Análisis de Dying Light 2 Stay Human (PC). Así rinde el juego tras los distintos parches y mejoras

Dying Light 2 Stay Human

Dying Light 2 Stay Human es una secuela que peca de querer ser más en todo que su antecesor y se queda ciego de tanto mirar el sol.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Dying Light 2 Stay Human ya está entre nosotros pese a sus retrasos y complicaciones durante su largo desarrollo, y sobre todo con la coletilla de “uno de los más esperados de 2022”. Este conjunto de vicisitudes lastrarían, sin lugar a dudas, a cualquier obra, y Dying Light 2 lo sufre en demasía pese a no ser un mal título que brinda al jugador una ingente cantidad de contenido y horas de juego. Pero vamos a ir poniendo sobre la mesa todas estas cargas y también, cómo no, los aciertos.

Techland nos dio un gran juego, con una historia correcta y unas mecánicas muy interesantes y divertidas por igual en el primer título. En este segundo, el estudio se propuso ser más ambicioso en todos los aspectos, aprovechando esa base que tanto gustó. El primer título siguió recibiendo contenido hasta hace bien poco, recordemos que se lanzó en 2015, y planean hacer lo mismo con este segundo. Realmente parecía que nos encontraríamos con un gran juego para muchos años, pero los problemas aparecen por todas partes.

Dying Light 2 nos deja estampas hermosas

En primer lugar, el querer hacer una segunda entrega más grande en tamaño, con mecánicas más profundas e ideas con demasiada complejidad, deja al descubierto que no todo es mejor si se amplía y profundiza. A veces, menos es más, y en este título tenemos el botón de muestra.

Mundo abierto, parkour y muchos bugs 

En un título de mundo abierto en el que el parkour es la base de las mecánicas, si te encuentras algún bug medio importante que te impida terminar alguna misión, aunque sea secundaria, ya marca como fracaso todo el trabajo que tenga detrás. Sí, sé que muchos títulos salen demasiado rotos en este aspecto, pero al nivel de este, pocos, pues no solo los fallos los encontramos en bloqueos de misiones, si no que tenemos lugares a los que tienes que acceder que no terminan de ser accesibles pese a poder alcanzarlos o directamente devolverte al escritorio en medio de una misión.

La creación en Dying Light 2 es la clásica de estos títulos

Además, hay animaciones raras, que denotan una falta de un pulido final o problemas con los NPC que no finalizan los diálogos, por lo que te quedas a medias de lo que te cuentan y más importante aún, de lo que tienes que hacer. También sé que esto se solucionará paulatinamente, pero algo tan grave ya te pone con la ceja levantada desde el mismo instante que te ocurre el segundo fallo. No quiero decir con esto que sucedan a todo el mundo estos fallos, pero al menos a mi y a otros compañeros les ha sucedido.

Análisis de Martha is Dead

Derivado de estos fallos, la narrativa sufre un golpe mortal, pues con falta de diálogos completos y constantes bugs, no llega a despegar del todo la magnífica experiencia que nos dio el primer título cuando todo funcionaba bien. No quiero profundizar mucho en esta parte, porque si no tenéis fallos graves como los he tenido yo, seguramente disfrutaréis de una historia interesante si te gusta el género.

Dying Light 2 presenta un trabajo excelente con el trazado de rayos

Tomamos el papel de Aiden, peregrino superviviente de la caída, que lleva tiempo buscando a su hermana Mia. Solamente tenemos como información en un principio el nombre del doctor que experimentó con ellos durante un tiempo, un tal Waltz. Estos experimentos se iniciaron para buscar una cura al virus, pero también, como siempre y para sorpresa de nadie, el ejército buscaba otras aplicaciones. Esto degeneró en una plaga mayor aun llevando a los supervivientes a formar milicias y subsistir como buenamente puedan.

Y aquí tenemos a la novedad más interesante a priori del juego, la posibilidad de tomar decisiones en la ciudad a la que llegamos, llamada Villedor, que decidirían el futuro de esta. Por desgracia, esto no es más que un fallido intento de complicar el juego, puesto que al carecer las historias y conflictos internos de la ciudad de interés para nosotros por la pobre calidad y profundidad que tienen, las decisiones se tornan meramente anecdóticas, pues te da igual si les proporcionas unos recursos a pacificadores, supervivientes o el grupo que sea. Una oportunidad mal aprovechada de poner en jaque al jugador a nivel ético y moral.

El árbol de habilidades del Parkour de Dying Light 2 es profundo

Más parkour y… poco más, salvo el día y la noche

Dejando atrás los problemas técnicos principales que generan una mala experiencia narrativa en general, llegamos a la parte jugable con sus mecánicas principales. Como primer apunte, decir que el parkour, cuando llegas a un nivel alto en el árbol de habilidades que tiene, es una delicia y te hace resoplar de mala leche por darte cuenta de que si hubieran trabajado más los aspectos anteriores en los que falla, el juego sería un título muy a tener en cuenta de cara a ser de los mejores del año, pero se queda ahí, en un simple resoplido de enfado y frustración.

