Análisis de Pathfinder Kingmaker Definitive Edition (Xbox One). Forja tu propia leyenda y conviértete en el señor de Las Tierras Robadas.

Pathfinder Kingmaker Definitive Edition ya tiene fecha de estreno en consolas

Analizamos a fondo Pathfinder Kingmaker Definitive Edition, un RPG plagado de aventuras, estrategia y toma de decisiones que llevará toda la esencia del rol de mesa hasta tu consola.

Dicen que las modas van y vienen, que todo es cíclico y ciertamente es posible que así sea, sobre todo si nos fijamos en detalles como el nuevo auge de la estética ochentera gracias a series como Stranger Things, la época dorada que viven los juegos de mesa, con cada vez más tiendas especializadas donde poder adquirirlos o jugar y, cómo no, el resurgir de los juegos de rol, libres casi completamente del estigma social que acarreaban y que se reinventan con nuevas e interesantes propuestas.

Si echo la vista atrás recuerdo un millar de grandes momentos, con mi grupo de amigos reunidos alrededor de una mesa, recorriendo los Reinos Olvidados, librando al mundo de Cthulhu y otros horrores cósmicos o luchando contra vampiros para mantener la mascarada, sin más armas que unas hojas de personaje, unos dados y nuestra imaginación.

Pocas veces un videojuego sabe adaptar casi a la perfección un juego de rol de mesa, plasmando sus mecánicas, su espíritu e incluso las sensaciones que transmite al jugador, algo que han sabido hacer muy bien los chicos de Owlcat Games en Pathfinder Kingmaker.

Este joven estudio está compuesto por más de 40 desarrolladores, teniendo el estudio sedes en Chipre y Rusia. Muchos de estos programadores proceden de otros estudios como por ejemplo Nival Interactive, responsables de Heroes of Might and Magic V entre otros, y en este caso se han unido con la premisa de crear el sucesor espiritual de Baldur’s Gate o Neverwinter Nights.

Baldur’s Gate 3 promete más acción y fantasía para los amantes de los juegos de rol clásicos

Así en el año 2018, tras una exitosa campaña de Kickstarter, vio la luz por primera vez Pathfinder Kingmaker para PC y lo hizo con un publisher de lujo para la ocasión, Deep Silver, quienes han estado involucrados en otros grandes RPG como Outward o Kingdom Come Deliverance y con la promesa de llevarlo a consolas. Dos años más tarde, esa promesa se ha visto cumplida y por fin podemos disfrutar de este título tanto en PS4 como en Xbox One, llegando hasta nosotros en esta Definitive Edition, una edición que incluye todos los DLC existentes hasta la fecha y alguna que otra mejora con respecto a la versión de PC.

Decide sabiamente, tu destino depende de ello

Has respondido al llamamiento de Lady Jamandi Aldori y, al igual que el resto de los viajeros allí congregados, esperas que haga acto de presencia y os explique el propósito de tan inusual reunión.

Por fin, la joven anfitriona entra en escena, su porte es altivo como digna hija de la noble casa de Aldori, los mejores espadachines de todo Brevoy, y sin ningún tipo de preámbulo os hace saber que habéis sido convocados, héroes y aventureros de todas las regiones, con el único propósito de librar Las Tierras Robadas de Golarion de la tiranía del Stag Lord, o Lord Venado como se le llamó en la edición en castellano del juego de mesa, un malvado señor de la guerra que ha logrado unir a los distintos clanes de bandidos bajo un mismo estandarte, haciéndose con el control de todos los territorios.

Si buscas más exploración de mazmorras y toque rolero, echa un vistazo a Dungeons 3

Con esta introducción, que servirá para ponernos en el contexto del argumento central, Pathfinder Kingmaker hace una magistral declaración de intenciones, mostrando lo que, para mí es su mayor virtud, su narrativa, la cual es bastante extensa y comprende desde el desarrollo de la historia hasta el lore del mundo de Pathfinder, pasando por las relaciones entre los personajes.

La conversación inicial con Jamandi Aldori  es una estupenda muestra de la calidad de la narrativa en Pathfinder Kingmaker.

El argumento principal de Pathfinder Kingmaker está basado en la senda de aventuras del mismo nombre del juego de rol Pathfinder y su guión es obra de Chris Avellone, conocido por su trabajo en Fallout New Vegas o Star Wars: Caballeros de la Antigua República 2. En este caso se nos presenta una narración muy bien hilada, desarrollada en forma de misiones cuya consecución no se siente forzada en absoluto y en el que todos los hechos transcurren de forma que resulte natural según el contexto en el que nos hallemos.

El desarrollo de Pathfinder Kingmaker está salpicado con innumerables misiones secundarias, tramas conspiratorias o invasiones de naciones rivales, tomando como herramientas narrativas auxiliares principales las cinemáticas in-game  y las conversaciones entre los personajes, en las que podremos participar de manera activa y tomar decisiones que influirán de forma sustancial en el desarrollo de nuestra aventura. Lamentablemente estas conversaciones no han sido traducidas al castellano por lo que para poder disfrutar al máximo de su calidad y profundidad será necesario un nivel de inglés medio-alto.

En Pathfinder Kingmaker las opciones de las conversaciones variarán en función de las características de nuestro personaje.

Por supuesto el mundo de Pathfinder va mucho más allá de Kingmaker, esto lo saben muy bien sus creadores que han puesto todo el mimo y el cuidado necesarios para que seamos conscientes de ello en todo momento. Esto se ve en cada ciudad, mazmorra o habitación que visitemos donde podremos encontrar códices, relatos, tapices, etc. con relatos de antiguas batallas, los orígenes de los reinos más poderosos o la heráldica de las familias de más renombre.

Asimismo, iremos descubriendo paulatinamente fragmentos del extenso trasfondo del mundo en el que nos encontramos y, de esta forma, comprobaremos que nada se ha dejado al azar en Pathfinder Kingmaker. Por ejemplo, los personajes con los que nos topemos no serán meros peones anónimos, sino que tendrán su propia historia, su pasado y su carisma, haciendo que todo a nuestro alrededor se sienta vivo y que los hechos que sucedan durante nuestra andadura no serán sino unas cuantas líneas más en las páginas de las crónicas de su vasto universo.

Por si fuera poco, y a modo de ayuda para los neófitos, se ha implementado en Pathfinder Kingmaker un glosario de términos al que podremos acudir para consultar acerca de algún reino, ciudad o personaje que se nombre en el transcurso de los diálogos entre los protagonistas o con los diferentes NPCs.

Pathfinder Kingmaker incorpora una wiki in-game que nos dará detalles de su extenso lore.

La mejor adaptación del rol de mesa en un videojuego

¿Recuerdas el propósito inicial de Owlcat Games? Su objetivo era “crear el sucesor espiritual de Baldur’s Gate o Neverwinter Nights.” Pues bien, para lograr este objetivo no basta simplemente con tener una buena ambientación, una narrativa muy cuidada y un guion a la altura.

También es necesario, además, contar con una jugabilidad que sepa estar a la altura, que sea profunda, divertida y que adapte de forma casi perfecta todas las sensaciones del juego de papel y lápiz en el que éste se basa, de manera que te transporte del sofá de tu casa a la vieja mesa en la que solías jugar junto a tus amigos lanzando esos curiosos dados poliédricos. Y sí, eso es justo lo que nos ofrece Pathfinder Kingmaker desde el minuto uno.

Dentro de las mazmorras, podremos usar diferentes hechizos para deshacernos de nuestros rivales

Como en todo juego de rol que se precie, lo primero a lo que te habrás de enfrentar será la creación de tu personaje, pudiendo escoger entre uno de los predefinidos, sin duda la mejor opción para los recién llegados a este tipo de juegos, o crear el tuyo propio desde cero.

Si, como yo, eres un rolero de manual y estás curtido en estas lides seguro que preferirás crearte un personaje a tu medida. Si es así, enhorabuena, pues Pathfinder Kingmaker pone ante ti uno de los editores más completo de cuantos se hayan visto en un RPG, no tanto por las opciones referentes al aspecto físico, como por la enorme capacidad de customización de sus habilidades, personalidad, fortalezas, debilidades, etc.

El proceso de creación comienza con la elección del retrato que aparecerá como avatar en las conversaciones, y de ahí pasaremos a escoger la raza; hay un total de 9 incluyendo Humanos, Elfos, Enanos, Semiorcos, Asimaar o los Tiefling, una raza que no formaba parte del elenco inicial en la versión de PC y que podemos disfrutar en este Pathfinder Kingmaker Definitive Edition gracias a la inclusión del DLC The Wildcards, el cual también añade la profesión Kinetista y una nueva compañera para nuestras filas.

Los Tiefling es una de las razas que podremos escoger en Pathfinder Kingmaker y que se incorporó en el DLC The Wildcards.

Acto seguido, deberemos escoger la clase, es decir, la profesión que desempeñará nuestro personaje (Guerrero, Mago, Pícaro…) y esto no será tarea fácil dado que contaremos con 17 clases completamente distintas, con sus propias virtudes y debilidades.

Cada una de ellas, además, cuenta con 3 arquetipos adicionales que cambiarán completamente la forma de jugarlas; como recomendación personal escoge una que se adapte mejor al tipo de rol que quieres desempeñar (tanque, sanador, ataque a distancia…) y luego lee detenidamente las descripciones de sus arquetipos para así estar seguro de escoger algo con lo que te sientas realmente cómodo, tómate tu tiempo, esta será la primera de muchas decisiones importantes que tomarás en Pathfinder Kingmaker.

Los siguientes pasos se centrarán en la distribución de puntos de características, la selección de conjuros y las habilidades que podremos desempeñar de inicio. De nuevo mi consejo es que no te tomes estos pasos a la ligera, pues determinarán los distintas bonificaciones que tendrás en aspectos como la percepción, capacidad de persuasión, dotes atléticas, etc.

Estas bonificaciones, positivas o negativas, se sumarán a las tiradas simuladas de dados que el juego hará cada vez que intentes superar un obstáculo, chantajear a alguien o usar un objeto mágico. Si el resultado supera el valor de éxito la maniobra saldrá adelante, de lo contrario provocará un fallo que desembocará normalmente en malas consecuencias para nosotros y nuestro devenir en Pathfinder Kingmaker.

En Pathfinder Kingmaker es habitual encontrar capítulos escritos que determinarán el camino a seguir, en función de nuestras habilidades, como si de un libro-juego se tratase.

Por último, antes de asignarle un nombre al recién creado héroe, deberemos escoger su alineamiento, éste determina cómo nos posicionamos con respecto del bien y el mal, define la personalidad de nuestro protagonista y afectará en la toma de decisiones, ofreciendo diferentes alternativas en función de si nos aproximamos más al bien o si preferimos ser malvados.

Esto también tendrá influencia sobre los compañeros que caminan a nuestro lado, sobre su modo de vernos y las relaciones que estén dispuestos a establecer con nosotros. Con todo dispuesto, solo resta escoger un nombre lo bastante épico y a la altura del héroe que acabamos de crear y ya tendremos completa la hoja del personaje, algo que si le ponemos la atención adecuada puede suponer perfectamente casi nuestra primera hora en el mundo de Pathfinder Kingmaker.

La pantalla de creación de personaje de Pathfinder Kingmaker es la representación más fiel de la hoja de personaje del juego de mesa.

En lo referente al sistema de combate de Pathfinder Kingmaker se han implementado dos variantes, entre las que podremos alternar con tan sólo pulsar un botón. Por un lado, tendremos un sistema de batalla en tiempo real en el que cada integrante de nuestro grupo se desplazará, atacará o hará uso de alguna de sus habilidades de forma simultánea, sucediendo lo mismo en el caso de los enemigos. Para facilitar esta tarea, tendremos la opción de pausar la acción para poder diseñar mejor nuestra táctica y asignar a cada héroe la acción que queremos que lleve a cabo.

En el sistema de batalla de tiempo real de Pathfinder Kingmaker un arco amarillo delimita el radio de acción y las flechas verdes el objetivo de cada personaje.

Como alternativa, tenemos la posibilidad de escoger un método de combate por turnos, aunque solo está disponible si jugamos en consola, puesto que esta opción no está presente en la versión de PC de Pathfinder Kingmaker lanzada en 2018. Esta variante ha sido creada en aras de incrementar la similitud con el desarrollo de una partida de rol de mesa, en ella se establecen una serie de turnos, alternando entre los combatientes en función de su valor de iniciativa. En cada uno de ellos tendremos dos tiempos, uno para desplazarnos y acercarnos al enemigo y otro para la realización de acciones.

El cambio entre las distintas formas de combate de Pathfinder Kingmaker es totalmente intuitivo y con unos cambios mínimos en la interfaz.

Elijas el sistema que elijas, todo el combate está implementado bajo las reglas del conocido como sistema d20, llamado así en honor al dado de 20 caras tan utilizado por los roleros. Esto quiere decir que cada acción conlleva una tirada de dados que Pathfinder Kingmaker hará de forma transparente al jugador, pudiendo ver su resultado en la ventana de mensajes que se encuentra en la esquina inferior derecha de la interfaz, una vez aplicados las bonificaciones en función de la ficha de personaje y calculado el total se decide si la acción se lleva a cabo de forma exitosa o si, por el contrario, ha resultado en un fallo.

Pero no todo en Pathfinder Kingmaker van a ser hojas de puntos y combates, como ya te habrás dado cuenta estamos ante un gran RPG y por ello la jugabilidad del título va más allá de ser un dungeon crawler. Como hemos mencionado antes, nuestro cometido es el de forjar un reino, territorio a territorio, por lo que además de explorar bosques y saquear mazmorras repletas de enemigos tendremos que encargarnos de gestionar y gobernar las tierras que iremos reclamando para nuestro nuevo feudo, estableciendo políticas de gobierno, relaciones diplomáticas con los territorios anexos, asignando tareas a distintos encargados, etc.

Nuestro objetivo es recuperar las Tierras Robadas y, para ello, iremos forjando nuestro propio reino

Todo esto dota al título de un componente estratégico que le siente estupendamente bien y que supondrá un tiempo de descanso y alivio tras horas de búsquedas, luchas y gran cantidad de narrativa.

Naturalmente con esta gran cantidad de opciones disponibles casi desde el comienzo es más que probable que te sientas algo abrumado con este Pathfinder Kingmaker, en especial si eres novel en este género, por ello disponemos de algunas ayudas que podremos activar a placer para hacer que la curva de aprendizaje sea menos dura.

A modo de muestra podremos hacer que los compañeros suban de nivel de forma automática, permitir que usen o no elementos perecederos, como por ejemplo las pociones, y una gran cantidad de tutoriales que podrás consultar siempre que lo necesites, ya sea para aprender nuevos aspectos o refrescar alguna mecánica que aún no hayas conseguido dominar.

Calidad y diseño más que aceptables

El diseño artístico de las imágenes de los personajes es magnífico, con una calidad digna de las mejores ilustraciones de cualquier manual de rol, mostrando la misma calidad en el resto de los diseños artísticos que aparecen a lo largo de las distintas tramas. El diseño de escenarios goza de una variedad más que aceptable, abarcando desde pequeñas zonas de bosque para encuentros fortuitos a grandes minas por explorar.

La cantidad y calidad de las ilustraciones que encontraremos en Pathfinder Kingmaker es impresionante.

En lo que al apartado gráfico se refiere, Pathfinder Kingmaker es un título que cumple a nivel visual, aunque sin altas pretensiones, destacando sobre todo en los efectos de los hechizos, en especial los de zona que dejan rastros mágicos en el lugar en el que han sido conjurados, llenando las batallas de efectos de luces y estelas muy preciosistas que ejercen un estupendo contraste con el resto de los elementos en pantalla.

La climatología también está muy bien implementada, influyendo tanto sobre los escenarios como sobre ciertas mecánicas del juego. Por ejemplo, si llueve mucho nos moveremos con mayor dificultad, confiriéndole un gran realismo que contribuye a hacer de nuestra epopeya una experiencia mucho más inmersiva.

Como cabía esperar, el rendimiento de Pathfinder Kingmaker no alcanza los niveles ofrecidos en la versión de PC, con una tasa de FPS más o menos estable que llega a sufrir algunas bajadas en escenarios muy cargados de efectos, elementos en pantalla y lanzamientos de hechizos simultáneos. Dicho lo cual, no es algo que entorpezca la experiencia de juego y seguramente se acaben solucionando con futuros parches, sobre todo teniendo en cuenta la buena fama que tienen de escuchar a la comunidad por parte de Owlcat Games.

Como punto a favor de esta versión de consolas hay que decir que su salida en PC estuvo repleta de multitud de errores y bugs que afectaron negativamente a las críticas recibidas por el título en su lanzamiento allá por 2018, estando la mayoría de ellos, si no todos, más que solventados en esta Definitive Edition.

El diseño gráfico está a la altura de la historia que nos cuenta Pathfinder Kingmaker Definitive Edition

En cuanto a la banda sonora del título, ésta cumple perfectamente con su función, diferenciando claramente entre la tranquilidad de las zonas de exploración y la tensión propia de los encuentros con los enemigos, con melodías acordes al mundo de fantasía medieval en el que nos encontramos, aunque personalmente pienso que se echa en falta algún tema con mayor contenido épico y  emoción, sobre todo si tenemos en cuenta que su creador es Inon Zur, compositor de grandes obras como por ejemplo la B.S.O. de Dragon Age: Origins.

Los efectos sonoros de Pathfinder Kingmaker son de muy alta calidad, tanto en el sonido de los efectos de las armas al impactar, en el lanzamiento de conjuros, en los monstruos que nos asaltan, los sonidos ambientales, etc.

Asimismo, es de justicia destacar el maravilloso doblaje con el que cuenta el juego, con unas interpretaciones impecables y muy conseguidas que hacen que te metas de lleno en las cinemáticas, logrando conseguir incluso que algunos personajes se ganen tu afecto y otros te resulten totalmente deleznables. De nuevo, este doblaje solo está disponible en inglés, algo que a los amantes del cine en V.O. nos encanta, pero puede que termine echando para atrás a una parte importante del público potencial del juego.

Veredicto

Pathfinder Kingmaker Definitive Edition es un gran RPG que cuida al máximo los detalles, resultando en una joya que encandilará a los aficionados al rol de mesa. Su enorme variedad de opciones, sus diferentes mecánicas y su argumento conseguirán atrapar desde el primer momento a los más veteranos del género, pudiendo enamorar igualmente a los recién llegados, siempre y cuando superen una curva de aprendizaje algo más elevada que en otros títulos similares.

Pathfinder Kingmaker Definitive Edition

Duración: 100-180 h
8

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

8.0/10

Innovacion

7.0/10

Narrativa

9.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

9.0/10

Aspectos Positivos

  • Amplia variedad de opciones de personalización
  • Historia muy bien desarrollada y con giros en su trama
  • Inclusión de mecánicas de gestión y estrategia
  • Gran calidad en las actuaciones de doblaje

Aspectos Negativos

  • Ligeras caídas de frames en momentos concretos
  • Falta de localización al castellano
  • Curva de aprendizaje difícil para jugadores novatos
  • Demasiadas pantallas de carga