Análisis de Clan O’Conall and the Crown of the Stag (PC). Mitología celta, acción y plataformas

Clan O´Conall

Clan O’Conall es un juego indie de plataformas y acción inspirado en la mitología celta que nos pone al mando de los tres hijos de rey.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Clan O’Conall es el segundo juego del estudio indie HitGrab y con él ya podemos ver que sus creadores quieren crear una experiencia nueva y refrescante. Ya sea por sus mecánicas o por su ambientación inspirada en la mitología celta, Clan O’Conall trae un soplo de aire fresco al veterano género de las plataformas 2D.

En Clan O´Conall tendremos que salvar al rey de la tenebrosa Caoránach, quien ansía su corona de ciervo y los poderes que esta encierra. Para ello, controlaremos a sus tres hijos: Clakshot, la cazadora, Kilcannon, el maestro espadachín y Haggish, el bruto y, como te imaginarás, cada uno cuenta con habilidades y mecánicas totalmente únicas.

Clan O’Conall es un juego de plataformas bastante bien diseñado que cuenta con ciertos tintes de acción y RPG. Su historia no es muy compleja y uno de sus principales atractivos es la mitología tan poco usada en la que se basa. No obstante, te informamos ya de que sus mayores fortalezas se encuentran en otros lugares.

Mitología celta, una temática no muy común

Al empezar el modo aventura, se nos cuenta brevemente y sin narración la historia principal del juego. En ella descubriremos que, tras la guerra entre humanos y bestias, ambos bandos cesaron de combatir debido a la numerosas bajas. Para mostrar su nueva alianza cada líder ofreció un objeto importante para él: la corona del rey humano y los cuernos de la diosa ciervo.

Fruto de esta alianza llegaría una época de paz y prosperidad, pero no todo el mundo estaba conforme con la situación. Es ahí donde entra Caoránach, quien tras varias décadas de odio y resentimiento ataca al rey humano y lo rapta al no poder robarle la corona de ciervo. Por ello, nosotros controlaremos a sus tres intrépidos hijos, quienes harán todo lo posible por salvar a su padre.

Las hadas sirven como moneda para subir de nivel en Clan O´Conall

Análisis de The Persistence Enhanced (PC). La muerte solo es un momento de respiro

Corazón plataformero

Como ves, la historia no es muy complicada, ni busca serlo. En Clan O’Conall, la parte de la narrativa es más bien un atrezo, ya que el plato fuerte son sus mecánicas y niveles. En este sentido, el juego es algo arcade, ofreciéndonos al final de cada nivel un marcador final donde se nos muestra el tiempo, el número de hadas recolectadas y el número de enemigos eliminados.

Esto hace que una parte importante de la experiencia sea coleccionar todos los puntos para subir de nivel a nuestros personajes. Eso sí, no te has de preocupar por encontrar los materiales, ya que la mayoría se recolectan sin siquiera centrarte en ello. En cuanto a los personajes, cada escenario de Clan O´Conall nos exigirá estar siempre cambiando entre ellos para superar los diferentes retos que nos plantean. El primero que controlaremos es Kilcannon, que puede planear y romper muros de espinas. Este personaje es el más estándar y a la hora de combatir utiliza una espada y una lanza para dañar o reflectar proyectiles enemigos.

Cada personaje tiene una habilidad especial extra

Después, nos presentarán a Haggish, el hermano pequeño del trío. Haggish puede usar su fuerza sobrehumana para romper paredes especiales y empujar objetos pesados. En cuanto a combates, cuenta con ataques lentos, pero contundentes. Por último, veremos a Clakshot, quien puede realizar un doble salto, rodar por lugares pequeños y activar mecanismos con su arco y flechas. Cuando tenemos que pelear con ella, podemos recurrir a su gran cadencia de disparo para mantener a raya a nuestros enemigos.

No en balde, estas son solo sus habilidades iniciales. A medida que avancemos en la historia de Clan O´Conall se nos desbloquearán nuevas técnicas de combate, así como más interacciones con el entorno, haciendo que los niveles sean cada vez más complejos.

