Análisis de Mario Party Superstars (Switch). Buscando la diversión tirando dados del pasado

Mario Party Superstars

Mario Party Superstars es el nuevo título de la franquicia de party games de Nintendo que, en este caso, lanza una mirada al pasado para recuperar sus mejores tableros y minijuegos.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

No hay nada como una fiesta, la verdad. Juntarte con tus amigos, compartir buena bebida y comida y disfrutar juntos de un juego o una película suena siempre como un gran plan. Desde hace bastantes años ya, no es raro ver cómo un grupo de colegas se reúne delante de una pantalla, mandos en mano, a gozar juntos de algún videojuego, ya sea un FIFA, un Let’s Sing o, como en el caso que nos ocupa, un Mario Party.

Como decía, estamos ante una saga bastante prolífica que supera la veintena de títulos entre entregas canónicas, spin-offs de minijuegos y recopilatorios, habiendo aparecido en todas las consolas de sobremesa de la gran N desde la Nintendo 64. No destaca esta franquicia por proponer grandes novedades entre distintas iteraciones más allá de contar con tableros y minijuegos nuevos.

Recorrer un tablero tirando los dados define de manera muy acertada lo que nos encontraremos en Mario Party Superstars

De hecho, cuando lo ha propuesto como en aquel Mario Party 9 en el que todos los jugadores avanzaban a la par por el escenario, éstas no se han visto recompensadas con el cariño del público, que parece tener muy claro qué es lo que quiere de esta saga.

Análisis de Metroid Dread

Quizá teniendo esto en mente o como modo de conmemorar los más de 20 años que lleva ya la franquicia activa, nos llega este Mario Party Superstars que, como su nombre indica, se centra en aquellas partes de juegos anteriores que más han gustado a sus seguidores, recuperando tableros y minijuegos de entregas pretéritas. Para ser más concreto, nos presenta 5 tableros extraídos de los tres lanzamientos de Nintendo 64 y 100 minijuegos cubriendo hasta ese Mario Party 10 de Wii U.

Mario Party Superstars es, en esencia, una celebración de tiempos pasados

Más vale viejo conocido …

En este caso, Mario Party Superstars abandona cualquier tipo de pretensión innovadora y nos ofrece la experiencia más pura de la franquicia: aquí somos nuestros personajes, tiramos los dados y avanzamos por el tablero en pos de las distintas estrellas que nos harán ganadores a la postre. Como cabría esperar, el punto fuerte está en esos escenarios que tenemos que recorrer que contendrán eventos especiales (puentes que se rompen, direcciones que cambian a cada rato o potentes rayos láser) que hacen que cada uno de ellos se sienta diferente de los otros, aunque, en el fondo, es todo más de lo mismo.

Y es esa sensación de viejo conocido la que me ha embargado en cada una de las diferentes partidas que he jugado a este Mario Party Superstars: que todo lo había vivido ya. Esto no es malo per se, esta saga me ha dado grandes momentos de diversión y siempre resulta entretenido juntarte con unos amigos para pasar un buen rato, pero hay que ser conscientes de que la innovación, más allá del apartado gráfico y las modalidades online, es prácticamente nula.

No hay sorpresas en el plantel de personajes disponibles en Mario Party Superstars

Eso sí, la saga da algún pequeño paso adelante permitiéndonos modificar un poco más las condiciones de la partida, pudiendo elegir qué tipos de minijuegos nos saldrán o si aparecerán al final las temidas bonificaciones, que seguro que los seguidores de la franquicia Mario Party temerán porque pueden cambiar las tornas sin que te lo esperes. En este punto, me parece curioso comentar cómo, cuando quedan apenas 5 rondas para el final, el juego hace una predicción de quién va a ganar y, en varias de las ocasiones en que ha señalado a alguien que no iba destacando en ese momento, ha acabado triunfando.

Un aspecto que me ha gustado bastante, y que se traslada al modo online, es la posibilidad de interrumpir la partida y retomarla en otra ocasión. Esto viene bien tanto cuando jugamos en solitario (nada recomendable en mi opinión) como contra otros oponentes presenciales y virtuales, y hace que partidas con un elevado número de rondas se puedan hacer más livianas si las dividimos en varias sesiones.

Mario Party Superstars ofrece bastantes opciones para configurar la partida

Respecto al modo online, solo tengo elogios. La conexión ha funcionado perfectamente en todas las partidas que he disputado y, además, esta vez no se limita a determinados modos o minijuegos: todo Mario Party Superstars puede disfrutarse online con amigos o desconocidos. Además, el título guarda la sesión de manera que, si volvemos a conectarnos con la misma gente, nos permite retomar la partida.

