Análisis de Her Majesty´s Ship. Con cien cañones por banda y viento en popa a toda vela.

Conviértete en el capitán más respetado de los siete mares con Her Majesty´s Ship, gestiona tu tripulación y combate contra otras naciones

Conviértete en el capitán más respetado de los siete mares con Her Majesty´s Ship. Aprende a gestionar tu tripulación, combatir contra otras naciones y, sobre todo, a respetar a tu almirante.

Si hay una ambientación poco explotada en los videojuegos esa es sin duda la marina. A pesar de notables intentos como los de The Legend of Zelda Wind Waker, Assasins´s Creed Black Flagg o el reciente Windbound en añadir la navegación como parte de sus mecánicas jugables, no hay un título que nos enfrente de un modo realista a los retos de manejar un navío ni qué decir tiene, de hacernos cargo de su tripulación.

Para paliar esa carencia Every Single Soldier y Wastelands Interactive nos trajeron Her Majesty´s Ship a Steam en 2019, título que ahora llega a Nintendo Switch con todas sus virtudes y defectos.

¡Leven anclas!

Her Majesty´s Ship está ambientado (o eso parece, pues no se nos dan datos específicos) en la Europa de los siglos XVI- XVII, época en que las grandes potencias militares se disputaban el control de los siete mares… y de gran parte del planeta, en realidad. En este contexto el jugador encarnará a un capitán de una de estas naciones (Inglaterra, España, Francia o Portugal) cuyo objetivo es convertirse en almirante de la flota de su patria.

Con este punto de partida acaba toda concesión a lo narrativa, ya que Her Majesty´s Ship se centra exclusivamente en su apartado jugable por lo que los únicos textos que leeremos, en perfecto inglés eso sí, serán los de abundantes tutoriales que acompañarán nuestra carrera militar o los de la pantalla de Game Over.

Un motín a bordo es un final perfectamente posible para la carrera militar del protagonista de Her Majesty´s Ship

¿Qué es mi barco? ¡Mi tesoro!

Jugablemente, Her Majesty´s Ship es un título de gestión y estrategia en tiempo real en la que tendremos por una parte que administrar nuestro navío y por otra ganar prestigio para ir ascendiendo en el escalafón militar hasta llegar al rango de almirante de flota antes que nuestro rival o rivales, ya que el título permite enfrentarnos a una, dos o tres potencias a nuestra elección. Cuando uno de los competidores alcanza el rango máximo, se acaba la partida.

Si estás interesado en juegos con ambiente naval, echa un vistazo a nuestro videoanálisis de Port Royale 4

Nuestro primer navío está dividido en diecisiete compartimentos y nuestra labor como capitán es asegurarnos de que todo funcione como un mecanismo bien engrasado. Para ello deberemos ordenar a los miembros de nuestra tripulación realizar tareas de mantenimiento tales como reparar el casco o fregar la cubierta y ocuparnos del bienestar mental y físico de nuestros marineros ya sea formándolos o curándolos en la enfermería.

En todo momento sabremos qué asuntos requieren de nuestra inmediata atención en cada momento gracias a unas banderas que descienden desde la vela mayor de nuestro navío; si somos capaces de resolverlos antes de que se acabe el tiempo límite , repercutirá en la moral de nuestra tripulación. Si esta llega a 0 sufriremos un motín y nuestra partida en Her Majesty´s Ship se acabará.

Las banderas nos indicarán que asuntos requieren nuestra atención más urgente en Her Majesty´s Ship

Por suerte, si no somos muy duchos en las labores de gestión del navío podemos aumentar la moral de nuestros hombres abriendo un tonel de ron u agasajándoles con doble ración de comida, aunque tanto uno como otra no son infinitos.

Junto a las tareas de gestión de nuestro barco nuestra principal responsabilidad en Her Majesty´s Ship es cumplir las órdenes del almirantazgo. Éstas por regla general consisten, en nuestros primeros compases, en escoltar a uno de los barcos de nuestra nación (que en términos jugables equivale a llegar hasta su posición antes que los otros capitanes) o combatir contra uno de los veleros enemigos.

En la época de los vikingos también se luchaba en agua dulce y salada. Sí, en Assassin’s Creed Valhalla también tendremos batallas navales

Los enfrentamientos en Her Majesty´s Ship siempre se dan entre dos barcos. El vencedor de la batalla se dilucida teniendo en cuenta con cuántos recursos atacaremos: cada uno de ellos aporta un modificador de +1 que se suma a la puntuación aleatoria conseguida en la tirada de un dado realizada por la CPU.

Los enfrentamientos se deciden por lo general tras el intercambio de una sola andanada de cañonazos contra los enemigos más débiles, aunque se necesitarán de varias de ellas para acabar con el navío de otro capitán. Sin embargo, tras el primer intercambio de ‘opiniones’ los barcos se separarán, por lo que si queremos continuar atacando tocará perseguirlos.

Los enfrentamientos en Her Majesty´s Ship se dilucidan, por regla general, tras un solo intercambio de cañonazos

La victoria conlleva un aumento en la moral de nuestras tropas así como nos otorga jugosas recompensas en forma de ron, pólvora y prestigio, siendo este último parámetro el que marcará nuestra carrera militar. Si conseguimos que llegue a 100 nuestro personaje promocionará lo cual nos garantizará el acceso a un barco más rápido y con mayor capacidad de carga.

Además, si ascendemos al rango de capitán podremos formar marines que, aparte de servirnos de apoyo en los enfrentamientos navales, nos permitirán tomar ciudades enemigas o construir atalayas que atacarán a los barcos enemigos que entren en su rango de acción.

Cabe destacar que el rango solo es importante en nuestro personaje o nuestros rivales ya que en nuestro barco podemos entrenar a nuestro primer oficial y si conseguimos que sea nombrado capitán podemos permitirle capitanear su propio navío, el cual nos servirá de apoyo en nuestras aventuras.

¿Qué es es mi dios? ¡Mi libertad!

Aunque cumplir las órdenes del almirantazgo es la manera más rápida de lograr la victoria en Her Majesty´s Ship el título de Every Single Soldier/ Wastelands Interactive también nos ofrece la posibilidad de recorrer los mares a nuestro antojo poniéndonos los objetivos que consideremos oportunos.

Her Majesty´s Ship permite al jugador navegar libremente por su mapa

Haciendo gala de esta libertad y a fin de obtener recursos y prestigio, podemos elegir enzarzarnos en batallas navales no solo contra los capitanes enemigos y sus subordinados, sino también con barcos piratas que navegan por el mapa del mundo, recuperar las riquezas de navíos hundidos o interactuar con nuestros propios navíos a fin de obtener recursos en forma de comida, ron y pólvora.

Estos recursos también pueden obtenerse previo pago en oro en uno de nuestros puertos, en los que además podremos intercambiar oro por prestigio, contratar marinos y oficiales e incluso conseguir nuevos reclutas de forma gratuita en las tabernas.

Por regla general también podremos desembarcar en los puertos de la nación neutral (Países Bajos), a no ser que durante nuestras travesías nos haya dado por hacernos con los recursos que transportan sus barcos mercantes. En este caso no solo se nos denegará el atraque en sus puertos, sino que también mandará tras nosotros al Neerlandés Volador (The Flying Dutch), un temible navío de guerra que tendrá como fin vengar las afrentas de sus paisanos haciendo que nos reunamos con Bob Esponja y compañía debajo del mar.

En los puertos de Her Majesty´s Ship podemos no solo comprar provisiones, sino también reclutar nueva tripulación

El arte de la navegación

Desde el punto de vista gráfico Her Majesty´s Ship se desarrolla en dos perspectivas. La primera, cenital, se usa para la navegación. Con ella nos moveremos por un mundo generado de forma procedural en el que encontraremos puertos, navíos hundidos y zonas tormentosas que frenan nuestro avance. Esa perspectiva cambia a una lateral cuando gestionamos nuestro barco, combatimos o bajamos a puerto. Tanto una como otra permiten distintos niveles de zoom.

Con respecto a los diseños, he tenido sensaciones encontradas. Por una parte, el interior de los tres diferentes niveles de naves presentes en el título es bastante detallado. Tanto es así que si aplicamos zoom incluso veremos a nuestros hombres dedicándose a sus tareas en los distintos compartimientos.

