Análisis de Intruder (PC). Una desangelada vuelta de tuerca a los shooter tácticos

Intruder Análisis

Intruder nos ofrece un acercamiento más pausado del shooter táctico que tan buenos resultados ha dado en el mundo del videojuego.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Por cada una de las obras dentro de este medio de entretenimiento que consideramos mainstream encontramos ciertas propuestas independientes como este Intruder que, incluso con un presupuesto muy limitado y cuyo éxito viene dado por una fiel comunidad que es capaz de engrandecer una obra con muchos fallos.

Intruder es un título desarrollado por el pequeño estudio Superboss Creations que coge lo mejor de una de las obras más asentadas en el género como Rainbow Six Siege y ofrece una experiencia más táctica, pausada y simple donde las habilidades especiales, explosiones propias de Hollywood y el espíritu competitivo no tienen cabida.

Impresiones Lemnis Gate

Intruder nos pone en la piel de un soldado sin nombre, dejando de lado la faceta hero shooter del título de Ubisoft, y nos propone breves partidas multijugador 5 contra 5 donde podremos elegir entre Guardias o Intrusos. De nuevo, la inspiración en la obra de Tom Clancy es evidente, pero la finalidad de las partidas se asemeja más al conocido modo duelo por equipos.

Aparte de los servidores del estudio, Intruder se nutre de otros mantenidos por la comunidad

Sobre el papel, los Guardias tienen que proteger diferentes nodos del hackeo enemigo o diversos maletines desperdigados por el edificio donde tiene lugar el combate, pero en la mayoría de las ocasiones los jugadores prefieren acabar la partida eliminando directamente al equipo contrario.

A la hora de entrar en acción, en Intruder ambos equipos cuentan con el mismo arsenal, haciendo que la experiencia no esté desbalanceada. No obstante, encontraremos diversas armas por el mapa de juego que equipar y usar contra el enemigo. Un armamento poco inspirado y en el que encuentras únicamente 6 tipos de armas de fuego.

Lo más interesante de la propuesta lo encontramos en los ítems que podremos llevar en el asalto y en la interacción del usuario con el entorno. Una oportunidad perdida el no haber dotado de diferentes roles a los miembros de la escuadra para ofrecer una experiencia donde el trabajo en equipo sea primordial, pues en ocasiones encontraremos diversos usuarios que se toman este título como un shooter

Toda la interfaz de Intruder es muy simple, desde el dial de armas al menú de inicio

Para infiltrarnos en el edificio contaremos con ganzúas con las que abrir las puertas más difíciles. También nos toparemos entradas bloqueadas con códigos de acceso que encontraremos registrando las cámaras de seguridad o en anotaciones desperdigadas por el mapa, e, incluso, una muy pequeña cámara de vigilancia acoplada a una vara extensible con la cual podremos escudriñar los lugares más recónditos de los escenarios. Una variedad muy interesante y que, sin duda, marca la diferencia con el resto de las propuestas.

Además de las típicas rutas de entrada tenemos pequeños recovecos con los que poder acceder al edificio o asentarnos a la espera de tender una trampa al enemigo. En Intruder podremos colarnos por los conductos de ventilación y diversos agujeros en el suelo o trepar por las paredes para así acceder a las distintas plantas del inmueble en unos escenarios muy verticales, pero algo desaprovechados. A pesar del arduo trabajo del estudio, los mapas no son muy inspirados y, en ocasiones, no inducen a que aprovechemos sus gadgets.

Análisis de Roundguard

Rol y una comunidad activa

A pesar de que aún hay muchas propuestas intentando emular el sistema de ping de Apex Legends y por el cual la conversación con tus compañeros de equipo resulta muy dinámica, de nuevo tenemos que acudir a la escena independiente para encontrar mecánicas interesantes. En este Intruder la comunicación entre los miembros del equipo es sumamente importante.

Podremos ser arrestados por el enemigo, da igual que seamos intrusos o guardias

Para ello, el equipo de desarrollo de Intruder ofrece dos formas de comunicación dentro del escuadrón: por chat de voz o mediante gestos. Con el tabulador podremos acceder a una pequeña cantidad de gestos rápidos con los que poder transmitir a tu compañero si hay un enemigo o peligro delante, o incluso coordinarnos para lanzar una ofensiva. De hecho, aseguran que se trata de gesticulaciones propias de los equipos de combate militares y SWATS estadounidenses.

