Análisis de Empire of Sin (PC). Si un imperio del crimen deseas crear, por delante de los cadáveres de tus enemigos tendrás que pasar

En Empire of Sin tu labor será gestionar y hacer crecer tu imperio mafioso mientras coleccionas los cadáveres de tus enemigos
Una expansión de Empire of Sin es anunciada en la PDXCon

En Empire of Sin tu labor será gestionar y hacer crecer tu imperio mafioso mientras coleccionas los cadáveres de tus enemigos. 

Empire of Sin es el primer gran proyecto de Romero Games, el estudio de John y Brenda Romero. La dilatada y exitosa carrera de John Romero nos invita a esperar grandes cosas de este nuevo título ambientado en los años 20, donde el poder y la corrupción domaban las calles de Chicago.

Fue en esta época cuando se estableció la polémica Ley Seca en los Estados Unidos. La alta demanda de alcohol por parte de la clase obrera, junto con las calles llenas de bandas que reinaba en aquel entonces, provocaron un cóctel de delincuencia y corrupción que quedaría marcado para siempre como símbolo de una era, siendo mil veces reproducida en películas, libros y demás medios artísticos.

Las apariencias lo son todo

En Empire of Sin nada es lo que parece. Lo primero que tendrás que hacer en él es seleccionar alguno de los diversos jefes disponibles y montarte en un coche con Sal, un taxista sospechoso que tratará de sacarte toda la información posible a pesar de acabar de conocerte.

Tienes a tu disposición 14 jefes de banda con los que empezar tu aventura en Empire of Sin

Cada uno de los mafiosos disponibles para comenzar con la partida tiene su propia historia que intenta dejar atrás, y con la careta puesta como símbolo de una nueva vida, trataremos de forjar alianzas y enemistades mientras ascendemos en la escala que representa los turbios negocios que esconden los barrios de Chicago.

Análisis de Mafia Definitive Edition

Uno de los puntos fuertes de este Empire of Sin se encuentra en la gran variedad de líneas narrativas, que hacen de cada partida una nueva experiencia, tanto en la historia principal como en las secundarias.

El final de cada partida será siempre el mismo, al igual que pasa en otros representantes del género de gestión de recursos y conquistas: tu meta es acabar con todos tus enemigos y hacerte con el control de Chicago. Esto no va a cambiar en función del personaje inicial que escojamos, pero el camino hacia el éxito sí que será diferente, haciendo de éste un título totalmente rejugable proporcionando muchas horas de disfrute.

Avalancha de misiones secundarias

Los juegos del género sandbox han mancillado el buen nombre de las misiones secundarias, pero en este caso están a la altura de las expectativas y disfrutaremos de una gran variedad de ellas, que van surgiendo a medida que pasan las semanas y meses de nuestra aventura.

En Empire of Sin, puedes acceder a tu diario de misiones para marcar los puntos en el mapa hacia el nuevo punto de interés

Algunas de ellas tienen objetivos muy simples tales como hazte con 10 negocios o destruye un imperio enemigo, pero otras muchas tienen un trasfondo mayor, alimentando las ganas de conocer más acerca de la trama principal de nuestro personaje y de los miembros de la banda. Todo ello ayuda a que pase el tiempo mientras vas recuperas tu salud o suben tus ingresos para poder seguir mejorando y ampliando tu imperio del crimen.

Hazte con los mejores y más fieles bandidos de Chicago

Nada más llegar a la ciudad puedes entrar en la pantalla de gánsteres donde verás los 63 criminales disponibles para contratar y, por tanto, unir a tu banda. Aunque eso sí, al principio solo puedes hacerte con alguno de ellos, ya que los demás irán estando disponibles a medida que aumentas tu “mala fama” entre los mafiosos.

Cada personaje de Empire of Sin tiene su árbol de sinergias con los demás, que podrás valorar antes de contratarlo

Cada uno de ellos son personajes carismáticos que cuentan con su propia historia y misiones secundarias. Además, existen ciertas sinergias entre ellos que pueden hacer que no quieran pertenecer a tu banda porque hay en ella otro miembro al que odian, o que abandonen tu organización al haber matado a un amigo suyo o no le has ayudado cuando deberías.

Análisis de Demon’s Souls

Todo ello forma parte de tus labores de gestión como jefe del crimen organizado, por lo que no todo será comprar y matar por negocios, sino que debes preocuparte de muchos más aspectos si quieres que reine la armonía y la fidelidad entre tus subordinados.

La gestión empresarial

Existen 3 tipos de negocios que, si los manejas bien, te proveerán de lucrativas ganancias en Empire of Sin: los bares clandestinos, los burdeles y los casinos. Además de esto, cada vez que conquistas un edificio puedes convertirlo en diferentes establecimientos. Por ejemplo, podrás abrir una destilería, que será necesaria para que el resto de los locales dispongan de alcohol para tus clientes. Otra opción es usarlo a modo de hotel para ampliar el número de fieles en tu barrio, o quizá en un piso franco, que recuperará por completo la vida de tu jefe mafioso y que servirá como edificio de defensa contra las bandas enemigas.

