Análisis de Just Die Already (PS4). Los octogenarios montan el caos en la ciudad

Análisis de Just Die Already (PS4). Los octogenarios montan el caos en la ciudad

Just Die Already es un sandbox de humor negro en el que protagonizas un personaje de tercera edad que busca su jubilación de oro.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Just Die Already parte con el tremendo cartel de ser desarrollado por el mismo equipo que consiguió crear un título de éxito basado en una cabra, Goat Simulator. Ahora DoubleMoose intenta replicar el modelo que tantas alegrías le ha dado, cambiando al gracioso animal por ancianos sin miedo a la muerte y con muchas ganas de liarla parda.

Hacia unas vacaciones de chanclas con calcetines

Tras unos minutos iniciales de tutorial, donde nuestro principal objetivo es sacar de sus casillas a la cuidadora de nuestra resistencia de ancianos, llegaremos al mundo exterior, y verdadero escenario de este sandbox.

En este comienzo se nos otorga un diario de “deseos sádicos”, el cual debemos completar para conseguir nuestro billete hacia una jubilación dorada en una residencia de todo incluido y a tope de lujos. Pero antes de que todo esto pueda suceder, tenemos que conseguir superar retos tales como orinar delante de la gente, desmembrar policías, dar de comer transeúntes a las pirañas, beber bebidas alcohólicas hasta explotar (literalmente), etc.

El libro de deseos te va informando de tu progreso en cada uno de los retos y sirve como una guía de lo que hacer en el juego.

La fina línea donde se tambalea el humor absurdo

Este tipo de títulos están claramente orientados al streaming, tratando de divertirte a través de su humor absurdo. En este caso se añade un toque gore debido a la alta debilidad de nuestro personaje. Mientras caminamos por la ciudad tratando de hacer gamberradas de anciano, cualquier mínimo golpe provocará daños visibles en nuestra anatomía. Además, estos desmembramientos involuntarios no acabarán con nuestra vida, lo que hace que podamos seguir deambulando por el escenario rodando con nuestro tronco sin cabeza ni extremidades mientras dejamos un riego de sangre por las calles.

Será común que tu pantalla se llene de sangre cada vez que recibes un golpe o abres un regalo con una colmena por sorpresa.

Tranquilo, el estilo cartoon de todo el título ayudará a tu conciencia, pero igual no es suficiente como para reírte a carcajadas de jugar con un anciano sin cabeza.

No es el primer juego que trata el humor absurdo, de hecho, el propio GOAT, mencionado anteriormente, debe su éxito a ese toque de humor gamberro tan bien llevado. Por desgracia, desde mi humilde opinión este juego no consigue el mismo efecto, y recurre continuamente al chiste fácil de humor negro como una explosión accidental que te deja sin piernas o un reto según el cual debes tirarte un pedo delante de cualquier NPC.

Análisis Biomutant 

El control es parte de la diversión

Tanto en el desplazamiento como en los accidentes que sufre tu pobre personaje, las diferentes partes del cuerpo del anciano funcionan de manera independiente, así es como para agarrar y usar objetos usaremos cualquiera de los dos gatillos del mando, cada uno de ellos para un brazo respectivamente.

En el caso de los vehículos y en el agua el control es insufrible.

Imagen 3. En el caso de los vehículos y en el agua el control es insufrible.

Por suerte no sucede lo mismo con los miembros inferiores, con lo que no es difícil desplazarse por el escenario, además podrás saltar y rodar, si rodar como una croqueta, lo cual es especialmente útil cuando te faltan los brazos o las piernas.

Además, disponemos de un botón directo de resucitación, con lo cual no tenemos por qué esperar a morir desangrados para revivir, y lo haremos siempre desde los contenedores colocados estratégicamente por las diferentes partes el mapa.

