Análisis de King of Seas (PS4). Un divertido RPG de acción con tintes de rogue-lite que nos hará desear salir a la mar

King of Seas

King of Seas es una aventura en alta mar centrada en la acción que nos llevará por un mundo generado proceduralmente en el que lucharemos hasta hacernos una leyenda de los mares.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

El estudio italiano 3DClouds nos lleva a conquistar los mares con una aventura pirata que a muchos recordará a Sea of Thieves. Una comparación que, sin duda, hará retroceder a más de uno, pero este King of Seas supone una experiencia interesante y divertida donde la acción será el centro de nuestra historia en alta mar.

Piratas, magia y traiciones palaciegas

800 años han pasado desde la gran batalla que decantó el gobierno de los Siete Mares del lado de La Capital, el eje central de un reino conservador que impidió el uso de la magia, la piratería y el vudú. El punto de partida de la aventura se sitúa un día antes del asesinato del actual monarca, nuestro padre. Tras presenciar este catastrófico hecho, seremos acusados de parricidio y ejecutados en alta mar.

Impresiones de The Hand of Merlin

Sin embargo, conseguimos escapar de nuestro funesto destino y seremos acogidos por los últimos piratas que aún pueblan los mares. Una historia que nos llevará desde lo más bajo del mundo del pillaje hasta reclamar el trono que se nos ha arrebatado.

Todo lo que podamos rescatar en alta mar será bienvenido

Lo cierto es que, quitando el hecho de que el grueso de las misiones de King of Seas son simples tareas de recadero, la historia se desarrolla bien y el hilo narrativo es lo suficientemente interesante como para querer seguir jugando únicamente para descubrir qué ocurre a continuación.

Tras explorar los océanos y hacernos un nombre, los enfrentamientos con nuestros antiguos amigos de la armada real se irán sucediendo, sin entrar en ningún tipo de dramatismo ni heroicidades. King of Seas no es una obra que explore esos aspectos, y llegados al final de la aventura el regusto que te deja será bueno, pero su rejugabilidad cae hasta niveles preocupantes. A fin de cuentas, es un juego bastante hermético y una segunda vuelta no cambiará en absoluto el devenir de la aventura.

Un action RPG con toques de rogue-lite y generación de mapa procedural

En contraposición con la propuesta de ambientación pirata de Rare, Sea of Thieves, donde el pilar de la experiencia era la exploración del vasto océano, este King of Seas se mueve por otros derroteros. Aquí este aspecto queda relegado a un segundo, o incluso tercer plano. De hecho, las recompensas materiales por recorrerlo son escasas e investigar sus secretos no va a ser tan interesante.

Esto se debe, en mayor medida, a que King of Seas genera de manera procedural el mapa. Únicamente ciertas localizaciones se mantendrán inalterables, haciendo que la experiencia cada vez que levemos el ancla sea única, consiguiendo mantener fresca la propuesta aun a riesgo de sacrificar la exploración.

Este sistema de generación de escenarios procedural ayuda a mitigar la sensación de que, en esencia, es un mapa pequeño

El grueso de la aventura, por tanto, se enfoca en presentar una serie de acciones simples, pero efectivas. La mayor parte de misiones tendrán como eje central acabar con algún miembro de la Armada Real, escoltar algún navío o derribar buques de mercancías con tal de obtener recursos.

Esta simpleza no es necesariamente mala, proponer algo completamente diferente habría sido erróneo. Esta se une a un control que responde muy bien al jugador. Algo que, sin duda, ha mejorado desde su versión de demostración que pudimos probar hace unas semanas. Ahora sí que podemos apreciar el peso de la embarcación y el poder del viento.

Impresiones de Orbital Bullet

Sin embargo, su concepción como un rogue-lite no acaba de convencerme. No, King of Seas no penaliza en exceso la muerte, no perdemos nada del inventario y volver al lugar de nuestro hundimiento no otorgará ningún beneficio. Simplemente es una piedra en el camino, una mecánica que no hace sino dificultar la experiencia de juego.

Contamos con habilidades especiales que ayudarán a cambiar las tornas de los combates

No se puede guardar partida en cualquier momento. Para ello, debemos acudir a uno de los puertos que aún son amigos, o por lo menos nos lo hacen creer, de los piratas. Sin embargo, una vez que muramos volveremos a aparecer en Puerto del Águila, el centro neurálgico de la piratería en estos mares. Una idea que no casa bien con lo ágil y sencilla que es la propuesta.

Enemigos públicos

Un detalle sumamente interesante y que ofrece un toque muy especial es su Inteligencia Artificial. Aquí todo está controlado por la IA, una, que en términos generales, es bastante exigente. Ésta escalará los niveles de los adversarios al nuestro, lo que se traduce en que, conforme avancemos en la aventura, no habrá una zona en la que podamos farmear experiencia y botín acabando de manera sencilla con incautos navíos de pesca o mercancía.

Las sensaciones que nos deja King of Seas son, en general, bastante satisfactorias. Los combates son exigentes, aunque están bien balanceados gracias a la simpleza de su control. De hecho, esta propuesta se aleja de los tropos de las aventuras pirata donde la epicidad y la grandilocuencia plagan estas historias. Aquí un enfrentamiento de dos contra uno suele resultar en derrota catastrófica, obligándonos a “empezar de cero”.