En Empire of Sin, si pones al mínimo el zoom accedes a una vista «esquemática» del mapa para gestionar tus movimientos con mayor facilidad

Todos estos edificios tienen su parte de gestión propia, y deberás mejorar sus virtudes para que aumenten los beneficios y la seguridad de estos. Si no cuidas bien los detalles, tus negocios no serán más que un lastre para tu crecimiento, además de que caerán rápidamente a manos de tus si te olvidas de mejorar su seguridad.

El nivel de profundidad de la gestión de tu imperio es suficiente para cubrir tu sed de empresario, pero no deja de verse como un añadido del sistema de acción por turnos. No esperes un nivel de detalle propio de un Sim City o cualquier otro título centrado en la gestión en exclusiva, aquí el contenido se comparte entre la administración y la acción.

Plata o plomo

Acumular dinero está muy bien, y llevar adecuadamente los negocios nos permitirá hacernos ricos, pero tendremos que esperar mucho tiempo para crecer solo a base de gestión. La paciencia no es una de las virtudes más extendidas de los gánsteres, pero si lo es la afición por las bandas armadas y las lluvias de balas, sin importar si estamos en medio de la calle o que pase la autoridad por delante.

Si hay una patrulla de policía en el momento de la batalla, estos se unirán a la fiesta

Empire of Sin es un juego de acción por turnos, donde prácticamente cada 5 minutos estaremos librando una batalla por un nuevo negocio, por proteger nuestro barrio o por eliminar la competencia de manera definitiva. No hay que olvidar de que el objetivo final y la única forma de ganar la partida será matando a todos los jefes de las bandas rivales.

Por desgracia es aquí donde empezamos a ver las costuras a Empire of Sin: cuando entramos en guerra con una banda criminal, la acción se desarrollará en una sección de la calle primero y luego en el interior del edificio que vayamos a defender o atacar. La única forma de acabar la batalla será eliminando a todos los miembros rivales o que ellos te maten a ti.

La acción se desarrolla por turnos, por lo que tendremos unas casillas a la vista que marcarán por dónde podremos movernos o realizar una acción de ataque. Respecto a estos, pueden ser golpes cuerpo a cuerpo, disparos, lanzamientos de objetos como bombas caseras o granadas además de otros movimientos especiales particulares de cada unidad.

En Empire of Sin, el control de la cámara con el teclado es bueno y la vista no es un problema para la acción

Estos movimientos especiales pueden ser ofensivos, al igual que el propio de cada jefe, y algunos de ellos están francamente rotos como por ejemplo el conocido como “reina asesina” del personaje Goldie Garneau, con el cual puedes matar a tres rivales con el 100% de probabilidad nada más empezar el combate. Otros no solo no están rotos, sino que son prácticamente inútiles como “Santa muerte” de Salazar, en el que disparamos aleatoriamente a todos los enemigos con un ridículo porcentaje de éxito.

Por último, tenemos los objetos, que podremos utilizar en batalla para curar a un aliado, como es el caso de los botiquines o las vendas, o bien simplemente nos dan una mejora pasiva como los chalecos antibalas o la munición reforzada.

Acceder al inventario y aprovechar los objetos del almacén es importante para mejorar tu banda en Empire of Sin

Cada vez que acabamos una batalla obtendremos un “loot” del enemigo en forma de armas o accesorios que ampliarán las prestaciones de nuestra banda. También podremos mejorar el equipamiento acudiendo al mercado negro siempre que queramos, eso sí, si tenemos el dinero suficiente para pagar los elevados precios.

Un problema de probabilidades

Hay varias cosas que se podrían pulir en lo que al combate de Empire of Sin se refiere, algunas de ellas son simples detalles de poca importancia como las animaciones, algo repetitivas, o los maleantes que se unen a tus enemigos sin venir a cuento.

Ahora bien, lo que resulta más frustrante es un problema puramente matemático y de probabilidades. Al igual que sucede en propuestas como Wasteland o XCom  (Todos ellos con una mecánica de coberturas y probabilidades exquisita), tendrás más o menos posibilidades de acierto en los ataques o de recibir un impacto en el caso de tus enemigos dependiendo de la distancia, de tu cobertura y de las habilidades de tus personajes,.

Lo que sucede aquí es que en muchas ocasiones me encontré situaciones inverosímiles como una probabilidad de éxito del 50% en un golpe cuerpo a cuerpo o del 25% si el ataque se realizaba mediante disparos, estando de frente al enemigo. Las coberturas totales raramente te dan una seguridad completa y al final, la experiencia estratégica se rompe. La sensación con cada batalla es la de estar jugando a una partida de rol con dados, más que a una partida de ajedrez donde cada movimiento cuenta.

