Análisis de Outriders (Xbox Series X). Un firme candidato a la corona de los shooters multijugador

Outriders Portada

Outriders apunta directamente a la corona de Destiny 2. ¿Consigue lo último de People Can Fly ser mejor que sus competidores en el mercado? Descúbrelo en el siguiente análisis.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Outriders se ha convertido en el mejor lanzamiento de la historia de Square Enix en Steam superando a otros títulos como Marvel’s Avengers o Tomb Raider. Puede que a quien venga de nuevas a este análisis le pueda chirriar, incluso podría pensar que esta información está sesgada o existe algún tipo de truco en todo ello. Sin embargo, tras más de 40 horas desde su estreno el pasado 1 abril esta información no me resulta para nada extraña. People Can Fly es un estudio acostumbrado a hacer las cosas bien en términos de acción y disparos; de ello dan testimonio títulos como Gears of War Judgement, Painkiller o Bulletstorm.

Lo cierto es que la experiencia acumulada durante estos años ha servido a los polacos para coger lo mejor de cada uno de sus anteriores trabajos y llevarlo a Outriders. El género de los disparos y acción con toques RPG dentro del apartado multijugador ha contado con grandes baluartes en los últimos años, estoy hablando de sagas como Destiny o The Division y, la verdad sea dicha, no esperaba que se uniera otro competidor tan pronto dentro de la nueva generación. La pregunta está en el aire, ¿consigue Outriders mejorar a sus competidores? Os lo cuento en este análisis.

Outriders muestra el daño a los enemigos a través de valores numéricos en pantalla

En busca de un nuevo hogar

Ambientado en un marco futurista, Outriders nos lleva a Enoch, planeta al que se dirige la humanidad tras haber acabado con los recursos de la Tierra. La búsqueda de una segunda oportunidad para nuestra raza, dentro de un nuevo mundo a priori paradisíaco, es la promesa con la que parten las enormes arcas espaciales que orbitan el orbe al comienzo de la aventura.

Análisis de Monster Hunter Rise

Sin embargo, algo no transcurre como se esperaba, el tranquilo planeta terraformado de Enoch resulta ser una trampa mortal de la que pocos logran escapar con vida. La culpa de esto la tiene la Anomalía, una suerte de suceso meteorológico que emana de las profundidades del planeta y que tiene la cualidad de mutar a algunos de los seres humanos en los que influye, convirtiéndolos, por tanto, en mutaciones.

Esta es la suerte que corre nuestro protagonista, un Outrider, una unidad de élite dentro de la colonia que ve cómo este extraño fenómeno no solo le salva de una muerte segura, sino que lo impregna de poder; poder que desataremos a través del controlador. Bajo esta premisa se desarrolla una aventura extensa, con unas 40 horas de duración para completar su campaña principal y en la que el jugador elige si ponerse en los zapatos de un hombre o una mujer a través de un escueto editor de personaje. Este selector de rasgos es, sin embargo, más que suficiente para la propuesta de Outriders ya que pronto iremos cubriendo nuestras partes del cuerpo con abundante equipamiento.

En Outriders la sangre y los desmembramientos están a la orden del día

Cabría pensar que el hecho de no contar con un protagonista definido para un juego que no solo apuesta por la acción y los disparos, sino también por el desarrollo de su historia y personajes, podría ser una traba. No obstante, Outriders salva este escollo con bastante soltura. A mi mente vienen personajes como el/la Comandante Shepard de Mass Effect, probablemente no llegue a ese nivel de simbiosis con la historia y el jugador, pero consigue crearse una identidad propia, no enmudeciendo y tomando parte activa en el conocimiento del trasfondo del juego de manos del jugador.

Todo RPG que se precie quiere construir un lore propio, un mundo con sus propias reglas y leyendas. Sin embargo, no son muchos los que lo consiguen, no es fácil y para muestra ahí tenemos a Anthem, un título con las mejores plumas del videojuego a sus espaldas que, sin embargo, naufragó a la hora de estructurar su narrativa dentro de un planteamiento cooperativo en línea.

Outriders huye de experimentos, apuesta por una narrativa convencional basada en cinemáticas con bastante margen de mejora a la hora de fundirse con el gameplay, conversaciones contextuales insertadas en la acción, diálogos en el campamento y un sinfín de entradas de diario. La magia de Outriders no está en el cómo, reside en el cuándo y en el cuánto.

Análisis de Black Legend

El título es un “no parar” durante su campaña principal, poniendo delante de la mirilla de nuestras armas nuevos enemigos y diferentes entornos sin olvidarse, por el camino, de despertar el interés del jugador de manera progresiva, cuanto más juego a Outriders más quiero saber, cuanto más quiero saber, mejor quiero disparar. En una época en que las producciones de ciencia ficción y superhéroes brillan por su éxito en taquilla, lo único que cabría pedirle a Outriders es que viniera con un tercer brazo para el jugador, porque pide a gritos unas buenas palomitas.

El inventario de Outriders es sencillo e intuitivo, usando colores para las rarezas de los objetos

De hombres, bestias y…

Bajo toda esta premisa a la hora de desarrollar su historia, Outriders se plantea como un enorme mundo repleto de arenas en las que combatir. No estamos ante una vasto mapeado que explorar a nuestro libre albedrío, se trata más de un buen número de escenarios principales de mayor o menor medida que cuenta, a su vez con bifurcaciones y secciones que alojan misiones secundarias, objetivos de cazarrecompensas y las siempre vibrantes cazas de monstruos.

No existen grandes variaciones en la propuesta de disparar y hacer uso de nuestras habilidades en estas misiones, la verdad es que es un punto achacable al (a pesar de ello) satisfactorio gameplay de Outriders; se hubiera agradecido la inclusión de algún puzle o búsqueda que salpicara sus infinitas horas de juego.

A pesar de esto prefiero pensar que el equipo de People Can Fly ha puesto todo su empeño en desarrollar una experiencia de disparos en tercera persona realmente entretenida, porque si no fuera así, lo han conseguido. Esto se debe a que las sensaciones al mando a la hora de disparar cumplen a un muy buen nivel en lo referente al gunplay.

Cada una de las armas de su extenso arsenal transmite un ritmo y cadencia distinta, pero sobre todo el secreto de este shooter reside en el feedback, ciertamente puede que no alcance los niveles de satisfacción de Destiny (la fórmula secreta de Bungie sigue a buen recaudo) pero Outriders es capaz de hacerte sentir ese gustillo, esa liberación instantánea de adrenalina y endorfinas que te lleva a apretar los dientes y buscar con tu mirilla otro enemigo, al fin y al cabo, otro chute para seguir en la fiebre que es su baile de disparos, habilidades y coberturas.

En Outriders no solo tenemos que huir de las balas, también nos atacarán cuerpo a cuerpo

Porque la herencia de juegos como Gears of War Judgment se nota. Sobre todo, en el sistema de coberturas del que dispone el juego, el elemento que, junto a la bien trabajada IA enemiga hace de Outriders una experiencia tan vibrante como táctica. Solo o en cooperativo los enfrentamientos trascienden más allá de disparar sin descanso, trazar una estrategia es fundamental para no acabar cayendo en combate. Este componente destaca especialmente cuando nos coordinamos con el resto del equipo por voz, dando lugar a momentos inolvidables donde la conjunción de nuestras habilidades y el trabajo en equipo se convierte en un factor diferencial.

Todo esto está magníficamente soportado por un planteamiento de combate que evita que el sistema de coberturas acabe dando lugar a aburridas partidas con disparos a larga distancia. En Outriders no existen maletines con vida, ni autorregeneración de barra completa, por lo que, para seguir llenando nuestra barra de salud tenemos que matar.

Matar para sobrevivir, o como diría Jeff Turner la mejor defensa es un buen ataque; y, si aun así, te planteas quedarte detrás de la cobertura, olvídate de ello, el constante asedio enemigo a través de granadas y ataques de artillería no te dejará demasiado tiempo para respirar. Con esto tenemos un sistema que pone en la balanza los riesgos y beneficios de cada una de nuestras acciones, llevándonos a tomar decisiones cruciales en tan solo unas milésimas de segundo.

Las bestias que habitan Enoch son algunos de los mejores enemigos en Outriders

Teniendo todo esto en cuenta, es fundamental encontrar una clase que se adapte bien a tu estilo de juego. Hay varias cosas que han de ser tenidas en cuenta en este punto, fundamentalmente cómo vas a encarar tu experiencia en Outriders. Ya que existen algunas clases más propicias que otras a la hora afrontar la partida para un solo jugador. De esta forma, en Outriders contamos con cuatro clases, cada una de ellas con su propio árbol de habilidades y sus capacidades especiales.

Por un lado tenemos al Destructor, esta clase es lo que se podría denominar como un “tanque”. Un personaje que no suele hacer mucho daño pero tiene una gran capacidad de encajar golpes. En el extremo contrario se encuentra el Ilusionista, que a diferencia del destructor, recibe mucho daño pero es capaz, a su vez, de producirlo, se trata de un personaje más especializado en el combate cuerpo a cuerpo.

Huyendo de los extremos tenemos otros dos: el Piromante, bueno en hacer gran cantidad de daño a medio rango, pero con bastantes carencias a corto alcance, y, por último, el Tecnomante, que gracias a sus múltiples artilugios es capaz de mantener a raya a los enemigos desde bastante distancia.

Ahora, ¿cuál es la mejor clase para jugar en cooperativo? Las capacidades defensivas que tiene el Destructor hacen que sea uno de los miembros más fuertes del equipo, ya que pueden hacer que los enemigos le ataquen mientras que sus compañeros ayudan a resistir más y a matar a los rivales. Algo parecido pasa con el Ilusionista, personaje por el que me he decantado para esta primera vuelta, y aunque no puede estar tanto tiempo expuesto a los enemigos como el destructor, su habilidad de lanzar escudos, da un respiro a los demás compañeros permitiéndoles recargar las habilidades.

En Outriders nuestro campamento y aliados viajan con nosotros a través de su mundo

En cuanto a las otras dos clases, y cómo se adaptan a jugar en equipo el Tecnomante tiene un rol más específico como clase de soporte, ayudando a los compañeros a hacer más daño y recuperar energía más rápido. En mi opinión, la mejor composición de grupo que podemos tener es un Tecnomante y cualquier otra combinación de las otras clases. Por ejemplo, mezclándolo con un piromante para media distancia y un destructor para corta distancia y resistir. Otra variante sería un tecnomante, y dos personajes que hagan daño a corta distancia como el Destructor y el Ilusionista.

Pero, y ¿si lo que quiero es jugar sólo? Definitivamente, las mejores clases son el Destructor y el Ilusionista. El primero gracias a su armadura de roca o sus barreras hace que el aguante del personaje sea superior a lo normal. Sin embargo, si lo que queremos es espectacularidad en pantalla lo mejor es decantarnos por el Ilusionista, que con su habilidad de drenar vida a los enemigos y la burbuja temporal que hace de barrera, le dan un punto muy interesante en términos de supervivencia.

El Tecnomante no es una mala opción, pero cuando superan a las torretas empezarás a tener un serio problema. Algo parecido ocurre con el Piromante que, sin ser un mal personaje, no da tanto juego como pueden dar las otras clases.

A lo largo de nuestra aventura en Outriders iremos conociendo interesantes personajes y culturas

Un nivel para el personaje, otro para el mundo

Como he comentado ya en este análisis Outriders es una experiencia que va mucho más allá de ser un mero juego de disparos en tercera persona. Los elementos de RPG son las segundas de sus tres patas principales y esto se manifiesta expresamente en el sistema de niveles y progreso dentro de las habilidades de nuestro personaje. De esta forma cumplir contratos y misiones, así como acabar con enemigos irá sumando experiencia y aumentos de nivel de nuestro avatar con la pertinente subida de estadísticas y nuevos puntos de desbloqueo de habilidad para el héroe.

Aquí Outriders se expresa en dos vertientes diferentes, por un lado los poderes del personaje, estas habilidades activas se consiguen conforme subimos de nivel pudiendo equipar hasta 3 a la vez y teniendo cada una de ellas un tiempo de refresco hasta poder ser utilizadas de nuevo. Estas son limitadas, con un total de 7 entre las que elegir. Resulta muy interesante la combinación de cada uno de estos poderes con los disparos, teniendo que encontrar el usuario un el tempo exacto para ir usándolas. En el momento que das con tus favoritas y sabes cómo y cuándo utilizarlas es cuando todo fluye como debe dentro del juego.

Más desmembramientos, más Outriders…

Cada una de las clases puede subespecializarse en función del camino que escojamos a la hora de asignar los puntos de nivel. Este es un árbol de progreso de habilidades tradicional, donde la mayor parte de nuestras elecciones tienen su significado en las estadísticas del personaje, daño de las armas y poderes o reducción del tiempo de refresco. Pero realmente, un shooter looter como es Outriders tiene en sus armas y equipamiento el secreto para el progreso real del jugador y, para conseguir mejor equipamiento, habrá que mirar muy atentamente al otro gran indicador de progreso dentro del juego: la categoría del mundo.

De manera independiente a nuestro nivel de héroes, tenemos la categoría del mundo. Esta va subiendo progresivamente conforme realizamos misiones con éxito, sube el nivel de nuestro personaje o conseguimos mejor equipamiento. Un juego sin selector de dificultad como es Outriders usa este sistema para regular el nivel de desafío, pudiendo pararse su progreso y con ello las trabas que nos pondrán nuestros enemigos si, en un momento dado, no conseguimos avanzar.

El jugador tiene la posibilidad de bajar el nivel del mundo, pero con ello se pierde la posibilidad de conseguir mejor botín y, con ello, ahondar más en la aventura. Resulta ser también una herramienta a la hora de hacer matchmaking con grupos de jugadores desconocidos, si bien, además, Outriders da la posibilidad de elegir el punto de la campaña principal en el que queremos emparejarnos pudiendo, después, continuar con el progreso dentro de la aventura.

Los efectos de estado que afectan a nuestros enemigos se muestran perfectamente en Outriders

Saquea, mejora, equipa, sube de nivel y mata

En Outriders cuentas con 3 armas: una principal, otra secundaria y un arma de apoyo a modo de pistola siendo la munición de esta última infinita. Dentro de las armas principales o secundarias (es indiferente dónde equipemos qué) vamos a tener un arsenal lo suficientemente variado como para que cada usuario encuentre una combinación que le vaya como anillo al dedo.

Ametralladoras ligeras o pesadas, escopetas, fusiles, subfusiles o rifles de francotirador son algunas de ellas. Cada una atendiendo a estadísticas como daño por segundo, cadencia de disparo etc…. Además, cada una de estas armas, y también del equipamiento correspondiente a la armadura tiene sus propios efectos pasivos asociados. Algunos de ellos son meramente estadísticos, otorgándonos más puntos de salud o defensa, mientras que otros otorgan distintas y espectaculares propiedades a nuestros disparos capaces de infligir diferentes efectos de estado a los enemigos como fuego, hielo, debilidad, ralentización, sangrado o envenenamiento, entre otros.

Dentro de esta faceta, Outriders destaca por encima de sus competidores gracias a su sistema de progresión y mejora de armas. El título cuenta con una serie de recursos como hierro, cuero o titanio que actúan como moneda de cambio de mayor o menor valor en función de su frecuencia de aparición. Con estos elementos podremos no solamente subir el nivel de nuestra arma, sino que además, se nos da la opción de cambiar su variante, pudiendo pasar de una arma estándar a francotirador, táctico, etc… desbloqueando a su vez nuevas variantes en función del nivel de nuestro héroe.

Gracias a las habilidades de nuestro héroe podremos tomar ventaja en los enfrentamientos de Outriders

Esto no acaba aquí, ya que podremos mejorar su rareza pudiendo imbuirse con modificadores al disparo que les otorguen efectos de estado o de succión de salud, por ejemplo. Los atributos como daño crítico, curación recibida o succión de vida también cuentan con su propio apartado de mejora, dependiendo estas del uso de fragmentos que obtengamos al desmontar armas y armaduras.

Pero donde realmente se diferencia Outriders en esta faceta es en la posibilidad de modificar el equipo, pudiendo cambiar un modificador por otro. El secreto aquí está en que cada uno de estos modificadores se obtienen al desmontar armas que los posean, por lo que el proceso de desmantelar se tiñe de un tinte de búsqueda de nuevas habilidades realmente interesante. El programa cuenta, por el momento, con un total de 94 modificadores distintos repartidos en tres rangos diferentes de rareza, una auténtica barbaridad en términos de posibilidades de personalización y obtención de distintas pericias.

En Outriders iremos obteniendo recompensas a medida que cumplamos con una serie de desafíos

Un comienzo algo complicado

Como mencioné al comienzo del análisis, he estado jugando desde el momento de lanzamiento del juego en mi Xbox Series X. Lamentablemente los primeros días han sido muy accidentados, con caídas en los servidores y problemas en el matchmaking haciendo imposible incluso progresar en el juego de manera individual, ya que Outriders requiere conexión permanente. Desde People Can Fly y Square Enix han trabajado para mejorar el estado del servicio, no habiendo tenido problemas relevantes en mis dos últimas sesiones largas de juego.

Sin embargo, estas buenas noticias no se han trasladado al juego entre PC y consolas, porque, recordemos que uno de los principales reclamos del título previo a su lanzamiento era el crossplay total entre plataformas, algo que desde el momento de su caída el pasado viernes no se ha podido recuperar, si bien desde el estudio trabajan para solventarlo lo antes posible.

Estos problemas han acabado desluciendo un lanzamiento que contaba con gran viento a favor gracias a sus excelentes ventas en Steam y su aparición de salida en el servicio de Xbox Game Pass para consolas. Espero que pronto, todos estos incidentes sean tan solo una anécdota que contar sobre un juego del que ya cabe esperar futuros DLC’s y expansiones que den a sus usuarios aún más horas de diversión.

Nunca hay que dar un combate por perdido en Outriders, una baja enemiga puede cambiarlo todo

El rendimiento del juego en Xbox Series X es fluido y consigue estar a un buen nivel, moviéndose a resolución 4K y 60 imágenes por segundo estables. Los mayores tirones tienen más que ver con tiempos de respuesta y estado de la conexión que con el grado de optimización del programa. Outriders cuenta con una buena distancia de dibujado para enemigos, si bien estamos ante un título modesto en cuanto a las imágenes que expone en el horizonte no resultando estas especialmente resultonas. Más irregulares son los acabados de algunos de los NPC’s del juego y las animaciones de los mismos, algo que contrasta con el buen trabajo llevado a cabo en esta faceta durante los combates.

En el apartado artístico brilla el diseño de los diferentes enemigos, destacando las enormes bestias que cazar así como la recreación de los distintos biomas que vamos conociendo durante la aventura. Mención especial a los diferentes diseños de las armas raras o excepcionales, sencillamente impresionantes, lucen de maravilla en nuestra espalda y le dan un toque chulísimo a nuestro avatar.

Este es el árbol de mejoras de personaje en Outriders

El apartado sonoro no decepciona, con composiciones que se adaptan a la intensidad del combate y ponen su granito de arena a la hora de crear esa experiencia tan cinematográfica de la que os hablaba hace unos párrafos. De la misma manera cada una de las armas cuenta con su “melodía” característica dentro del buen trabajo general que se ha llevado a cabo en cuanto a efectos de sonido. Outriders llega, además, completamente doblado en voces al castellano, estando este a un muy buen nivel tanto en escenas cinemáticas como durante las secciones de acción.

El final es solo el principio

Este análisis se ha realizado después de haber completado la campaña principal de Outriders, sin embargo, al juego le queda mucho, muchísimo más por dar de sí una vez acabada, Outriders sigue ofreciendo un sinfín de horas de juego, con expediciones, una colección de mapas independientes del modo historia en el que enfrentarnos a diferentes desafíos, como completar misiones y derrotar a imponentes enemigos para obtener jugosas recompensas.

Veredicto

People Can Fly y Square Enix han conseguido con Outriders un notable juego de disparos en tercera persona sabiendo integrar bien en él elementos RPG y de PvE en línea. Las opciones para personalizar y subir de nivel el arsenal son de lo mejor que hemos visto hasta ahora en el género, intuitivas a la par que profundas ofrecen un enorme abanico de posibilidades al jugador.

No obstante los problemas de servidores y el crossplay entre PC y consolas son algo que debe de solucionarse a la mayor brevedad. Sus cuatro clases distintas entre las que elegir, siendo combinadas entre miembros del escuadrón, sumadas a su mecánica de mantenernos con vida al no dejar de atacar hacen que sus enfrentamientos no tengan únicamente un componente táctico, sino que llevan al jugador a apretar los dientes en cada tiroteo, exprimiendo nuestros poderes así como el excelente diseño de los escenarios repletos de coberturas y puntos estratégicos.

No obstante, se echa en falta la presencia de algunas mecánicas distintas como puzles dentro de los mapeados y sería deseable que futuras expansiones o actualizaciones trajeran consigo un modo PvP en el que batirnos en duelo con otros jugadores. A pesar de esto, si te gusta el género y has vivido otras experiencias como Destiny, Anthem o The Division no debes de dejar pasar la oportunidad de jugar Outriders, no te vas a arrepentir.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Outriders

Duración: 40+ h.
8.5

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

8.0/10

Narrativa

7.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

10.0/10

Aspectos Positivos

  • Su historia y enemigos consiguen estar a un muy buen nivel de principio a fin, hay alguna sorpresa en el camino
  • El sistema de ganar vida atacando junto al sistema de coberturas hace que cada partida sea tan frenética como táctica
  • El sistema de personalización y mejora del arsenal es intuitivo a la par que profundo
  • Un rendimiento muy sólido en Xbox Series X a 4K y 60 imágenes por segundo estables

Aspectos Negativos

  • Tiene que solventar sus problemas de servidores urgentemente, así como restaurar el crossplay entre PC y consolas
  • Se hubiera agradecido algo más de variedad en sus misiones en cuanto a mecánicas. Echo en falta un modo PvP