Análisis de Diablo II Resurrected (PC). 21 años después, volvemos a Santuario

Activision Blizzard Diablo II Resurrected
Diablo II: Resurrected será el primer juego que Activision Blizzard sacará tras todas las denuncias. Veamos cómo se refleja en las ventas.
  1. Analizamos Diablo II Resurrected, vuelve la que posiblemente sea la mejor entrega de la mítica saga de Blizzard con un aspecto completamente renovado.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

En la vida de todo jugador, hay títulos que nos marcan y no se olvidan jamás. Experiencias que, ya sea por el momento en el que llegaron a nuestra vida o cómo nos sentimos jugándolas, dejaron su impronta y forman parte de nosotros. Seguro que, si os preguntamos el nombre de alguno de estos juegos, el título que os traemos hoy sería de los que más se repitiera y es que no todas las obras cuentan con el honor de ser historia de los videojuegos. De modo que coged vuestra espada, preparad las pociones y encantamientos pues nos embarcamos en un viaje de vuelta al pasado, regresamos a Tristán, volvemos a Diablo II.

Hablar de Diablo II es retomar una obra que encumbró un género, que hasta entonces se consideraba muy de nicho, hasta las más altas cotas de popularidad, consagrando a Blizzard como una de las compañías más a tener en cuenta del momento. Conocedores de lo que Diablo II significa para los amantes de la saga, los chicos de Vicarious Visions, responsables de Tony Hawk 1+2 Remastered y Crash Bandicoot N Sane Trilogy, han querido conservar toda la esencia del original en este Diablo II: Resurrected, dándole un aspecto renovado sin alterar todos los elementos que lo hicieron un grande entre los grandes.

La derrota de Diablo solo fue el principio

La historia de Diablo II: Resurrected tiene lugar justo después de los hechos acaecidos durante el primer juego. Tras la caída de Diablo en las catacumbas de la iglesia de Tristán a manos de un héroe anónimo, éste, en un intento de proteger al mundo para siempre contra el mal venido de los infiernos, incrusta la piedra que contiene el alma de Diablo en su propio cuerpo. Pero el alma del más poderoso de los tres Males Fundamentales es incontrolable y acaba poseyendo al portador de la gema, comenzando así su andadura para desatar el terror en el mundo de Santuario.

En Diablo II: Resurrected tendremos que dar caza al vagabundo, el héroe de la primera entrega, poseído por el alma de Diablo

Así pues, en Diablo II el mundo de los mortales necesita de nuevo la ayuda de valientes aventureros dispuestos a perseguir al mal hasta el mismo infierno si es necesario y acabar con él de una vez por todas: es decir, nos toca intervenir. Para llevar a cabo semejante cometido, lo primero que tendremos que hacer es elegir a nuestro personaje.

Análisis de Sheltered 2

En este caso los hay para todos los gustos y formas de juego ya que se han incluido, además del elenco original, a la asesina y al druida, clases que llegaron al título en su día junto con la expansión Lord of Destruction, también incluida en esta remasterización. Cada uno de ellos, tiene sus propios atributos, debilidades y fortalezas, lo que afectará directamente al desarrollo de nuestra aventura, por lo que escoger aquel que más se adapte a nuestro modo de jugar es crucial si no queremos sufrir la más terrible de las muertes desde el primer enfrentamiento.

El abanico de clases disponibles en Diablo II: Resurrected abarca todos los estilos de juego, desde el beligerante bárbaro al versátil druida

Explora y aniquila a partes iguales

Si queremos llegar al fondo de los hechos y desentramar el misterio que rodea al vagabundo, deberemos recorrer y explorar a fondo el mundo de Santuario, conocer a sus habitantes y relacionarnos con ellos nos dará acceso a las diferentes conversaciones que componen la narrativa del título con personajes tan conocidos como Deckard Cain, que nos acompañará a lo largo de toda la saga. Además, podremos encontrarnos con distintos códices que nos narrarán, en un perfecto castellano, fragmentos del inmenso lore que envuelve y enriquece la trama principal.

Más allá de las ciudades y asentamientos, en Diablo II: Resurrected nos esperará un mundo hostil, repleto de peligros y criaturas salidas de lo más profundo del averno: a cada paso que demos nos acecharán hordas de enemigos que no dudarán en atacarnos en tropel y nos obligarán a abrirnos paso a base de sangre, acero y fuego ¡y vaya si lo haremos!, pues con cada enemigo que masacremos seremos recompensados con nuevas piezas de armadura, armas, pociones y un largo etcétera de ítems, sin los cuales nuestra empresa se vería abocada al fracaso.

Diablo II: Resurrected no nos dará ni un solo respiro, en cada cueva, guarida o casa  abandonada nos esperarán hordas de enemigos a los que combatir

Pero no solo de equipamiento y pociones vive el héroe ¿verdad? Si hay algo mucho más valioso que obtener de los enemigos que todo esto es, sin duda alguna, la experiencia. Con los puntos que vayamos obteniendo, nuestro personaje subirá de nivel, lo que nos permitirá aumentar sus estadísticas, compensar los puntos flacos que nos supongan una desventaja en nuestro camino y ganar nuevas y poderosas habilidades.

