Análisis de Loopmancer (PC). Un caótico bucle de violencia en un mundo ciberpunk

Supera el bucle temporal en el que estás encerrado y averigua que está ocurriendo en Dragon City en Loopmancer

Loopmancer

La desarrolladora china eBrain Studio, con sede en Beijing, se estrena en el sector de los videojuegos con Loopmancer. En esta aventura del género roguelite, tendremos que abrirnos paso a golpes por las calles de Dragon City con el objetivo de descubrir el misterio que se oculta tras un bucle temporal. Si quieres saber cómo escapar de este caótico ciclo de conspiraciones y asesinatos, ya sabes, sigue leyendo este análisis.

El día de la marmota edición ciberpunk

La historia de Loopmancer se enmarca en una sociedad hipertecnológica en el año 2046. Nos encontramos en Dragon City, una de las urbes más punteras del planeta y, cómo no, donde hay dinero también hay corrupción y crimen. El mundo que nos encontramos nos recordará especialmente a obras como Cyberpunk 2077 o Deus Ex, con una humanidad en la que el uso de prótesis robóticas o androides forma parte del día a día.

Xiang Zixu, el protagonista de esta historia es un detective que perdió recientemente a su hija en un accidente de tráfico que también dejó herida y en paradero desconocido a su mujer. Durante la investigación de la desaparición de una periodista, muere en combate y, poco después, despierta en su cama la misma mañana en la que se le encargó dicho caso.

Xiang Zixu, tras morir, se despierta en su apartamento la misma mañana que da comienzo su investigación

Este tipo de mecánica de bucle temporal ya os resultará familiar a poco que hayáis jugado de otros títulos del género roguelite en los últimos años. En este sentido, Loopmancer no se sale de la zona de confort, pero no por ello su estructura es menos efectiva. En cualquier caso, tendremos que avanzar por las diferentes fases no solo intentando sobrevivir, sino también tratando de averiguar qué está ocurriendo y quién es el causante de este bucle.

Loopmancer ofrece un sinfín de posibilidades

Loopmancer tiene siete finales diferentes que podemos obtener al superar las diferentes «rutas». Sin embargo, en esta ocasión las rutas vienen determinadas por nuestras decisiones en determinados puntos y por nuestra forma de jugar. Así pues, elecciones como ir primero a un lugar a otro, o vencer a un enemigo en menos de un minuto tienen consecuencias de cara al final de la trama.

Loopmancer tiene siete finales diferentes que dependerán nuestras decisiones fuera y dentro de los niveles

A nivel general, nos encontramos con una trama que se queda estancada en los típicos clichés del género. Aunque se agradece que vaya directa al grano, uno de los mayores problemas en cuanto a la narrativa de Loopmancer lo encontramos en sus personajes. Todos ellos resultan bastante planos, incluso nuestro protagonista, y los diferentes enemigos no van mucho más allá de ser un criminal en busca de poder.

En ocasiones, da la sensación de que la trama de Loopmancer es una mezcla con los «lugares conocidos» más habituales del género ciberpunk y el policíaco. Hasta tal punto que no hemos podido evitar sentir que ya habíamos visto algo con algunas secuencias o conversaciones. La mayoría de los descubrimientos y giros de guion que encontraremos, muy probablemente, los habremos adivinado horas antes de llegar a ellos.

La trama de Loopmancer resulta un conjunto de clichés que, únicamente, cumple su función

Para concluir el apartado narrativo de Loopmancer, cabe destacar el vago intento que hace el título de dar contexto y credibilidad a su universo. A lo largo de los niveles encontraremos diferentes fichas de información que nos hablarán de la ciudad y de sus personajes. Sin embargo, la distribución de esta información y el corte del ritmo de juego que suponen, en muchos casos hará que acabemos por hacer caso omiso de dichos documentos.

Acción visceral y desenfrenada en vista lateral

En Loopmancer nos encontramos una jugabilidad bastante similar a lo visto en títulos como Dead Cells. Es decir, se trata de un roguelite en el que avanzaremos de forma bidimensional por diferentes escenarios que seleccionaremos desde un lobby principal. Al morir en alguna de estas fases volveremos al comienzo del bucle en nuestro apartamento, donde asignaremos mejoras permanentes con los núcleos obtenidos durante la run y vuelta a empezar.

La base jugable de Loopmancer es muy parecida a otros títulos del género como Dead Cells o Rogue Legacy

Ritmo y variedad

En las diferentes fases de Loopmancer se mezclan secciones de plataformas muy básicas, pequeños puzles y, sobre todo, muchos combates. Para luchar contaremos con un arma cuerpo a cuerpo, un arma a distancia, un chip de habilidad y un objeto adicional. De esta manera, según avancemos por los niveles nos encontraremos armas que podremos desbloquear a cambio de una cantidad de «e-coins», la moneda del juego.

