Análisis de Deadly Days (Switch). El apocalipsis zombi nunca había sido tan divertido

Deadly Days

El pequeño estudio alemán Pixelsplit, lanzó este título el 19 de Septiembre de 2019 en Steam junto a las editoras Assemble Entertainment y Whisper Games. Hasta hoy las reseñas de los usuarios han sido todas muy positivas y no es para menos.

Gracias a la buena acogida por parte de la comunidad, Deadly Days ya cuenta con actualizaciones que incrementan la experiencia y añaden nuevos idiomas entre ellos el español, e incluso el visto bueno de Nintendo para publicarlo a finales de este verano en la E-Shop. Sin duda una magnifica incorporación al catálogo de Swich.

Las Hamburguesas más sabrosas

Todo empieza en una de las más famosas fábricas de hamburguesas, por alguna razón desconocida un extraño virus infecta la cadena de producción. Los efectos no tardan en aparecer, afectando a todo aquel que acude a su restaurante de comida rápida favorito, con un bocado de estas suculentas hamburguesas la gente se transforma en zombi. En el fondo todos sabemos que esto tarde o temprano acabará ocurriendo en la realidad.

Morir viene de serie en este juego y te lo dejan claro desde el principio.

La civilización tal y como la conocemos ha llegado a su fin y solo quedan un puñado de seres humanos para hacer frente a las oleadas de no-muertos y encontrar la cura para salvarnos de la extinción total.

La historia de supervivencia en un apocalipsis zombi la han repetido tantas veces en todos los medios de entretenimiento, que a estas alturas suena incluso absurdo el volver a plantear este argumento. Pero Deadly Days es muy consciente de esto y se desarrolla con un tono surrealista y humorístico.

Para conseguirlo se sirve de personajes inesperados, armas y objetos especiales con absurdos efectos, como un mechero que deja un surco de fuego o un ataque aéreo, que ni se molestan en justificar, simplemente contamos con apoyo de bombarderos cada vez que lo necesitemos y si nos vemos acorralados nos tomamos una pastilla que nos hace gigantes y problema solucionado.

Mas de sesenta armas locas que pueden salvarte la vida.

Si esperas que zambullirse en una vorágine de disparos y espadazos contra cientos de zombis tiene que ir acompañado de una banda sonora cañera que nos acelere el pulso, estas muy equivocado, también en este apartado Deadly Days se lo toma todo a risa. Para acompañar la acción han elegido simpáticas melodías inspiradas en los programas y anuncios de televisión de los ochenta y efectos sonoros simples. Los gruñidos de los zombis, los disparos y la explosiones son los mismos para cualquier situación.

En mi opinión una acertada elección que lejos de desentonar, acentúa el marco desenfadado del cual el juego pretende hacer gala y consigue con creces.

No sólo basta con ser hábil matando

Los chicos de Pixelsplit hacen honor a su nombre con el apartado gráfico de Deadly Days, todos los escenarios objetos y personajes se representan en plano, sin volumen ni perspectiva, 8 bits de la más vieja escuela de colores vivos y sin matices.

Un merecido descanso tras una larga jornada de saqueos y matanzas sin freno.

Puede que el apartado visual sea un handicap para llamar la atención del gran público, pero una vez te dejas arrastrar por la experiencia, la simpleza técnica deja de tener importancia. Deadly Days no busca entrar por la vista, si no por su propuesta jugable.

El objetivo es encontrar los cuatro trozos de un mapa y detener la producción de hamburguesas zombificadoras. Para conseguirlo dirigiremos el último reducto de humanidad que queda en una pequeña base de operaciones.

Comenzamos con dos supervivientes a los que tenemos que cuidar, que no les falte alimento representado por manzanas, chatarra para desbloquear y mejorar armas y herramientas con las que construiremos mejoras en nuestro campamento que nos aportaran nuevas habilidades o recursos extra.

Cada día que avancemos tendremos que cumplir una misión, en escenarios que se generan procedularmente dándonos entre tres a elegir descartando los otros dos, dándonos la opción de pensar qué tipo de misión nos conviene hacer en cada momento.

Asaltar un supermercado en busca de comida, inspeccionar almacenes y ferreterías para conseguir chatarra y herramientas, misiones de rescate en la que incorporaremos nuevos supervivientes a nuestro equipo o las determinantes para avanzar, que son la búsqueda y destrucción de hamburgueserías en las que conseguiremos trozos de mapa que nos muestra el camino al origen de la infección, de esta manera se añade una capa de estrategia y gestión de recursos.

No pares de matar zombis o pronto te verás superado.

Una vez el autobús deje a los supervivientes en la zona de la misión, siempre de ambientación urbana, tendremos que enfrentarnos a oleadas de zombis cada vez más fuertes y cumplir los objetivos antes de que caiga la noche, no aprovechar el tiempo es fatal en Deadly Days.

Una vez oscurece, los zombis aumentan de nivel notablemente y se vuelven si cabe más agresivos, por muchos supervivientes que hayamos reclutado y muy bien equipados que los tengamos, una vez anochezca, lo más sensato es volver al autobús y dar por concluida la misión. De lo contrario la muerte está casi asegurada e inevitablemente empezaremos el juego desde el principio, perdiendo todo nuestro progreso.

Un ritmo trepidante en el que cada segundo es vital

El tiempo para completar cada misión es ilimitado, pero como he mencionado antes, no es buena idea esperar a que se haga de noche. La luz del día limita el poder de los zombis no más de dos minutos, lo que nos obliga a pensar y actuar rápidamente. En consonancia el control tanto si usamos mando como si preferimos teclado y ratón, es fluido y preciso. En Deadly Days como buen Roguelite que se precie, pone a prueba nuestra capacidad para aceptar la derrota y se muere mucho.

En más de una ocasión no sabrás que es lo que te conviene.

La curva de dificultad en Deadly Days es bastante pronunciada, cuesta poco venirse arriba y pensar que estas dominando la situación, craso error. En muchas ocasiones he pensado que el contar con un equipo de supervivientes de siete miembros de nivel veinte, cada uno con potentes armas  era suficiente para afrontar cualquier situación. Nada más lejos de la realidad, en cualquier momento nos podemos ver rodeado de enemigos y que acaben con todo nuestro equipo en pocos segundos.

A medida que superamos los primeros niveles, la dificultad se dispara enormemente, quedándote claro que esto no solo va de matar zombis, la gestión de los recursos y el saber escoger el tipo de misión que llevar a cabo cada ronda es determinante.

Para superar la historia principal, he tenido que meterle al juego más horas de las que en un primer momento esperaba, cerca de ocho. Pero esto depende de la habilidad de cada jugador y sobre todo del tipo de misiones que te toquen. Al generarse de forma procedural, puede generar problemas en el progreso y jugarnos malas pasadas, sobre todo si vamos faltos de comida. Si nos quedamos sin nada supondrá la muerte de los supervivientes y por consecuencia el reinicio de la partida.

Corre al autobús antes que anochezca o las cosas se pueden poner muy feas.

A parte del modo historia, disponemos de desafíos diarios que pondrán a prueba nuestras dotes de supervivencia, en el que cuando acabemos la partida nos asignaran unos puntos para posicionarnos en un ranking y compararnos con jugadores de todo el mundo.

Siempre tendrás que buscar el equilibrio entre número de supervivientes que puedes gestionar y recursos disponibles.

Mas que picarnos contra otros jugadores, este modo sirve para desbloquear nuevas armas y habilidades, lo que nos ayudará mucho a completar la historia.

Veredicto

Deadly Days consigue todo lo que pretende, ser gracioso, suponer un desafío hasta el final, muy adictivo, no pararás de jugar y sobre todo divertido. Demuestra que cuando las cosas se hacen bien, el apartado gráfico no tiene porque ser un argumento en contra para convencerte de que no te hagas con este título.

La generación procedural de las misiones a veces puede ser un arma de doble filo, el necesitar desesperadamente comida para alimentar a tus supervivientes y ver que el tipo de misión especifica para conseguir este recurso no aparece, me ha dejado muy frustrado y con la sensación de que la derrota ha sido condicionada por la suerte más que por la falta de habilidad o planificación.

Para lograr el objetivo principal en Deadly Days, tienen que alinearse los astros y este factor me ha dejado con un sabor agridulce, aunque sospecho que está hecho así con toda la intención por parte de los desarrolladores para alargar la vida del juego.

Duración: 8-12 h
7,5

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

5.0/10

Sonido

5.0/10

Innovacion

7.0/10

Narrativa

6.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Un gran sentido del humor.
  • Muy adictivo.
  • Gran variedad de armas y habilidades.

Aspectos Negativos

  • Gráficamente poco atractivo.
  • La generación procedural de las misiones pueden entorpecer el progreso.
  • Ninguna variedad de escenarios siendo siempre es el mismo, solo cambia su estructura.