Análisis de It Takes Two (PS5). Disfrutando en compañía

It Takes Two

It Takes Two es el nuevo título de Hazelight Studios, desarrolladores del conocido A Way Out.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Después del éxito cosechado por A Way Out y Brothers: A Tale of Two Sons, el nuevo juego de Josef Fares llega pisando fuerte. It Takes Two es una aventura cooperativa de plataformas 3D increíblemente divertida que sorprende por sus mecánicas, estilo, y siendo sincera, porque no se corta ni un pelo a la hora de presentar situaciones que te dejan con la boca abierta más de una vez.

Una delicia visual multiplataforma que yo he probado en PlayStation 5 y a la que se puede jugar de forma gratuita en compañía gracias al Pase Amigo. Con ello, me llevo una experiencia de juego magnífica de la que os quiero transmitir todos los detalles, así que no os perdáis el siguiente análisis.

Todo empieza con un matrimonio en crisis

En un despliegue de ingenio, los protagonistas de It Takes Two son May y Cody, un matrimonio en plena crisis que tendrá que aprender a cooperar. La trama se complica cuando se despiertan y ¡se han convertido en muñecos! Y es que en esta ecuación existe una tercera persona, la hija de ambos, que no está muy contenta con la situación actual en la que se encuentran sus padres y que algo tiene que ver en el cambio que se ha producido. Con la intención de volver a reunirse con ella, este matrimonio tendrá que cooperar sin más remedio con un objetivo en común.

It Takes Two es el nuevo juego cooperativo de plataformas de Josef Fares.

Tal vez podría parecer por la sinopsis que el juego mantiene un tono serio y dramático, pero esto no es así. Mediante el humor presenta situaciones que aligeran el peso emocional de la trama en concordancia con el estilo de juego desenfadado que se nos quiere presentar. Esto se demuestra con personajes carismáticos como El Libro del Amor, una especie de gurú que no tendrá reparos en sacar los trapos sucios a la mesa.

Por otra parte, una de las cosas que más llaman la atención es justamente la dualidad entre los sucesos y el tono empleado para desarrollarlos. Se nos presentan situaciones duras y crudas, disfrazadas bajo un bonito estilo artístico que cuando te paras a analizar no tiene nada de encantador. Me he pasado medio juego con la boca abierta ante la brutalidad de situaciones que ocurren provocándome risa de pura sorpresa. Y es que creo que el juego busca sorprender a todos los niveles en una declaración de intenciones clara. It takes two es un juego bonito, pero también real y duro.

May y Cody son convertidos en muñecos

También me gustaría señalar la relación de los dos personajes principales, ya que uno puede pensar que el juego cae en los clichés de comedia romántica. Sin embargo, aunque en algunos momentos esto es así, la mujer recrimina y el hombre es más pasivo, creo que es una pareja bastante actualizada a los tiempos que corren y que nos presentan situaciones muy divertidas.

Por otra parte, cabe señalar que son los primeros que me sorprenden por su sangre fría a la hora de superar obstáculos dejando escenas en mi memoria de las que quiero pensar que solo unos padres deseosos de encontrar a su hija harían.

Análisis de In Rays of the Light 

It Takes Two no duda ni un momento en presentar distintos puntos de vista y sufrimiento disfrazados bajo objetos antropomorfos, yendo más allá de una simple relación de pareja como eje. Esto es ciertamente interesante, ya que como dije se busca la sorpresa del jugador y se consigue.

Cualquiera  pensaría cuando empezamos a jugar que nos encontramos ante una especie de mundo de fantasía, animado y lleno de alegría, cuando la realidad es bien distinta: hemos ido a parar a un mundo hostil.  Desde la aspiradora ofendida porque la han suplantado y maltratado hasta el martillo que está quemándose por el óxido, todos estos personajes tendrán un impacto en los protagonistas haciendo que anhelen volver a la normalidad más que nunca.

La creación del mundo animado es espectacular

Un mundo alternativo y caótico

Ahora que tenemos situado el contexto y a los personajes de It Takes Two es el momento de ponernos en marcha. La  necesidad primordial es encontrar a Rose, la hija, pero no va a ser nada sencillo. En un primer momento estamos dentro de la casa, una casa que parece haber tomado vida y en la que pese a estar cerca en todo momento de nuestro objetivo el libro no nos va a dejar que lo consigamos.

La cooperación se presenta como necesaria desde el minuto uno, mientras se suceden diálogos interesantes que nos demuestran en qué situación se encuentra el matrimonio. Estos diálogos son vitales, ya que aportan detallismo y profundidad tanto a la relación como a la motivación de avanzar. Gracias a ellos iremos viendo como evoluciona la pareja y el cambio de tono progresivo. De la misma forma se percibe una necesidad del uno hacia el otro. Los primeros momentos de It Takes Two nos permiten desenvolvernos por nuestra cuenta para que progresivamente las pruebas requieran que el otro personaje esté presente, incapacitando el avance si esto no es así.

Impresiones de Cartel Tycoon (PC)

La situación se nos presenta por zonas que irán cambiando y que se transformarán en escenarios cada vez más fantasiosos y brillantes. Los primeros escenarios son apagados, oscuros y agresivos, mientras que conforme avanzamos el entorno adquiere un tono más vivo, desenfrenado y divertido de la misma manera que la hostilidad entre Cody y May comienza a rebajarse.

En el final de cada zona encontraremos jefes. Estos no presentan una gran dificultad, pero sí la necesidad de trabajar en equipo y cada uno de ellos muestra un aspecto de la pareja a tratar. Para superar It Takes Two necesitaremos alrededor de diez horas de trepidante aventura y que mantienen la atención, ya que en cada una de ellas las reglas de juego cambian innovando en cuanto a mecánicas.

El trabajo en equipo de It Takes Two

Como ya el nombre de juego indica se requieren dos personas para resolver el problema. Y es que nuestros personajes tienen mecánicas individuales, pero que casi siempre tendrán que ser puestas en común. Cada uno puede saltar, agarrarse a las paredes, correr y deslizarse con una estupenda fluidez  por el entorno que hace una delicia la jugabilidad. Sin embargo, también atacar, lanzar objetos, deslizarse por tuberías y más opciones deben ser conjuntas para que el resultado tenga éxito.

La cooperación es clave en It Takes Two

En It Takes Two nos encontramos ante un plataformas 3D que guarda mucho respeto a su género, pero que decide romper con lo establecido. La formulación de los obstáculos que hemos visto en otros juegos toma forma propia cuando entra en juego la cooperación y es que ahora, si queremos avanzar por unas plataformas el otro jugador va a tener que activarlas de forma ingeniosa y si queremos avanzar unidos vamos a tener que encontrar una forma alternativa de que esto funcione.

Todo ello con un alto ritmo de acción, ya que la sincronización está más que presente y obliga ya no solo al matrimonio a ponerse de acuerdo, sino también a los jugadores, por lo que recomiendo jugar el juego obligatoriamente con un chat de voz activo. Llegados a cierto punto vamos a poder atacar y aquí cada personaje va a contar con un estilo propio que tendrá que combinar. May controla un martillo que no duda en quejarse de que le duele la cabeza cuando lo usamos, mientras que Cody lanza clavos de manera épica como si se tratara de Thor y su martillo.

Más tarde esto cambiará y podremos lanzar spinners entre otras cosas, ya que constanmente encontramos cambios en la jugabilidad para evitar la monotonía. Esto incluso podría ser considerado como una declaración de intenciones, ya que este es el principal problema del matrimonio: la rutina. Y no penséis que vamos a pasar todo el juego sorteando plataformas, porque por muy originales que sean. It Takes Two sabe ofrecer una experiencia única y encontraremos varias sorpresas entre sus niveles.

No es un camino de rosas pero lo parece

Os señalaba anteriormente que la brutalidad de las acciones queda oculta en muchos momentos por lo bonito que es el juego en sí. Y es que It Takes Two no puede tener un apartado artístico más llamativo y cuidado. Si mezclas Los Mundos de Coraline con la Bella y la Bestia el resultado obtenido es It Takes Two.

Este estilo es precisamente el que produce sentimientos encontrados en el jugador, porque lo que vemos no se corresponde precisamente a un cuento de hadas. Sin embargo, el detalle de los mapas, el ingenio al transformar objetos comunes en personajes u obstáculos y la imaginación al recrear los ambientes potencian la necesidad de embarcarse de pleno en lo que estamos viendo. Si a esto le sumamos la nueva generación de consolas, el resultado es un espectáculo visual.

El apartado que tendría un poco menos presente sería el sonoro, no porque sea malo, en absoluto, sino porque resulta menos impactante que el resto de estímulos que recibimos. Mención especial para las voces en inglés, que son magníficas. El sonido ambiente está muy logrado, aunque nada de este apartado destaca al nivel de los demás.

Visualmente It Takes Two roza la excelencia

Gráficamente It Takes Two es totalmente puntero. La definición de los elementos, las texturas y el detalle de cada objeto es increíble. Esto se aprecia sobre todo en las cinemáticas que alternan con la acción igual de rápidas y frenéticas que todo el juego en sí. La pantalla se encuentra dividida en dos de manera vertical entre los dos personajes siendo totalmente óptimo el funcionamiento.

En lo que a mi experiencia se refiere no he encontrado ningún problema técnico, simplemente un momento en el que el salto se quedó atascado, pero ni ralentizaciones, ni caídas de fps, ni lageos por el juego online, nad. Lo que sí debo señalar es que en cierto momento crítico el juego crasheó y se apagó de repente, error probablemente más achacable a la consola y no al propio It Takes Two, ya que al reiniciar no dio ningún tipo de problema.

Videoanálisis de Hunting Simulator 2

Mi experiencia con It Takes Two

Gracias a todos los apartados de los que os he hablado la experiencia de juego ha sido increíble, pero creo que este juego tiene un punto más a favor muy interesante y es que pese a no ser un juego pensado para la rejugabilidad, con elementos secretos o coleccionables creo que en función de con quién juegues el resultado es una experiencia completamente distinta.

Dicen de este juego que es ideal para jugar en pareja y es cierto. Yo en mi caso lo he jugado con un amigo, encontrado muchas risas, diversión y creo incluso poder decir que nos hemos unido más, ya que hemos descubierto que somos un equipo muy bueno y vamos a seguir probando juegos cooperativos, pero cuando lo juegas en pareja la cosa es distinta.

Jugar en pareja tiene otras connotaciones, situaciones que seguramente todo el mundo haya vivido, risas también, pero muchas conversaciones que surgen en torno a lo que estamos viendo y sintiendo al probar It Takes Two. También es posible que incluso nuestra forma de jugar sea más considerada y suave, más gentil que cuando jugamos con un amigo.

It takes two es un título totalmente recomendable

Recuerdo muchísimas risas cuando mi amigo me empaló con uno de sus clavos, porque el juego permite hacerlo y encima luego tienes que hacer fuerza para sacarlo del cuerpo de May. Por mi parte, estuve un buen rato dándole con el martillo por pura diversión. No digo que esto no se pueda hacer en pareja, en absoluto, pero cuando juegas con alguien por quien profesas delicadeza incluso puedes ser más cooperativo. ¿Arreglará este juego parejas en crisis? Nunca lo sabremos. Lo que sí sabemos es la increíble experiencia que ofrece este juego con personas con las que tienes algún tipo de vínculo.

Veredicto

En conclusión, It Takes Two es sobresaliente en prácticamente todos sus apartados aportando frescura y originalidad al género. La excelente combinación entre sus apartados proporciona cohesión y simbolismo en cada uno de los detalles y siendo menos técnicos, lo vamos a pasar muy bien. Es difícil aburrirse, te atrapa, te ríes muchísimo y creo que al final la voluntad de Josef Fares de proporcionar una experiencia cooperativa en condiciones se cumple sin lugar a dudas.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

It Takes Two

Duración: 10 h
9

Jugabilidad

10.0/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

9.0/10

Narrativa

9.0/10

Diversión

10.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • El apartado artístico está muy bien elaborado y es muy creativo.
  • La experiencia de juego cooperativa y la buena integración de los puzles.
  • Los diálogos, a través de los cuales podemos profundizar en los personajes.

Aspectos Negativos

  • El apartado sonoro resulta tal vez menos innovador y por poner un ''pero'' porque sigue siendo muy interesante.