Análisis de Live a Live (Switch). Los clásicos siempres están de moda.

Analizamos para Nintendo Switch Live a Live, un remake de un juego de rol japonés de los 90 innovador y especial.

Live a Live

En un mundo tan poliédrico es complicado llegar a consensos. Uno de los pocos en los que estamos de acuerdo es que Japón es diferente, otro planeta. Fruto de ello en la década de los 90 publicaron una serie de títulos de rol que llegaban a occidente a cuentagotas, sorprendiéndonos a todos. Analizamos aquí Live a Live, un remake de un título de culto de aquella época. ¿Habrán conseguido sus creadores una experiencia disfrutable en la actualidad? ¿Seguirá conservando la frescura y creatividad del original? Y lo más importante, ¿Sigue siendo divertido? Vamos a verlo

En el año 94 la entonces Square a secas, publicó para Super Nintendo un curioso título de rol japonés llamado Live a Live. Comparado con la legendaria saga Final Fantasy, pasó casi desapercibido pero sus variadas mecánicas, sus diversas historias y sus innovaciones lo terminaron convirtiendo en un clásico de culto. Este mes de julio de 2022 hemos podido disfrutarlo en occidente en formato de remake para Nintendo Switch y vamos a compartir con vosotros nuestro análisis.

Salvo que seas de Marte, seguro que conoces a Square Enix, una de las empresas creadoras de videojuegos más conocidas de Japón. Hubo un tiempo previo a la fusión de Square (Squaresoft a nivel internacional) y Enix donde ambas volaban solas. Las dos tienen un historial de títulos de relumbrón, en el caso de la creadora de Final Fantasy ha publicado títulos como Parasite Eve, Chrono Trigger, Kingdom Hearts y otras decenas de grandes clásicos previos y posteriores a su fusión con Enix.

Elige época y héroe

Todos somos hijos de nuestra memoria, en nuestro caso como amantes del reto no podemos evitar que las sensaciones que se quedaron grabadas en los 90 con este tipo de títulos influyan en la percepción y en la degustación de un producto de aquella época, pero actualizado con tanto mimo y cariño. Square Enix ya hizo en su momento un trabajo ejemplar con los juegos de estilo neoretro Octopath Traveler y Triangle Strategy para la consola híbrida de Nintendo.

Por ello, entendemos que si han realizado el esfuerzo con esta nueva recreación aplicando el mismo estilo HD-2D, deben haber tenido un buen resultado económico. Sin querer adelantar el resultado de este análisis esperamos que no abandonen esta línea de productos.

Toca echarle bemoles

Cuando comienzas la partida en Live a Live tienes que elegir la época de inicio, cada una de ellas con un personaje protagonista y una historia diferente. Puedes cambiar de época cuando quieras con el menú de pausa. Ten en cuenta que no se interacciona entre épocas, salvo en la misión final donde intervienen todos los héroes. A nosotros nos ha llevado unas 25 horas terminarlo, no es un JRPG muy largo, pero es ideal para jugarlo a ratos, ya que cada uno de los escenarios te puede llevar unas tres o cuatro horas, así que está muy bien pensado para centrarse en un capítulo, terminarlo y al día siguiente ponerte con otro.

Variedad, variedad y variedad

La historia de Live a Live es muy variada, cada época tiene su propio argumento que poco tiene que ver con el resto. Habrá capítulos que te gusten más que otros, para gustos los colores, pero en todos ellos la narración está muy bien cuidada, aunque marcada por el estilo de las historias de la década de los 90 en los juegos japoneses. Tendremos que movernos en medio de una historia de robots gigantes tipo Mazinger Z, una historia de pistoleros del salvaje oeste, la prehistoria, un futuro lejano, la China medieval, el Japón del siglo XIX o el presente. No queremos hacer muchos spoilers, pero cuando terminas estos escenarios todavía te quedarán un par de mundos sorpresa.

El equipamiento siempre es importante en este tipo de juegos, y Live a Live no es una excepción

Hablar de la mecánica con respecto a Live a Live es algo complicado ya que es muy diferente dependiendo del escenario en el que juegues. En la mayor parte de ellos hay un importante elemento de exploración, de recolección de objetos y de resolución de pequeños puzles. Pero por ejemplo en la fase de Japón manejamos a un ninja que debe infiltrarse, o en el mundo del Salvaje Oeste tendremos que centrarnos en poner trampas a los enemigos. Hay mucha variedad, es como jugar a 8 minijuegos diferentes cuyo único nexo además del estilo gráfico es el sistema de combate, aunque con bastantes matices.

