Análisis de Mayhem in Single Valley (PC). Aventuras retro disparatadas en un suburbio cualquiera

Mayhem in Single Valley

Llega la hora de poner a prueba tus reflejos y tus neuronas con este interesante a la par que entretenido Mayhem in Single Valley.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Los juegos neo-retro son como los grupos de K-pop: para el profano son todos iguales, pero si dedicas un tiempo a paladearlos, de vez en cuando descubres experiencias diferentes llenas de matices. ¿Será Mayhem in Single Valley uno de estos casos? ¿Conseguirá aunar el manejo de las neuronas y la habilidad mecánica del jugador de un modo fluido? Vamos a verlo a continuación.

Hay títulos que paralizan el mundo con su lanzamiento, grandes producciones que sólo en marketing tienen el presupuesto de un diminuto país. Mayhem in Single Valley no es uno ellos, es una propuesta modesta desarrollado por un pequeño equipo que ha decidido apostar por un estilo pixelado para suplir sus carencias en cuanto a valores de producción. Con ingenio y buen gusto pretende hacernos olvidar sus humildes medios para que nos centremos en la diversión.

En Mayhem in Single Valley demostramos nuestra vocación de héroe desde el minuto cero

Fluxscopic es un pequeño estudio canadiense que nos presenta aquí su segundo título tras ese “You are not a banana” de 2014. Como podéis ver, se han tomado su tiempo en lanzar otra nueva obra, algo normal dado el tamaño del equipo de desarrollo, no todos los estudios son capaces de lanzar un Assassin’s Creed con cadencia anual. Nos encontramos aquí con su segundo juego que comparte con el anterior un estilo gráfico retro y el manejo de la perspectiva cenital.

Impresiones de One Hand Clapping

Dada su naturaleza y su limitado precio no podemos acercarnos a su análisis con el mismo criterio que haríamos con una gran producción. Hay mucho amor y poco negocio en este tipo de desarrollos. Desde los primeros momentos de juego se aprecia el cuidado por la historia y ciertos detalles y no podemos dejar de empatizar con el esfuerzo que se nota en cada escenario.

Nuestra familia en Mayhem in Single Valley no es muy ejemplar que digamos

Comenzamos la aventura con un pequeño minijuego que pone de relieve la mentalidad heroica de nuestro protagonista. Una vez despertamos de este sueño nos encontramos con que vivimos en un hogar mediocre con un padre bastante pasota y una madre esclavizada. Afortunadamente tenemos un billete para salir de casa y pelear por nuestro futuro, salvo que los acontecimientos nos lo impidan.

Recojo objeto, uso objeto

La mecánica de Mayhem in Single Valley es sencilla, tendremos que ir recogiendo una serie de objetos para ir utilizándolos en el momento o lugar adecuado. Cada vez que superemos un puzle tendremos acceso a nuevas pantallas donde recoger ítems para así afrontar otros retos.

Mientras que vamos superando escenarios, tendremos que esquivar los ataques de los enemigos: estos tienen mucha variedad y dependiendo de su naturaleza variarán su patrón de ataque. Con los objetos adecuados seremos capaces de distraerlos: por ejemplo, si nos ataca un conejo mutante podremos lanzarle una zanahoria para despistarlo, pero no esperemos tener un arma con la que dar cuenta de ellos, no estamos ante un arcade de disparos.

En Mayhem in Single Valley nos encontramos el típico vecindario de Estados Unidos

Los controles son los lógicos y esperables, están pensados para aprovechar el gamepad. Además de mover direccionalmente a nuestro personaje podemos saltar, rodar para esquivar, interactuar con objetos del escenario y recoger ítems, ya sea para incluirlos en el inventario o para usarlos en el lugar adecuado.

En Mayhem in Single Valley disponemos de un inventario rápido para el lanzamiento de objetos con el uso de los triggers y de una configuración rápida para usar los potenciadores mediante el pad direccional. Por otro lado, además de los objetos típicos de la aventura, podemos aumentar nuestro arsenal mediante zapatillas, tirachinas y demás. Son mejoras sutiles pero que facilitan bastante la supervivencia.

Hay ayudas extras, como las tapas de los cubos de basura, que nos permitirán obtener un impacto extra. Por cierto, solo tenemos un punto de vida y cualquier golpe de un enemigo nos matará; afortunadamente volveremos a aparecer en la misma zona. También deberemos tener cuidado con los precipicios, el agua contaminada y demás.

No solo en Euskadi saben empujar troncos

Como hemos comentado antes, en algunas zonas hay muchos enemigos. Éstos son una serie de animales mutantes bastante peligrosos que consiguen transmitir una sensación de mascotas perversas típicas de una película de serie B ochentera. Pese al estilo pixelado, están bien representados y animados. Hasta que coges práctica te matarán muchas veces, luego ya descubres que no es para tanto.

Las plataformas también tienen bastante peso en la experiencia de Mayhem in Single Valley, no es que sean demasiado exigentes -no llegamos a apurar al píxel cada salto- pero moriremos gran cantidad de veces al no aterrizar en el sitio adecuado. Es un buen complemento mientras que esquivas los ataques e intentas encontrar el objeto idóneo para avanzar.

Análisis de Pecaminosa

En ocasiones tendremos que enfrentarnos a minijuegos especiales que cambian las mecánicas de la propuesta, como puede ser un pequeño juego de conducción, vencer a algún enemigo especial, etc. Se agradece esta variedad de mecánicas que, de forma puntual, te dan un respiro y pese a esta variación los creadores han conseguido mantener la armonía entre las mismas.

Una historia y unos diálogos con mucha chispa

Desde el principio empatizas con el adolescente protagonista, el guion está bien conseguido y extrae su fuerza narrativa no sólo de los pequeños monólogos de los personajes sino de la excelente ambientación que contextualiza esta experiencia. Los decorados, los letreros de estos, las curiosas situaciones a las que te enfrentas le dan mucha salsa y de la buena a esta experiencia.

Muchos diálogos de Mayhem in Single Valley son surrealistas

El relato de Mayhem in Single Valley consigue mantener la coherencia dentro del surrealismo imperante en este producto: una vez has entrado dentro de él hasta las situaciones más extrañas no desentonan, siendo una muestra de cómo el buen hacer suple con creces la falta de medios. El humor es el gran protagonista de la mayor parte de la ambientación del juego, a veces de manera chusca y otras de forma más sutil.

El cóctel resultante de la mezcla de mecánicas, o sea, aventura, plataformas y acción, está muy bien conseguido dentro de sus posibilidades. Te divertirás avanzando, superando retos y descubriendo el universo que Mayhem in Single Valley nos ofrece.

Las luces y las sombras consiguen un gran efecto

Píxeles a tutiplén

Como la mayor parte de los títulos independientes, este producto apuesta por un estilo pixelado que imita tiempos pasados. Esta decisión no impide que el resultado tenga personalidad ya que la combinación del diseño de los protagonistas, las animaciones y los efectos ambientales defienden bien este pabellón. Eso sí se echa en falta algo más de originalidad.

El scroll y las animaciones son muy suaves, aunque no están demasiado elaboradas, pero consiguen transmitir la sensación de movimiento de una manera fluida y suave. La combinación con la iluminación, sombras y efectos ambientales potencia la sensación de buen acabado global. Las texturas son muy planas, tal y como uno espera cuando se apuesta por estos enormes píxeles.

Las tareas pendientes se muestran bien claras en Mayhem in Single Valley

La perspectiva que usa Mayhem in Single Valley es la cenital, tan típica de los action RPG japoneses de la época de los 16 bits, esta aproximación en ocasiones nos juega malas pasadas y terminaremos cayendo por un precipicio o en aguas tóxicas al no poder determinar de manera exacta dónde nos encontramos. Pero claro, una cámara enfocando en 3D a nuestro personaje le haría perder todo el encanto.

Los escenarios son bastante variados y comparten todos ellos un mismo estilo. Se enmarcan en diferentes ambientes como el bosque, el desierto, una base en las montañas, la ciudad, etc. Consiguen mucha diversidad jugando especialmente con la paleta y un nivel de detalle bien planteado para determinados elementos.

En Mayhem in Single Valley saltarás más que un canguro.

Chiptune para ambientar la aventura

La banda sonora de Mayhem in Single Valley emula las limitaciones instrumentales del chiptune mediante el uso de samples que simulan los sonidos típicos de principios de los 90. El título se centra más en construir ritmos vivos que en ofrecer melodías memorables. Es importante destacar el buen uso que hacen del canal de ruido blanco para construir bases rítmicas muy competentes.

Los personajes de Mayhem in Single Valley no tienen ningún tipo de voz digitalizada, nos encontramos con sonidos retro en una gama bastante limitada que cede todo el protagonismo a la banda sonora y a los sonidos ambientales de algunos escenarios, especialmente cuando el agua está presente. Se queda bastante corto en nuestra opinión y es una pena que los creadores no hayan apostado por una mayor amplitud de recursos.

Veredicto

Tenemos aquí un título indie muy digno que mezcla sabiamente una ambientación interesante, mecánicas de acción y una aventura en la que combinar objetos que no resulta demasiado exigente. No es para amantes de los triples A, pero el conjunto tiene un buen acabado, especialmente a nivel gráfico y de iluminación con un scroll muy suave. El precio es muy asequible (12 € y medio) y proporciona una buena dosis de diversión. Una pena que sea algo breve ya que cuando le pillas el tranquillo al tema de esquivar enemigos podrás terminarlo en menos de 4 horas. Recomendable para paladares amantes de lo independiente.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Mayhem in Single Valley

Duración: 4 h.
7

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

6.0/10

Innovación

6.0/10

Narrativa

8.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

6.0/10

Aspectos Positivos

  • El personaje y su contexto te atrapan rápido
  • Complicado atascarse, el juego fluye
  • Enigmas con bastante lógica

Aspectos Negativos

  • Se hace algo corto
  • Le falta arriesgar algo en las mecánicas