Explorar y descubrir

Aunque tenemos un diario donde seguir la evolución de nuestros deseos cumplidos, el proceso se lleva de forma orgánica mientras dejas volar tu imaginación por el escenario. El objetivo del título es que hagas lo que te dé la gana en cada momento, descubriendo el mapa mientras vas cumpliendo retos a base de poner a prueba tu imaginación. Las nuevas áreas del escenario se desbloquean en cuanto entras en su área, presentando nuevos retos para cada una de ellas.

El escenario es bastante grande y enrevesado, con múltiples secretos casi a cada paso.

Con cada reto o deseo cumplido conseguimos tickets u objetos. Los tickets podrán canjearse en unas máquinas expendedoras, que en función del color de las mismas te podrán dar alimentos o armas. Será necesario comprar los objetos de las máquinas o las bebidas para muchos de los retos así que recurrirás a ellas a menudo.

Gráficamente justo

El estilo de colores vivos embellece un conjunto de diseños sencillo y poco detallados. A nivel técnico no es difícil encontrar dientes de sierra o polígonos en la ropa o peinados de los personajes.

Por supuesto, los mejores modelados los tienen nuestros propios personajes, de entre los cuales podemos elegir a 4 ancianos, dos femeninos y dos masculinos, que solo varían en su componente estético y no tienen ninguna diferencia jugable.

En las habitaciones interiores se notan las carencias de calidad gráfica.

A pesar de tener algún problema mayor en otras plataformas, en la versión de PS4 que he podido probar, el título corre fluido, sin popping y con una buena distancia de dibujado. Algunas veces se pueden ver errores gráficos sobre todo relacionados con los brazos y su movimiento independiente.

Buenos efectos de sonido

En este caso, sin destacar ningún tipo de bso especial ni nada parecido, los sonidos de ambiente, armas, etc, están acordes con el estilo cartoon del título. No hay voces, pero si onomatopeyas que acompañan los cuadros de diálogo, pero tampoco es algo de gran relevancia, porque estos son anecdóticos.

Al no haber música de ambiente los efectos como el orinar en plena calle tienen gran protagonismo.

Mucho mejor en compañía

El multijugador online es una de sus principales bazas para mantenerte enganchado al título. El juego en solitario acaba aburriendo antes o después a no ser que seas streaming y lo disfrutes en compañía de tus seguidores.

He tenido la sensación que en las partidas online se ve peor el juego.

Pero Just Die Already ofrece un modo online en el que podemos continuar con el check de nuestra lista de deseos empezada en el modo en solitario y unirnos a alguna partida con amigos o con desconocidos.

Gracias al juego cruzado no se tarda más de 20 segundos en encontrar partida, aunque dependerá del resto de jugadores el comportamiento competitivo o cooperativo. Por experiencia si juegas con desconocidos la partida será una batalla campal, ya que la multitud de armas posibles y la ausencia de penalización por morir lleva a eso.

Análisis de Knockout City

Seguramente el título ganará mucho más jugando con amigos, y para ello Just Die Already te lo pone muy fácil otorgándote un código para que cualquier amigo con el juego se una a tu partida. Además, uno de los problemas de jugar con extraños es que no hay comunicación interna, por lo que tendrás que tirar de discord si jugáis en diferentes plataformas.

 Veredicto

Para disfrutar de Just Die Already debes tener claro a qué tipo de juego te enfrentas, además de ser afín a un humor absurdo y juvenil. Pese al gore, es un título claramente enfocado a un perfil de jugador joven y a ser posible para jugarse en compañía de amigos. Es un título de puro caos, sin un hilo conductor claro y dirigido a partidas rápidas sin profundidad.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Just Die Already

6-9 h
6

Jugabilidad

5.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

7.0/10

Innovación

6.0/10

Narrativa

5.0/10

Diversión

5.0/10

Duración

6.0/10

Aspectos Positivos

  • Original y disruptor punto de partida
  • Puedes echar una partida rápida sin complicaciones con el argumento
  • Gran libertad para hacer lo que quieras

Aspectos Negativos

  • Utiliza un tipo de humor excesivamente simple e infantil.
  • La mecánica de retos no es suficiente para sostener la atención del jugador.
  • El juego en solitario se acaba haciendo aburrido.