Análisis de King Arthur: Knight’s Tale (PC). Álzate de la tumba, caballero, y recupera la gloria de Camelot

King Arthur

King Arthur: Knight’s Tale es el nuevo trabajo de Neocore Games que viene a reinventar la Leyenda Artúrica.

A principios de este mismo año os trajimos las impresiones de King Arthur: Knight’s Tale, un título de fantasía oscura, que nos ofrecía una nueva e interesante perspectiva de la historia del Rey Arturo. Ya hemos podido jugar la versión final y hemos realizado un completo análisis detallando las bondades del que puede llegar a ser uno de los mejores RPGs del año.

Neocore Games, el estudio húngaro responsable de The Incredible Adventures of Van Helsing o Warhammer 40,000: Inquisitor – Martyr, ha decidido volver a tomar la leyenda del Rey Arturo y los Caballeros de la mesa redonda como punto de partida para su nuevo trabajo aunque con un enfoque diferente al utilizado en obras anteriores, como por ejemplo King Arthur: The Role-Playing Wargame.

En la batalla por el control de Britania, Arturo Pendragón y sus huestes luchan sin descanso contra las hordas de Sir Mordred, el caballero negro que renegó de Camelot e hijo del propio Arturo. En un encarnizado duelo final, padre e hijo se dan muerte el uno al otro, regando de sangre el campo de batalla testigo del alto precio pagado, pero esto será solo el principio.

El azote de Camelot vuelve de entre los muertos

En un intento por restaurar la paz y la prosperidad de las que antaño gozaran las gentes Britania, la Dama del Lago, soberana de Avalon, decide resucitar al bienamado rey pero cuando se juega con los poderes oscuros de la muerte no siempre sale todo según lo esperado, Arturo regresa del más allá convertido en un ser despiadado, carente de toda humanidad y avanza por el mundo sembrando el caos y el terror a su paso, relegando al olvido el legado de Camelot bajo el fuego y la sangre de los inocentes.

King Arthur: Knight’s Tale nos ofrece un nuevo punto de vista, más sombrío, de la leyenda artúrica.

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas, a fin de reparar su error y poner fin a los horrores que ha desencadenado la hechicera recurrirá a un inesperado aliado, la única persona capaz de hacer frente al rey renacido, el mismísimo Sir Mordred que, tras volver a la vida, deberá realizar, una vez más, la misma hazaña que lo llevó hasta este momento, acabar con el Rey Arturo.

King Arthur: Knight’s Tale nos propone un giro inesperado al clásico relato que todos conocemos, narrado desde un punto de vista mucho más oscuro,  poniéndonos en la piel del enemigo devuelto a la vida y reconvertido en última esperanza de salvación de la humanidad, un camino que, lejos de ser lineal, pondrá ante nosotros todo un abanico de posibilidades gracias a su sistema de valores y a cómo influye sobre el desarrollo del personaje.

Dependiendo de nuestras elecciones podremos encarnar a un Mordred cruel y beligerante, tal y como fuera el original, que gobierne Camelot con puño de hierro o podremos hacer que, al igual que ocurriera con su acérrimo enemigo, cambie su personalidad tornándose en un noble y heroico señor de Britania, guiado por el sentido del honor y la justicia.

Los mejores elementos del RPG en una misma fórmula

Si analizamos en profundidad la jugabilidad de King Arthur: Knight’s Tale, podremos encontrar reminiscencias de Diablo, XCOM, Dragon Age, todos ellos grandes joyas del RPG. Los chicos de Neocore Games, han combinado diferentes mecánicas que, por separado, lograron encumbrar a sus respectivos títulos hasta lo más alto del género, centrándose en tres pilares básicos, la exploración, el combate táctico por turnos y la gestión del reino, dando como resultado una obra que, si bien no trata de ocultar cuales han sido sus influencias, goza de personalidad propia.

King Arthur: Knight’s Tale incorpora mecánicas de algunos de los mejores RPG de siempre como, por ejemplo, el sistema de conversaciones y afinidades de los Dragon Age de Bioware.

La trama principal de King Arthur: Knight ‘s Tale se desarrolla a lo largo de un total de 50 misiones que nos llevarán por todo el reino tras la pista del malvado Arturo, debiendo escoger, en cada una de ellas, un grupo de hasta 4 héroes que se encargue de llevarla a cabo. Sus escenarios recuerdan bastante a los de la franquicia Diablo, siendo en su mayoría de gran tamaño a pesar de ser instanciados, muy variables y con todo tipo de secretos, tesoros y demás sorpresas ocultos en su interior,  por lo que la exploración se vuelve indispensable si queremos tener éxito en nuestro cometido y no perder a nadie del grupo por el camino.

Videoanálisis de Trek to Yomi

En nuestra andadura, nos encontraremos con otros personajes que nos ayudarán a entender qué está ocurriendo en la zona dándonos información acerca de nuestros objetivos o, en algunos casos, uniendo sus fuerzas a la de nuestro grupo.

La exploración del escenario y la interacción con los NPCs es un pilar fundamental de la jugabilidad de King Arthur: Knight’s Tale.

No olvidemos que Britania es una tierra repleta de peligros y, como era de esperar, el mal nos acecha en cada rincón y corremos el peligro de ser emboscados por caballeros renegados, bandidos, muertos vivientes y todo tipo de criaturas de pesadilla dispuestas a reducir a nuestro grupo a una montaña de cadáveres.

Será aquí donde entre en juego el sistema de combate, táctico y por turnos, basado en movimiento por cuadrículas, puntos de acción y diferentes tipos de unidades, muy similar al de títulos como XCOM y alejándose del frenético sistema de acción real que caracteriza a la saga de Blizzard.

Como ya hemos mencionado, King Arthur: Knight ‘s Tale goza de personalidad propia a pesar de sus influencias y, en su búsqueda de la diferenciación y aprovechando la crudeza y el tono violento que proporciona su ambientación, sus creadores han incluido una capa más de complejidad y han tenido en cuenta factores como el peso de las armas, que podrán incrementar la efectividad de un golpe o el peso de las armaduras que influirá en el número de puntos de acción que costará un determinado movimiento o, también, la cantidad de daño que nuestro equipo puede absorber antes de que la vitalidad de su portador comience a descender.

Por otra parte, en King Arthur: Knight’s Tale el entorno también jugará un papel fundamental a la hora de elaborar una estrategia, pudiendo servir como cobertura frente ataques a distancia o de cuello de botella en una emboscada, un buen posicionamiento de nuestras unidades será de vital importancia, si queremos que nuestras unidades sobrevivan, ya que los ataques podrán dañarnos en mayor o menor medida en dependiendo de si nos vienen de frente, por el flanco o por la espalda, de modo que tómate tu tiempo y planea bien tus movimientos porque aquí la muerte de un aliado será permanente, con todo lo que ello implica.

King Arthur: Knight’s Tale implementa un sistema de combate táctico por turnos muy similar al que podemos ver en la franquicia XCOM.

La tríada de elementos jugables de King Arthur: Knight’s Tale la completan sus mecánicas de gestión y es que, como nuevos señores y gobernantes del reino, será parte de nuestra labor el levantar de nuevo la corte de Camelot y sus aledaños, empleando para ello los materiales y el oro que nos reportarán las misiones. Cada nueva sala o estructura que levantemos nos dará paso a nuevas mecánicas jugables como, los decretos, con los que podremos establecer leyes para conseguir mayores ingresos o más recursos para la construcción.

Análisis de Eiyuden Chronicle: Rising 

Además, durante el transcurso de la partida, surgirán diferentes eventos, sucesos que, a modo de narrativa emergente, nos obligarán a tomar decisiones y declarar leyes y decretos que contribuirán a inclinar la balanza de la moralidad hacia cualquiera de sus vertientes, ya sea verticalmente (el bien contra el mal) u horizontalmente (la Antigua Religión contra el Cristianismo), esto marcará el devenir del reino y nos dará acceso a nuevas unidades y construcciones.

Como nuevos gobernantes de Camelot, en King Arthur: Knight’s Tale deberemos reconstruir y gestionar la corte.

Un apartado artístico digno de Camelot

En el plano artístico y técnico King Arthur: Knight’s Tale luce de maravilla, sus mapeados transmiten ese aura de desesperación y muerte que envuelve a todo su mundo, un mundo de paisajes en ruinas, con campos devastados por el fuego y cadáveres apilados por doquier que muestran, con toda crudeza, los vestigios de lo que una vez pareciera un lugar próspero, una tierra de glorias pasadas abandonada de toda esperanza. Por su parte, las cinemáticas que ilustran las distintas partes de la trama gozan de una excelente calidad tanto a nivel de detalles y acabados como de guión.

La banda sonora de King Arthur: Knight’s Tale sigue la misma línea, con melodías de tono lúgubre, melancólico en ocasiones, que sabe acompañar a los momentos de tensión de la historia, haciendo que la incertidumbre ante el acecho de un posible peligro mortal e inminente cobre vida, destacando, especialmente, el uso de la percusión y los coros.

Veredicto

King Arthur: Knight’s Tale habla muy bien del buen hacer de los chicos de Neocore Games que, con una maestría excepcional, han sabido combinar a la perfección y de manera más que eficiente muchas de las mecánicas de algunos de los mejores juegos de rol de todos los tiempos. Una experiencia altamente inmersiva y con grandes dosis de rejugabilidad gracias a su sistema de toma de decisiones y todo el contenido post campaña que ofrece. Una obra que, sin duda, han de jugar todos los amantes del rol y la fantasía oscura.

King Arthur: Knight’s Tale

Duración: +50 h
9

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

8.0/10

Narrativa

9.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

9.0/10

Aspectos Positivos

  • Una jugabilidad que aúna todo lo bueno de juegos como Diablo, XCOM o Dragon Age.
  • Gracias al sistema de toma de decisiones es muy rejugable.
  • Gran cantidad de horas de juego entre la campaña principal y su contenido end game.

Aspectos Negativos

  • Algunos de los textos aún no están correctamente traducidos al castellano
  • El uso de patrones de color similares a veces hace que algunos escenarios parezcan repetitivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí