Análisis de Metal Tales: Overkill (PC). Prepárate para salvar al mundo a golpe del guitarreo más duro

Metal Tales

En Metal Tales: Overkill vamos a dar caña guitarra para acabar con las hordas de dioses del metal corruptos y salva al mundo.

No es la primera vez que el Heavy Metal y los videojuegos se dan la mano. La cuestión es saber si esta mezcla en esta ocasión ha dado buenos frutos. Zerouno Games nos presenta un juego de acción directa para uno y dos jugadores con mucho, mucho rift de guitarra. ¿Habrán conseguido crear una experiencia divertida? ¿Tendrán entre sus manos un título apetecible para el gran público y nos solo para los heavies del barrio? Vamos a analizar la versión de PC a continuación y os lo contamos.

Todos los géneros musicales terminan pasando de moda, nacen, evolucionan y dejan de interesar al público. Bueno todos no, hay uno que resiste inmutable el paso de las décadas, el Heavy Metal, a finales de los 60 y principios de los 70 quedaron sentadas las bases de este estilo. Salvo en momentos puntuales en versiones muy “descafeinadas” nunca ha conseguido ser el género más de moda, pero siempre ha tenido tras él a un público muy fiel generando una corriente de simpatía a la que no es ajena el mundo del videojuego, seguro que más de uno recuerda el genial Brütal Legend, toda una carta de amor a este tipo de música.

El estudio Zerouno Games nos trae Metal Tales: Overkill, un título que rebosa admiración por el rock duro y un divertido sentido del humor y que, además de en PC, tendrá pronto versión en Nintendo Switch. Este grupo de desarrollo con base en Madrid tiene ya un largo historial de juegos publicados como editor y desarrollador entre los que destacan matamarcianos como Green Phoenix o High Speed Cataclysm, o juegos de acción como Holmgang.

Metal Tales: Overkill. Los enemigos finales pueden ser muy duros

La historia que da marco a este título es muy sencilla, una fuerza maligna está poseyendo a las estrellas del metal para que estas a través de su música se hagan con el alma de sus seguidores. El plan es sencillo, poseer a toda la humanidad mediante la música, menos mal que nosotros, con la ayuda de nuestro guitarrista estrella, vamos a acabar con ellos y con sus fanáticos para devolver la paz a la humanidad.

La mecánica de Metal Tales es la habitual de los Twin Stick Shooter, recorrer una serie de salas hasta encontrar al enemigo final y acabar con él. Estas zonas habitualmente estarán plagadas de enemigos de diferente pelaje cuyo único objetivo es acabar con tu vida. Mientras estamos combatiendo las puertas están cerradas, cuando los eliminemos podremos ir a la siguiente habitación.

Análisis de Nintendo Switch Sports (Switch). Sudor y risas a partes iguales

El mapa se genera de manera procedural en cada partida, no hay dos mapas iguales, aunque las habitaciones se parecen entre sí nunca están situadas en el mismo lugar. El título nos provee de un mapa que nos avisa de manera automática de qué podemos encontrarnos en las zonas aledañas del lugar en el que estamos. Puedes decidir ir a por el malo final directamente, pero lo recomendable es limpiar toda la mazmorra para cargarte de mejoras y de dinero.

Metal Tales: Overkill. Cada vez que mueres puedes mejorar tus poderes

Junto a este tipo de zona estándar tenemos otras salas especiales como la tienda, donde gastar tus monedas para recargar vida o mejorar tu armamento, las habitaciones con regalo donde podremos recoger espectaculares guitarras que llevarán nuestro ataque a otro nivel, las salas con trampas plagadas de sierras o de suelos con lava en las que recoger una mejora especial y tenemos también una habitación de retos en la cual tendremos que eliminar a todos los enemigos que aparezcan en oleadas durante un tiempo determinado.

Para acceder a algunas de ellas -y para abrir cofres- será necesario el uso de llaves que podemos comprar, o mejor todavía, recoger al destruir elementos del decorado como por ejemplo barriles de cerveza. Os recomendamos destruir todo el mobiliario que podáis ya que al hacerlo aparecen con bastante frecuencia monedas que vienen muy bien para hacer buenas compras.

Durante el transcurso de la partida en Metal Tales, iremos consiguiendo realizar algunos logros internos del juego, estos son importantes ya que además de subir nuestro ego nos ayudarán a poder comprar mejoras para la siguiente partida que iniciemos. El título no es fácil, pero tampoco demasiado difícil, sus creadores han conseguido una jugabilidad muy bien medida, no te lo haces a la primera, pero tampoco te frustra con situaciones imposibles.

Metal Tales: Overkill. A por ellos, que sientan tu música

Podemos jugar a Metal Tales utilizando el teclado o el gamepad, para este análisis hemos utilizado este segundo método de control, ideal para un juego de este tipo en el que utilizamos el joycon izquierdo para mover y el derecho para apuntar, dejando pulsado el gatillo derecho dispararemos constantemente de manera automática. Disponemos también de un método alternativo de disparo con los cuatro botones, cada uno de ellos lanzará un disparo en una dirección, pero este sistema es mucho menos eficaz que cuando utilizamos el joystick derecho, en este caso el apuntado es mucho más orgánico.

