Análisis de CrossCode (PS4). Una joya oculta al más puro estilo retro

Análisis de CrossCode. Una joya oculta al más puro estilo retro

Radical Fish Games y Deck13 Interactive traen a nuestras consolas CrossCode, un action RPG  con sabor a clásico y la frescura de las mecánicas actuales

Los años 90 trajeron consigo el auge del multiculturalismo y los medios alternativos, así como de las nuevas tecnologías con avances tan relevantes como la televisión por cable, la telefonía móvil o Internet. En el ámbito de los videojuegos, los usuarios de consolas comenzamos a saborear las mieles de un género que venía pisando fuerte, el ARPG (Action Role Playing Game).

No fueron pocas las grandes joyas de los videojuegos que vieron la luz en esa época, títulos como Terranigma, Secret of Evermore o, como no podía ser de otra forma, The Legend of Zelda: A Link to the Past. 30 años después llega CrossCode, un juego que recoge el testigo de los clásicos de aquella época dorada de una forma más que digna, trayendo consigo toda la esencia de una de las mejores generaciones para los videojuegos.

En el ya distante año 2012, un pequeño estudio surgía, Radical Fish Games. Un equipo integrado por 8 componentes que traían consigo una filosofía de trabajo muy clara: crear juegos con gráficos y conceptos simples, pero con un especial cariño en los detalles, un genial diseño de niveles, controles cómodos, assets de gran calidad y unas animaciones muy cuidadas.

Después de una campaña de crowdfunding y un período de beta de 3 años, CrossCode vio la luz en 2018 en pc de la mano de Deck13, un publisher de lujo para su debut pues son los responsables de títulos como Lords of the Fallen o The Surge, y, a pesar de la poca repercusión que pareció tener, cosechó grandes premios como lo son el German Developer Awards Best Indie Game y Fantasy Award 2018 Most Promising Product Role Play Convention, y dos años después, aterriza en las consolas de la actual generación para traernos a todos la nostalgia y las sensaciones que una vez vivimos.

Coje tu avatar y se bienvenido a Pando… quiero decir… CrossWorlds 

CrossCode se desarrolla en CrossWorlds, un mundo en forma de isla que acoge en su interior numerosos avatares a los que se conectan usuarios de todo el mundo para librar aventuras como si de un MMO se tratase, concepto que bebe directamente de referencias como Sword Art Online, Log Horizon  o  Ready Player One.  Nuestra primera toma de contacto será un breve tutorial básico de los controles en los que tomaremos el mando de Shizuka, una joven que busca desesperadamente a su hermano, el cual parece estar atrapado dentro del juego.

A modo de prólogo de la que será la historia central del juego, entre combate y combate, el tutorial nos presenta una trama en forma de secuencias y conversaciones in-game entre Shizuka y un misterioso desconocido que terminará con un trágico desenlace.

Desde el comienzo de la aventura tendremos diversos tutoriales para cada nueva habilidad o situación que se nos presente en CrossCode

Acto seguido, despertaremos en un carguero rumbo a Crossworlds como Lea, quien a partir de ahora será la protagonista de nuestra historia, una antigua jugadora que ha perdido la memoria y va a volver al juego conectada a un nuevo avatar en busca de sus recuerdos y, para ello, contará con la ayuda de algunos de los miembros del equipo de desarrollo del MMO, como Sergey, además de otros jugadores que se nos unirán en busca de aventura con sus avatares.

En este contexto comenzaremos una nueva fase de introducción bastante extensa, pues puede llevarnos alrededor de 2 horas entre conversaciones y tutoriales, en las que nos contarán diversos conceptos del juego, como por ejemplo qué es un MMO, cuál será nuestro papel una vez lleguemos a la isla de juego, las distintas clases de avatares o cómo manejar la nuestra, el Spheromancer, una clase muy poderosa pero algo impopular entre los jugadores debido a su alta curva de aprendizaje.

Para desarrollar todo esto, así como todo el lore de CrossCode, Radical Fish Games ha centrado toda la narrativa del juego en dos pilares fundamentales: pequeñas secuencias animadas in-game y un buen número de conversaciones que, desgraciadamente y al igual que el resto de la obra, no están traducidas al castellano, por lo que es necesario manejarse con el inglés para no perder detalle de un argumento bastante rico y que sin duda atrapará a los amantes del anime y la ciencia-ficción.