Por otro lado, contaremos con un walkie-talkie, independientemente del bando en el que nos encontremos, con el que poder hablar directamente con todo el equipo. Sin embargo, habrá que estar muy atento a qué decimos y dónde lo hacemos, pues el enemigo podrá estar escuchando.

Una mecánica sumamente interesante y por la cual, gracias al audio 3D (nada más lejos de lo que propone en este sentido la nueva generación de Sony), nuestra voz se escuchará por el escenario de manera bastante realista. Si nos encontramos detrás de una pared, oiremos a los enemigos cuchichear tácticas y planes de ataque, algo que podremos usar en nuestro favor para ir un paso por delante y salvar nuestra vida.

En ocasiones, el juego pausado que ofrecen los gadgets queda ensombrecido por una partida demasiado frenética

Pese a todo, y como sucede en multitud de títulos multijugador de un corte más táctico como podría ser Squad, Intruder es una experiencia que se disfruta más en compañía de amigos o con una comunidad muy activa y con voluntad para rolear. Entrar en una contienda multijugador y ver cómo nuestros compañeros se reúnen para preparar pequeñas tácticas de combate usando jerga militar es alucinante y que dota de un realismo espectacular a este juego. Algo que, sin duda, echará atrás al jugador más solitario o al que no domine el inglés, pues la comunidad, en su mayoría, habla este idioma.

Análisis de Ender Llilies: Quietus of the Knights

Un audio adecuado junto a un apartado visual desfasado

Por último, el aspecto visual de Intruder supondrá una enorme barrera para el usuario. Su simpleza en ocasiones recuerda a las creaciones de la comunidad de Garry’s Mod, tan alocadas como divertidas. No obstante, y a pesar de que quiere seguir la estela de proyectos más bobalicones como Totally Accurate Battlegrounds, que cuenta un aspecto muy sosegado y minimalista y un ragdoll muy bizarro que hace que el movimiento de nuestros personajes se asemeje al de un muñeco de trapo, la propuesta no consigue obtener el mismo resultado.

Esta obra hace uso del motor gráfico Unity 3D, un software que puede dar resultados muy sorprendentes, pero que en este caso no da en el clavo. Obviamente, no hay que juzgar un libro por su portada y podemos pasar por alto su pobre apartado visual gracias a su notable rendimiento. Con unas especificaciones técnicas que no se salen de lo común, es extremadamente sencillo hacer funcionar Intruder por encima de los 100 FPS en las configuraciones gráficas más altas.

Los mapas creados por la comunidad son, curiosamente, los que mejor estética tienen y los que suponen un mayor atractivo visual

Hablando del apartado sonoro, como hemos mencionado, el uso que hace Intruder del sonido 3D es notable. Sin embargo, este aspecto palidece ante un audio completamente desbalanceado. Podremos escuchar las conversaciones enemigas, pero el sonido de nuestros pasos, el ruido de los cristales quebrándose o los tiroteos dificultan captar todos los detalles y no acompañan a redondear una mecánica tan interesante como desaprovechada.

Veredicto

Intruder falla en la mayor parte de objetivos que se propone. Sin duda, supone un acercamiento más realista al que podríamos encontrar en títulos del mismo estilo como Rainbow Six Siege, pero en este caso la autenticidad no va siempre de la mano de la diversión.

Es una propuesta que depende demasiado de una comunidad que no siempre se vuelca con este tipo de juegos. No será raro encontrarnos en multitud de ocasiones con jugadores que vayan por libre o que asuman, erróneamente, que esto es un shooter al uso.

Sin embargo, comprendo y aplaudo que el objetivo del estudio Superboss Creations sea el ofrecer una experiencia táctica, pausada y simpática con la que pasar un buen rato rodeado de amigos en partidas donde no importa ganar o perder. A pesar de ello, creo que hay suficientes razones de peso como para optar por otras alternativas a la espera de ver si este Intruder evoluciona y puede ofrecer algo más de pulido.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Intruder

Duración: Incalculable
5,5

Jugabilidad

6.0/10

Gráficos

5.0/10

Sonido

6.5/10

Innovación

6.0/10

Narrativa

0.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • Su propuesta táctica y la interacción con el entorno
  • Comunidad dedicada
  • Mecánica de comunicación muy interesante

Aspectos Negativos

  • Visualmente desfasado
  • Depende demasiado de su comunidad
  • Jugar en solitario es bastante aburrido