No obstante, solo contamos con un modelado para cada tipo de personaje, independientemente de a que nación pertenezca: capitán, oficial (estos dos prácticamente indistinguibles), marinero y marine. Para más inri y como no podía ser de otro modo los desarrolladores han optado por el modelo de soldado británico, con peluca blanca y chaqueta azul.

Los diseños interiores de los navíos son bastante detallados en Her Majesty´s Ship

Por tanto, si vuestra intención era convertiros en los nuevos Juan Sebastián Elcano o Magallanes, esto supondrá un duro golpe a la inmersión agravada aún más por el hecho de que el puntero que usareis para moveros por el mapa siempre tiene los colores de la bandera británica, independientemente de a qué país representéis. No es un detalle que nos vaya a hacer echarnos las manos a la cabeza, pero sí que hubiera agradecido un poco más de mimo a este respecto.

Menos cuidados aún están los puertos ya que todos y cada uno de ellos son exactamente iguales. Bien es cierto que son solo el equivalente de una tienda en un RPG, pero hubiera agradecido algún elemento distintivo, más allá de la bandera que ondea en el horizonte.

Harina de otro costal es el apartado sonoro de Her Majesty’s Ship, que cuenta con unas magníficas melodías marinas muy adecuadas y unos efectos de sonido en los que los gritos de los oficiales (en inglés) desde la cubierta del barco, el ruido los cañonazos y los graznidos de las gaviotas os transportarán ineludiblemente a alta mar. El mejor apartado del título sin duda.

El apartado sonoro de Her Majesty´s Ship potencia la inmersión hasta extremos insospechados

Un navío que hace aguas

Con respecto al control me ha parecido muy deficiente, sobre todo si lo comparamos con la versión de PC. En parte esto es debido a que, en la versión de Steam, podíamos hacer click directamente en cada camarote de nuestro barco mientras que en la versión de Switch no nos queda más remedio que desplazarnos de uno a otro con el stick.

Además, mientras que en las versiones de compatibles teníamos la opción de clicar directamente en las banderas que representaban las órdenes del almirantazgo a fin de leerlas, en Switch se ha optado por introducir tres menús diferentes que debemos ir alternando, uno para la gestión, otro para las banderas y el último para la interfaz. Una decisión de diseño extrañísima que, además de engorrosa, es poco práctica.

Por desgracia el farragoso sistema de menús no es el único de los problemas de la obra de Every Single Soldier/ Wastelands Interactive, ni siquiera el mayor. El dudoso honor corresponde a su pésima optimización.

Los numerosos bugs y el farragoso control, basado en tres menús, dejan tocado y hundido la experiencia de Her Majesty´s Ship

Y es que aparte de varios bugs menores también me he encontrado otros mucho más graves que han corrompido mis partidas guardadas, me han expulsado al menú de la consola o han hecho que el título se cuelgue. Me gustaría poder decir que dichos problemas son puntuales, pero no es así ya que los he sufrido en todas mis campañas.

Her Majesty´s Ship ya sufrió estos problemas en su lanzamiento en Steam y  Every Single Soldier/ Wastelands Interactive terminaron arreglando la mayoría de ellos y desafortunadamente parece que esta versión para tendrá que pasar por un proceso similar. Solo esperemos que éste no se dilate demasiado el tiempo pues es prácticamente imposible terminarlo en su estado actual, algo que, por regla general, no debería llevarnos más de dos horas.

Veredicto

Her Majesty´s Ship es un título con una ambientación muy atractiva a la que no le saca todo el partido que debiera, con un muy notable apartado sonoro y unas amplias opciones de gestión, pero que en su estado actual es prácticamente injugable. Si los problemas de optimización se terminan resolviendo y te atrae el género, no dudes en darle una oportunidad.

Her Majesty's Ship

Duración: 2h
4

Jugabilidad

4.0/10

Gráficos

5.0/10

Sonido

8.0/10

Innovacion

6.0/10

Diversión

4.0/10

Duración

5.0/10

Aspectos Positivos

  • Experiencia de gestión bastante completa
  • Su apartado sonoro

Aspectos Negativos

  • El poco mimo en ciertos elementos de su apartado artístico
  • Flagrantes errores de optimización que arruinan la experiencia