Análisis de Dark Deity (PC). Batallas estratégicas en un mundo de fantasía

Dark Deity

Dark Deity es un juego de rol de estrategia por turnos en el que tomaremos el papel de un grupo de personajes que se ven envueltos en el conflicto de un rey en busca de venganza.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Desarrollado por Sword and Axe LLC y editado por Freedom Games, Dark Deity se inspira en títulos de estrategia por turnos como Fire Emblem y Final Fantasy Tactics. La propuesta nos lleva a un mundo de fantasía, y nos pone en la piel de un grupo de soldados recién salidos de una academia militar que se ven obligados a participar en un conflicto creado por el deseo de venganza de un rey que perdió a su padre.

Un mundo de magia y dioses

Dark Deity nos lleva a un mundo mágico donde, en épocas pretéritas, humanos y dioses caminaban juntos en la misma tierra. En ese momento un gran Imperio, aprovechando su superioridad tecnológica y mágica, logró expandirse a través del reino de Terrazael. Muchos años después, una calamidad llamada “El Cataclismo” llegó al mundo e hizo que los dioses desaparecieran y solo quedaran sus templos y artefactos.

La introducción de Dark Deity nos pone en contexto dentro de su mundo de fantasía medieval

Después de la muerte de su padre, el Rey Varil Van Dista asume el trono tras el asesinato de su progenitor a cargo de algún personaje desconocido. Esto provoca varios conflictos e intrigas entre los distintos reinos, y el rey se ve obligado a reclutar a todo aquel que haya aprobado el ingreso en la academia militar, sin importar cómo de inexperto sea. Es entonces cuando nos vemos envueltos en un conflicto que involucra a un rey en busca de venganza.

Análisis de Human Fall Flat

Controlaremos a Irving, un joven soldado que, después de una pequeña batalla de entrenamiento, consigue superar la prueba de ingreso y se une al ejército. En ese momento se verá involucrado en un conflicto que le llevará a enfrentarse a algo desconocido.

En Dark Deity, nuestro protagonista se ve envuelto en una guerra innecesaria

Estrategia en el campo de batalla

El sistema de combate de Dark Deity funciona de una forma similar a lo visto en títulos como Fire Emblem o Final Fantasy Tactics. Moveremos a nuestro personaje a través de un tablero dividido en casillas y al encontrarnos con un enemigo podremos atacarlo. Por su parte el adversario también podrá contestar a nuestras acometidas al igual que podremos hacer lo mismo con los suyos.

A la hora de atacar, podemos usar diferentes tipos de armas que nos permitirán obtener diversos efectos. Por ejemplo, las de fuerza nos harán dar un golpe más contundente a cambio de perder puntería, y con las armas duales dispondremos de un ataque doble. Esto permitirá disfrutar de una gran variedad de opciones ofensivas cuando nos enfrentemos al enemigo.

Dependiendo del arma podremos atacar de una forma u otra

Sin embargo, la diferencia mecánica no se ve reflejada de manera visual en el momento del ataque, más allá de ver cuanto daño hacemos al enemigo. Si bien los personajes de tipo mágico sí que disponen de ataques diferenciados que van desde un martillo que cae del cielo a un cañonazo de energía, con los personajes con ataques más físicos no ocurre lo mismo. En este sentido, habría estado bien ver animaciones diferentes a la hora de atacar con un arco o con una ballesta.

En Dark Deity también podremos elegir el orden en el que actuarán los personajes: esto hará que el desarrollo del combate sea más fluido y permitirá customizar nuestra estrategia de forma más efectiva. Y cada vez que ataquemos o derrotemos a un enemigo, ganaremos experiencia que podremos usar para subir de nivel y mejorar nuestras estadísticas. Pero si caemos en un combate, el personaje sufrirá una lesión y perderá un punto de atributo de forma permanente. 

Subir de nivel hará que nuestros atributos mejoren

Al terminar el combate podremos ver una serie de estadísticas que nos permitirán ver cómo nos ha ido en la batalla e incluso Dark Deity nos asignará un personaje más valioso según las estadísticas. Algo que no deja de ser una mera curiosidad, pero que puede resultar interesante a todos aquellos que gusten de este tipo de datos.

Además, podremos ver cuánto daño haremos a la hora de atacar al enemigo y el que se nos infligirá a nosotros. Y en este caso una de las mejores bazas de este título es que el resultado se puede predecir con relativa facilidad y no depende tanto del azar, haciendo que sea asequible para aquellos no iniciados en el género.

Pero si hay que poner un punto negativo a todo esto es que los enemigos parecen ser más peligrosos por acumulación que por fuerza bruta. Más que contra un grupo de bandidos o soldados, parece que nos estamos enfrentando con el típico abusón del colegio que solo actuaba cuando iba acompañado de su grupito de cinco o seis compañeros. Veremos que nos superan en número, pero con una estrategia mínimamente elaborada no tendremos problemas.