Con el trigger izquierdo utilizaremos los poderes especiales que vamos a ir recogiendo por cada escenario, tened en cuenta que solo disponemos de uno de estos poderes de tal forma que si recogemos más de uno estos no se acumulan, sólo será utilizable el que hemos adquirido en último lugar. Con el trigger derecho lanzamos un amplificador al suelo que estallará al poco tiempo como una bomba dañando a todos los enemigos cercanos.

Lo siento, destruye todos los barriles de cerveza que puedas

Conforme vayamos superando fases iremos liberando a los miembros de nuestro grupo y podremos utilizar sus poderes con la cruceta izquierda, cada dirección para cada uno de ellos: bajo, batería, teclista y cantante. Cuando usamos este poder gastamos su energía y tendremos que esperar un tiempo para que se recargue, conforme avanzas y la dificultad del juego sube lo necesitarás, especialmente en las áreas llenas de enemigos. Para ampliar el mapa podemos pulsar en el botón de seleccionar de la izquierda.

Videoimpresiones de Thymesia

Al inicio de la partida podemos elegir entre dos guitarristas de una terna de cuatro -dos de ellos desbloqueables durante las partidas-, no hemos notado diferencias entre ellos salvo a nivel estético, hubiese estado bien que tuviesen características de juego muy diferenciadas. Podemos jugar dos jugadores en local o con el juego compartido de SteamRemote Play Together– gracias al cual con la misma copia podemos divertirnos con un amigo en remoto.

Toca ir de compras

Durante las partidas que hemos disputado en Metal Tales para realizar este análisis nos hemos topado con varios bugs un poco molestos y en una ocasión nuestro guitarrista se ha quedado atascado al abrir un cofre, en otra el disparo ha dejado de funcionar de manera normal. Por otra parte, el efecto visual de temblor de la pantalla con el disparo con explosión no está bien conseguido, todo vibra demasiado, a más de uno le puede producir náuseas. Esperemos que lancen pronto un parche que lime estos problemas.

A nivel visual el título ha apostado por un estilo de cómic con una paleta plagada de tonalidades en neón, dándole gran importancia a los efectos de iluminación de los proyectiles, los ítems y enemigos. Por lo general el resultado es muy satisfactorio, aunque contra algunos enemigos finales terminas peleando a oscuras sin saber muy bien donde estás. El motor gráfico utilizado es Unity, gracias al cual sus creadores han podido realizar un desarrollo simultáneo para todas las plataformas del mercado, el conjunto se mueve de manera fluida y sin ralentizaciones.

Esto es un festival como Dios manda

El diseño de personajes y enemigos está bien realizado, todos ellos mantienen la coherencia con el resto de la línea artística del producto, las animaciones son sencillas, pero fluidas y no te sacan en ningún momento de la partida. En cuanto a los decorados están quizás un punto por debajo, aunque cada uno de ellos nos traslada al tipo de escenario en el que se desarrolla la acción son un poco más genéricos y con bastantes texturas mucho más simples de lo esperable. Destacar de nuevo los elementos de iluminación de las antorchas, disparos enemigos y efectos de partículas, cuando estás combatiendo te sientes en medio de un espectáculo de fuegos artificiales digno de cualquier concierto de rock duro.

Las voces de la intro del juego están perfectamente dobladas al castellano, tanto si eliges a un guitarrista masculino como a una guitarrista, sorprende en un juego indie la calidad de este aspecto. Los efectos de sonido son correctos, aunque quedan algo difuminados ante la apabullante banda sonora de la que hace gala Metal Tales: Overkill. Ésta está plagada de una buena selección de grupos de heavy metal poco conocidos -al menos para los profanos- pero con melodías rotundas interpretadas con virtuosismo, por lo general todas ellas sin intervención de su cantante salvo para soltar los típicos gruñidos de este estilo musical.

Disparos por todas partes

Veredicto

Nos encontramos ante un título fresco, divertido, ideal para jugar con un amigo aunque quizás un pelín repetitivo. Lo mejor sin duda es la ambientación metalera, especialmente con la espectacular banda sonora, eso sí, si te gusta el reguetón sal corriendo. Los enemigos finales son también otro de los platos fuertes del producto, cada uno de ellos con sus propias mecánicas y con mucha personalidad. La dificultad está muy bien medida, las partidas son rápidas y la experiencia está llena de extras. Recomendamos por tanto este título a todos los amantes de los juegos de acción, y si además os gusta el heavy metal todavía os lo recomendamos más.

Metal Tales: Overkill

Duración: 4 h
7

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

9.0/10

Innovación

6.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • Su espectacular banda sonora
  • Los jefes finales.
  • Es muy divertido jugar con un amigo.

Aspectos Negativos

  • Se puede hacer repetitivo.
  • Algunos pequeños bugs por pulir.