Los diálogos entre los distintos personajes irán desgranando poco a  poco los entresijos de una historia más compleja de lo acostumbrado en el género

Toda la esencia de un MMO en un juego offline y single-player

Como hemos comentado, CrossWorlds es una isla real, en la que miles de jugadores viven un sin fin de aventuras conectados a sus avatares, unas máquinas biológicas con diferentes capacidades en función de la clase escogida. Este planteamiento es, en muchos puntos, muy similar a lo que podemos observar en juegos reales del género como World of Warcraft o Final Fantasy XIV, y es por eso que sus creadores han cuidado al máximo cada detalle, de forma que realmente sintamos que estamos ante un título multijugador online.

El eje central de CrossCode serán las misiones, las cuales obtendremos de distintos NPC que iremos encontrando a lo largo de nuestro periplo por este vasto mundo. Estas misiones nos reportarán puntos de experiencia con los que subir de nivel, objetos y piezas de equipo.

18Para manejar todo esto, disponemos de un menú de personaje muy completo desde el que podremos gestionar nuestro inventario, alternar entre las distintas opciones de equipo que podemos portar, o desarrollar nuestras estadísticas y habilidades, esto último, lo haremos a través del panel de desarrollo donde podremos invertir los puntos ganados con cada subida de nivel en nuevas artes de combate, o habilidades pasivas con las que incrementar nuestros atributos, a saber: fuerza, defensa, salud y puntería.

Las referencias a otros juegos no dejan de estar presentes en CrossCode, ¿no os recuerda al tablero de esferas de FFX?

Los combates son otra de las patas sobre las que se sustenta el título, para hacerles frente, Lea contará con una serie de habilidades que le son únicas como Spheromancer. Por un lado utilizar las armas cuerpo a cuerpo que lleve equipadas en ese momento, sí, armas en plural dado que podremos equiparle una en cada mano para incrementar el daño, gracias a su velocidad podremos ejecutar devastadores combos a la par que esquivamos los ataques del enemigo o crear una barrera de energía para bloquear aquello que no podamos salvar.

Pero en CrossCode no todo es dar espadazos, pues contamos también con la capacidad de disparar esferas de energía, algo que hace pasemos de un ARPG a un Twin Stick Shooter Game de forma totalmente fluida, dando a los combates un ritmo frenético. Estas esferas podrán alterar sus propiedades, adoptando el poder de distintos elementos (fuego, electricidad, hielo…) para maximizar el daño contra ciertos enemigos. Por si fuera poco, también podremos hacer que reboten contra los escenarios, variando su trayectoria, una mecánica de sobras aprovechada pues de ella dependerá alcanzar la victoria sobre los más de 30 jefes que nos esperan, todos ellos con distintos patrones de ataque y estrategias.

Las batallas contra los jefes de CrossCode son mucho más estratégicas de lo que pudiéramos suponer, cada uno de ello te pondrá a prueba con sus mecánicas

La exploración será fundamental para poder progresar, cada una de las 7 grandes zonas que conforman la isla estará plagada de zonas secretas, cuevas, caminos ocultos, etc. que merecerá la pena recorrer dado que, en la mayoría de ellos, nos aguardan recompensas como objetos raros o piezas de equipo épicas, aunque no nos lo pondrán fácil, en algunos casos tendremos que acceder a ellas superando complejos puzzles de salto, lo cual añade un componente plataformero muy interesante, otras, en cambio, requerirán que usemos todo nuestro ingenio a la hora de hacer rebotar munición contra distintos dispositivos hasta obtener la recompensa.

Los puzles son otra de las grandes virtudes de CrossCode e irán incrementando su dificultad a medida que avancemos

Por último, y dado que se trata de emular un MMO, no podían faltar las mazmorras y raids, siendo éstas de muchos tipos y para diferente número de personajes. Aquí será donde entren en juego el resto de jugadores, los cuales serán otro factor diferenciador en CrossCode, y es que, en lugar de acompañarnos durante toda la aventura como en otros RPG, éstos se agregarán a nuestra lista de amigos una vez los conozcamos, y será decisión nuestra ver si están conectados y mandarles una petición para que se unan a nuestro grupo, teletransportandose a nuestro área una vez hayan aceptado.

