Análisis de Demon Skin (PC). Para vencer a los demonios has de transformarte en uno

Demon Skin

Demon Skin es un hack and slash brutal con un sistema de combate desafiante, al estilo de indies de la talla de Blasphemous. 

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

La historia de la creación de Demon Skin es casi tan dura como el viaje al que se enfrenta su protagonista. Denis Listov, el actual responsable de su desarrollo y un gran admirador de títulos como Blade: The Edge of Darkness o la saga The Elder Scrolls, se planteó llevar a cabo el proyecto por primera vez en 2014 y, sin ningún tipo experiencia previa en desarrollo, aprendió tanto a programar como diseño visual y animaciones en su tiempo libre.

Con el tiempo, el proyecto fue tomando forma y, para poder hacerlo realidad, se creó Ludus Future Company, un lugar de encuentro que aunó a desarrolladores y otros profesionales como animadores, diseñadores de niveles, diseñadores de modelos 3D, diseñadores de sonido, etc. para dar vida a las ideas originales y mejorar aún más el juego. Gracias al esfuerzo de todos ellos y al apoyo de una editora de la talla de Buka Entertainment, responsables de la publicación en Rusia de títulos como Metro: Exodus, Kingdom Come: Deliverance o la saga Darksiders, llega hasta nosotros Demon Skin.

Análisis de Mech Mechanic Simulator (PC). El taller de mechas está abierto

Demon Skin se ambienta en un mundo de fantasía oscura en el que el mal amenaza con adueñarse de hasta el último rincón del universo. La Reina de los Nigromantes avanza imparable en su conquista, aterrorizando y sometiendo a todo el que encuentra a su paso y solo la Orden de los Errantes, cuyos miembros poseen poderes sobrenaturales que los convierten en auténticos dioses de la guerra, se atreve a hacerle frente.

Conviértete en el Mal para vencer al Mal

Como única esperanza de la humanidad, tomaremos el control de Roy, un poderoso miembro de la orden que durante sus aventuras se encuentra con un misterioso pasaje entre mundos que llama a su interior a todos los sirvientes del caos y, decidido a acabar con ellos, los sigue a través del portal hasta una aldea que está siendo cruelmente atacada por demonios, monstruos y nigromantes.

La cinemática de introducción de Demon Skin nos pondrá en contexto mediante ilustraciones de gran calidad

En medio de semejante horror, un ritual para despertar el malvado poder que alberga el Cristal Antiguo está a punto de completarse. Roy puede sentir el mal contenido dentro del artefacto, por lo que tratará de detener el ritual saltando sobre él, sin embargo, es alcanzado por un rayo que estaba destinado a tocar el cristal, convirtiéndolo en un ser demoníaco y acabando con todos los que le rodean.

Estos primeros compases de Demon Skin, desarrollados a modo de introducción en forma de ilustraciones animadas, representan el grueso de la narrativa del título. A partir de aquí comenzará nuestro periplo por recobrar nuestra humanidad perdida, abriéndonos paso a través de hordas de zombies, demonios y el resto de sirvientes de la Reina de los Nigromantes, y con él, dejaremos atrás el componente narrativo a excepción de alguna cinemática más al inicio y final de los enfrentamientos con los jefes de cada mundo.

Grandes adquisiciones en la historia de los videojuegos

¿Es un Metroidvania? ¿Un plataformas? ¿Un RPG? Es simplemente Demon Skin

Como enseguida descubrirás, la historia de Demon Skin y su narrativa no son el plato fuerte de la propuesta. Su argumento, lejos de ser original, es el clásico de las aventuras de fantasía medieval de tipo hack and slash, sin embargo, si algo conseguirá mantenerte pegado a los mandos será, sin duda, su singular jugabilidad que mezcla exploración y plataformas con un genuino sistema de combate basado en la combinación de distintos tipos de armas con diferentes posturas, recordando ligeramente a las mecánicas implementadas por el Team Ninja en su saga Nioh.

En Demon Skin tendremos que superar múltiples trampas y obstáculos, un paso en falso supondrá  la peor de las muertes

Si bien es cierto que, en general, el recorrido de nuestro héroe a través de todo Demon Skin es bastante lineal, los desarrolladores han querido dotar a los escenarios de cierto sabor a metroidvania, implementando atajos, caminos ocultos y diferentes alturas que harán que te pique el gusanillo de la exploración, pues al final de ellos podremos hallar grandes recompensas como pociones, armas o mejoras.

Pero si te pensabas que esto iba a ser un camino de rosas, te has equivocado de juego, esto es Demon Skin y aquí, detrás de cada salto, cada puerta o pared secreta, tendremos que superar un sinfín de obstáculos como trampas de pinchos, erupciones de lava o techos que caerán sobre nosotros hasta dejarnos del grosor del papel.

Mientras exploramos en busca de los ansiados tesoros, tendremos que hacer frente a hordas de enemigos de todo tipo. Nigromantes, esqueletos, orcos, u hombres lobo son sólo una pequeña muestra de lo que nos aguarda en Demon Skin. Para poder salir indemnes de estos enfrentamientos, los cuales irán incrementando su dificultad a medida que avancemos, contaremos con la posibilidad de subir de nivel a nuestro personaje gracias a la experiencia que iremos acumulando, pudiendo incrementar en cada subida de nivel en un punto hasta 2 de sus 3 características básicas: ataque, vida y vigor.

Los artefactos son armas de un inmenso poder que podremos encontrar explorando a fondo los secretos de Demon Skin

Por el camino, además, iremos encontrando diversas mejoras en forma de cristales o fragmentos que Roy podrá asimilar: de esta forma veremos cómo, poco a poco, el cuerpo del Errante se irá transformando aún más, generando sobre sí mismo una especie de armadura demoníaca que le otorgará mejoras individuales a sus estadísticas, haciendo que su apariencia sea, si cabe, cada vez menos humana.

Por si aún no fuera suficiente con esta amalgama de componentes de exploración, plataformas y mecánicas roleras, ha llegado el momento de hablar del aspecto más característico de la obra de Ludus Future, su sistema de combate.

Impresiones de Intravenous (PC)

Aunque cada nuevo enemigo que nos encontremos tendrá sus propias debilidades y fortalezas, así como su propio patrón de ataque, podemos clasificarlos, a grandes rasgos, en dos grupos: enemigos acorazados o de carne y hueso. Este detalle será crucial si no queremos morir a cada paso que demos, puesto que determinará el tipo de arma más adecuado para cada situación, pudiendo escoger entre armas de hoja, más concretamente hachas y espadas, que serán especialmente eficaces contra los enemigos de carne y hueso como zombies o nigromantes, y armas contundentes, mazos y martillos, que serán el terror de enemigos acorazados como los esqueletos o los golems.

Llevar un arsenal variado será determinante para afrontar con éxito lo que se nos viene encima, algo que no estará exento de complicaciones dado que solo podremos cargar con 3 armas a la vez. Esto nos obligará a pensar bien cada vez que decidamos sustituir alguna por otra más potente o de un tipo distinto, una decisión que será más habitual de lo que puedas pensar dado que se nos presentarán nuevas opciones cada poco tiempo.

El sistema de combate de Demon Skin basa sus mecánicas en distintas posturas, algo similar a lo ya visto en títulos como Nioh

Nuestro arsenal puede aumentar gracias a cada enemigo derrotado, en los cofres que encontremos o mientras exploramos, si tenemos suerte y nos topamos con los altares en los que descansan las poderosísimas armas artefacto, piezas de armamento legendario que nos permitirán acumular poder demoníaco para realizar un ataque devastador que podrá acabar con varios enemigos a la vez de un solo golpe.

Pero si la elección del arma tiene importancia en Demon Skin, más importante es la destreza de aquel que la empuña. El título hace gala de una sofisticada mecánica de enfrentamientos, basados en encadenar golpes de forma fluida desde sus 3 diferentes posturas; superior, media e inferior, que desarticulen la defensa del enemigo o, incluso, logren aturdirlo por unos instantes.

Éstos, por su parte, no se limitarán a verlas venir, sino que lanzarán sus propios combos de la misma forma que nosotros, variando el ángulo y la velocidad de ataque y forzando a nuestro héroe a esquivar, rodando hacia adelante o atrás, o bloquear la estocada adoptando la misma postura que el enemigo en el momento de asestar el golpe, una mecánica que, a pesar de ser bastante intuitiva, nos costará llegar a dominarla con la velocidad y soltura necesarias en un corto período de tiempo.

Los escenarios de Demon Skin están envueltos por una atmósfera que recuerda muy gratamente a Castlevania

Un acabado profesional aunque con alguna costura por rematar

En lo visual, Demon Skin se porta bastante bien, con unos escenarios bien diseñados, de singular belleza a pesar del aura de oscuridad que envuelve a su mundo. Éstos se nos muestran repletos de detalles como efectos ambientales, luces, sombras, vegetación e incluso dragones, gigantes y otros elementos animados que hacen que cada nueva localización se sienta viva, dejando un sabor en lo artístico que recuerda muchísimo a grandes títulos como Castlevania: Lords of Shadow o Mirror of Fate, un detalle que sin duda lo hace aún más atractivo a ojos de los amantes de la saga de Koji Igarashi.

Los personajes están a la par de las localizaciones, con una amplia variedad de enemigos muy bien detallados que irán desde los enanos y orcos hasta los no-muertos, pasando por arañas, máquinas de guerra y un largo etc. Cada uno de ellos está perfectamente encuadrado en el entorno en que se encuentra, con diferentes habilidades o armamento y sin hacer uso excesivo de la reutilización de modelos, alcanzando su culmen en los jefes, ya sean finales o intermedios, que logran sorprendernos con sus secuencias de entrada.

Algunos de los jefes a los que nos enfrentaremos en Demon Skin harán su entrada de forma imponente

El apartado técnico puede estar dentro de lo esperado, sobre todo si tenemos en cuenta que estamos ante la primera obra del estudio, aunque cuenta con algún que otro fallo puntual como enemigos que se quedan parados u objetos dropeados que tardan en aparecer un segundo o dos, detalles que pasan desapercibidos por la presencia de ciertos problemas en los tiempos de respuesta de los controles del héroe, sobre todo al cambiar de una postura a otra, algo que siendo el eje central del título debería ser imperdonable.

Una banda sonora discreta, pero perfectamente adaptada a los diferentes momentos del desarrollo de la aventura completa una experiencia que, a pesar de sus carencias, deja unas sensaciones bastante satisfactorias a nivel general.

Veredicto

Demon Skin es un novedoso hack and slash que combina elementos de varios géneros con un original y divertido sistema de combate. Su atmósfera oscura, de corte medieval y con claras inspiraciones en sagas como Castlevania o Soul Reaver, son un atractivo que dotan al título de un valor añadido gracias a su apartado artístico. Un título que, a pesar de no estar exento de errores técnicos, dice mucho en favor de sus creadores y de lo que podremos esperar de este estudio en el futuro.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Demon Skin

Duración: 10-15 h.
8

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

6.0/10

Innovación

7.0/10

Narrativa

7.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • Sistema de combate original y divertido.
  • Aspecto gráfico bien trabajado.
  • Gran cantidad de armas y combos.

Aspectos Negativos

  • Problemas de respuesta en los controles.
  • Un argumento poco original.
  • Banda sonora que pasa desapercibida.