En cuanto a los diferentes niveles, podemos esperar una progresión adecuada y, en nuestra opinión, bastante bien dimensionada en todo momento. Los nuevos desafíos se introducen poco a poco y cada vez toman más protagonismo, por lo que siempre sabes a lo que te enfrentas.

Los puzles de Clan O´Conall requieren de usar varios personajes

Los puzles

El apartado de plataformas brilla más cuando nos enfrentamos a los puzles, los cuales son cada vez más complejos. En los primeros niveles tan solo tendremos que intercalar las habilidades de Clakshot o Haggish para romper un par de muros, pero en los desafíos intermedios y finales tendremos que darle un poco más al coco. Por ejemplo, a mitad de juego tendremos una mecánica concreta donde tras pasar por un haz de luz se nos obliga sólo usar un personaje.

Asimismo, se nos añadirán nuevas mecánicas por cada personaje como poder agarrar objetos o un gancho, el cual permite añadir mucha más verticalidad a los mapas. Destacar aquí los niveles de jabalí, ya que, aunque realmente son persecuciones, se nos pide usar todas las habilidades de los protagonistas. Al igual que los puzles nos exige coordinación, agilidad y dominar las mecánicas, algo que nos parece muy acertado.

Todos los personajes que aparecen en Clan O´Conall son muy reconocibles

Combates a tres bandas

Otro factor importante de Clan O’Conall son los combates, ya que cada nivel nos irá informando de los enemigos totales de cara a la puntuación final. Cada personaje tiene una forma propia de luchar y algunos enemigos es mejor enfrentarlos con alguno de los tres en concreto. Por un lado, tenemos los enemigos ligeros, entre los que encontramos los soldados básicos y los que atacan a distancia. En general, nunca van a ser un problema y cualquier hermano puede matarlos con una ráfaga de ataques básicos.

Por otro lado, tendremos los enemigos duros, que en forma son parecidos a los ligeros, pero cuentan con ataques extra como barridos o saltos o un escudo en su defecto. Estos son menos comunes, pero más fuertes, cosa que nos incita a pensar, movernos y aprovechar al máximo los combos.

Los jefes son desafiantes y divertidos de combatir

Finalmente, podríamos agrupar a los enemigos restantes como grandullones, los cuales son grandes bolsas de vida con golpes lentos y muy duros. En casi todos los niveles nos encontraremos con estos enemigos y el sistema de combate es lo suficientemente amplio como para ser divertido sin tener que repetir siempre la misma combinación de botones. Eso sí, ten en cuenta que no es especialmente complejo, ni exigente, ya que tampoco es su principal interés.

Lo que sí echamos en falta en Clan O´Conall es que, al igual que se hace con la sección de plataformas, hubiese combos que se pudiesen hacer entre distintos hermanos. Actualmente, cada personaje tiene combinaciones con sus propios ataques y habilidades, pero no podemos reproducir eso mismo con varios a la vez, ya que el botón de intercambio se bloquea.

Por último, en este punto queremos hablar de las batallas contra los jefes, que nos han parecido muy bien logradas. Los villanos son carismáticos y nos plantean mecánicas que hemos ido viendo a lo largo de los niveles. Sin duda, esta es una de las mejores partes de Clan O’Conall.

Ni en la IU ni en muchos escenarios se imprime la mitología

Jugabilidad con altibajos

Como ya te hemos mencionado, tanto las habilidades para las plataformas como las técnicas y combos individuales de cada personaje están bien logrados. No obstante, hemos sentido que en ocasiones los controles no respondían lo bien que nos hubiese gustado, algo vital en un juego de esta índole. A menudo nos ha ocurrido que, por ejemplo, Kilcannon no recibía bien la dirección y no hacía el salto específico, razón por la que nos caíamos al vacío. Otras veces, intentábamos cambiar de personaje justo al caer o al hacer un ataque y la acción no ocurría o tardaba mucho.

En general, son pequeños detalles que pueden pasar por alto, pero que hacen que la experiencia de Clan O´Conall sea un poco menos satisfactoria. Esto puede que haga que los jugadores que hayan dominado las mecánicas no encuentren espacio para ser todo lo creativos que quieran ser.