Muchas veces la dificultad de los combates de Dark Deity se basa en distribuir muchos enemigos en la zona

En este caso, el nivel de dificultad de Dark Deity está bien ajustado y en ningún momento sentiremos que nos lo están poniendo demasiado fácil, ni tampoco que el juego presenta problemas excesivos. Además, su curva de dificultad está bien ajustada.

Relaciones humanas entre soldados

En Dark Deity podremos acampar en determinados momentos de la aventura. Allí podemos hacer que los protagonistas estrechen lazos los unos con los otros y mejorar sus relaciones. Este sistema va más allá de un simple mensaje en pantalla y nos permite ver las conversaciones entre estos personajes. Aun así creemos que este sistema podría haber dado mucho más de sí y haber incluido relaciones amorosas entre ellos.

También podemos usar una serie de fichas que nos permitirán subir de nivel las armas de los personajes, haciendo que estas sean más poderosas. Y si conseguimos subir de nivel a uno de nuestros personajes podremos promocionarlo y elegir qué tipo de clase queremos que tenga. Dependiendo de la que escojamos, algunas estadísticas subirán y otras serán más bajas. Esto permitirá personalizar a los distintos protagonistas y decidir qué camino queremos escoger para ellos.

Se echa en falta poder crear relaciones amorosas entre personajes

Al promocionar y escoger estas clases, también obtendremos una serie de habilidades pasivas que nos ayudarán en la batalla y nos permitirán aumentar nuestro ataque si el enemigo tiene la vida al máximo o lanzar un golpe letal que liquide al contrincante de una tacada. Cada vez que consigamos activar estas habilidades pasivas recibiremos una notificación que harán que el combate sea mucho más satisfactorio. Siempre es muy agradecido ver que nuestra estrategia está funcionando bien y que vamos por buen camino.

En algunos combates podremos rescatar a prisioneros que se unirán a nuestro equipo y que nos ayudarán en las batallas. Aquí tenemos que agradecer de forma sincera que estos personajes no sean seres incapaces de defenderse por sí mismos y tengas que cogerles de la mano y acompañarlos hasta el objetivo.

Los personajes que rescatamos sabrán defenderse por sí mismos

En Dark Deity, cada uno de los miembros de nuestro grupo tiene a su disposición una serie de habilidades únicas que nos permitirán inmovilizar a los enemigos o hacer que no puedan atacar durante un turno. Pero, en este caso, algunas habilidades no disponen de ningún tipo de animación y nos han parecido algo sosas. En este caso, a veces da la impresión de que no hemos activado nada en absoluto.

Historia y tópicos de anime

Sin duda alguna uno de los mayores defectos de Dark Deity es que está completamente en inglés, algo que puede ser un problema a la hora de seguir su historia. Eso sí, nos encontramos con una trama que no deja de estar llena de tópicos vistos miles de veces en animes de fantasía. Tampoco se puede decir que los personajes estén demasiado desarrollados. Aun así, aunque su historia sea simple y tópica, consigue mantener su interés y no decae en ningún momento.

Gráficamente Dark Deity muestra un buen diseño de personajes cuando estamos en una conversación fuera de la batalla, lo cual no sucede en los combates. Si bien los personajes y enemigos tienen un diseño pixel art correcto, no se puede decir lo mismo de los escenarios, planos y faltos de detalle.

Los escenarios de Dark Deity no están tan trabajados como el resto de los apartados artísticos

La BSO de Dark Deity es más que correcta y presenta unos buenos temas sinfónicos y de piano que casan muy bien con el ambiente de fantasía medieval del juego. Durante las conversaciones podremos escuchar las voces de los personajes, pero solo se limitarán a decir una palabra de vez en cuando. En este caso habría sido preferible no doblar a los personajes, ya que el hecho de solo decir palabras u onomatopeyas hace que este aspecto se sienta desaprovechado.

Análisis de Solasta Crown of the Magister

Dark Deity no es un juego excesivamente largo, y consigue que no se haga pesado en ningún momento de la partida. Además, su gran variedad de mecánicas hace que el juego sea claramente rejugable y que podamos probar otras estrategias o formaciones.

Dark Deity resulta realmente divertido tanto para veteranos como para iniciados

Veredicto

Dark Deity es un más que notable juego que rol de estrategia por turnos que se inspira en obras como Fire Emblem o Final Fantasy Tactics, pero ofreciendo un estilo propio. Su historia, a pesar de su sencillez, consigue que nos mantengamos enganchados a ella y su nivel de dificultad está bien ajustado para que no resulte ni demasiado difícil ni tampoco un paseo.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Dark Deity

Duración: 20 h.
8.0

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

7.0/10

Narrativa

7.0/10

Innovación

7.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Ideal tanto para expertos como para los iniciados en el género
  • Dificultad bien ajustada
  • Historia sencilla pero que consigue mantener el interés

Aspectos Negativos

  • Escenarios simples y faltos de detalles
  • Falta de traducción al castellano
  • El sistema de relaciones entre los personajes podría haberse aprovechado mucho más