No te fíes de un porcentaje alto de éxito para tu acción, los criminales de Empire of Sin fallan más que una escopeta de feria

Cuando juegas con tu banda y tus propios personajes, cada uno con sus accesorios y mejoras, la experiencia de Empire of Sin se asemeja algo más a lo que debería ser un título de acción por turnos bien hecho. El problema mayúsculo llega cuando tienes que defenderte de los rivales; en ese momento te harás con el control de algunos de tus soldados rasos para defender tus locales del enemigo.

Estos guardias cuentan con unas armas muy básicas y con un nivel de probabilidad de éxito mediocre en todas sus acciones, tanto es así que he podido vivir tiroteos que se han extendido durante varios turnos y teniendo los rivales en mis mismas narices, demostrando mis efectivos poseer menos puntería que los malos de una película western.

Personalidad insuficiente en lo técnico

Entrando en el apartado técnico, el gran diseño y carisma de cada uno de los personajes de Empire of Sin, tanto en los principales como en los mafiosos disponibles, hacen de la experiencia inicial una auténtica aventura. Todo ello se muestra adornado con unos primeros planos magníficos cuando se trata de dialogar entre jefes de mando o en la pantalla inicial con Sal en el taxi.

Si el resto de primeros planos de Empire of Sin tuvieran el nivel de la conversación inicial con Sal, otro gallo cantaría

Pero todo lo bueno se acaba cuando llevas varias horas con este Empire of Sin. Los gráficos a nivel técnico están bien resueltos, ya conocemos de sobra el motor Unity y lo que puede dar de sí en títulos de estrategia: nada sorprendente pero suficientemente bueno como para sacar un notable.

Reportaje sobre los motores gráficos más icónicos

El aspecto negativo viene dado por la excesiva repetición dentro del apartado artístico, y de eso tenemos mucho en Empire of Sin. Veremos ciertos elementos genéricos tales como personajes secundarios, negocios y espacios de batalla que se repiten hasta la saciedad. Todo el carisma y personalidad se van por el retrete cuando llevamos ya 10 u 11 horas de juego y nos encontramos una y otra vez en los mismos lugares y ante la misma gente.

Y aquí sí que le pido más a este Empire of Sin porque creo que se podría haber hecho un esfuerzo adicional en generar una mayor variedad de tropas genéricas o crear una gama más diversa de espacios para ambientar las guerras entre bandas.

El apartado acústico va de más a menos

En cuanto al aspecto musical de Empire of Sin, he tenido exactamente la misma sensación con la música de ambiente y los efectos de sonido que con los gráficos. Por desgracia la espectacularidad inicial de una buena BSO ambientada en los años 20 se va diluyendo con el paso del tiempo a través de melodías y efectos de sonido repetitivos.

Me hubiese gustado escuchar algún comentario sarcástico de mis tropas en la batalla o detalles que dieran sentido a tener el audio activado durante la partida. Debido a ello, cuando pasas de las 30 horas y llevas más de una sesión de juego, nada te disuade de apagar el audio y poner tu propia música mientras haces crecer tu imperio.

Problemas técnicos pero con parche anunciado

Ante la respetable cantidad de errores técnicos y bugs que se han observado en estas primeras versiones de Empire of Sin, en mi caso, cuelgues de la partida y apariciones y despariciones súbditas de personajes, Paradox ha anunciado que el próximo 9 de diciembre se publicará un parche que resolverá todos los problemas, seguido por otro adicional en enero que pulirá aún más el título. Esperemos que de esta manera tengamos un producto final que no ensucie con errores sus buenas intenciones.

Veredicto

Tras haberle dedicado muchas horas, tengo la sensación de que Empire of Sin es una bala perdida. Es una buena propuesta, tanto como para importarme que no sea mejor de lo que es, porque me lo he pasado muy bien jugando a ser Al Capone y me gustaría que todos esos defectos que tiene fueran resueltos para poder disfrutar de la experiencia una y otra vez ya que su planteamiento invita a la rejugabilidad.

Empire of Sin no es perfecto, y su experiencia como juego de acción por turnos no es la mejor del género, pero saciará tus ganas de historias de gánsteres si eres un fan de la saga El padrino.

Empire of Sin

Duración: 20-30 h.
7

Jugabilidad

6.0/10

Gráficos

6.0/10

Narrativa

7.0/10

Innovación

8.0/10

Sonido

7.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Gran variedad de misiones secundarias que completan la narrativa
  • Los personajes de tu banda tienen mucha personalidad y cuentan con historias propias
  • Alta rejugabilidad

Aspectos Negativos

  • Los espacios donde se desarrollan las batallas acaban siendo repetitivos
  • La mecánica de acción por turnos no está a la altura de otros títulos del género
  • El índice de probabilidades de acierto en los ataques provoca situaciones extrañas