Análisis de Nuts (PC) – Todo lo bueno de espiar a las ardillas

Análisis de Nuts

Nuts es un juego narrativo en primera persona, con una original propuesta jugable. En él tendremos que espiar a una colonia de ardillas en su hábitat natural con ayuda de un sistema de cámaras y videograbadores, para ayudar a un grupo ecologista a protegerlas de la amenaza que constituye para ellas y su forma de vida la explotación de los recursos naturales de la montaña.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

¿Quién no ha pensado algo así en algún arrebato de hastío y agobio urbanita? Pues Nuts nos ofrece la oportunidad de hacer realidad el sueño de dejar atrás la gran ciudad atrás una temporada e irnos a vivir y a trabajar a la mitad de la montaña.

Yo me voy a la montaña

La experiencia de Nuts se presenta ante nosotros como una ventana abierta a un paisaje boscoso de montaña: es un soplo de frescura, tranquilidad y colores evocadores. Casi podemos oler la tierra mojada vespertina ya desde la misma pantalla del menú de inicio. Y es que este juego creado al alimón por cinco creativos de distintas nacionalidades (alemán, finlandés, irlandesa… ¡parece un chiste de los 80!) es una filigrana de la ambientación y un alarde de originalidad jugable. Acompáñame al monte y sube a la caravana, que te explico por qué.

Esta es nuestra caravana: la base de operaciones desde la que dirigiremos todo el “stalkeo” de roedores en que se basa este juego.

Aquí hay ardilla encerrada

El argumento inicial de Nuts es arquetípico: una corporación capitalista explotadora de recursos naturales, un grupo ecologista que intenta impedir sus tropelías, unas pobres víctimas de todo esto, que en este caso son las ardillas viendo peligrar su ecosistema, y un héroe accidental, en este caso nosotros.

En Nuts encarnamos a un protagonista anónimo que es contratado por un grupo ecologista liderado por la teutonísima Nina Scholz (¿se puede plantear un nombre más alemán que ese?) para realizar un informe sobre el impacto de los trabajos de explotación del bosque de una compañía maderera.

Análisis de Castle Flipper

Nuestro cometido, en principio, es documentar gráficamente distintos aspectos de la relación de los pequeños roedores con su entorno, de forma que la Dra. Scholz y su gente puedan argumentar fehacientemente si la explotación de los recursos naturales está siendo perjudicial para ellas. Y digo bien: en principio, porque en el monte, amigo mío, en el monte nada es lo que parece…

Cámara en ristre, escudriñaremos cada palmo del monte para descubrir todos los secretos de las ardillas que lo pueblan

El bosque, el bosque nunca cambia… ¿o si?

Se nota mucho que los creadores de Nuts están especializados en narrativa y en arte y diseño gráfico. De entrada nos presenta unos escenarios impregnados de calma, silencio, y crujir de ramas secas que nos hace sentir realmente que estamos en la montaña.

En este entorno idílico, nuestro conductor, Simon, nos deja la caravana instalada, el grupo electrógeno encendido, y todos los equipos necesarios para comunicarnos con la Dra. Scholz, y para grabar y documentar los movimientos de nuestras pequeñas amigas ardillas con ayuda de nuestra cámara de fotos.

La jugabilidad es simple pero efectiva y original: el juego está dividido en fases sucesivas que desarrollan el argumento, cada una de las cuales empieza cuando Simon nos deja la caravana instalada en un enclave de la montaña. En ese momento tenemos que informar a través del fax a la Dra. Scholz de que hemos llegado para que ella, llamándonos por teléfono, nos haga un briefing inicial donde nos expondrá los objetivos concretos de cada nivel.

En la mañana del primer día de cada fase escucharemos el briefing de cada misión a través de la alemanísima voz de la Dra. Scholz por teléfono, convenientemente subtitulada.

A partir de ahí, van pasando los días en cada enclave. Y en cada día tenemos dos sub-fases, una diurna y otra nocturna.

En la sub-fase diurna tendremos que ubicar nuestras cámaras, que a medida que avance el juego serán más de una, en zonas estratégicas partiendo de un punto inicial que se nos indica, para espiar a una o varias ardillas durante la noche. El objetivo específico irá cambiando según pasen los días, adaptándose a la narrativa del juego, pero la mecánica es siempre la misma: grabar a los peludos habitantes del bosque e ir siguiendo sus actividades durante sus excursiones nocturnas.

Según avancen los días, nuestros empleadores se vuelven espléndidos y nos van dando más equipo, para hacer de paparazzis de ardillas más y mejor.

Una vez tenemos las cámaras ubicadas, somos nosotros los que arrancamos la fase nocturna sentándonos en nuestro puesto de control. Disponemos de un equipo de videograbadora, una impresora, y un aparato que nos permite hacer zoom en cada uno de los monitores. La mecánica de la noche consiste en ir reproduciendo la grabación de nuestras cámaras, e ir imprimiendo instantáneas de cada situación, según se nos haya instruido que tenemos que hacer en el briefing inicial de cada fase.

Análisis de World´s End Club

Las iteraciones entre el día y la noche en Nuts consisten, por tanto, en ir averiguando por dónde se van moviendo los roedores, que cada noche hacen el mismo recorrido, para saber dónde tenemos que reubicar las cámaras el día siguiente para no perder prenda de lo que hacen estos bichillos.

Día poner cámaras, noche grabar y visionar… Así van pasando los días en la montaña.

Ambientación sobresaliente

Nuts te transmite exactamente lo que quiere. Tiene momentos de calma, momentos de intriga, incluso ciertos momentos en los que te invade una ligera sensación de suspense y casi una sombra de miedo. ¿Casualidad? No. Los cinco creativos que han dirigido este juego saben cómo manejar tus emociones.

Primero te rodean de un apartado gráfico impactante y efectivo, en un estilo conceptual carente por completo de texturas, pero que a pesar de eso consigue sumergirnos en la sensación de estar pisando tierra o una mullida capa de agujas de pino, gracias en parte a su contrastada paleta de colores en tonos pastel magistralmente combinados.

Nuts, o cómo crear una experiencia inmersiva sin necesidad de usar una sola textura.

Después, juegan con tus oídos con una más que sutil banda sonora, que pasa completamente desapercibida para tu consciente, pero no así a tu subconsciente, y te imbuye de una sensación de intranquilidad y de suspense, que es exactamente lo que quiere el juego que sientas.

Finalmente, la perspectiva de primera persona que propone Nuts termina de añadir ese puntito de inmersión y de vulnerabilidad a la experiencia de encontrarnos solos en medio de un ecosistema que no es el nuestro, en el que estamos de prestados, y del que las auténticas dueñas y señoras son nuestras peludas amigas de cola prominente.

Además de un GPS para no perder nuestras cámaras ni la ubicación inicial de cada nivel, podremos consultar toda la información de la misión en nuestro cuaderno en todo momento, así como coleccionar las fotos que queramos en él.

El doblaje del juego es sobresaliente. La única voz que escucharemos es la de la Dra. Nina Scholz, que nos habla en inglés, pero con un marcadísimo acento alemán, que en ningún momento, no obstante, se hace artificial. La actriz de doblaje es más que creíble y es todo un valor añadido a la ambientación del juego.

Nuts no está doblado al español, pero los textos están perfectamente traducidos, por lo que la inmersión en este sentido se queda tan intacta como cuando vemos series o películas en versión original. Las traducciones son buenas y se leen naturales.

Este es nuestro puesto de control en Nuts: videograbador, zoom e impresora, para espiar convenientemente a nuestros queridos roedores.

Descubre qué traman las ardillas

La narrativa ocupa un lugar central en Nuts. La mecánica de grabar y espiar a las ardillas es divertida, aunque se puede llegar a hacer un poco repetitiva con el pasar de los niveles, pero al fin y al cabo no es más que un vehículo para contarte y hacerte sentir una historia que empieza de una forma que no hace presagiar en nada cómo acaba.

Nuts es un juego corto, pero muy disfrutable, y desde luego toda una experiencia artística que, si te gustan los juegos con una propuesta diferente y las aventuras narrativas, no te puedes perder… ¡igual que no debes perder el rastro de las ardillas!

Veredicto

Nuts es una experiencia narrativa y jugable llena de originalidad y buenas ideas. Se puede hacer un poco repetitivo cerca del final, pero en un título tan corto este es un mal menor. Si te gustan las propuestas novedosas, artísticas y arriesgadas, tienes que echarle un vistazo a este título, en el que vas a disfrutar cotilleando a las ardillas y descubriendo los secretos que esconden la montaña y sus habitantes.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Nuts

Duración: 3,5 h
8

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

7.0/10

Narrativa

9.0/10

Innovación

8.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

5.0/10

Aspectos Positivos

  • Mecánica original y adictiva.
  • Ambientación sobresaliente que te hace sentir que estás en la montaña.
  • Apartado artístico muy relajante e inmersivo, con gráficos conceptuales muy sencillos pero enormemente efectivos.

Aspectos Negativos

  • Muy corto.
  • La mecánica de reposicionar las cámaras se llega a hacer un poco repetitiva cerca del final.
  • El juego tiene algunos bugs que aún deben pulir los desarrolladores (alguno se puede apreciar en el gameplay de este artículo).