Impresiones de Kingdom Hearts Integrum Masterpiece for Cloud

Al usar el parkour, tendremos que centrarnos en el punto clave, la barra de energía, que nos delimitará el número de movimientos que podremos realizar de manera consecutiva. Este punto es lo mejor del juego sin ningún tipo de duda. También el crafteo de recursos y las modificaciones de las armas son más que aceptables, tanto en cantidad como en las opciones que nos propone. Aquí Techland ha trabajado, y se nota, pero no me parece suficiente para que por sí solo genere interés en el jugador más allá de las primeras horas de juego.

Dying Light 2 nos ofrece una vista rápida a nuestro inventario

Otra mecánica que posee árbol de habilidades en Dying Light 2 es el combate, aunque se queda nuevamente en anecdótico, pues no cambia mucho respecto al primer título y eso, vuelve a decepcionar, como el sigilo que no es prácticamente efectivo y da genera más pérdida de tiempo que beneficio.

Pero si algo caracterizaba al primer Dying Light con respecto a otros del mismo género era el cambio entre el día y la noche. Y aquí también se hace una marcada diferencia que, por lo menos, no elimina la esencia del primero y te genera ansiedad al ocultarse el sol por llegar a lugares seguros y huir en cuanto puedas, porque, como comenté al principio, este Dying Light 2 es más grande en todo, y en lo que podemos hacer en la noche también lo es. Hay muchas más misiones principales y secundarias, lo que nos obliga a controlar de día los nidos de los zombies para no caer en emboscadas inesperadas.

Más trazado de rayos en la noche de Dying Light 2

Buen trabajo en el trazado de rayos, algo es algo

En cuanto al apartado artístico, Dying Light 2 es muy similar al primer título, con una estética idéntica, aunque ha mejorado mucho en los paisajes y en los acabados de los interiores de las casas y edificios. Hay más objetos y las texturas son generalmente de calidad.

También el trazado de rayos ayuda a que todo luzca mejor, tanto de día, con unos atardeceres bellísimos, como de noche, con la luna iluminando y generando sombras que acechan tras las esquinas. Este apartado de la iluminación en la versión analizada, la de PC, es mucho más detallado que de costumbre, puesto que abarca hasta cómo se comporta la linterna del protagonista.

Dying Light 2 ofrece variedad de enemigos con distintas habilidades

Profundizando algo más en lo técnico, comentar que Dying Light 2 puede usar tanto DX11 como DX12, siendo este último el recomendado si tienes un PC de gama alta, ya que el tratamiento de la iluminación con el trazado de rayos y algunos aspectos más dotan al juego de un mejor acabado, manteniendo las 60 imágenes por segundo a una resolución 4K de manera casi constante.

Además en Dying Light 2 tenemos la opción de usar el DLSS, con modos de rendimiento y calidad, por lo que se ajusta a tarjetas gráficas menos potentes de la serie RTX. El PC utilizado es el de costumbre: AMD Ryzen 7 3700x, Nvidia RTX 3080 EVGA Hybrid, 16 GB de RAM a 3200mhz, NVMe M.2 Gen4x3 y tarjeta de sonido Sound Blaster AE-5Plus.

Análisis de Atelier Sophie 2: The Alchemist of the Mysterious Dream

En cuanto al apartado sonoro de Dying Light 2, este es demasiado bajo para el pretendido nivel del título. A esos fallos en los diálogos, se les suma la difícil localización espacial de los enemigos por sus ruidos, además de una traducción horripilante y un doblaje de bajísima calidad interpretativa, con tonos totalmente fuera de lugar y frases que no encajan. La banda sonora pasa sin pena ni gloria en un apartado que está a la altura de los fallos técnicos de todo el título.

Veredicto

Dying Light 2 es el fruto del gasto excesivo de sus recursos en novedades que no se han conseguido terminar como las tomas de decisiones con peso específico en el progreso del juego.

En un título que tardarás en terminar sus misiones principales y algunas secundarias en unas 26 horas, sin contar las que te obliga a reiniciar el juego o las misiones que se rompen, y que te ofrece una base interesante y trabajada como el parkour y esa esencia del día y la noche, no se le puede permitir que tenga tal cantidad de fallos en gran cantidad de sus apartados. Simplemente tendremos que esperar a que el estudio solucione estos problemas para realmente disfrutar de algo de lo que nos habían prometido hace años.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon

Apóyanos en iVoox y accede a contenido exclusivo

Dying Light 2 Stay Human

Duración: 26hs
7.0

Jugabilidad

8.5/10

Gráficos

8.5/10

Sonido

6.0/10

Innovación

7.0/10

Narrativa

6.5/10

Diversión

7.5/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • Buen trabajo con el Trazado de Rayos e iluminación
  • El Parkour sigue siendo lo mejor

Aspectos Negativos

  • Bugs en misiones abundantes
  • Chraseos del juego numerosos
  • Apartado sonoro de baja calidad
  • Traducción y doblaje nefastos