Análisis de Pode. Si querías puzles, toma dos tazas

Pode te traslada a un mundo mágico donde tu capacidad de resolver puzles marca la diferencia

Pode te traslada a un mundo mágico donde tu capacidad de resolver puzles marca la diferencia. Ayuda a una estrella fugaz y una roca a salir de numerosas cavernas en una aventura marcada por la cooperación y la amistad.

Los noruegos Henchman & Goon traen a nuestras Nintendo Switch un juego de estilo indie en el que tendremos que ayudar a dos simpáticos personajes -una estrella fugaz y una pequeña roca- a salir de una intrincada red de cavernas.  Una historia de amistad y rompecabezas de lo más interesante.

Los videojuegos tienen ya una larga historia, desde los primeros y rudimentarios arcades ha llovido mucho. En los inicios el objetivo de las empresas desarrolladoras era ofrecer experiencias frenéticas que durasen poco tiempo para que volvieses a meter otra moneda. Con la aparición de los sistemas domésticos poco a poco el paradigma cambió y dio lugar a la posibilidad de disfrutar de mecánicas más reposadas.

Si quieres saber más de la historia de los videojuegos, lee la primera parte de nuestro reportaje especial

Pode es una orgullosa muestra de un producto perteneciente al género de los puzles. Toda su mecánica gira alrededor de la resolución de una serie de rompecabezas para poder seguir avanzando en la historia y en el escenario. En este título no puedes morir y tienes tiempo infinito para intentar cada uno de los puzles una y otra vez y así, al superarlos, continuar avanzando.

En Pode, brillarás como una estrella fugaz

Contamos con dos personajes, una estrella fugaz y una roca. Cada uno de ellos cuenta con poderes especiales que iremos descubriendo conforme avanzamos en nuestra aventura. La roca es una suerte de cubo que tiene la capacidad de mover piedras, absorber a otros objetos (entre ellos a su compañera). La estrella fugaz puede brillar y planear cuando salta. Ambos además interactúan con el entorno haciendo crecer formaciones geométricas -la roca- o la vegetación en el caso de su luminosa compañera.

Si te gustan las aventuras cooperativas, pronto podrás hacer el ganso con un amigo en Untitled Goose Game

Juntos tienen que ir resolviendo pequeños enigmas para abrir el acceso de la siguiente zona; cada una de ellas suele tener varias cavernas. Durante el transcurso de la partida normalmente habrá que activar un interruptor tocándolo o saltando encima: esto abrirá una puerta o te permitirá llegar a una zona de la pantalla antes inaccesible. Para poder escapar de cada recinto ambos personajes deberán posicionarse a la vez en la salida.

Haz que la vida se desparrame por las cavernas

El título plantea enigmas cada vez más complejos que requieren darle al coco; muchas veces la solución necesita de una idea brillante, pero otras la dificultad estriba en la mala visualización de algunos elementos como ciertas plataformas o pequeños túneles de comunicación escasamente visibles.

Este producto no te ofrece tutoriales de ningún tipo salvo esporádicos grabados en la pared que te sugieren nuevas acciones. En algunas partes del escenario también te indica qué botón pulsar para realizar una nueva acción, pero estas ayudas muchas veces son bastante crípticas y no te ponen más fáciles las cosas. Pode es un título centrado en el descubrimiento de posibilidades; no te lleva de la mano para que no te atasques: si te gustan superar retos complicados sin agobios de tiempo este es tu juego.

En Pode, tendrás que estrujarte el cerebro para superar los puzles

Además de la resolución de puzles puedes ir recolectando una serie de coleccionables que lo hacen todavía más entretenido.

Si lo afrontas en modo un jugador, irás alternando el control de cada uno de los personajes, aunque puedes moverlos a la vez pulsando el botón correspondiente. Eso sí, no podrás llevar a cabo tareas complejas con ambos a la vez, tendrás que hacerlo de manera separada. En cuanto a las posibilidades de movimiento en sí, en Pode puedes desplazarte y saltar por todo el escenario

En modo cooperativo la partida fluye de modo completamente diferente: cada jugador mueve a un personaje y puedes resolver los puzles de manera más rápida. Realmente la experiencia es muy divertida, además de poder centrarte en las partes que crees que puede resolver tu personaje y pedirle ayuda a un amigo en aquellas que tienes más dificultad. Los controles de la Switch se adaptan como un anillo al dedo a este modo de juego.

¡Qué bonita es la amistad!

Su apartado artístico derrocha sensibilidad

A nivel visual nos encontramos ante un producto bastante pulido, con un diseño artístico sencillo pero atractivo que apuesta por una paleta con tonos pastel muy “cuquis” que evitan todo tipo de estridencias. No es un título de estética “kawai” para nada, pero sí que comparte ese encanto.

Los escenarios son sencillos, sin llegar a ser minimalistas, y presentan formas suaves, redondeadas, sin aristas. Están llenos de detalles, sobre todo cuando nuestros dos protagonistas interactúan con ellos. Es un concepto que para brillar no necesita un presupuesto triple A, pero aun así los escenarios encajan como un guante con la propuesta sin requerir grandes florituras.

La cooperación es muy importante en Pode

La cámara es bastante competente aunque algunas veces se haría necesario que estuviese más cercana a la acción, especialmente cuando juegas en modo portátil. Este es uno de los grandes males habituales de muchos títulos de Switch y, en este caso, podrían haber afinado un poquito más.

Algunas salidas de los escenarios están algo escondidas y encontrarlas es una tarea confusa; esto me recuerda a ciertas aventuras gráficas de los tiempos de MS-DOS donde no encontrabas la puerta de salida. Los efectos de iluminación son sencillos pero muy bien integrados en la mecánica del título y contribuyen a realzar el ambiente mágico de Pode.

Los personajes están bien diseñados y animados, con el mismo nivel de gusto y detalle que presentan los diferentes efectos que se producen en el escenario cuando haces crecer la vegetación o al provocar que aparezcan formaciones rocosas. Realmente todo fluye.

Cada personaje tiene sus propios poderes

La banda sonora es muy ambiental, relajante. No busca el protagonismo si no ser un acompañante; no hay un leitmotiv memorable y épico que tararearás cada vez que vayas a la ducha, pero está perfectamente alineada con la dirección artística de este título. A destacar la paleta de instrumentos elegida, especialmente el violín.

Los efectos de sonido siguen la misma filosofía, son el condimento secundario de la experiencia, cumplen perfectamente su función, sin riesgos, con seguridad pero sin brillantez.

Veredicto

Pode es una experiencia amable para disfrutar sobre todo en modo cooperativo. No es que en afrontarlo en solitario no sea divertido, pero no le sacarás el mismo partido que jugando con un amigo. Es un título pausado, de pensar con calma, donde los reflejos y la prisa están fuera de lugar. Si te gustan los puzles en compañía es un título muy recomendable.

Pode

Duración: 8-10 h
8

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

7.0/10

Innovacion

6.0/10

Narrativa

6.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Puzles exigentes
  • El juego no te toma por tonto
  • El apartado artístico rezuma sensibilidad por los cuatro costados

Aspectos Negativos

  • Algunas cámaras mal posicionadas
  • Algunos puzles no mantienen el nivel
  • No es un juego para todo el mundo