Análisis de Horace (Switch). Un juego indie de plataformas pixel art con una conmovedora historia

Horace análisis

Horace nos trae referencias a juegos retro en cada esquina.

Horace es un juego indie publicado en PC en 2019, creado por Paul Helman con la ayuda de Sean Scaplehorn, y gracias a la edición de 505 Games, ahora le llega el turno a la consola de Nintendo. Horace es un título que estuvo en desarrollo durante más de cinco años, una larga travesía que sin duda ha acabado dando como fruto una obra que no debería dejar pasar ningún usuario que le gusten los títulos retro.

Horace es uno de esos juegos indies que empiezan lento, pero a medida que vas avanzando en la trama te van atrapando. La primera hora está llena de tutoriales y relleno argumental, haciendo que te interese poco, pero mientras vas avanzando en la historia vas viendo el potencial de esta obra y observando que no solo es un título de plataformas, sino que quiere ir mucho más allá de todo eso, sobretodo con el uso y la profundidad que hace la de la narrativa, algo muy raro en este tipo de propuestas.

En Horace somos un robot recoge basura, se que suena aburrido, pero eso no es más que una mera excusa para que exploremos su enorme mundo lleno de plataformas y puzzles. Me atrevería a decir que Horace es un homenaje a lo retro lleno de referencias por todas partes, tanto audiovisuales como jugables.

Referencia “Out run”

Se nota que Paul Helman es un amante de la cultura retro, y con la experiencia que tiene diseñando videojuegos, puesto que lleva trabajando en la industria desde la época de la SNES, por lo que no es de extrañar que Horace está plagado de referencias a este tipo de obras. De las muchas que tiene, por nombrar algunas,  tenemos Out run, Dance Invaders, DayOff, Rhythm King, Meryl Streep Fighter II, Superdetective en Hollywood a Friends.

Pero no solo se queda con los videojuegos, además en Horace podemos encontrar otras referencias a música, series o películas, haciendo la experiencia más amena y disfrutable, sobre todo a los que les gusta esta época. ¿Podrías encontrarlas todas?

Análisis de 9 Monkeys of Shaolin. Un Brawler moderno

Jugabilidad a la vieja usanza

Hablando de la jugabilidad, Horace es un título de plataformas con oportunidades infinitas, al estilo metroidvania. En Horace cuanto más avances en la trama, más habilidades se te irán desbloqueando, sea por objetos como los zapatos o el gorro o por software, lo que nos empuja de manera contínua a conseguir dichas mejoras, ofreciéndonos esa recompensa por avance tan satisfactoria.

El título también cuenta con infinidad de minijuegos inspirados en los videojuegos más clásicos de las máquinas arcade, algo que se le suma a las referencia que os comentaba unas líneas atrás, y que son un auténtico festín para los jugadores más clásicos. Y a todo esto le tenemos que sumar los puzles y los jefes finales, por lo que Horace se convierte en un compendio de estilos muy interesante por su variedad.

 Tipos de plataforma y enemigos

El juego al ser un plataformas en su mayor parte, está lleno de obstáculos que tendremos que superar de manera constante. La electricidad y el agua son ejemplos claros de estos, aunque también tenemos a enemigos que se parecen a nosotros, pero cómo si fueran una versión “zombie”, algo muy original y sorpendente.

Este es uno de los enemigos que veremos en Horace

Estructura clásica con narrativa profunda

El título nos presenta la historia de nuestro personaje de una forma lineal, cómo se va desarrollando y conociendo o reencontrándose con otras personas mientras consigue nuevas habilidades. El título tiene una duración de entre 12 y 15 horas, con varios capítulos de unos 20-30 minutos cada uno, una duración muy interesante para un plataformas con una narrativa así de cuidada.

Por otra parte, en cuanto a su dificultad, al tratarse de un metroidvania del estilo “super meat boy” donde tendremos vidas infinitas pero con un nivel de dificultad mayor, esto puede suponer una barrera muy difícil de salvar para algunos jugadores, y puede que les suponga un reto demasiado complicado.

