Análisis de DiRT 5. Sin miedo de meterse en el barro para ofrecer una gran experiencia de conducción

Se dan a conocer nuevos detalles del modo Carrera de DIRT 5

DiRT 5 es un claro ejemplo de cómo tratar con mimo todos y cada uno de los aspectos de un juego de conducción.

La velocidad es algo que nos atrae a todos. Subirnos en montañas rusas, hacer puenting, o andar en bici colina abajo son solo algunos de los ejemplos de actividades que usamos para que la adrenalina se nos dispare en el cerebro. Pero en videojuegos, la actividad rey en cuanto la velocidad son los juegos de carreras, y DiRT ha sido una saga que, en general no ha defraudado a sus fans, y esta nueva entrega no es una excepción.

Preparaos, jugadores, para una oda al rally, a las curvas a velocidades de vértigo, al barro saltando a la carrocería de tu flamante vehículo. Preparaos para el que probablemente sea el mejor título de carreras del año.

Cualquier fan del género de las pedaleras y los frenos de mano sabe que Codemasters es un equipo desarrollador con sobrada experiencia. Desde obras de F1 a Micro Machines, han puesto sus (más que habilidosas) manos en todas las plataformas de maneras, salvo contadas excepciones, muy adecuadas.

Muchos jugadores tuvieron como primer juego de carreras en la PlayStation original entregas de la saga Colin McRae, e incluso aquellos que prefieren propuestas más casuales habrán tenido la opción de disfrutar en la generación actual a franquicias menos conocidas como Onrush. La cuestión es que da igual la edad que tengas, ya seas más joven o cuentes ya con canas en tu pelo, es más que probable que en tu casa haya algún título desarrollado por Codemasters.

Los efectos de luz y las transiciones día-noche están muy cuidadas

Lo importante es el cómo, no el dónde corres

DiRT 5, al igual que sus predecesores, tiene como único objetivo el correr. Escoge tu coche entre muchos estilos y modelos, elige una pista (o más bien un entorno en el que correr, ya que el título parece evitar las carreteras cerradas) y haz morder el polvo a todos tus rivales. Ya os advertimos de la variedad de vehículos no es pequeña en absoluto, yendo desde muscle cars a Subarus, pasando por estilos de vehículos muchísimo menos conocidos, al igual que los entornos en los que competiremos que son aún más variados.

A los subtítulos a veces les da por hacer viajes al extranjero

Si no tienes inconveniente en lanzarte al barro, hay sitios más que de sobra para conducir tu vehículo y demostrar que eres el más rápido de tus amigos pero, si prefieres darle aún más emoción, también tendrás la opción de correr en sitios tan variados como montañas, zonas nevadas, o las siempre traicioneras curvas cubiertas de hielo. Si hay algo de lo que no peca la propuesta de Codemasters es de quedarse corto en la variedad de sitios que recorrer.

Análisis de Monster Truck Championship

Los modos que nos ofrece este DiRT 5 tampoco son escasos. Si bien tienes el clásico (y favorito de los fans) Arcade, también cuentas con una modalidad de Carrera si eres de los que no puede vivir sin una campaña para un jugador incluso en una propuesta centrada en la conducción.

Además de esto, contamos con modos contrarreloj o un muy cuidado multijugador; en este caso podremos competir online y también de manera local con pantalla dividida lo cual casi es un milagro teniendo en cuenta las tendencias actuales del mercado. Todos ellos aseguran que las horas que podrás exprimir de DiRT 5 serán tan abundantes como los golpes que te darás contra sus curvas intentando dominar sus complicados recorridos.

DiRT 5 introduce su narrativa con un divertido podcast

Volviendo al modo carrera, es probablemente lo que más destaca de este proyecto. Cualquier jugador habitual de propuestas de deportes o conducción sabe que existe una tendencia a implementar estas modalidades de una manera excesivamente básica para que no quiten demasiado tiempo de desarrollo del resto de características, pero, afortunadamente, este no es el caso de DiRT 5.

Análisis de WRC 9

La cuidada curva de dificultad que presenta el modo carrera y su forma de llevarte de la mano sin que te des cuenta a través de toda su selección de vehículos y pistas lo convierte en sin duda en la opción que deberás elegir si has escogido este DiRT como tu manera de introducirte en la saga.

DiRT 5 no tiene muchos modos de juego, pero cuida mucho lo que ofrece

Además, a medida que vas superando carreras (especialmente si lo haces bien) no solo se te recompensará con nuevos vehículos, sino con más retos con gratificaciones que llevarán a conseguir más espectaculares tales como decoraciones para tus vehículos para ser el más resultón de la pista.

Lo que atrapa a los fans de la saga DiRT, de todas maneras, es esa habilidad para ser “fácil de aprender, difícil de dominar” en su aproximación a la conducción. No me atrevería a decir que  DiRT es un arcade, pero sin duda podría verse como tal en las primeras partidas.

