Análisis de Evil West (PS5). Cazando vampiros en el viejo oeste con sabor a God of War y Devil May Cry

Evil West es un auténtico torbellino de acción que nos lleva a un viejo oeste plagado de vampiros y bestias sobrenaturales.

Evil West

Llevábamos tiempo siguiendo la pista a Evil West, el último título de Flying Wild Hog. Tras probarlo en la Gamescom, teníamos ganas de hincarle el diente, nunca mejor dicho, a este título de acción situado en el viejo oeste. De primeras parece tenerlo todo: una ambientación que mezcla lo realista con lo fantástico y, sobre todo, una promesa de ofrecer una acción desenfrenada que busca la diversión directa sin demasiadas complicaciones.

Ahora que hemos la oportunidad de disfrutar del título de principio a fin es momento de contaros si la versión definitiva sigue dejándonos ese tan buen sabor de boca. Quizá no sea el juego que más polvareda haya levantado en los últimos meses, pero os aseguro que Evil West es una de esas propuestas que merece la pena probar. Os cuento el por qué en este análisis.

La última esperanza de la humanidad

Como el propio nombre del juego indica, Evil West nos lleva a una versión del viejo Oeste donde el mal campa por sus anchas. En este caso, tendremos que enfrentarnos a unos terribles vampiros que, además de intentar gobernar el planeta, buscan unir a toda la humanidad a su causa convirtiéndoles en diferentes monstruos y bestias.

Jesse es un hombre de acción que no teme a ningún tipo de peligro, ni siquiera al fuego

El instituto Rentier es, en estos momentos, una de las mayores fuentes de esperanza. En él se están llevando a cabo distintas investigaciones para buscar el modo de eliminar a los vampiros, tapando cualquier vía que haga posible la expansión del enemigo. Nosotros asumimos el papel del hijo del director del instituto, Jesse Rentier, un hombre de acción al que le sobran motivos para salir en busca de los despiadados enemigos.

Parar los pies a los vampiros nos llevará por distintas localizaciones a lo largo y ancho de Estados Unidos en las cuales deberemos buscar pistas y herramientas que nos hagan ganar poder. En contra de la tendencia que parece guiar al mercado en estos momentos, nos encontramos ante una experiencia lineal que no busca que nos devanemos demasiado los sesos. Aquí lo que importa es avanzar, sin importar la ristra de putrefactos cadáveres que dejemos por el camino.

Evil Wes nos muestra parajes amplios que, eso sí, no podemos recorrer de manera libre

Debido a ello, la trama de Evil West no deja de ser un simple vehículo para ir yendo de punta a punta del país eliminando vampiros y demás monstruos. No obstante, la historia que se nos cuenta es entretenida, aunque en algunos puntos coquetea con la incoherencia en pos de la espectacularidad. Pero vaya, no es una obra que busque el rigor científico, sobre todo en un mundo en que los monstruos están a la orden del día.

El auténtico guantelete del poder

Aunque Jesse sea un buen pistolero, está claro que con munición normal no va a ser capaz de deshacerse de toda la caterva de seres infernales que encontrará a su paso. Por suerte, cuenta con un poderoso guantelete con el que busca hacer trizas los planes de la malvada organización de vampiros que permanece al acecho. Sí, aunque parezca algo paradójico respecto a otros títulos ambientados en el oeste, aquí vamos a usar el puño tanto o más que las armas a distancia.

Con nuestro guantelete podremos aturdir a los enemigos

El sistema de combate de Evil West permite que alternemos con soltura entre el cuerpo a cuerpo y los ataques a distancia. Además, nuestro guantelete nos da acceso a poder usar la electricidad a nuestro favor, permiténdonos aturdir a los enemigos para asestarles poderosos combos. Estos poderes serán también clave para resolver los pequeños puzles que iremos encontrando a lo largo de la aventura. Ninguno de ellos presenta la más mínima complejidad, pero suponen un alivio entre tanto combate multitudinario.

Uno de los aspectos que más me ha gustado de Evil West es su elaborado sistema de combos. Este te permite encadenar ataques espectaculares sin requerir de una excesiva maestría a los mandos. Si quisiera buscarle un símil a la propuesta, me ha parecido una mezcla entre Devil May Cry con los últimos títulos de la saga God of War, lo cual es muestra de la enorme ambición del estudio a la hora de plantear las mecánicas de combate.

Disparar a la cabeza es solo una de las opciones que tenemos en Evil West

Un monstruo para cada ocasión                   

Aunque he comentado previamente que hay algún puzle que otro, la mayor parte de nuestra experiencia en Evil West la pasaremos combatiendo contra oleadas de enemigos. Os doy un consejo: en este título es clave saber cuándo has de usar un ataque concreto, ya que hay determinados tipos de adversarios que parecerán absolutamente invulnerables hasta que des con la tecla correcta para desarmarlos. Y creednos, vais a tener que aprender a la fuerza porque no estamos precisamente ante un camino de rosas.

En cuanto a los rivales, he de decir que Evil West cuenta con una amplia variedad de enemigos, de todos los tamaños y formas. Ya desde el mismo inicio conoceremos a adversarios que no caerán con simples puñetazos o balazos. A algunos de ellos solo podremos atacarles si les hacemos parry mientras que para abatir a otros tendremos que estar atentos a ciertos puntos clave donde son vulnerables.

Este lanzallamas es toda una máquina de destrucción

Pronto nos daremos cuenta de que con nuestras armas básicas no vale, pero con el progreso en el juego iremos ganando acceso a nuevo equipamiento que nos será útil tanto en el combate como en la parte de exploración. Por ejemplo, podremos usar un lanzallamas para abrirnos pasos entre telarañas o un utilísimo golpe aturdidor que dejará paralizado a todos los enemigos dentro de un área concreta. Eso sí, todos ellos cuentan con sus respectivos tiempos de cool down, así que habrá que administrar con cabeza cuando usar cada uno de ellos.

Luchando entre la multitud

En sí, eliminar a cada uno de los enemigos de Evil West no es especialmente complicado. Cada uno de ellos suele tener un punto débil claro que identificaremos fácilmente tras un par de envites contra ellos. El problema, y el reto, viene cuando el título nos presenta constantemente oleadas de más de diez adversarios, y no precisamente de los más básicos.

En este punto, aprenderemos que la esquiva tiene su importancia y que es mejor dividir al enemigo que intentar abarcar todo a la vez, si es que nos dejan. La inteligencia artificial de los rivales me ha parecido bastante acertada, no dejándonos ese segundo de respiro que necesitamos para que se recargue el vial de salud. Sí que es cierto que, acercándonos al final de la aventura, el título plantea demasiados enfrentamientos contra oleadas de enemigos a los que hemos vencido mil veces ya. No es que deje de ser divertido, no me entendáis mal, pero hace que ciertos tramos de la obra sean algo repetitivos.

Los combates contra enemigos finales son tan divertidos como extenuantes

Sin embargo, donde sí tenemos variedad es en los enfrentamientos contra los jefes finales. Aquí los combates suben un punto en cuanto a complejidad y espectacularidad, estando divididos en varias fases donde los rivales van adquiriendo patrones nuevos de ataque. Un aspecto que me ha gustado, aunque puede ser divisivo, es que si caemos en estas batallas no volveremos a afrontarlas desde el inicio sino desde el último escalón de poder del rival en que nos hubiéramos quedado. No viene mal, ya que hablamos de enfrentamientos que pueden superar fácilmente los diez minutos y para los que conviene ir bien preparados.

Luchando entre la multitud

Pese a que estamos ante un título orientado claramente a la acción, Evil West cuenta con pequeñas pinceladas RPG enfocadas a la mejora de las capacidades de Jesse. Tenemos dos árboles de habilidades principales, asociados al guantelete y al resto de armamento del que disponemos. Además, podemos adquirir nuevas funcionalidades para las distintas armas secundarias que vamos obteniendo durante la aventura.

Podremos mejorar las habilidades de Jesse con distintos árboles de habilidades

Para progresar en el árbol de habilidades simplemente habrá que ir subiendo de nivel, accediendo a una mejora nueva cada vez que subimos un escalón. Es importante resaltar que hay más habilidades que niveles, así que habrá que decidir bien qué camino queremos seguir. Hay que considerar que algunas de las habilidades solo son accesibles si tenemos las anteriores. No obstante, Evil West cuenta con puntos donde podemos resetear el progreso en el árbol por si hubiéramos ido por un camino que no nos conviene.

En cuanto a la mejora de las armas secundarias, las conseguiremos a base de dinero y en función de lo que hayamos explorado. Sí, los planos para acceder a algunas de las funcionalidades estarán escondidos por los escenarios, aunque ya os digo que es bastante fácil encontrarlas. Gracias a un sistema de enfatización de puntos clave, es fácil saber por dónde seguir y, en el caso de que el camino que veamos no esté marcado por ellos, averiguar dónde podemos encontrar dinero o habilidades adicionales.

Encontrar alguno de los planos necesitará de que exploremos los escenarios a conciencia

Breve pero intenso

Evil West es un título que busca la acción directa sin demasiadas complicaciones ni zarandajas. Propone una experiencia bastante lineal que se completa en una quincena de horas. He de decir que considero que tiene la duración justa ya que, como he dicho, los últimos tramos de la aventura gozan de demasiados enfrentamientos similares. Quizá de extenderse más estos habrían hecho algo menos disfrutable la experiencia en su totalidad.

No es una propuesta especialmente rejugable. Eso sí, cuenta con un modo Nueva Partida + en el que podremos revivir la aventura con una dosis extra de reto. Evil West cuenta con tres niveles de dificultad. El más bajo es conocido como Historia, estando pensado para aquellos que quieren disfrutar de la experiencia sin demasiadas preocupaciones. No obstante, no es un título especialmente complicado en su nivel Normal aunque, eso sí, requiere que vayamos con cabeza a los combates. Por si fuera poco, el título cuenta asimismo con un modo multijugador que permite vivir la experiencia en cooperativo.

Algunos momentos durante la exploración son espectaculares

Un fantástico viejo Oeste frente a tus ojos        

Encarando ya la parte final del análisis, es hora de hablar del apartado técnico. Hemos jugado Evil West en PlayStation 5, donde se nos ha dejado escoger entre modo calidad y rendimiento. Aunque en la modalidad que maximiza la resolución el título va fluido, en este tipo de propuestas siempre sale natural priorizar la tasa de imágenes y este es un ejemplo idóneo.

Quizá no sea Evil West un prodigio técnico si vamos al detalle, pero su acertado apartado artístico hace que cualquier fallo que pudiera tener quede disimulado. Me gustaría destacar los diseños de los diferentes monstruos. También resaltan los escenarios, que mezclan con acierto elementos arquitectónicos realistas con otros más fantasiosos. Sí que está un peldaño un poco por debajo todo lo relacionado con los personajes secundarios, sobre todo en cuanto a la expresividad facial.

Los escenarios de Evil West saben mezclar estructuras arquitectónicas reales con elementos de fantasía

En cuanto al apartado sonoro, podríamos decir que su banda sonora sigue con la tendencia de mezclar el western con la fantasía. No nos encontramos ante ninguna melodía memorable, pero cumplen de sobra con su función de acompañamiento. Evil West viene traducido al castellano, pero no doblado, aunque las voces en inglés me han parecido bastante acertadas. Eso sí, hay ciertas conversaciones y momentos de los combates que extrañamente no están subtitulados, haciendo que haya tramos de más difícil comprensión.  Es algo fácil de solventar con un parche que esperemos llegue pronto.

Veredicto

Evil West ha llegado casi de hurtadillas, pero se ha convertido en uno de los juegos de acción del año. Huyendo de cualquier tipo de complicación, la propuesta busca una diversión directa avalada por un gran sistema de combate y una serie de habilidades muy atractivas y fáciles de usar. Además, viene acompañado de un notorio apartado técnico y cuenta con la duración justa para convertirse en una experiencia tan acotada como disfrutable. Sin duda, un juego que ha de estar en la colección de los amantes del género de acción.

Duración de Evil West:

15 h.
8.5

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.5/10

Innovación

8.0/10

Narrativa

8.0/10

Diversión

9.5/10

Duración

9.5/10

Aspectos Positivos

  • Es tremendamente divertido
  • El sistema de combate es fácil de dominar y tiene muchas posibilidades
  • Buen diseño artístico de enemigos y escenarios

Aspectos Negativos

  • Algún leve problema con la cámara
  • Algunos enfrentamientos se repiten demasiado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí