Análisis de Kirby y la Tierra Olvidada (Switch). Un tímido pero acertado viaje de nuestra bola rosa favorita hacia la tercera dimensión

Kirby y la Tierra Olvidada
Kirby y la Tierra Olvidada es uno de los grandes éxitos de Nintendo en este 2022.

Kirby y la Tierra Olvidada supone la primera incursión de una de las mascotas de Nintendo en las plataformas 3D. Descubre qué tal se desenvuelve en este nuevo mundo en nuestro análisis.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Este 2022 se cumplen veinte años desde el lanzamiento del primer juego de Kirby, una de las mascotas más queridas y longevas de Nintendo. Mucho tiempo ha pasado ya desde que viéramos por primera vez a esta entrañable bola rosa que cuenta como habilidad característica la capacidad de inhalar a todo aquello que se encuentra por delante, ya sean objetos o enemigos.

Nuestro héroe ha sido el protagonista de más de una veintena de títulos tanto en sobremesa como en portátil, siendo el más reciente ese Kirby Star Allies que llegó a Nintendo Switch allá por 2018. Aunque la mayor parte de obras en las que ha aparecido este personaje se pueden encuadrar dentro del género de las plataformas 2D, ha coqueteado con otros como el golf o las carreras, pero siempre había parecido resistírsele el salto completo a las tres dimensiones.

Análisis de Tunic

Tras el coqueteo con las 2.5 D en el Kirby the Crystal Shards de Nintendo 64 parece que Hal Laboratory, sus creadores, habían optado por dejarle en su zona de confort, pero este Kirby y la Tierra Olvidada demuestra que, a veces, arriesgar tiene premio.

Ante Kirby se abre un nuevo mundo que recorrerá, por fin, en tres dimensiones

Un nuevo y apocalíptico mundo que explorar

No destacan los juegos de Kirby por su trasfondo argumental y este Kirby y la Tierra Olvidada no iba a ser menos. La trama empieza cuando nuestro protagonista se ve absorbido por un extraño vórtice y aparece, de repente, en un mundo que no es el suyo. Pronto descubre que algunos de los Waddle Dees están siendo secuestrados por unas bestias extrañas, aunque otros se han establecido en una ciudad ayudados por un misterioso ser llamado Elfilin.

El objetivo principal de Kirby en este juego es rescatar a estos seres, aunque por el camino la situación se irá complicando y aparecerán viejos conocidos y rivales que harán que la trama se enrevese un poco. En este sentido hay que destacar que la mayor parte de la carga narrativa se concentra en el último tramo de la obra, donde conocemos al verdadero antagonista, momento en el cual todas las piezas parecen encajar. Sí que me hubiera gustado que la historia salpicase mi experiencia con Kirby y la Tierra Olvidada de manera más frecuente, para así no tener la sensación de estar frente a diversas situaciones desconectadas.

Durante el transcurso de la historia irán apareciendo viejos conocidos de Kirby

Dejando de un lado la trama de este Kirby y la Tierra Olvidada, hablemos de lo que es el gran cambio de la obra, que es el paso a una perspectiva tridimensional. He de decir que aquí hay una pequeña trampa: salvo en contadas excepciones, no tendremos la capacidad de movernos de manera completamente libre por los escenarios y tendremos que seguir un camino bastante prefijado.

Sí que ha lugar a encontrar algunas áreas ocultas donde podremos hallar Waddle Dees escondidos, pero la experiencia es, en su conjunto bastante lineal y se puede tomar esta obra como un primer intento tímido para trasladar a este personaje a un nuevo género.

Explorar bien el mapa del mundo podrá hacernos llegar a rutas escondidas con premios muy golosos

También es cierto que, al contrario que otros juegos de plataformas 3D, no contamos con libertad para mover la cámara en la dirección que queramos, recordándome en este aspecto a obras como los primeros Crash Bandicoot o, incluso, a aquel legendario Super Mario 64. Sí que podremos modificar muy ligeramente la perspectiva, pero entendemos que en este caso las particularidades fisionómicas del protagonista hacen que la opción elegida sea la mejor entre las posibles.

En cuanto a lo que son los niveles en sí, Kirby y la Tierra Olvidada está estructurado en principio en 6 grandes mundos, cada uno representando los biomas típicos a los que ya estamos más que acostumbrados: bosques, playas o volcanes pasarán por nuestros ojos aunque en este caso, y asociado quizá al leit motiv de que estamos en un nuevo mundo, sí que hemos notado una mayor presencia de elementos urbanos, ya sean edificios sueltos o centros comerciales enteros, dando esa sensación de estar en un mundo post-apocalíptico que da un matiz completamente nuevo a la ambientación de la obra.

Dentro de los jefes finales nos encontraremos con alguno de los rivales más característicos de la saga

Una buena transformación garantiza la diversión

Otro aspecto que no hemos visto en títulos anteriores de la saga es la capacidad que tiene Kirby de absorber determinados objetos e integrarse en ellos, un proceso conocido como «transformosis» que le permite transformarse en coche, cono, tubería e incluso máquina de vending, suponiendo estas pequeñas secciones un verdadero soplo de aire fresco respecto a la experiencia de salto y exploración más tradicional. Dentro de estas nuevas habilidades me ha parecido especialmente interesante el anillo, con el cual podremos impulsar un barco, o el arco mediante el cual nos convertimos en un ala delta con el que podemos planear por el aire.

Por supuesto, Kirby puede seguir absorbiendo a los enemigos y copiar sus habilidades. Regresan clásicos como la espada, la bomba o el hielo, y debutan otros como el taladro, que nos permite excavar el suelo y transcurrir por él o el explorador, que dota a nuestro protagonista de una pistola con la que encarar a los rivales, incluyendo la opción de fijar al enemigo para lanzar un disparo más certero.

Jamás nos habíamos imaginado controlar una máquina de vending pero ahora no podemos dejar de desear que vuelva

Y no creáis que esto acaba con las 20 habilidades que podemos ir desbloqueando durante la aventura: todas ellas pueden ser mejoradas hasta en dos ocasiones, que os podamos contar claro, mediante la combinación de monedas y unos cristales especiales que conseguimos en unas área únicas llamadas Rutas y que pondrán a prueba nuestras capacidades plataformeras y el uso de las habilidades de copia para llegar al final de estos niveles que, pese a ser más cortos de lo normal, sí que son más intensos.

Cada una de los mundos están culminados con el enfrentamiento con un jefe final y cada uno de ellos presenta un diseño tan cuidado que bien podrían ser protagonistas de sus propios juegos, además de contar con patrones de ataque exclusivos y, como venimos ya viendo en el género, con diversas fases dentro de la batalla. En alguno de ellos hemos tenido que recurrir a la posibilidad de usar objetos para recuperar vida, aunque solo podemos llevar uno en el zurrón y hemos de comprarlos previamente en la ciudad de los Waddle Dees que hace las veces de hub.

Por tierra mar y aire, Kirby domina todos los medios a su alcance

En la variedad está el gusto

Hablando de esta urbe, si queremos desengrasar entre niveles, Kirby y la Tierra Olvidada nos ofrece en ella una reducida pero interesante colección de minijuegos que iremos desbloqueando según vayamos rescatando Waddle Dees. Podremos disfrutar de actividades relajantes como la pesca, que se desarrolla mediante Quick Time Events, u otras más estresantes como aquella en la que hemos de hacer de camareros y servir al resto de habitantes de la ciudad. ¡Ojo con la hora del almuerzo, que el hambre puede hacer que los adorables compañeros de Kirby se pongan demasiado tensos!

Ojito con este minijuego y la hora del almuerzo. Tensión y diversión aseguradas

Sin duda, el contenido de Kirby y la Tierra Olvidada, sobre todo gracias a las nuevas habilidades de transformación, es idóneo para entretener a aquellos que se inician en el género, pero quizá sea demasiado asequible para los más versados. Para todos aquellos os digo que echéis un ojo al contenido una vez superada la trama principal porque la curva de dificultad sube bastante y es donde creo que la obra realmente brilla, aunque, eso sí, quizá pierde algo de su frescura al reciclar parte del contenido que ofrece.

Análisis de Crusader Kings III

Dicho lo cual, el título tiene una duración generosa de 10 horas si vamos directamente a la trama principal pero que se pueden extender si queremos completar los retos secundarios o conseguir todas las figuras coleccionables. En cuanto al componente multijugador, el  juego nos da datos curiosos sobre las habilidades más usadas o récords en determinadas rutas y, además, la aventura principal puede ser disfrutada en cooperativo local.

Encontrar todos los Waddle Dees tiene su premio pero, a veces, necesitaremos algunos menos para poder desbloquear fases

Bonito y agradable de escuchar, un regalo para el paladar

Encarando ya la parte final del análisis y entrando en el apartado técnico, se nota desde el primer momento que Kirby y la Tierra Olvidada usa el mismo engine que Super Mario Odyssey, ofreciendo escenarios de tamaño ajustado pero llenos de detalles. A través de ellos discurren una miríada de simpáticos personajes que, en el caso de los enemigos, muestran diseños inspirados en animales de toda la vida.

Aunque el título no es ningún alarde técnico y mantiene con solvencia los 1080p y las 60 imágenes por segundo en modo dock, bajando la resolución hasta los 720p en modo portátil, sí que hemos apreciado un curioso efecto mediante el cual los fps de los enemigos en la lejanía bajan de manera drástica hasta la veintena, subiendo a la tasa normal cuando ya los tenemos enfocados.

Kirby y la Tierra Olvidada tiene un curioso toque RPG al permitirnos mejorar las habilidades que copiamos de los enemigos

Si hay un punto en el que destaca Kirby y la Tierra Olvidada es en lo que respecta a su banda sonora, llena de reinterpretaciones de temas clásicos bastante inspiradas y que acompañan de manera correcta la aventura. Nos han gustado especialmente las composiciones estilo máquina que suenan en esas rutas especiales, que nos han puesto en situación de un modo más que adecuado. El título está completamente localizado al castellano, contando con doblaje en ciertos momentos de intensidad narrativa en las postrimerías de la obra.

En resumen, si tenemos que valorar a este Kirby y la Tierra Olvidada dentro de su género sí que podemos decir que estaríamos frente a una de las experiencias más básicas del espectro pero, sin embargo, nos ha parecido un excelente punto de entrada al género. Quizá se quede un poco corto para los más veteranos, pero, para ellos, hay una ingente cantidad de material oculto que encontrar dado que no todos los Waddle Dees están a la vista y el premio por conseguirlos todos ellos es copioso.

¡Es hora de rescatar a todos esos Waddle Dees!

Veredicto

Kirby y la Tierra Olvidada supone un tímido pero decidido paso adelante en lo que a juegos de la mascota rosada de Nintendo se refiere. El cambio de perspectiva y, sobre todo, la adición de las estrambóticas transformaciones de nuestro protagonista complementa una aventura que se siente fresca y que entretiene, que no reta, al jugador, siendo apoyada por un solvente apartado técnico que aguanta la obra a lo largo de las diez horas que dura, más todo el interesante contenido adicional que os recomendamos visitar.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon

Apóyanos en iVoox y accede a contenido exclusivo

Duración: 10 h.
8.0

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

9.5/10

Innovación

8.5/10

Narrativa

5.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Las transformaciones de Kirby son originales y dan mucha variedad al juego
  • Excelente apartado musical

Aspectos Negativos

  • La aventura principal ofrece poco reto al jugador experimentado
  • Narrativa poco desarrollada