Es complicado hablar de duración en este Mario Party Superstars, sobre todo dependiendo de cómo lo afrontemos. Si lo hacemos en solitario, visitar los 5 tableros y disfrutar de todos los minijuegos no debería costarnos más de 5 horas, pero la verdadera diversión y la longevidad de la propuesta viene marcada por la modalidad multijugador.

Saltar a la comba nunca fue tan peligroso

Sí que es cierto que uno echa en falta más recorridos, sobre todo cubriendo títulos que vayan más allá de Nintendo 64, y siempre queda la posibilidad, no tan remota teniendo en cuenta la política reciente de actualizaciones de la compañía en juegos como Mario Tennis o Mario Golf, de que lleguen nuevos tableros y minijuegos.

Hablando de las pequeñas pruebas que tenemos que superar al final de cada ronda, la verdad es que consiguen hacerte pasar un buen rato pese a lo simple y breve de la propuesta. Ya sea jugar a una especie de escondite inglés y evitar que nos vea un Chomp Cadenas dormido o completar tartas de manera frenética, todos ellos nos harán sacar una sonrisa y nos dejarán con ganas de más … y con necesidades económicas, claro.

Jugar al escondite inglés con Chomp Cadenas es bastante adrenalínico

No sin mis monedas

Porque, como en todo buen juego de Mario, las monedas importan y mucho y serán capitales para lograr la victoria al final de la partida, ya sea comprando esa tubería dorada que nos teletransporta de manera directa a la superestrella o la posibilidad de contar con dados múltiples que nos harán ir por el tablero como centellas.

Eso sí, cuidado con los eventos especiales y con Bowser, que pueden trastocar la partida de cabo a rabo. En Mario Party Superstars nada se puede dar por sentado y mejor que vayáis haciendo acopio de monedas no sea que os hagan falta: eso sí, cuidado no os roben esos malditos fantasmas enviados por encargo de alguno de vuestros amigos.

No tengáis miedo a contactar con los fantasmas, pueden ayudaros a fastidiar a otros jugadores

Entrado ya en el apartado técnico, la verdad es que no estamos frente a un título que exprima al máximo las posibilidades de Nintendo Switch y los desarrolladores han aprovechado esa falta de exigencia en cuanto a escenarios amplios para dar el do de pecho en lo que a diseño artístico se refiere. Y siendo justos, Mario Party Superstars se ve muy bien, estando llenos los escenarios de pequeños detalles y gestos que denotan el mimo que se ha puesto en cada uno de ellos.

En este punto es donde realmente brillan los minijuegos, que bailan sin pudor entre diferentes mecánicas, perspectivas y ambientaciones. Todas ellas coherentes entre sí pero a la vez dispares, conformando un conjunto bastante armónico y donde se ha actualizado de manera radical los diseños de aquellas entregas pretéritas de Nintendo 64.

Mario Party Superstars brilla más por diseño artístico que por músculo técnico

En cuanto al apartado sonoro, la verdad es que pasa bastante desapercibido durante el movimiento por los tableros, pero gana presencia dentro de los minijuegos, aportando ese matiz de frenetismo que necesitamos para darnos cuenta de que el tiempo es limitado y que si queremos ganar hay que ponernos las pilas. Podemos escuchar los diferentes temas musicales (algunos habrá que ganárselos subiendo de nivel) en la central de datos que lleva el simpático Kamek.

Análisis de Blue Reflection Second Light

Resumiendo: ya desde su propio título sabemos que Mario Party Superstars es más de lo mismo y esa es la actitud con la que hay que encarar el juego, como una celebración en la que recordamos tiempos mejores y en la que la diversión, que no la innovación, está garantizada.

Veredicto

Mario Party Superstars es la nueva entrega de la famosa serie de party games de Nintendo. En esta ocasión, la propuesta recupera tableros y minijuegos de las iteraciones lanzadas previamente en consolas de sobremesa, ofreciendo un paquete bastante completo que, de manera obvia, carece de cualquier tipo de innovación.

La propuesta, por primera vez en la saga, permite jugar en línea en todos y cada uno de sus modos y presenta un apartado técnico muy solvente, buscando brillar en el detalle más que en el rendimiento como cabría esperar por la tipología de obra a la que nos enfrentamos. Sin duda, una propuesta recomendable y de la que esperamos una ampliación de contenido en forma de tableros que le vendría realmente bien.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon