Análisis de Giraffe and Annika (Xbox One). Fórmula metroidvania en 3D para los más jóvenes de la casa

Análisis de Giraffe and Annika. Fórmula metroidvania en 3D para los más jóvenes de la casa

Atelier mimina se estrena con Giraffe and Annika, una entrañable aventura, que puede ser disfrutada junto a los más pequeños de la casa, aunque con ciertos problemas.

Atsushi Saito tal vez no sea un nombre muy conocido por la mayoría, pero eso no quita que tenga en su haber trabajos en títulos de cierta importancia y calidad. Este artista japonés ha trabajado como diseñador de diferentes aspectos gráficos en juegos como GitaroMan de PSP, Osu! Tatakae Ouedan o Just Sing. Pero en 2018 decidió independizarse para trabajar en un juego completo fundando el estudio atelier mimina y hoy, podemos degustar el primer fruto de este nuevo árbol profesional y vital de Saito: Giraffe and Annika.

Una historia adorable para toda la familia

Vamos a empezar fuerte el análisis de Giraffe and Annika, porque sin duda, su punto más destacable es su historia. Aunque se desarrolla de forma bastante simple mediante viñetas de un cómic con estética anime (eso sí, con dibujos de bastante calidad), el título esconde un argumento algo más profundo de lo que parece en un principio. No es especialmente complejo, tampoco tendría sentido ya que, como va a quedar claro en distintos puntos del análisis, empezando por este; El juego está enfocado claramente a un público muy joven.

Como podéis leer en la viñeta, estos son Giraffe and Annika

La historia arranca con una visión en la que vemos como la protagonista intenta impedir que alguien a quien no llegamos a ver del todo, se marche. En su intento de perseguirla, Annika, personaje que controlaremos durante toda la aventura, caerá al suelo y al despertar, ya metidos en el juego, nos encontraremos en un verde prado donde la jovencita no sabrá ubicarse.

También podéis disfrutar los más jóvenes con Bob Esponja, lee aquí el análisis de su última aventura

Que es lo que ha pasado, donde estamos y recuperar nuestros recuerdos son las premisas básicas de una narrativa que, especialmente en los compases finales de la aventura, se desvelará como una historia emotiva, que los más pequeños de la casa podrán entender de forma básica, pero que los más mayores también disfrutaremos con un giro final y el mensaje “subliminal” que encierra uno de los personajes principales. Una historia que si bien no alcanza las cotas de calidad de las películas de Studio Ghibli, sí deja entrever una fuente de inspiración en las mismas.

En ningún juego de aventura que se precie puede faltar un “nivel de fuego” y por supuesto Giraffe and Annika tiene el suyo

Giraffe and Annika también sorprende hasta cierto punto con el carisma de alguno de sus personajes secundarios y con el humor que plasma en algunas de sus viñetas, utilizando la exagerada expresividad que permite la estética anime para dotar algunos momentos de la trama de bastante gracia y personajes muy simpáticos.

Metroidvania 3D para los peques, aunque tal vez necesiten alguna ayuda

Como ya he reconocido abiertamente en otros análisis o podcast, posiblemente uno de mis géneros favoritos o incluso, el que más, sea el “Metroidvania”. Es por eso que sentía cierta curiosidad por el apartado jugable de éste título. El resultado; en concepto me parece excelente, sin embargo la ejecución, resulta muy mejorable.

Hasta las mazmorras tenebrosas de Giraffe and Annika son adorables, la palabra que más voy a repetir en este análisis

Y es que la idea de trasladar un género que tanto me gusta a los más pequeños se me antoja una idea fantástica, ya que no hay tantos juegos de este corte para ellos. Normalmente encontramos juegos de plataformas, o juegos al estilo “Lego”, de acción muy sencilla pero de cierta linealidad en su desarrollo. Giraffe and Annika les da la oportunidad de experimentar un tipo de juego que premia su capacidad de exploración o el recordar donde había zonas inaccesibles a las que ahora, tras encontrar cierta llave o habilidad podemos acceder, como es habitual en este tipo de propuestas, pero con extrema sencillez.

Para que os hagáis una idea, la primera habilidad que conseguiremos será la de saltar, ya que al comenzar el juego sólo podremos movernos, interactuar con puntos del escenario y empujar cajas. El resto del título se desarrolla con dos habilidades más  y a través de llaves u otros objetos que nos permitirán avanzar en la aventura, en una isla de una extensión bastante generosa para crear sensación de descubrimiento y exploración en los más pequeños, y con una duración que ronda las 6 horas, aunque puede llegar a las 8 si queremos conseguir todos los secretos.

La isla en la que se desarrolla Giraffe and Annika es bastante grande, todo lo que se ve en la imagen es explorable, con limitaciones, obviamente

Todas las mecánicas de Giraffe and Annika, son extremadamente simples y adorables, de hecho, ni siquiera hay combates en el juego. Los enemigos que encontremos en las mazmorras serán fantasmitas que se tirarán a por nosotros o nos dispararán desde la distancia, pero simplemente tendremos que esquivarles, es un título que no da pie a la violencia por nuestra parte de ningún modo. De hecho, los jefes finales, que los tiene, se desarrollan en un juego de ritmo musical con tres niveles de dificultad seleccionables y de una sencillez también extrema, utilizando únicamente un botón para el ritmo, y la palanca de movimiento para desplazarnos de izquierda a derecha.

