargas a pie, en ocasiones precedidas de escenas scripteadas, con diálogo motivador incluído, que elevan la espectacularidad a cotas pocas veces vistas. Hay cierta sensación placentera en cargar al combate con las torres de asedio a los lados, la lluvia de flechas sobre nuestras cabezas y los constantes gritos afónicos de los aliados y los enemigos.

En Chivalry 2 los asedios son espectaculares, aunque disponemos de pocos elementos con los que combatir más allá de nuestro arsenal de armas

Un portento técnico

En cuanto al apartado visual, Chivalry 2 supone una experiencia sobresaliente. Bajo el uso de Unreal Engine 4, este título ofrece una escala, distancia de dibujado y niveles de realismo muy llamativos sin sacrificar el rendimiento. En PS5, plataforma donde se ha analizado este título, mantiene una tasa de 60 imágenes por segundo, aunque con pequeñas caídas que no entorpecen la experiencia.

Torn Banner ofrece dos modos de visualización, nada que no hayamos encontrado en otros títulos de esta nueva generación, para poder disfrutar de estas carnicerías medievales. Sin embargo, el Modo Rendimiento cuenta con errores sumamente graves. En esta modalidad gráfica, la resolución y el framerate caen sobremanera, algo que merma la experiencia de juego.

Visualmente, sobre todo en interiores, Chivalry 2 cumple por encima de la media

El Modo Calidad, por su parte, alcanza una resolución de 4K, aunque no podemos asegurar con total certeza que se trate de una resolución dinámica. Sea como sea, este modo habilita el uso del tan afamado Ray Tracing, una tecnología que potencia el apartado visual gracias al uso de iluminación y reflejos dinámicos.

Sin embargo, el trazado de rayos no tiene la misma presencia en Chivalry 2 que en otros títulos que hacen gala de esta tecnología a pesar de crear estampas muy vistosas. Los reflejos en las armaduras y otras superficies se notan limitados en resolución. Un aspecto que entendemos puede ser por el desgaste del metal y que muchas armaduras presentan un acabado mate.

La banda sonora cumple sin muchas pretensiones, pero nos obsequia con épicas tonadillas conforme se acaban las contiendas online que acompañan de manera excepcional estos últimos combates. Los constantes jadeos, el crujir de los escudos, el tintineo de las placas metálicas o el choque de espadas rayan a un alto nivel, brindando una experiencia inmersiva en su conjunto.

Los escenarios en Chivalry 2 están mimados al extremo

A pesar de contar con un rendimiento pasmoso en la última generación de Sony, Chivalry 2 no hace uso de la tecnología de sonido 3D que ofrece la consola y el uso de la tecnología háptica es bastante limitado. Encontraremos cierta resistencia en los gatillos al tensar un arco, aunque únicamente en el modo offline contra la IA. El modo online desactiva esta opción, supongo que para no desequilibrar la experiencia a causa del crossplay, pero mantiene cierta dureza cuando nuestro personaje ataca con la resistencia baja.

Veredicto

Chivalry 2 retoma el liderazgo de un género poco prolífico como lo es el hack and slash medieval. Torn Banner no ofrece una experiencia innovadora y que se salga de lo convencional. Es la quintaesencia del significado de secuela: potenciar al máximo lo que hizo grande a su primera parte.

Todo un espectáculo en consolas que recorta distancias con lo que puede alcanzar una obra en PC gracias al uso de tecnologías visuales que potencian sobremanera la experiencia visual al conjunto. Sin embargo, su vida dependerá de cuánto contenido reciba del estudio pues, a pesar de suponer un título redondo de base, sí que encuentro cierta falta de contenido para el jugador que quiera invertir decenas de horas en esta obra.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Chivalry 2

Duración: Incalculable
8

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

7.0/10

Innovación

7.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

9.0/10

Aspectos Positivos

  • Cotas de espectáculo al más puro estilo Hollywood
  • Apartado visual notable
  • Divertido dentro de lo absurdo de su propuesta

Aspectos Negativos

  • Algo falto de contenido
  • Ciertos bugs que empeoran la experiencia de juego