Análisis de Yuki (Oculus). Llevando nuevos géneros a la realidad virtual

Como ya sabemos, uno de los principales atractivos de Clan O’Conall es su inspiración en la mitología celta. Esto es un punto interesante y refrescante por su poca utilización, pero creemos que es algo que explota muy poco. En la historia podemos ver a algunos dioses celtas, pero la falta de narrativa hace que sea difícil empaparse de la cultura. Los escenarios son bastante variados, pero no parecen tener una identidad fuerte que lo diferencie de otros juegos de mitologías nórdicas, por ejemplo.

Pese a esto, pensamos que el apartado artístico del juego es aceptable. Los dibujos tienen personalidad exagerando los cuerpos y las formas y los colores son ásperos, algo que nos imbuye las ideas que quiere compartirnos Clan O’Conall. Sin embargo, esto se ve eclipsado por lo mencionado anteriormente: la falta de identidad.

Siendo sinceros, a simple vista no siendo experto en la cultura celta, nos ha sido imposible no pensar que es un juego nórdico más. Desde este punto de vista, creo que parte del trabajo del arte es que el mensaje lo entiendan incluso aquellas personas que no saben nada sobre el tema, no alcanzando ese objetivo Clan O´Conall. Una última cosa que tenemos que comentar son las animaciones del juego, las cuales creemos que están por debajo de lo que esperaríamos.

Algunos enemigos de Clan O´Conall impresionan

Clan O’Conall tiene una estética dura y lo representa con sus colores y sus diseños poco realistas. Es entendible que el trabajo de animación no esté tan logrado, puesto que así se puede ahorrar trabajo y dinero. No obstante, el trabajo resulta ligeramente más pobre de lo que estamos acostumbrados en otro títulos similares y hace que el juego no destaque. Más allá de esto, hay animaciones que directamente son muy estáticas o que no interactúan bien con el entorno. Por ejemplo, el jabalí gigante que protagoniza los niveles de persecución tiene una animación pobre y más bien parece un muro que se mueve hacia nosotros.

El sonido del norte

Quitémonos esto de encima. El apartado sonoro es la parte más floja de Clan O’Conall. Pese a lo dicho previamente, tenemos que destacar que la música está a un buen nivel. La mayoría de melodías de jefes son pegadizas, potentes y desprenden esa cultura celta de la que presume. Sin embargo, esto no se permea en la mayoría de niveles básicos, por lo que en ciertas ocasiones podemos sentir la banda sonora algo insuficiente.

Por otro lado, los efectos sonoros de ataques, objetos y demás son ciertamente pobres. Salvo algunas excepciones (el sonido de las campanas o los golpes de Haggish). son bastante mediocres y a veces no se coordinan bien con la imagen que vemos en pantalla.

El apartado artístico resulta interesante

Como punto más negativo, nos hemos encontrado enemigos que directamente no generan ningún tipo de ruido al atacar. Esto es algo que saca bastante de la experiencia y creemos que es un punto muy negativo, aunque por suerte no ocurre demasiado.

Veredicto

Como conclusión, Clan O’Conall es un plataformas bastante sólido, pero que tiene algunas fallas sutiles. En general, el juego podría mejorar notablemente con un par de mecánicas extra, pero  si te gustan los juegos de este estilo, este de seguro te gustará también. Clan O’Conall se puede superar en unas 7 u 8 horas y tiene algunos logros de Steam interesantes de conseguir, así que si eres un completista quizás te tome un par de horas extra.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Clan O’Conall and the Crown of the Stag

Duración: 7-8 h.
7

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

5.0/10

Narrativa

6.0/10

Innovación

6.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

9.0/10

Aspectos Positivos

  • Buen juego de plataformas
  • Mecánicas centrales bien implementadas en el diseño de niveles
  • Muy buenas peleas contra jefes

Aspectos Negativos

  • Apartado sonoro bastante pobre
  • Controles a veces poco responsivos