Análisis de Hitman 3 (PS4). Un broche de oro a la historia del Agente 47

Hitman 3

Hitman 3 supone el cierre perfecto a una de las trilogías de acción y sigilo más populares. Acompañemos al agente 47 una última vez.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Tras haber sufrido muchos problemas tanto en su etapa de desarrollo como en la de lanzamiento, por fin podemos disfrutar de Hitman 3. La propuesta de IO Interactive frente a la que nos encontramos viene a poner el broche a una trilogía de sigilo y acción que comenzó en el año 2016, aunque el primer título del Agente 47 data del año 2000. En su día, supuso toda una sorpresa al introducir muchas mecánicas nunca vistas en un juego de sigilo las cuales, sin duda, hacen de esta saga algo especial. Y, pese a mostrar algún síntoma de agotamiento, nada de ello es culpa de su diseño y mecánicas.

Lo que estáis a punto de leer es el análisis del mejor Hitman hecho hasta hoy, todo un merecido final para la trilogía. Y ya os avanzo que, aunque el título no está exento de defectos, va sobrado de carisma.

Tropezando con su talón de Aquiles

Si no has jugado a los anteriores, te avisamos de que te vas a perder muchas cosas de la trama, pero al menos contarás con unas cuantas líneas y alguna cinemática que te ponen en contexto al inicio del título, logrando un equilibro tal que evita que tengas que buscar un resumen más completo para enterarte pero sin llegar a estropearte la oportunidad de jugar al 1 y 2 en su versión remasterizada.

Análisis de Immortals Fenyx Rising

Pero tranquilo, en ningún caso te vas a comer un spoiler del tamaño del final de Juego de Tronos: el argumento de la saga Hitman es plano y predecible, siendo el protagonista una suerte de versión antihéroe del agente 007. Sí que he notado que en este Hitman 3 sube el listón en cuanto a las secciones narrativas y el contexto que sitúa a nuestro protagonista en cada una de las misiones.

La ambientación de cada una de las misiones en Hitman 3 es espléndida, incluso ya desde las misiones del prólogo

Sin ahondar demasiado en lo que es el contenido de la trama en sí, el argumento del título cuenta cómo el agente 47 se une a dos viejos amigos, conocidos de entregas anteriores, para derrocar por fin a la corporación secreta que domina el mundo entre las sombras. Debemos eliminar a varios objetivos importantes de la corporación y, gracias a este motivo, tendremos excusa para ir visitando los distintos escenarios por los que nos lleva el título, muy diferentes unos de otros y con un diseño de niveles excelente.

Las misiones como eje principal de la experiencia

El modo campaña de Hitman 3 consta de 6 misiones, cada una de ellas de una duración media de una hora, aunque pueden alargarse más en el nivel de máxima dificultad. Entre misión y cinemáticas, el juego nos puede llevar unas 8-10 horas, lo cual quizá no te parezca demasiado para un videojuego de 60€ aunque su alta rejugabilidad justifica el precio. Dicho lo cual, no le hubieran sobrado 3 o 4 misiones más, con las que creo que perfectamente se podría estirar el chicle de la trama principal.

Guía de Assassin’s Creed Valhalla

Además de estas, dentro del propio menú podemos acceder al resto del contenido de Hitman 1 y 2, misiones extra, el DLC de misiones sniper de Hitman 2 y un modo creación, donde puedes seleccionar alguno de los niveles jugados de Hitman 3 y elegir tu propio objetivo para crear un contrato de asesinato y compartirlo con el resto de la comunidad online.

Aunque está muy bien tener todo centralizado desde el mismo menú, al principio te verás inmerso en un verdadero lío de misiones

Eso sí, para poder acceder al contenido de entregas anteriores tendrás que cumplir una serie de requisitos que cambian según la versión del juego que tengas. Respecto a Hitman 2, el progreso que hubieras alcanzado en cualquiera de sus versiones se traslada  a este nuevo título sin mayor problema, incluso las del llamado Legacy Pack que a su vez integraba localizaciones del Hitman inicial de esta saga, cuyo contenido puede ser accedido de esta manera o a través de la compra de los diferentes Access Pass.

En este sentido, hay que tener en cuenta de que el título admite la transferencia de información entre consolas de la misma familia (es decir, puedes pasar de Xbox One a Xbox Series X) pero no entre diferentes plataformas.

Dicho lo cual, este traslado de información solo se puede hacer una vez y no implica que el progreso se sincronice una vez lo juegues en la consola a la que has transferido los datos. Afortunadamente ya se ha resuelto el problema que existía para trasladar los datos de la versión de Hitman 2 para PC a Hitman 3, debido al cambio de plataforma en la que se vende el juego (de Steam a Epic Games Store).

Aunque esto suena muy bien sobre el papel, sí que hemos notado que la manera de implementarlo es un poco liosa, teniendo que navegar entre un laberinto de menús y misiones para llegar a donde queremos. Eso sí, una vez interiorizado no habrá ningún problema.

Jugabilidad muy enfocada en el sigilo

Cuando el agente 47 llega a su destino lo único que sabes es que tienes un objetivo al que hacer desaparecer: el cómo es algo que debes ir descubriendo por tu cuenta. El punto más característico de la saga, y que, no solo se mantiene, sino que mejora exponencialmente este Hitman 3, es que tienes múltiples caminos y formas diferentes de asesinar al personaje en cuestión.

Aunque te camufles, hay ciertos NPCs que pueden identificarte porque conocen a su personal, o al individuo suplantado en cuestión

Para todo ello, el título presenta un escenario relativamente grande en cada misión, el cual, como si de un tablero de juego de mesa se tratara, deberás analizar y observar con atención calculando cada uno de tus movimientos y descubriendo por ti mismo las diferentes opciones de asesinato que te propone el entorno.

En este punto vemos necesario hablar de los niveles de dificultad, pues en ellos radica gran parte de la esencia de la saga Hitman. En el más fácil (para nada recomendable), el camino hacia el objetivo te lo dan masticado, con lo que serás un simple soldado ejecutando órdenes, haciendo que se pierda por completo la esencia del título.

Si de verdad quieres experimentar la sensación de estar en un entorno salvaje en el que poder hacer lo que consideres para cumplir con tu misión, deberás seleccionar la dificultad más alta para eliminar completamente los consejos y sugerencias de tu cómplice al pinganillo o las que te aparecen directamente en el HUD.

Evita entrar en conflicto

El movimiento y control del agente 47 es mucho mejor que en las entregas anteriores, pero sigue estando lejos del nivel de otras propuestas que trabajan el género del sigilo con excelencia como Splinter Cell o Metal Gear. Ante todo, si te ciñes al sigilo, Hitman 3 es un juego con mecánicas pulidas, ritmo lento y muy gratificante, con un buen equilibrio del riesgo-recompensa.

En Hitman 3 según el disfraz que lleves podrás realizar acciones en consecuencia para camuflarte entre la multitud

Como ya pasaba en Hitman 1 y 2, tenemos a nuestra disposición distintas armas de fuego, como una pistola con silenciador que llevamos desde el inicio de cada misión, o diferentes armas de fuego pesadas como metralletas, fusiles, etc. Pese a la existencia de las mismas, su uso es muy poco recomendable ya que el juego no está preparado para ello. Enzarzarte en un ensalada de balas, no es solo un suicidio, sino que además no es nada gratificante.

El movimiento del agente en este apartado es muy poco ágil, las coberturas no funcionan, el apuntado es un horror, y ni siquiera hay una animación para recibir balazos; desde luego, no sé ni para que te dan la opción, cuando claramente Hitman 3 no está diseñado para eso.

“Infinitas” formas de matar

Respecto al asesinato en sí, el límite está en tu imaginación y podrás dar rienda suelta a tus deseos más oscuros ya en Hitman 3 puedes eliminar al objetivo de la misión envenenándolo, disparando, electrocutándole con una batería en el baño, lanzándole por una ventana, tirándole una lámpara encima etc. En este original sistema de juego reside, no solo la diversión de cada misión, sino su alta rejugabilidad. Al finalizar cada una de ellas se te asignan unos puntos que te dirán lo bien o mal que lo has hecho en función de lo original que haya sido tu asesinato, los objetos y áreas descubiertas, el tiempo total utilizado, etc.

Hitman 3 no premia ir del tirón a por el objetivo, en cambio te dan puntos por investigar y conseguir información

En cada una de las misiones hay diferentes miembros del personal o personajes específicos de la trama (un asesino a sueldo, un detective…) con los que podrás intercambiar tu identidad para así acercarte más al verdadero motivo de tu misión. En su mayoría, estos cambios te permiten acceder a áreas nuevas sin levantar sospechas, como puede ser una cocina con el disfraz de chef; pero otras veces incluso entrarás en una nueva subtrama dentro de la misión como en el caso de un detective que investiga el asesinato de uno de los hijos del objetivo, como si se tratara de un Cluedo.

A veces esto no está tan bien resuelto como debería, porque no resulta muy creíble ponerte el disfraz de un personaje con melena que acaba de estar hace dos minutos con una recepcionista, y que ahora ya no te reconoce.

Cuando inicias tu primera partida en Hitman 3, se te avisa de que hay ciertas funciones online como la comparativa de tu puntuación con otros usuarios o los contratos de la comunidad, que te darán la máxima experiencia posible. Sin embargo, si inicias el juego conectado, y por lo que sea, pierdes la conexión en mitad de una misión de campaña, no podrás continuar con la misma, avisándote, mediante una ventana emergente, que has sido desconectado. Sinceramente, es algo que me ha molestado mucho tener que salir de mi misión offline por haber perdido la conexión con el servidor.

Un entorno perfecto para cometer un crimen

A nivel gráfico, Hitman 3 es claramente el mejor de la saga. Los modelados 3D y el diseño de los personajes están realmente bien, pero donde destaca sobre sus dos anteriores entregas es en la iluminación y en el diseño de niveles. Nos encontramos frente a entornos muy diferentes entre sí, cada uno con un carisma especial, viéndose realmente detallados y favoreciendo la exploración. El juego corre perfectamente en PS4, tanto a nivel visual como puramente técnico, salvo alguna caída de frames muy puntual, no hay queja sobre su rendimiento.

La primera misión del modo campaña es una de las más espectaculares en cuanto al entorno en que se ambienta

Claramente, Hitman 3 es un título que ya llevaba mucho tiempo en desarrollo: no te esperes unos alardes tecnológicos de última generación, pero el diseño artístico está tan bien trabajado que esconde la mayor parte de sus defectos. Por otro lado, pese a haber gran número de personajes en cada uno de los entornos, y que algunos se repiten, la sensación general es que cada NPC tiene vida propia, posturas, movimientos e incluso trayectos por el mapa casi aleatorios.

A nivel sonoro se nota el trabajo en los detalles, resultando una autentica delicia jugar con auriculares. El doblaje, en completo inglés, es de una gran calidad, ayudando a la identificación de los distintos personajes con los diferentes acentos y entonaciones. Al igual que en los movimientos, muchos de estos también realizan comentarios propios entre ellos y, si te quedas cerca escuchando, a veces puedes acceder a tramas y misiones secundarias ocultas.

Es justo hacer mención aparte a las cinemáticas que son pequeñas joyas introductorias a cada misión, propias de cualquier película de Hollywood. La forma en la que Hitman 3 presenta todas y cada una de ellas es realmente una maravilla de animación 3D difícil de explicar, pero que comprenderás nada más verlas.

Las cinemáticas que presentan cada objetivo son un soplo de aire fresco entre misiones

Hitman 3 es sinónimo de rejugabilidad

Ya hemos dicho que el modo campaña apenas dura las 10 horas, y eso en máxima dificultad y tomándote tu tiempo en cada misión. Pero el juego no acaba aquí, tenemos muchos añadidos extra, incluidos desde el minuto uno en nuestro disco de Hitman 3: estos son los objetivos y los retos secundarios de cada misión.

En Hitman 3 puedes seleccionar tu propio objetivo y volver a vivir cada misión, en el mismo escenario, pero como un reto nuevo

Cuando accedes al menú de comienzo de una misión ya completada del modo campaña, puedes seleccionar empezarla de nuevo con un objetivo concreto, distinto del principal. Además, estas misiones secundarias adicionales pueden ser creativas, contando con la libertad del juego original, o retos de asesinato con un arma o un modus operandi en concreto.

Todo ello, añadido a la riqueza de cada entorno, otorga a Hitman 3 una rejugabilidad excepcional al título, que fácilmente te puede llevar a las 20 horas antes de aburrirte, y sin tener en cuenta la versión GOTY con las entregas anteriores de la trilogía.

Veredicto

Hitman 3 es un producto sólido, la joya de una saga que cierra con sobresaliente gracias a sus mecánicas propias y especiales que le diferencian prácticamente de cualquier otro videojuego.  Aunque este sea un punto final, ojalá no se pierda para siempre este sistema de juego. Se nota el esfuerzo por darle un cierre digno con una parte narrativa más trabajada aunque, aun así, hay mucho potencial que se podía haber desarrollado en este aspecto.

Está claro que su ritmo lento no es para todo el mundo, casi se puede decir que es una obra de las consideradas de nicho, pero si estás dispuesto a disfrutar a pesar de ese ritmo pausado, sin duda Hitman 3 es para ti.

Suscríbete a nuestro Podcast

Hitman 3

Duración: 8-10 horas.
8

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

7.0/10

Narrativa

7.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

6.0/10

Aspectos Positivos

  • Alta rejugabilidad gracias a poder revisitar las misiones principales con retos y objetivos diferentes
  • Es el título de la saga con mecánicas de asesinato más pulidas
  • Gran riqueza visual de los entornos
  • Buen nivel de IA de los NPCs

Aspectos Negativos

  • En momentos de acción intensa, no acaba de funcionar bien
  • La campaña se antoja algo corta
  • El sistema de menús es lioso