Éstos compañeros serán totalmente autónomos, nos seguirán allá donde vayamos y se defenderán de los enemigos, sin embargo podremos establecer el patrón de comportamiento que queramos que tengan, desde ser más agresivos y atacar a discreción a ser únicamente un personaje de apoyo, como dato curioso cabe destacar que no estarán con nosotros todo el tiempo que queramos, llegado el momento pueden decidir que es hora de desconectarse del juego, lo cual suele ocurrir cuando llegamos a cierto punto de la misión o mazmorra, y no podremos volver a llamarles hasta que pase un tiempo o terminemos la misión.

Algunas mazmorras de CrossCode serán instanciadas y para un solo jugador, en ellas cada jugador de la party seguirá su camino en solitario

Un mundo muy variado y colorido aunque algo falto de profundidad

El apartado técnico de CrossCode cumple con lo esperado de un indie de su categoría aunque sin sobresalir en nada, tengamos en cuenta que este título ha sido desarrollado íntegramente con tecnologías HTML gracias a Impact, un entorno de desarrollo que combina HTML5 con javascript y otros frameworks para crear videojuegos multiplataforma.

El diseño de niveles se nota cuidado, con mucho mimo puesto en los mapeados , los escenarios, sin embargo, no parecen haber tenido el mismo cariño. No nos equivoquemos, sus paisajes están a la altura de los entornos de cualquiera de los mejores títulos de la época dorada de los 16 bits, con zonas muy variadas, distintos tipos de clima y sobretodo muy coloridos y llenos de vida.

A pesar de ello, no estamos en los años 90, y se espera que, a pesar de su estética retro, aporte un valor añadido propio de la generación en la que nos encontramos, esto hace que echemos en falta efectos como sombreados, buenas físicas para el agua o el clima, etc. elementos que, bien implementados, darían un gran valor añadido al título, como sucede con otras obras en las que el uso de las 2.5D luce espectacular. Estas carencias hace que el escenario se sienta plano, dificultando, en ocasiones, la experiencia de juego, ya que no tendremos una percepción exacta de la altura o la distancia, pudiendo darnos problemas, sobretodo en las zonas de más plataformeo.

El apartado gráfico de Crosscode, aún siendo muy bonito, no es comparable al de otros títulos del género como Octopath Traveller

Los personajes y sus animaciones se han tratado mejor que los escenarios, hay una gran variedad de NPCs con los que podremos interactuar, algunos nos contarán datos sobre CrossWorlds y su historia, otros nos darán misiones y el resto serán simplemente figurantes con la nada desdeñable misión de hacer que el mundo se sienta vivo a nuestro alrededor. Contarán con una amplia variedad de animaciones, sobretodo los protagonistas, con los que será un auténtico placer ver cómo se mueven en combate, los gestos de alegría o decepción en sus conversaciones o cómo celebran cada subida de nivel.

Los enemigos también serán bastante variados, como hemos mencionado hay más de 30 jefes diferentes, y los monstruos de tipo masilla será diferentes según la zona, el clima, etc. éstos también contarán con distintas debilidades y fortalezas, sin embargo se ha intentando ampliar el número usando varias veces el mismo tipo de monstruo pero de distinto color, algo que ya hemos visto en otros juegos de renombre como la saga Dragon Quest.

Las evoluciones de los monstruos compartirán el mismo modelo con distinto color para diferenciar su nivel

El apartado sonoro de CrossCode está a la par que el gráfico, una gran variedad de efectos para cada uno de los ataques, personajes, elementos del entorno, etc. y una banda sonora que, si bien se adapta perfectamente a cada situación, sus cambios de ritmo y la tensión de cada momento, carece de esa pieza maestra, esa melodía épica que haga que la recuerdes incluso tiempo después de haber jugado, sin ella música no deja de ser un mero acompañamiento, llegando, incluso, a pasar desapercibida en más de una ocasión.

Veredicto

Tanto si eres un jugador old-school de los que disfrutaba aquellos RPG de Super Nintendo, como si eres un nuevo adepto a este género no puedes dejar escapar CrossCode, un título fresco, que aprovecha al máximo muchas de las mecánicas actuales y con una historia cargada de elementos de peso y giros inesperados, todo ello sin perder el encanto de lo retro.

CrossCode

Duración: 30 h
90

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovacion

9.0/10

Narrativa

8.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

9.0/10

Aspectos Positivos

  • Uso de mecánicas de distintos géneros muy bien combinadas
  • Historia bien elaborada y desarrollada
  • Gran variedad de mazmorras, jefes y puzzles

Aspectos Negativos

  • Ligeras pérdidas de framerate ocasionales
  • Textos no traducidos al castellano
  • Apartado artístico algo plano