Análisis de Death Crown (Xbox Series). Sencilla estrategia minimalista

Portada Death Crown
Portada Death Crown

Co5monaut nos presenta el juego de estrategia en tiempo real Death Crown, en el que jugamos como la propia Muerte y tendremos que destruir a la humanidad. 

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Hay títulos que son capaces de ofrecer horas y horas de diversión con unas mecánicas y conceptos sencillos y únicos. Death Crown es el ejemplo; un juego de estrategia en tiempo real con unas mecánicas básicas pero efectivas, un bello apartado artístico y una jugabilidad que nos sorprende con su dificultad ascendente. 

Desarrollado por Co5monaut y Stas Pisarev y editado por Co5monaut con la ayuda de Badland Publishing, Death Crown se define a sí mismo como la mezcla perfecta de estrategia en tiempo real y minimalismo gráfico de 1 Bit.  

La lucha por el bien y el mal en Death Crown

Tal y como hemos comentado, en Death Crown tendremos la oportunidad de encarnar a la Muerte acompañándola en su propósito de exterminar a la humanidad. A nuestra disposición se extenderá un tablero en progresión con hexágonos que conforman el mapa y sobre el que nos expandiremos.

Death Crown
Las casillas se disponen a medida que creamos edificios

Durante la partida iremos sumando casillas anexas a nuestro territorio a partir de la construcción de edificaciones propias con sus distintas características. Estas están limitadas a solo tres tipos:  defensa (torres), ataque (cuartel) y las minas de extracción de materiales. Actuaremos en consecuencia a la disposición y las acciones del enemigo en el entorno para dominar las zonas de terreno y contar con más unidades ofensivas. 

Análisis de Ezaron Defense

A través de los diferentes modos de juego encontraremos una gran cantidad de variables y jugabilidad de elevada dificultad, lo que nos llevará a tener que planificar nuestras acciones y definir las rutas de asedio para enviar a nuestras tropas al ataque sorteando las defensas enemigas. 

Todo ello envuelto en un estilo artístico en blanco y negro, con un resultado original, lleno de matices propios e incluso un punto de diseño macabro que hace que Death Crown sea único. 

La muerte es tu principal aliada 

En el tablero, a principio de la partida para humanos y muertos, encontraremos una base con la que empezar a construir y expandir el reino. El objetivo es destruir la base rival antes de que destruya la nuestra gestionando los tres edificios a los que hemos hecho referencia. 

Death Crown Muerte
Desplegamos nuestras tropas por el escenario mediante acciones sencillas y directas

Empezando desde el inicio, el primer edificio que podemos (y debemos) construir en cada enfrentamiento es una mina con la que obtener recursos. Nuestra base principal generará recursos desde el principio de cada nivel, pero a un ritmo lento. Con cada mina que construyamos obtendremos más recursos, aunque deberemos gestionar el orden de construcción de cada edificio porque llegará un punto en el que el porcentaje de recursos obtenidos será cada vez menor.

La segunda estructura es la del cuartel, representada en primera instancia por las tumbas. Cuando construimos una tumba deberemos asignar el edificio al que queremos que vaya nuestro ejército, dibujando una línea de ataque en el mapa con el stick izquierdo. 

Análisis de Lacuna (PC). Una novela negra hecha videojuego

Nuestros guerreros se generan cada x tiempo según las mejoras de las que dispongamos en el cuartel, y si nuestros esqueletos destruyen un edificio y no tienen un orden asignado, se quedarán sin hacer nada. Para solucionarlo, podemos confeccionar rutas entre diferentes puntos para que nuestras tropas estén siempre ocupadas. 

Finalmente, nos defenderemos de las unidades enemigas con la creación de torres que atacarán a las tropas que se acerquen desde casillas adyacentes. Las torres atacan cada 12 segundos, siendo de vital importancia ubicarlas cerca unas de otras en las casillas, para poder enfrentar a nuestros enemigos. 

Mecánicas avanzadas del caos  

En Death Crown, solo podemos construir dentro de nuestro perímetro inicial, que se hará más grande cada vez que construyamos una torre o una tumba. Es importante crear nuestras minas en zonas que delimiten la meseta o con obstáculos que no podamos superar, como montañas, así aprovecharemos los espacios y protegeremos las fuentes de suministros. 

Mapa Death Crown
En el modo campaña nos desplazaremos mediante este minimalista mapa

La expansión de nuestro perímetro es importante por varias razones, y es que en cada mapa encontraremos tres cristales negros que mejorarán toda la producción de nuestro ejército. Para controlar estos cristales es necesario construir una torre o una tumba en una casilla adyacente para poder beneficiarse de sus mejoras. 

Si el oponente también construye en la casilla opuesta, nuevamente se considerará que está en territorio neutral, así que deberemos destruir sus estructuras aledañas para hacernos con el control del preciado objeto. 

Con estos cristales, y al tener los suficientes, podremos aumentar las características de producción o mejoras en los tiempos de nuestras estructuras, de manera perenne para la partida. 

Dentro de cada tablero encontraremos diferentes celdas especiales con propiedades únicas. Por ejemplo, las montañas impiden tanto el paso de nuestras tropas como la construcción, por lo que rodearlas es la única opción. Los bosques no nos permiten construir sobre ellos, pero permiten que las tropas puedan traspasarlos. También veremos cuadrados que beneficiarán o dañarán a una facción, reduciendo o aumentando el costo de construcción al situarse encima de ellos.  

Death Crown protagonista
La campaña principal nos emplaza en el rol de la muerte para dominar el mundo de los humanos

Un conjunto ajustado de modos de juego

En cuanto a modos de juego, Death Crown tiene 3 campañas diferentes. La primera y principal, es la que nos permitirá usar a la dama de negro en nuestra misión de destruir a la humanidad. Luego podremos jugar la campaña protagonizada por el humano, en la que se invertirán los roles protagónicos y podremos disfrutar de diversas ventajas sobre el terreno que antes nos afectaban. 

Finalmente, encontramos una demostración de una futurible nueva campaña, que aún no está disponible, en la que controlamos al ejército de demonios. 

En el modo Dominación podremos jugar una secuencia de partidas en una especie de modo horda en la que nos enfrentaremos a nuestros rivales en diferentes mapas. En esta ocasión tendremos un cronómetro que calculará el tiempo de nuestras batallas y tendremos una puntuación final después de completar cada nivel.  

Al igual que en el modo campaña de Death Crown, también podemos mejorar la productividad de nuestros edificios reuniendo los distintos cristales repartidos por los mapas. Aquí la dificultad aumenta a medida que superamos fases, llegando a cotas muy exigentes con el jugador. 

Death Crown menú
Desde el menú accederemos a todos los modos del título

Por último, tendremos un modo de enfrentamiento que nos planteara retos trepidantes y un modo entrenamiento en el que perfeccionar nuestras estrategias.  

En las garras del demonio de Death Crown

En términos generales, Death Crown es una propuesta que sorprende por la sencillez de sus mecánicas y su alta capacidad de absorción y entretenimiento. Sin darte cuenta, pasan horas mientras descubres sus mecanismos y modos de juegos, con un desarrollo que engancha gracias a su estructura de partidas rápidas y dinámicas.  

Aunque todo esto sería en vano si el juego no propusiera un constante reto en la evolución del jugador. Al principio, es relativamente fácil ahondar en sus mecánicas básicas y salir victorioso en cada partida. Pero a medida que avanzamos en los distintos modos de juego vemos aumentada la exigencia a la hora de administrar nuestros recursos.  

Death Crown modo Dominación
En el modo Dominación avanzaremos derrotando al enemigo en distintos escenarios

Es quizás a partir de aquí que Death Crown presenta su principal mal, puesto que el estilo minimalista en blancos y negros y la congregación de elementos en pantalla, no ayudan a diferenciar las distintas situaciones o nos imposibilitan ver con claridad el escenario. 

Personalmente, me ha resultado complicado gestionar distintos momentos de los enfrentamientos por culpa del campo de visión y la cantidad de factores que intervienen. Eso sí, si nos cansamos de los blancos y negros, dispondremos de más de 60 combinaciones de colores y filtros para variar la estética general del título.  

Un apartado técnico que sorprende con poco 

El minimalismo está presente en cada rincón de Death Crown, tanto en estética como en funcionalidades. Construir se realiza mediante los botones X, Y y B, los menús son simples y bicolores, los diseños de personajes y entornos están realizados mediante trazos de tinta.

Análisis de Manifold Garden

Todo en su conjunto respalda el contexto de la muerte y el exterminio de la humanidad con contornos oscuros y expresiones turbias. Además, el apartado sonoro acompaña al título con melodías tonales frías llegando a ser en ocasiones espeluznantes, debido en parte a que usan pocas notas en sus composiciones instrumentales, obra del compositor Konstantin Knerik. 

Estas melodías nos acompañarán durante  los menús, y también en las partidas se escucharán de fondo, al igual que los efectos sonoros que dinamizan las acciones del enfrentamiento. El título llega traducido en los textos al castellano y con una adecuada adaptación al gamepad de Xbox.  

Victoria Death Crown
Todos los diseños lucen un estilo de dibujo a tinta y trazos delgados que ayudan a que Death Crown tenga una estética única

Hasta en este aspecto se deja ver el marcado carácter del estudio para hacer de Death Crown un juego que se sustente con lo mínimo. A parte de los mencionados tres botones de construcción, el stick izquierdo nos permitirá seleccionar los puntos a los que dirigimos nuestras tropas, y seleccionando cualquier estructura y presionando de nuevo el botón con la que la hemos creado, podremos desmontarla recibiendo la mitad de su valor. 

Veredicto

Death Crown no es el mejor título de estrategia de la última década, ni mucho menos. La realidad es que su simplicidad puede chocar con el paradigma de la profundización de mecánicas y conceptos de los títulos del género. Aun así, con lo mínimo consigue algo gigantesco, que es entretener durante horas y proponer un reto que aumenta a medida que avanzamos en la partida. Sumado a su estética y el reiterado minimalismo, hacen un título único, muy diferenciado de las propuestas convencionales.

De fácil acceso y de difícil dominio, Death Crown es una propuesta adictiva a un interesante precio.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

 

Death Crown

Duración: +10 horas
8.5

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

9.0/10

Narrativa

6.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Jugabilidad extremadamente divertida
  • Curva de dificultad muy trabajada
  • Aspecto estético único

Aspectos Negativos

  • Excepto en casos específicos, todos los ejércitos operan de la misma manera
  • Situaciones que se tornan muy difíciles de distinguir