Análisis de Ghost of Tsushima Director’s Cut (PS5). Una edición definitiva con pocos añadidos

Ghost of Tsushima Director's Cut

Ghost of Tsushima Director’s Cut aterriza en PlayStation un año después de su lanzamiento en PS4, incluyendo la nueva expansión ambientada en la isla de Iki.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Ghost of Tsushima Director’s Cut sienta un precedente muy peligroso dentro de la industria. Unas líneas más abajo entraré a desgranar qué me parece esta nueva versión del último título de Sucker Punch, pero el subtítulo Director´s Cut se me antoja igual de traicionero que aquellas versiones GOTY que se hicieron tan populares en la séptima generación de consolas, o las Definitive Edition de la de PS4 y Xbox One, que aparecieron en especial en sus inicios.

“Montaje del director” en el cine supone algo más que un simple añadido, tanto visual como de contenido, es una versión íntegra del director sin intervención de la productora o estudio responsable detrás y que, en ocasiones, engrandece aún más dicha obra. Aún con todo lo que mencionaré a continuación, no os voy a engañar, he disfrutado de Ghost of Tsushima Director’s Cut como un niño. Una propuesta que llegó hace escaso un año a nuestras consolas PlayStation y que se ganó con mucho mérito ser el último gran exclusivo de la octava generación de Sony.

Un mal del pasado, una nueva aventura

Ghost of Tsushima Director’s Cut es la versión definitiva del notable título de Sucker Punch. Una edición con pocos añadidos que aúna todas las actualizaciones que llegaron al juego base, además de su modo Leyendas, su modalidad multijugador que se estrenó meses después de su lanzamiento. No obstante, regresar a Tsushima en esta edición de PS5 ha supuesto una sensación agridulce. No tanto por mi opinión de este título, que a grandes rasgos me gustó bastante en su día, sino porque quitando el aumento de la tasa de imágenes por segundo y el pulido de ciertas texturas y sombras, no añade nada nuevo a la propuesta base.

Impresiones de Diablo II Resurrected

Iki no es una continuación de los hechos de Ghost of Tsushima

No me malinterpretéis, Ghost of Tsushima fue uno de los despliegues técnicos más sorprendentes que recuerdo en las consolas de sobremesa recientes, capaz de competir mano a mano con un peso pesado como The Last of Us Parte 2, y replicar este logro, en tan poco tiempo, era tarea imposible. Sucker Punch entró pisando fuerte en la octava generación con Infamous: Second Son, un juego que a todas luces era inferior a la dilogía protagonizada por Cole MacGrath, pero que visualmente demostró que esta compañía podía hacer algo más que Sly Coper o un port de Street Fighter X Tekken a PSVita.

Esta propuesta de mundo abierto fue una carta de amor al cine, a la historia japonesa e incluso a su mitología. Tanto es así que los bonitos encuadres y el apartado técnico me daban siempre una excusa para usar su modo foto en busca de la mejor instantánea. Además, la forma en la que el estudio integró el desplazamiento por el mundo gracias a las indicaciones del viento me parece, aún hoy en día (aunque tampoco es que haya pasado mucho tiempo), un total y completo acierto.

El mapa de la isla de Iki se abre ante nosotros con un desarrollo idéntico al juego base de Ghost of Tsushima, con diferentes iconos y parte del mapa oculto a la espera de que lo exploremos

Por ello, el único atractivo para volver a Tsushima es, irónicamente, abandonar la isla en busca de un nuevo horizonte. Para acceder a esta expansión tendremos que haber superado, como mínimo, el segundo arco narrativo de Ghost of Tsushima, y es que La Isla de Iki es un DLC contemporáneo a los hechos acontecidos en el juego base. Por eso irremediablemente nos encontraremos con ciertos anacronismos y situaciones que no se corresponden con lo que nos cuentan en Ghost of Tsushima, incluso algunos detalles de su trama desconcertarán a aquellos jugadores que hayan completado la historia principal.

La historia de Iki profundiza en el pasado de Jin de una forma bastante interesante por medio de alucinaciones que perturbarán a nuestro protagonista durante toda la aventura y donde conoceremos más sobre la relación con su padre y cómo su muerte influyó en él para convertirse en una figura de recio carácter. Si bien no soy muy partidario de estas escenas oníricas, pues en multitud de ocasiones sirven únicamente para ralentizar el avance del jugador por medio de segmentos de difícil comprensión, estas visiones están bien integradas tanto en la narrativa como en el gameplay.

Los escenarios oníricos se irán sucediendo durante toda la campaña en Iki con segmentos pasilleros donde predominan los diálogos entre Jin y el Águila

A lo largo de nuestra aventura en Iki iremos sufriendo los efectos de un veneno que pululará por nuestro organismo haciendo que se manifiesten los terrores más escondidos y las dudas de Jin, hasta el punto de preguntarse si vale la pena algo de lo que está haciendo. Un desarrollo que me ha gustado bastante y que mantiene el tipo, sin muchas complicaciones, en sus cerca de 15 horas de duración.

No obstante, el esquema de misiones sigue pecando de cierta simpleza, algo que afectó mucho a Ghost of Tsushima. Seguirán predominando las tareas donde deberemos limpiar campamentos enemigos o escoltar a cierto NPC, pero regresan los relatos secundarios: misiones con mayor profundidad y que recomiendo encarecidamente completar.

Impresiones de Tales of Arise

Pocos añadidos mecánicos y nuevas amenazas

Ghost of Tsushima Director’s Cut no añade nuevos rangos de mejora a las armaduras, pero podremos mejorarlas para continuar, posteriormente, nuestra aventura en Tsushima

Lejos de los fantasmas del pasado, Jin deberá hacer frente al Águila, una khan mongola que ha desobedecido las órdenes de Kothun Khan, antagonista de la historia de Ghost of Tsushima, y que ha invadido Iki en lugar de atacar Tsushima. Con esta nueva facción mongola llegan nuevos enemigos y una única habilidad adicional para nuestro protagonista en forma de una mortal carga frontal a lomos de nuestro caballo Nobu. Un pequeño añadido bastante anecdótico, incluso prescindible, para todo aquel jugador que quiera abordar el juego como el Fantasma, apostando por el sigilo y el desconcierto de los enemigos.

Entre los oponentes que debutan destaca el chamán, un nuevo rango mongol que agitará su bastón y recitará cánticos con el fin de aumentar la agresividad y la salud de los enemigos cercanos, imbuyéndolos en un trance del que solo los liberará la muerte. Un adversario que, si bien en combate cuerpo a cuerpo no ofrecerá mucha resistencia, es uno de los primeros oponentes que habrá que liquidar pues su habilidad es tremendamente eficaz y supondrá un enorme engorro para aquellos jugadores que aborden la isla de Iki sin haber completado la aventura principal.

El mongol es el enemigo más imponente, a la vez que débil, de este nueva expansión

Un aspecto que se beneficia enormemente del aumento de imágenes por segundo de este Director’s Cut es el combate. Éste no ha sufrido ningún cambio o añadido desde su lanzamiento, al margen de la carga equina antes mencionada, contando con las mismas cuatro poses de combate que atienden a los diferentes estilos de lucha nipones (Piedra, Agua, Viento y Luna). No obstante, sigue siendo un sistema de pelea espectacular, cinematográfico y que ahora se ve más fluido que nunca.

El resto de las actividades de la isla principal se trasladan a la de Iki y se añaden nuevos desafíos de arquería y unos minijuegos musicales bastante coquetos donde, gracias al movimiento del DualSense, iremos perfilando una canción para entrar en sintonía con los pequeños animales que pueblan la isla. Completarlos no es fundamental y otorgarán amuletos menores que poder incluir en nuestro inventario, pero, de nuevo, deja claro que Ghost of Tsushima es una obra muy personal y de amor al Japón medieval.

El minijuego musical es la novedad de este Ghost of Tsushima Director’s Cut y deja claro la mano de Sucker Punch para mesclar guerra y paz

Hablando de la isla de Iki, agradezco que no sea un escenario idéntico a Tushima, algo que no habría sido necesariamente malo pues su diseño ya era enormemente atractivo, pero que habría cambiado mi percepción sobre esta nueva edición. Iki se despliega ante nosotros como un territorio casi inexplorado y donde las edificaciones remanentes han sido consumidas por el verde manto de la naturaleza y sus embravecidas aguas desechan trozos de navíos mongoles que encallan contra sus rocas. Iki es salvaje y los nuevos biomas son vistosos y detallados hasta un nivel enfermizo, en especial estas zonas costeras.

5 juegos perfectos para disfrutar en verano

El fantasma llega a PS5

Uno de los aspectos por los que quería que llegase el 20 de agosto era para comprobar cómo manejaba la nueva generación de Sony un portento visual y artístico como Ghost of Tsushima. Como he adelantado antes, la IP de Sucker Punch sigue fascinándome como el primer día, pero los añadidos visuales en PS5 distan de ser los que uno habría esperado.

El modo foto vuelve a Ghost of Tsushima Director’s Cut con nuevos añadidos que sacarán el artista interior de más de uno

Contaremos con dos modos de visualización que priorizan o bien la resolución o la tasa de imágenes por segundo de todos los elementos. No os alarméis, Ghost of Tsushima Director’s Cut se ejecuta a 60 FPS en ambos modos, por lo que recomiendo usar la modalidad que potencia el apartado gráfico, pues su diferencia más notable es que limita la cantidad de imágenes por segundo de ciertas animaciones o efectos. No es una carencia importante, ni mucho menos, es casi inapreciable, pero para aquellos con cierto ojo clínico notaréis que las animaciones faciales están algo descompensadas en relación con el resto de la obra.

Hablando del aspecto más puramente técnico, Ghost of Tsushima Director’s Cut mejora levemente tanto las sombras como el postprocesado, actualiza ciertas texturas de baja resolución (introducidas en PS4 para limitar la carga de trabajo de la consola) y aumenta la cantidad de vegetación y partículas. La distancia de dibujado se mantiene inalterable y los tiempos de carga se han reducido al mínimo. Esto se traduce en cerca de 6 segundos entre que ejecutamos el juego en el menú de PS5 hasta que carga y apenas 2 segundos para completar un viaje rápido desde la esquina superior del mapa al punto más al sur de la isla.

Iki es tan bella como peligrosa, pero sobre todo se diferencia con Tsushima en su carácter más salvaje e inexplorado

El uso del DualSense es muy llamativo, algo que no esperaba debido a que este Director’s Cut es, en esencia, una versión intergeneracional que se lanza en PS4 y PS5. Sentiremos las pisadas de nuestro corcel, los golpes de espada y hará uso de los gatillos adaptativos para tensar el arco. Hasta aquí nada nuevo pero lo impresionante llega cuando podemos sentir desde el propio periférico la banda sonora y los golpes de percusión, así como las vibraciones de esas voces fantasmagóricas del pasado que oiremos por medio de estas visiones antes mencionadas.

Veredicto

En ocasiones es difícil defender un producto que únicamente expande el original con nuevo contenido que no supone más que un tercio de la duración del juego base. Ghost of Tsushima Director’s Cut sale al mercado un año después del lanzamiento del título y comprendo que parte de la comunidad tenga dudas sobre si actualizar su versión de pasada generación.

Y es que Ghost of Tsushima Director’s Cut no se asemeja a aquellas propuestas nativas de PS5 como sí lo son Ratchet & Clank: Una dimensión aparte e, incluso, Marvel’s Spider-Man: Miles Morales. Sus mejoras visuales son mínimas y destaca más por su rendimiento que por sus imágenes.

No obstante, la Isla de Iki es una expansión muy interesante, a pesar de ser tremendamente conservadora. Por ello creo que Ghost of Tsushima Director’s Cut es una actualización, o compra pues se puede adquirir de forma separada, para tener en cuenta para los nuevos jugadores, así como aquellos con ganas de tener una excusa, por pequeña que sea, para volver al bello Japón medieval.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon

Ghost of Tsushima Director's Cut

Duración: 30-65 horas
8

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.5/10

Innovación

6.0/10

Narrativa

7.0/10

Diversión

8.5/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • La nueva isla de Iki
  • Sigue siendo tan espectacular como su versión de PS4
  • El uso del DualSense y sus mejoras gráficas ...

Aspectos Negativos

  • … aunque podría haber exprimido más la nueva generación de Sony
  • Una edición muy conservadora en cuanto a contenido