Cada una de las clases cuenta con 3 árboles únicos de talentos que casan a la perfección con los roles habituales del género: tanque, apoyo o dps; cada punto que empleemos nos otorgará un nivel en la habilidad escogida, aumentará la potencia de sus efectos o nos abrirá el camino hacia otras nuevas. Las combinaciones pueden ser tan variopintas como queramos: de esta forma, aunque juguemos una y otra vez con el mismo tipo de personaje, podremos vivir una experiencia jugable completamente distinta si lo desarrollamos centrándonos en aspectos totalmente diferentes. Sin duda, en Diablo II la rejugabilidad está servida.

La habilidad de cambiaformas del druida nos permitirá jugar como tanque en la forma de oso o como dps con la del lobo

Todas estas mecánicas alcanzan su máximo exponente en las mazmorras, zonas que cuentan con varios niveles y que están llenas de secretos y enemigos que supondrán el final de cada uno de los actos principales de la trama, finalizando con la confrontación contra los temibles y todopoderosos jefes. Toda una hazaña a la que podremos enfrentarnos solos o con la ayuda de hasta 7 amigos en línea, cada uno con su propio mercenario aparte, convirtiendo la pantalla en un auténtico despliegue de muerte y destrucción que hará que no quieras que dejen de salir demonios a los que destrozar.

Una experiencia clásica con aspecto moderno

Si al comienzo de este análisis decíamos que Vicarious Visions acometió este remaster con la promesa de mantenerse fieles al título original, hemos de afirmar que, en efecto, han cumplido su misión autoimpuesta, para lo bueno y para lo malo.

Es indudable que para todos aquellos que tuvimos el privilegio de disfrutar de la obra original, el trabajo realizado por los ahora miembros de Blizzard en este remaster de Diablo II es un flechazo directo al corazón de la nostalgia, un auténtico despliegue de mimo y buen hacer que nos transportan directamente al pasado, haciendo que revivamos cada minuto con la misma intensidad e ilusión que experimentamos hace ya más de 20 años.

El trabajo artístico llevado a cabo por Vicarious Visions en Diablo II: Resurrected brilla con luz propia, engrandeciendo un remaster a la altura de la obra

Sin embargo y como decimos, han pasado más de 20 años y si lo miramos con el prisma de la época que corre, puede que la línea entre la fidelidad a la esencia y la falta de originalidad se acabe difuminando, tornándose en un juego duro para el recién llegado a la saga, que no explica demasiado y que exige mucho al jugador si quiere llegar a disfrutar plenamente de todas las posibilidades que ofrece, más allá de llegar al final de la historia.

En cuanto al lavado de cara y el renovado apartado gráfico, no podemos menos que decir que le ha sentado de maravilla a Diablo II: Resurrected, se han recreado con todo lujo de detalle cada una de las localizaciones, se ha dotado a los entornos de texturas en alta definición y efectos ambientales, haciendo que sea un auténtico disfrute recorrer cada uno de los diferentes biomas del mundo de Santuario, desde bosques a montañas nevadas, pasando por desiertos, cavernas, etc.

Los personajes se han modelado con el mismo esmero y dedicación, algo que se nota, incluso, a vista de zoom donde podremos recrearnos con pormenores como el pelaje de las bestias, las armaduras de los esqueletos o los efectos de iluminación de los hechizos y habilidades, sin duda, la elección de estudio ha sido más que acertada, ni la propia Blizzard lo hubiera hecho mejor.

Análisis de Rogue Lords

En el plano técnico Diablo II: Resurrected se comporta dentro de lo esperado, se han adaptado un poco los controles, sobre todo para consolas ya que la versión original sólo estaba disponible en pc. Se han mejorados los menús, las físicas y algunos aspectos más para acercarlo a los tiempos que corren, pero tranquilo, si en algún momento sientes que la añoranza por los viejos tiempos se está apoderando de ti, podrás pasar al modo de vista clásica con solo pulsar una tecla, un viaje a los 2.000 con solo mover un dedo.

Los más veteranos podrán revivir el juego en todo su esplendor de antaño gracias al modo clásico

La banda sonora original de Diablo II, perfectamente remasterizada y acompañada de un doblaje al castellano de gran calidad ponen la guinda del pastel a un remaster que quizás no sea el que queríamos, pero, sin duda, es el que necesitamos.

Veredicto

Vicarious Visions lo ha vuelto a hacer y ha demostrado que, en materia de remasterizaciones, no tiene rival. Diablo II: Resurrected es un despliegue de trabajo bien hecho que no dejará indiferente a nadie, ofreciendo una joya del RPG que vuelve actualizado y que hará las delicias de todos los amantes de la saga. Un regalo en forma de nostalgia y buenos recuerdos que no debemos perdernos.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon

Diablo II Resurrected

Duración: 20+ h.
8.0

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

7.0/10

Narrativa

8.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Enorme calidad artística
  • Muy fiel a la obra original
  • Se agradece la inclusión de la expansión Lord of Destruction

Aspectos Negativos

  • Muy exigente para los recién llegados
  • Sistema de control tosco en algunos aspectos
  • No permite multijugador local