Tendrás que jugar bastante si quieres conseguir todos los vehículos

El equipo de desarrolladores de Codemasters ha hecho un genial trabajo en hacerte sentir al principio como si fueras un conductor perfecto (incluso si no estás familiarizado con el género) pero eso no debería hacerte pensar que DiRT 5 tiene poca profundidad. Es simplemente una manera amable de introducirte a sus mecánicas sin agobiarte.

Como si fueras un speedrunner preparándose para superar un record, DiRT 5 te exigirá que conozcas la manera adecuada de enfrentarte a cada curva especifica. Las características únicas de los vehículos, y cómo se comportan con cada apretón del freno de mano y bajada de acelerador en el terreno específico en el que estés hace que el reto de convertirte en el mejor conlleve una recompensa con cada pequeño triunfo.

Y esto es digno de alabanza, un reconocimiento de la maestría que ha alcanzado Codemasters a la hora de implementar una curva de dificultad realmente compleja en un título cuyo núcleo es increíblemente simple.

Saber cómo manejar los adelantamientos en medio del caos será la clave de la victoria en DiRT 5

Además de esto, la comunidad también tiene un papel importante en tu experiencia con DiRT 5. Tus competidores en el modo online, como de costumbre, son fueras de serie que van a obligarte a entrenar más tiempo en las otras modalidades que ofrece el título. Pero la gran baza de DiRT 5 viene en su otro modo basado en su comunidad: Playground.

El concepto de PlayGround es sencillo: Codemasters les ha dado a los jugadores una caja de juguetes para que alarguen su experiencia con la obra que nos presentan tanto como deseen. Esta modalidad les permitirá diseñar y crear sus propios desafíos para comprobar tanto tu habilidad al volante como la de otros miembros de la comunidad ya que todo lo que construyas podrá ser compartido con el resto de los jugadores.

Técnicamente muy solvente

En cuanto al aspecto técnico, DiRT 5 luce espectacular. Aunque en PC obviamente sus gráficos son impresionantes, la tecnología que han debido usar el equipo de Codemasters para que en la consola de Sony luzca como luce debe de ser de origen alienígena por lo menos.

DiRT 5 ofrece la posibilidad de más detalles graficos o más optimización , dependiendo de lo que deseemos

Detalles como las salpicaduras, los efectos de cambios de cielo, o incluso las luces de las lámparas iluminando los circuitos en la oscuridad de la noche para que no te pierdas, todos ellos están cuidados hasta un nivel que pocos representantes de este género alcanzan. Sin duda un testigo de que por mucho que esta propuesta sea más “arcade” que “simulador”, esto no significa que sus desarrolladores vayan a esforzarse a medias en hacer que entre también por los ojos.

En cuanto al sonido, la música es variada, y los efectos no desentonan con el ritmo de DiRT 5. Encontramos en su BSO canciones de estilo más cañero del que puede ser habitual en propuestas de este género pero que, sin duda, te motivarán a apretar el acelerador a tope para intentar igualar la potencia del ritmo del tema que haya de fondo en ese momento.

En cuanto al rendimiento en sí, me duele decir que he encontrado más de un bug durante mi partida. DiRT 5 tiene una tendencia a bloquearse en las pantallas de carga, y más de una vez a mitad de partida el coche decidió quedarse colgado del aire. También hubo más de una vez que los subtítulos tomaron clases de idiomas y empezaron a hablarme en portugués por algún motivo.

¡Prepárate para los saltos intercambiando pintura con tus rivales!

Otro fallo que reseñar serían los excesivamente largos tiempos de carga, demasiado longevos incluso para el standard de PlayStation 4. Tanta espera se convierte en algo bastante incómodo, sobre todo cuando alguno de los bugs previamente mencionados aparece justo después de una carga incómodamente larga. A modo de ejemplo, en un par de ocasiones he visto como DiRT 5 pasaba un par de minutos cargando una carrera para que, cuando acababa dicho proceso, aparecer la escena con la cámara totalmente bloqueada en negro y obligándome a reiniciar.

Veredicto

DiRT 5 no tiene demasiados fallos. Es una propuesta que se centra en sus puntos fuertes y evita complicarse sobrecargándonos con demasiados modos de juego que no va a usar y va directamente al grano. Codemasters ha sabido crear una jugabilidad sólida que recuerda a los juegos de rally arcade clásicos que metió a tantos jugadores en el género.

DiRT 5 te ofrece la oportunidad de correr de forma casual en los modos offline, divertirte con tus amigos en local, o exprimir la experiencia al máximo con sus partidas y modalidades en línea, haciendo todo lo básico a la perfección. No podemos pedirle más a un representante de este género.

DiRT 5

Duración: Incalculable
8.1

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovacion

8.0/10

Narrativa

8.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Jugabilidad sólida
  • Gran cantidad de vehículos
  • Enorme variedad de escenarios

Aspectos Negativos

  • Problemas de conectividad puntuales
  • Comentaristas ligeramente repetitivos
  • Pocos modos online