Así nos presenta Horace las conversaciones con otros personajes

Desgraciadamente Horace no mantiene el alto nivel de sus otros apartados en lo artístico, ya que el pixel art es algo justo en planos específicos y en planos generales. Estos planos forzados perjudican al entendimiento de la trama, puesto que la historia se cuenta principalmente con animaciones, haciendo que no acabes de completar la inmersión dentro del personaje y en resumidas cuentas, te acabes aburriendo puesto que te dará igual su historia.

Los cinemáticas de Horace se sienten por debajo del nivel general del título

Siguiendo con el apartado audiovisual, tenemos que destacar que el audio no es de alta calidad al ser un estilo “robótico” para todos los personajes, dificultando el entendimiento de la historia y haciendo que no tengas ganas de seguir jugando. El audio solo está disponible en inglés, por tanto es necesario usar los subtítulos que añaden un fondo negro algo molesto pero necesario para que se puedan ser legible.

En pantalla nos aparecerá claramente un ejemplo del pixel art “forzado” que tiene

Rendimiento correcto con peros

Horace, como ya comenté, es un título pixel art, por tanto no necesita muchos recursos para generar todo el entorno y sus espacios de juego, por lo que al no necesitarlos se puede jugar perfectamente tanto en el modo Dock como en modo Portátil de tu Nintendo Switch, salvo que en este último al ser el personaje tan pequeño y el escenario tan amplio, hacen que se dificulte la experiencia puesto que se ve demasiado pequeño respecto al nivel completo.

Horace tiene partes con un buen pixel art

Análisis de A Tale of Paper. El origami y los sueños

En Horace solo tenemos un modo, el modo historia, por lo que no cuenta con un modo multijugador online ni local, aunque no es necesario por su alta carga narrativa y duración.  Algo interesante es que cuenta con guardado online si dispones del servicio Nintendo Switch Online.

Los movimientos en Horace se sienten correctos

Controles fluidos y sencillos

Los controles son básicos, joystick para moverse, arriba para interactuar, abajo para agacharse y botón “Y” para acelerar. Al principio solo contamos con 1 vida, pero a medida en el que vamos avanzando desbloqueamos una habilidad que nos permite tener hasta 3 vidas. Además de diferentes habilidades y de contar con distintas formas de jugar, por ejemplo, hay un minijuego donde tienes que tocar la batería al estilo “Guitar Hero” y deberás usar los distintos botones “A” X” arriba y abajo para seguir el ritmo. Además la interfaz del menú es simple, solo puedes subir y bajar y con cualquier botón puedes aceptar.

Hay momentos tranquilos en Horace para disfrutar de un viaje

Análisis de Cloudpunk. El simulador de delivery con estética Cyberpunk

Veredicto

En conclusión el juego tiene un apartado artístico bueno en términos generales, está lleno de referencias audiovisuales, demostrando el amor que siente el creador por la cultura “retro” e invitando al jugador a encontrarlas todas, además de hacer que tu “misión principal” pase a ser secundaria y prefieras explorar hasta el último rincón.

Por otra parte, el audio solo está disponible en inglés y es de baja calidad, puesto que no se puede escuchar bien y dificulta la comprensión del texto. Además, en los planos específicos se siente forzado el pixel art llegando incluso a ser molesto a la vista. En resumidas cuentas, recomendaría Horace si tienes tiempo y te gustan este tipo de juegos.

Horace

Duración: 12-15h

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

6.5/10

Sonido

6.0/10

Innovacion

8.0/10

Narrativa

8.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Variedad de estilos que invitan a probar
  • Narrativa maravillosa que engancha
  • Referencias infinitas a juegos retro y otras obras de la época

Aspectos Negativos

  • La dificultad elevada puede ser una barrera insalvable para algunos
  • La tardanza inicial para engancharte