El sistema de combate es el clásico de los títulos de Square de los 90, el famoso Active Time Battle aunque con sus propias particularidades. En este caso podemos mover a nuestro personaje por la cuadrícula del escenari, tendremos una serie casillas de movimiento por turnos, al igual que los enemigos. Disponemos de la posibilidad de lanzar ataques individuales o a varias casillas a la vez. Estos pueden ser cuerpo a cuerpo o a distancia y dependiendo de las habilidades que hayamos liberado, más o menos contundentes.

Pelea duro

Podemos también utilizar objetos de curación o de restauración de la barra de acción, que al principio son poco exigentes. Conforme avanzamos y tenemos que combatir contra grupos de enemigos de diferente tipo, o con jefes finales toca pensar de forma estratégica para no terminar muerto. Podemos huir casi siempre, mejor una retirada a tiempo que una derrota.

Pero recalcamos que no es una experiencia difícil, el título se deja disfrutar, y como además podemos grabar partida siempre que queramos, o cambiar de época no vais a tener una sensación de quedaros atascados. Al ser mundos tan relativamente breves el árbol de habilidades y las posibilidades de subir de nivel son bastante limitadas, no os esperéis terminar con decenas de poderes y posibilidades de personalización. Esta limitación se equilibra con la cantidad y la variedad de los poderes de los protagonistas, no es un producto que se haga repetitivo, para nada.

La iluminación es espectacular

En Live a Live no pararás de sorprenderte

Uno de los aspectos más interesantes que aporta esta diversidad es la sensación de novedad y descubrimiento que tienes en cada mundo. No todas las mecánicas están igual de pulidas, pero se aprecia una intención de innovar y sorprender al usuario sin dejar de lado la diversión. Se percibe de todos modos el corsé de las posibilidades tecnológicas de los años 90 para la Super Nintendo. Esto se nota sobre todo en diálogos interminables y escasas posibilidades de interacción con los escenarios. Pero no os confundáis, la adaptación está creada con tanto mimo que estas restricciones le añaden aroma a clásico noventero.

Más de 20 años después de su lanzamiento para SNES nos encontramos ante un título muy original, que bien podría ser un nuevo lanzamiento indie. Si esperas un juego de rol clásico cuidado, Live Live no es un Final Fantasy, es otra cosa, que podría definir su propio género. Jugarlo -que es lo más importante- es muy divertido, y no es difícil.

El tamaño importa

A nivel visual es una delicia, utiliza el mismo estilo artístico que Octopath Traveler y Triangle Strategy, una especie de píxel art con esteroides. De entrada, se notan los pixelazos típicos de finales del siglo pasado, pero con efectos de iluminación, reflejos e incluso filtros de tilt-shift. Los decorados dentro de la aparente repetición de tiles, tienen un detalle asombroso. Al narrar la historia se hace un buen uso de la cámara, que se mueve con nuevos ángulos y travellings realzando la narración y sorprendiendo.

Al haber tanta variedad de escenarios el resultado visual no mantiene siempre el nivel. Dependiendo de la calidad visual del nivel original de Super Nintendo, la magia de los filtros consigue diferentes resultados, pero sin caer en el suspenso. Hemos probado el título en modo portátil y en modo televisión, en ambos casos todo el conjunto ha funcionado con fluidez. El motor gráfico utilizado por Square Enix ha sido Unreal Engine.

En equipo se pelea mejor

A nivel musical la banda sonora es espectacular, la partitura y los instrumentos elegidos se adaptan a cada época como un guante, las melodías son hermosas y realzan las sensaciones tanto del combate como de la exploración, lo mejor a nivel de análisis del producto. Las voces están en inglés y en japonés.

En el caso del japonés, tienen mucho encanto, ya que al ser un título con esa idiosincrasia casi que te lo están pidiendo los oídos. El inglés también está bien doblado, pero no se integra de manera tan orgánica con la experiencia. Los textos están perfectamente traducidos al castellano, aquí sí que hemos mejorado claramente con respecto a las traducciones amateur de los 90.

Contar cuadros en el combate es necesario

Veredicto

En Live a Live nos encontramos ante un título muy notable, ideal para los amantes del retro y de los juegos indie. También es ideal para jugar desde el sofá de casa o desde el tren con su estructura por capítulos. Es divertido, algo fácil y engancha, aunque es verdad que si has jugado a los juegos de rol japoneses de los noventa disfrutarás mucho más. Los gráficos HD-2D espectaculares y la música tiene un nivel sobresaliente. Esperemos que Square Enix se anime y publique más títulos de este estilo.

Duración de Live a Live

25 h.
8

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

9.0/10

Innovación

8.0/10

Narrativa

8.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • La ambientación
  • Los sustos
  • Su accesibilidad para el gran público

Aspectos Negativos

  • El modelado de los personajes
  • Puzles demasiado sencillos basados en encontrar el documento con la información