Las ilustraciones que iremos viendo durante el transcurso de Giraffe and Annika tienen bastante calidad

Durante el desarrollo de Giraffe and Annika tendremos también margen para algunos objetivos opcionales, como desbloquear diferentes trajes para nuestra protagonista y el más atractivo, sobre todo si sois amantes de los “gaticos”: las “meowsterpieces”. ¿Os preguntáis que es esto? Muy simple: ¡Dibujos de gatitos! ¡En distintos estilos y dibujados por distintos artistas!. ¡Adorable!. Estos cuadros podrán ser llevados a una galería donde iremos recibiendo sellos y donde a cambio se nos darán premios con una sorpresa final si los conseguimos todos.

No obstante, todas las buenas palabras que tengo para el juego sobre su propuesta, (que si bien como adulto experimentado me parecen simples, como ya he dicho, me parecen de un diseño y una dificultad perfectas para niños y niñas de entre 7 y 10 años), acaban echándose a perder por un control, que sin ser en absoluto nefasto o deficiente, si tiene suficientes imperfecciones para llegar a generar en ciertos puntos momentos de frustración.

De manera muy puntual, Giraffe and Annika tiene algunas mecánicas diferentes

Es una auténtica pena, ya que con un poquito más de mimo en este apartado, se habría conseguido que, salvo alguna zona un poco más complicada a nivel de plataformas, la mayor parte del título pudiera ser disfrutado por niños sin ayuda de un adulto. Pero algo tan simple como empujar una caja se vuelve en algo tedioso o algunos saltos pueden terminar en un barranco aunque lo hayamos gestionado correctamente ya que Annika “patina” y lleva cierta inercia añadida cuando la movemos. Un error que, de haberse dado en un juego para un público más adulto, no se sentiría como algo tan grave, pero si el target objetivo son niños, hacer un control preciso y pulido es imprescindible.

Teniendo en cuenta que esto es un boss final, os podéis imaginar el tono general de Giraffe and Annika

Incluso con este problema, Giraffe and Annika es muy fácil ya que tendremos una cantidad casi infinita de objetos de curación, además de unas rocas que pueblan los escenarios de forma abundante y que hacen lo propio con nuestra salud y, aunque muramos, la única consecuencia será reaparecer unos pocos pasos detrás.

Visualmente de otra generación, pero muy ¡Kawaii!

Supongo, estimados lectores, que si estáis en este punto (y obviando la evidencia de las imágenes) no os resultará chocante que afirme que el apartado gráfico del título es muy humilde. Podríamos haber visto Giraffe and Annika perfectamente en la pasada generación, e incluso, he visto ciertas animaciones que me han recordado a algunas anteriores. Nuevamente, no es nada grave para la propuesta que es, ya que además, sí que hace lo que debe para su público; mostrar escenarios y modelados coloridos y adorables para resultar llamativos a los más pequeños.

Como parte positiva en este punto, decir que si bien este apartado no destaca ni lo más mínimo, es de rigor reconocer que el juego está totalmente limpio de bugs o errores gráficos, aunque sí tiene momentos con bajones de frames notorios sin que lleguen a afectar a la jugabilidad.

¡Muero de amor con este juego!

En su apartado sonoro, Giraffe and Annika opta nuevamente por quedarse en el suficiente raspado, con melodías agradables, que cambian además de forma dinámica durante el transcurso del día, pero que son escasas y bastante repetitivas. Salvándose únicamente los temas que escucharemos en los bosses, que sí tienen cierta calidad y el tema de los créditos, el único con voces. Tampoco esperéis que destaque en los sonidos del juego ni mucho menos en las voces, ya que se ha prescindido de un doblaje, escuchando únicamente refunfuños, sonidos de esfuerzo o alegría de los distintos personajes.

Otro error muy grave, al menos en nuestro territorio, es que el juego llega completamente en inglés, otro tiro en el pie si el objetivo son niños pequeños. Como es lógico este problema sólo se da en ciertos países como el nuestro. Pero por sacarle el lado positivo, si sois padres, puede ser una forma interesante e interactiva de enseñar inglés a vuestros hijos e hijas a través de este medio que tanto nos gusta, ya que como imaginaréis, los diálogos y textos del juego son extremadamente sencillos.

Veredicto

Giraffe and Annika tiene sobre el papel una idea muy atractiva. Desde la humildad del estudio, se nos ofrece una aventura de exploración y plataformas para los más pequeños de la casa. Una idea que, desgraciadamente naufraga por momentos debido a unos controles poco pulidos y, para los hispanoparlantes en concreto, la barrera del idioma.

Pese a estos problemas, es un juego muy entretenido y disfrutable, atractivo si aparte de querer compartir este ocio con los más pequeños de vuestros hogares, os apetece contribuir al aprendizaje de una nueva lengua que nunca está de más. Con esta idea en mente, estoy seguro de que al final de la aventura, os sentiréis satisfechos gracias a lo entrañable de su propuesta, y a su historia, tierna y con un punto emotivo, que os dejará una dulce sensación en el corazoncito al completarla.

Giraffe and Annika

Duración: 6 - 8 h
6,5

Jugabilidad

6.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

5.0/10

Innovacion

5.0/10

Narrativa

8.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • Una historia muy bonita para toda la familia
  • Su propuesta enfocada a los más pequeños
  • Todo es adorable y tiene muchos gatitos

Aspectos Negativos

  • Fallos en el control bastante molestos
  • Técnicamente es muy justito
  • En inglés