El avance por los niveles resulta frenético, se trata de una jugabilidad ágil que pone el énfasis en la espectacularidad y la diversión. Al final de cada una de las intensas fases nos encontraremos, como es común en el género, con un jefe final que pondrá a prueba nuestras habilidades y nuestra build. Es en estas batallas cuando encontramos el mayor nivel de desafío dentro del título, al menos hasta que hayamos memorizado todos sus movimientos.

En los jefes finales encontramos el mayor nivel de desafío dentro de Loopmancer

Tras volver a empezar cada bucle, podemos mejorar armas, habilidades y desbloquear personajes de un tablón de conexiones que Zixu tiene en su habitación. Sin embargo, encontramos cierto problema en cuanto al coste de cada nueva arma que ha provocado que más de la mitad de nuestras runs hayan sido con el mismo conjunto de equipo y habilidades. Al menos hasta bien avanzado nuestro progreso, cuando nuestra economía será bastante más solvente.

Aunque desde el primer minuto podemos disfrutar del divertido caos en el que se convierten los escenarios de combate de Loopmancer, tampoco tardamos demasiado en observar las costuras de su apartado jugable. De nuevo, nos encontramos con una jugabilidad y un sistema de combate que funcionan bien, resultan divertidos, pero carecen de un nivel considerable de progresión y profundidad.

Las secciones de combate de Loopmancer se convierten en un entretenido y frenético caos

Algo parecido ocurre con la parte roguelite del título. Aunque los elementos que encontramos funcionan y están bien integrados, no se profundiza demasiado en esta faceta del juego. Los elementos del género quedan relegados al bucle, a elementos de mejora permanentes y a cierto nivel de aleatoriedad en la generación de escenarios.

En cuanto a los escenarios en sí, su diseño está bastante bien planteado y superarlos resulta muy disfrutable. Eso sí, los numerosos ficheros de información que encontramos y la cantidad de texto que tienen muchos de ellos, corta el ritmo de juego. Por ello, llegado a cierto punto, decidimos dejar de leer los archivos que recogíamos.

Una espectacular metrópolis ciberpunk

En Loopmancer nos topamos con un apartado visual tridimensional, en contraposición a su jugabilidad, que, en resumidas cuentas, resulta todo un espectáculo. Hemos jugado en PC, donde destacamos el buen trabajo de iluminación, efectos ambientales y texturizado de los diferentes escenarios. Eso sí, donde encontramos el mayor punto flaco de este apartado sería en los modelados de personajes, con animaciones faciales inexistentes y diseños bastante genéricos.

Los efectos de iluminación de los escenarios embellecen el conjunto visual de Loopmancer

El apartado artístico, al menos en la mayoría de las secciones, realza el conjunto visual y técnico del título. Esto incluye algunos tramos que nos invitarán en más de una ocasión a hacer una pausa en la masacre y observarlos. Mención especial para algunas de las calles de LongXi Town, con una cantidad de detalles, efectos y neones moviendose que resulta escandalosa para casi cualquier título.

Eso sí, incluso en este apartado encontramos alguna sombra, con caídas bruscas en la tasa de fotogramas en determinados puntos y algunos tiempos de carga demasiado largos que no ayudan al ritmo del juego. Aunque la mayor parte del tiempo encontramos un conjunto muy sólido.

El apartado sonoro de Loopmancer no destaca por nada. Lo que más destaca son los diálogos de sus personajes, que cumplen sin más su función y los efectos de disparos, explosiones y gritos de nuestros enemigos. Mención especial al mítico «Grito Wilhelm» que soltarán algunos enemigos cuando caigan derrotados, un detalle que resulta simpático.

La cantidad de detalles de algunos escenarios resulta impresionante

La banda sonora que encontramos en el título es tan genérica y aparece tan poco que no llega a aportar nada digno de mención. Por último, resulta una pena que Loopmancer venga sin ningún tipo de traducción al castellano. Este hecho perjudica especialmente al jugador en los documentos informativos, donde encontraremos grandes bloques de texto que, junto a la barrera del idioma, harán que más de uno no se moleste en leerlos.

Veredicto

En Loopmancer encontramos un roguelite divertido, frenético y, sobre todo, adictivo, pero con algunas ideas mal ejecutadas que empeoran un poco el conjunto global. Recoge elementos de los géneros en los que se enmarca y sabe unirlos de forma efectiva, pero sin destacar en ninguno de ellos. En cualquier caso, se trata de una experiencia satisfactoria y recomendable para los amantes de los roguelites.

Duración de Loopmancer

Duración: 10-15 h.
7

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

5.0/10

Innovación

5.0/10

Narrativa

5.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Las secciones, divertidas y frenéticas
  • Los combates contra los jefes
  • El apartado visual y artístico

Aspectos Negativos

  • La narrativa poco inspirada
  • Los problemas técnicos como ralentizaciones o tiempos de carga
  • La poca profundidad del apartado roguelite

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí