Análisis de Gallic Wars: Battle Simulator (Switch). Una decepcionante guerra de las Galias

Análisis de Gallic Wars

En Gallic Wars: Battle Simulator nos acercamos a la guerra de las Galias al más puro estilo de los cómics de Astérix y Obélix.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Gallic Wars es un videojuego de simulación de batalla. Ha llegado a Nintendo Switch el 28 de marzo de este año 2021. También está disponible en PC, pero no en las demás plataformas, al menos de momento. Se supone, de todas formas, que entre este año y el siguiente verá la luz en PS4, PS5, Xbox One y Xbox Series S/X. Mad Gamesmith y Ultimate Games nos ofrecen un juego roguelike de estrategia táctica en el que tendemos que manejar a los galos en plena Guerra de las Galias contra los eternos enemigos romanos.

Análisis de Afterpulse (Switch). Sumérgete en la batalla

Un juego de estrategia, pero decepcionante

Con Gallic Wars tendremos que sacar al comandante que tenemos dentro para poder conquistar los terrenos que los romanos tienen bajo su dominio. Como he comentado anteriormente, nos encontramos en medio de la Guerra de las Galias, y manejaremos a las aldeas galas para que puedan hacer frente al ejército rival.

La primera impresión al abrir el juego es que va a ser un juego bastante entretenido, pero esta percepción está bastante alejada de la realidad que he vivido como jugadora.

Pantalla del breve tutorial que nos ofrece Gallic Wars

Gallic Wars es un juego de batallas en el que tienes que seguir una estrategia para poder ir conquistando los territorios del enemigo, en este caso del ejército romano. Si bien es cierto que sí, es de estrategia, resulta poco interesante a la hora de jugar. Gallic Wars es muy repetitivo en cuanto a la mecánica.

Empezando por el principio, la narrativa es totalmente inexistente en Gallic Wars. No tienes una historia que hile el juego y creo que esto es un gran fallo en cuanto a la captación de posibles jugadores hacía título. La falta de narrativa hace que desde el principio no te integres en Gallic Wars y te sientas ajeno a todo lo que estás realizando.

Imagen del plano sobre el que tienes que basar tu estrategia de combate contra los romanos

Sí, eres comandante de las tropas galas y tienes que ir ganando al enemigo, pero nada más, sin nada más de fondo. El hecho de que todos, o casi todos, conozcamos la historia que hay detrás de la Guerra de las Galias, sobre todo por los cómics de Astérix y Obélix, no es excusa para no realizar algún tipo de narrativa, aunque sea muy simple, para situar al jugador dentro de una historia en la que pueda sumergirse.

En cuanto a los controles del juego, está bastante bien que se pueda manejar con el mando o con la pantalla táctil. Estas dos opciones nos brindan algo más de variedad. El manejo de los controles al principio es algo extraño, sobre todo para quienes no estén acostumbrados a jugar en Switch, pero enseguida te haces con ellos. Lo único malo que he de añadir en cuanto a los controles es con la opción que te da el juego de “rendirte”. Esta opción debería estar más cuidada en cuanto a la manera de accionarla, ya que si en algún momento te confundes de botón te rindes sin más preámbulos que haberle dado un clic.

Un ejemplo con los controles del mando de la Nintendo Switch

Respecto al objetivo del juego, este es bastante simple como ya he comentado anteriormente, despejar las áreas de romanos e ir conquistando territorios. Mediante estrategias de colocación de soldados y de movimientos de tropas tienes que conseguir derrotar al ejercito contrario, eso sí, debes hacer todos los movimientos y planes antes de comenzar el combate…, ya que cuando empiece simplemente es cuestión de ver a los distintos soldados enzarzarse en una gran batalla.

Los territorios se dividen en cuadrículas y por niveles. Si subes de nivel, se restablecen las tropas que no hayan causado baja en el combate anterior (nunca las que sí que hayan sufrido daño mortal). Cuando ganas una zona vas ganando unidades de tropa y algunos artefactos como arbustos para esconderte, catapultas, cepos, “hombres bomba”, etc.

Una captura del modo “mapa de territorios” donde tienes que ir seleccionando el avance de tu tropa en Gallic Wars

Cada romano que cae en combate es como, digamos, un punto de experiencia. Esos puntos de experiencia que vas ganando se van sumando en una barra que te va desbloqueando personajes especiales. Puedes equiparte hasta cuatro de ellos y te dan bonificaciones especiales o potenciadores para tus unidades de combate.

Como ya he mencionado anteriormente, estamos en la Guerra de las Galias y todos sabemos la historia de los personajes galos por excelencia. Por ello, bastantes de estos personajes especiales nos van a resultar fácilmente reconocibles ya que guardan una gran similitud en cuanto al nombre y también respecto a su apariencia con éstos.

Pantalla de la adquisición de personajes especiales, con una gran similitud con célebres personajes que todos conocemos

Cuando acabas un combate, si pierdes tienes que empezar de nuevo la campaña que has iniciado, algo bastante molesto, sobre todo para el jugador que no tiene mucha experiencia en este tipo de juegos de estrategia táctica. Por ello, como he comentado anteriormente, al ser Gallic Wars un juego tan repetitivo en cuanto a mecánica, no resulta recomendable para esa gente que no le guste o jamás se haya acercado a este tipo de combate táctico.

Si somos capaces de lograr la victoria en la batalla lo que Gallic Wars nos enseña es un resumen de la victoria frente a los romanos. En este resumen se nos dice los galos que han perdido y los que han ganado… y lo mismo con los combatientes romanos. Tras este resumen, la opción es volver al mapa para saber cuál es nuestro siguiente objetivo.

La pantalla resumen de después de cada batalla de Gallic Wars

Análisis de Evil Genius 2: World Domination (PC)

Sonido y gráficos, dignos de mencionar

En cuanto al sonido, la música al principio te impacta llevándote al ambiente, pero… nadie se espera que fuera una pista tan corta y en bucle. Durante todo el juego, sin excepción, la música es exactamente la misma pista.

Esto no sería un problema si en las opciones del juego se pudiera quitar la música o bajarle el sonido. Pero, para mi sorpresa y disgusto esta opción es inexistente.

El menú con las pocas opciones que nos dan para modificar ciertas cosas de Gallic Wars

En cuanto a los gráficos, estos son de aspecto cartoon y están centrados en los personajes especiales, el terreno, que apenas está decorado, y en los mapas de conquista que resultan demasiado simples a todas luces.

De nuevo, vemos la eterna referencia a nuestros galos favoritos, Astérix y Obélix. Básicamente, todos los personajes especiales tanto en nombre como en el aspecto son bastante similares, por no decir iguales, pero casi. Con respecto a este tema, he visto mucha falta de originalidad, a no ser que la única intención fuese no crear nada nuevo.

Así se ven las batallas con el zoom activado

Puedes, también, hacer zoom durante todo el juego para ver las casas o simplemente para ver a los soldados pelearse. Es algo “entretenido” dentro de lo que cabe, pero tampoco resulta de un gran interés… ya que vista una, vistas todas.

Veredicto

En conclusión, Gallic Wars es un juego de batalla de estrategia en el que tienes que ir conquistando los territorios que los romanos tienen en su poder. Con claras reminiscencias de sus personajes especiales a otros personajes ya creados, este videojuego no tiene una base de experimentación en cuanto a idea original o respecto incluso a la mecánica del juego. Es posible, que un aficionado a este tipo de videojuegos, de batalla y de estrategia, se entretenga con este título.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Gallic Wars: Battle Simulator

Duración: 8 h.

Jugabilidad

5.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

5.0/10

Innovación

5.0/10

Diversión

5.0/10

Duración

6.0/10

Aspectos Positivos

  • Puede entretener a los amantes de este tipo de juegos
  • Los gráficos son simples, pero en cierta manera, bonitos

Aspectos Negativos

  • No hay una originalidad en la mecánica del juego, ni en los personajes especiales, ni en el videojuego en sí
  • No tiene una narrativa que nos atraiga a jugar al título
  • Música repetitiva y sin opciones de configurarla