Las barras de salud de los aliados y enemigos impiden en ocasiones disfrutar de los combates

Sin embargo, no siempre estaremos solos en dichas contiendas. Disponemos de una suerte de aliados, navíos que coquetean con el mundo de la piratería o barcos que ya ondean la bandera negra podrán unirse a los enfrentamientos. Esto ofrece estampas espectaculares donde debemos medir muy bien nuestros disparos para no dañar a nuestros aliados o posicionarnos bien para ser de ayuda.

El capitán, su barco y el ancho mar

Para afrontar nuestras aventuras en King of Seas contaremos con hasta cinco navíos que podremos ir desbloqueando al subir de nivel y que tendremos que adquirir con oro. Sigue la clásica estela de juegos del género donde contaremos con barcos más equilibrados, otros ágiles pero débiles, y unos últimos acorazados como tanques.

Esto hace que la gestión económica y del inventario sea primordial. Sin embargo, conseguir según qué mejoras para nuestro barco no será complicado. Podremos encontrarlas flotando en el mar, robarlas a otros navíos o comprarlas en los puertos comerciales. Además, tenemos acceso a mejoras que otorgarán más salud, blindaje o daño a nuestros navíos.

Podemos reclutar tripulación en las tabernas o recogiendo marineros varados en el mar

El comercio es la mejor de las alternativas que tenemos en King of Seas a la hora de adquirir nuevo equipamiento. Sí, como aguerridos piratas que somos podremos abrazar el pillaje, asaltar buques y robar oro, pero en ocasiones quizá gastemos más en reparaciones y tripulación que lo que hayamos robado. A pesar de esto, en cada puerto tendremos nuestro mercader de confianza, uno que demuestra que la economía no es tan sencilla de manejar.

Vender enormes cantidades de madera, por ejemplo, hará que reduzca el valor de este material, con lo que obtendremos menos cantidad de oro la siguiente vez que atraquemos en el puerto. Esto obliga al jugador a hacer malabares con los ítems y a buscar nuevos destinos donde vender su carga. Sin duda, el trabajo de 3D Clouds con la economía y la IA del juego es muy destacable.

Visualmente sin muchas pretensiones

Algunas de las estampas visuales que nos deja King of Seas son espectaculares

En el apartado visual, King of Seas cumple sin muchos problemas. Al igual que la obra de Rare, abraza un estilo cartoon que casa muy bien con la propuesta. Quizá sea su vista cenital o su constante parecido a Sea of Thieves, pero, a la postre, es una propuesta poco imaginativa que no acaba de atrapar.

Sin embargo, el rendimiento de King of Seas es excelente. Se ejecuta en PS5 vía retrocompatibilidad y escala la resolución a 4K, manteniendo una tasa estable de 60 imágenes por segundo. Es una propuesta contenida, claro está, por lo que no debemos esperar detalles gráficos muy apabullantes. A pesar de ello, ofrece una experiencia visual muy notable, con mención especial a las sombras, ofreciendo estampas espectaculares en los amaneceres y atardeceres.

El título está completamente traducido al español, es un alivio, ya que me temía que no fuera a ser así viendo que su demo estaba en inglés. No hubiera sido un apartado especialmente negativo ya que la trama y los diálogos son lo suficientemente simples para seguirlos con un nivel medio del idioma, pero quizá habría complicado apartados como el comercio y la gestión.

La historia de King of Seas se cuenta mediante diálogos estáticos

Por otro lado, el apartado sonoro de King of Seas notable. Las explosiones, los cañones, los choques de cascos al hacer un mal viraje… todos los efectos rayan a un alto nivel el cual, unido al de la música, ofrece una experiencia auditiva espectacular en conjunto. Estas composiciones musicales acompañan la aventura con temas épicos y muy atractivos. No será difícil motivarnos al escuchar algunas de sus melodías cuando entremos en combate, aunque no serán muchas las que nos acompañen en los momentos más aburridos de nuestros viajes.

Veredicto

King of Seas es un título muy competente que ofrece una experiencia simple y atractiva del mundo de la piratería. Es un título bastante comedido que aprovecha aspectos como la generación procedural de su mapa para ofrecer siempre una experiencia refrescante.

Sin embargo, queda lastrado por la constante comparación con Sea of Thieves. No, King of Seas no es un simple clon de aquel juego de Rare. Flota con la suficiente personalidad como para ofrecer una experiencia notable para todos aquellos jugadores con ansias de una aventura pirata con un cariz arcade.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

King of Seas

Duración: 25 h.
7.0

Jugabilidad

6.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

7.0/10

Innovación

8.0/10

Narrativa

6.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • La simpleza de su control
  • Sencillez en lo referente a la gestión económica
  • Generación procedural del mapeado

Aspectos Negativos

  • La historia, pese a ser amena, no deja de ser una excusa
  • Apartado visual con poca personalidad
  • El componente rogue-lite parece metido con calzador