Análisis de Pokémon Diamante Brillante y Perla Reluciente (Switch). Cuando la nostalgia ya no es suficiente

Pokemon

Volvemos a las tierras de Shinnoh en este fiel, quizá demasiado, remake de los títulos de Nintendo DS que nos traen de vuelta a una de las entregas mas queridas de la saga Pokémon.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Este 2021 celebramos el vigésimo quinto aniversario de la franquicia Pokémon. Parece mentira que hayan pasado ya tantos años desde que disfrutamos de esos primeros Pokémon Rojo y Azul, que llegaron a Europa en 1999 y que, sin duda, supusieron un punto de inflexión para Nintendo y, por qué no decirlo, para la cultura pop, que ya ha asumido la presencia de estas criaturas como parte del imaginario popular.

Durante este tiempo, hemos visto pasar por nuestras consolas diferentes generaciones, algunas de ellas nombradas siguiendo patrones cromáticos (Rojo, Azul, Amarillo, Blanco y Negro), piedras preciosas (Rubí, Zafiro y Esmeralda) o, más recientemente, astros y armas (Sol y Luna, Espada y Escudo). Con cada una de ellas ha ido creciendo el número de Pokémon que forman parte de la familia, hasta alcanzar los 898 que existen en la actualidad, así como han ido evolucionando las mecánicas jugables, pasando de una exploración cenital en 2D a las últimas entregas que ya adoptan el 3D.

Análisis de Shin Megami Tensei V

Aunque contamos con generaciones nuevas cada dos o tres años, de un tiempo a esta parte también vemos cómo entregas pasadas son recuperadas en forma de remake, contando en bastantes casos con novedades que se habían incorporado en juegos cronológicamente posteriores al original, como pasó con las megaevoluciones en Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa; habiéndose rehecho ya las tres primeras generaciones, era cuestión de tiempo que llegara la adaptación de Perla y Diamante, que aparecieron en Nintendo DS allá por 2006 y cuyas nuevas versiones, Perla Reluciente y Diamante Brillante, analizamos hoy.

Volvemos a visitar la región de Shinnoh, marcada por sus montes y sus lagos

Una amenaza que estremece a toda la galaxia

Aunque es probable que pocos se acerquen a esta saga por sus tramas, es justo destacar que cada una de las entregas suele tener un leit motiv que les caracteriza y que acostumbra a servir como vehículo para introducir a los Pokémon Legendarios que acaparan las portadas de cada uno de los títulos.

En el caso de Pokémon Perla y Diamante, la aventura nos lleva a las tierras de Shinnoh, basadas en la isla japonesa de Hokkaido, y que se distingue de otras por la presencia de grandes montañas como el Monte Corona que divide a la región por la mitad y la presencia de tres lagos principales, así como por contar con un mundo subterráneo repleto de cuevas y túneles.

En esta ocasión nos enfrentaremos al Equipo Galaxia cuyo objetivo es crear un nuevo planeta dejando caer el actual

En esta obra asumimos de nuevo el papel de un joven cuyo sueño es convertirse en el mayor maestro Pokémon de todos los tiempos y que, por el camino, libra al mundo de una gran amenaza de la que probablemente nadie era consciente. En este caso el equipo antagonista se hace llamar Equipo Galaxia cuyo objetivo es emplear la energía extraída de las criaturas, sobre todo cuando evolucionan, para crear un nuevo universo solo para su disfrute mientras dejan caer al actual.

Obviamente, es una trama planteada de manera bastante simple para que los más jóvenes la puedan entender sin problemas y no va más allá del típico ser megalomaníaco con unos ideales egoístas que le alejan demasiado de la realidad.

Un punto bastante criticado por los seguidores de la saga, al que me sumo, es que estos remakes son demasiado fieles a los originales, hasta el punto de omitir parte del contenido argumental que introdujo la tercera entrega de la cuarta generación, Pokémon Platino, como fue la inclusión del detective y una trama más centrada en Giratina en vez de en Palkia y Dialga, los legendarios de portada de estas ediciones.

Salvo por el remozado apartado gráfico, los remakes de Pokémon Perla y Diamante son extremadamente fieles a sus originales

Muy poco nuevo que contar

Hay que tener en cuenta que en esta ocasión los remakes no han sido hechos por Game Freak, ocupados seguramente en ese Leyendas Pokémon Arceus que saldrá a la venta en enero, y que han sido desarrollados por ILCA, una compañía novata en la saga y que se ha limitado, suponemos que siguiendo directrices, a llevar a cabo un lavado de cara completo, pero excesivamente respetuoso con la obra original.

No voy a andarme aquí con paños calientes: esto ha supuesto una decepción por mi parte ya que tras los pasos adelante que se habían dado en entregas como Pokémon Let’s Go y Espada y Escudo, sobre todo referente a la eliminación de los combates aleatorios, ahora nos encontramos con varios pasos atrás que nos recuerdan que la franquicia sigue jugando al filo de un peligroso estancamiento que puede estar haciendo que muchos seguidores, sobre todo los más talluditos, abandonen la saga.

El mayor cambio respecto a entregas anteriores lo tenemos en los nuevos efectos añadidos a los combates

Sí que es cierto que si rascamos un poco vemos que ILCA ha introducido alguna novedad de esas llamadas de “calidad de vida”, como es el uso de las máquinas ocultas a través del Poké Reloj, el guardado automático al entrar en nuevas rutas o edificios, la inclusión de pistas sobre qué tipo de ataque es más efectivo en los combates o el uso del PC de Pokémon en cualquier lugar.

También se han hecho cambios encarados a facilitar las cosas a los entrenadores, como es el uso obligatorio, a la par que polémico, de Repartir Experiencia o indicaciones en el menú de pausa y en el mapa de cuál es el siguiente paso que hemos de dar. Respecto al primero lo que consigue es que, sin un rebalanceo de los rivales por parte de la desarrolladora, la aventura se convierta en un paseo porque ya no solo contaremos con un Pokémon fuerte en el equipo, sino que, si no cambiamos demasiado de criaturas, tendremos seis máquinas de matar.

Olvidaos de comprar aplicaciones de calculadora: Pokémon Perla Reluciente y Diamante Brillante incorporan una dentro del Poké Reloj

Debido a ello, es posible, que no recomendable, pasarse la historia principal con los seis primeros monstruos que captures ya que al final de esta, sin hacer gran cosa, estarán todos por encima del nivel 60. Teniendo esto en cuenta, considero que debería ser planteado como una opción y no como una obligación, sirviendo a modo de selector de nivel de dificultad implícito.

Entiendo que no se ha hecho por las diferencias que podría acarrear en la modalidad online competitiva, pero tal y como está lo que ha logrado es eliminar cualquier tipo de reto asociado a superar la historia principal, que puede ser completada, como es mi caso, sin caer ni una vez en combate.

Otro aspecto polémico es que la Pokédex Nacional del juego, a la que tienes acceso una vez superada la historia principal, no contiene ningún Pokémon aparecido posteriormente a las entregas originales, permaneciendo atados a los 493 (que no son pocos) que se acumularon tras las primeras cuatro generaciones.

Ni hablar, por tanto, de mecánicas como las Mega Evoluciones, movimientos Z o formas Dynamax de lanzamientos posteriores. De nuevo, es un ejemplo del extremo respeto y, por qué no decirlo, excesivo conservadurismo, con el que se han tratado estos lanzamientos y que, en mi opinión, suponen una ocasión perdida para revitalizar aquellas entregas pretéritas en que se basan.

A bordo de este tren podremos ir a la Zona Safari de este juego donde capturar Pokémon menos habituales

La belleza está, literalmente, en el interior

No quiero que me entendáis mal. Pokémon Perla Reluciente y Diamante Brillante no son malos juegos en absoluto, si los consideramos como obras aisladas, pero sí que me han resultado peores como remakes. Los títulos originales incorporaron novedades que dieron frescura a la saga, como es la adición de los concursos de belleza (aderezados con minijuegos de ritmo), los Pokochos o, sobre todo, la exploración del mundo subterráneo donde se han añadido ahora unas grutas especiales donde los Pokémon sí que campan a su libertad y podemos decidir si enfrentarnos a ellos o no con el objetivo de capturarlos.

Además, por primera vez en la franquicia podemos disfrutar de una experiencia de exploración cooperativa en este subsuelo, donde podremos juntarnos con diversos amigos para descubrir nuevas cavernas y decorar juntos nuestra base secreta mientras competimos en divertidos minijuegos. Un pequeño paso adelante que nos hace soñar, pero no demasiado, con un futuro juego de Pokémon donde explorar una gran región en compañía.

En el mundo subterráneo los encuentros aleatorios dejan paso a interacciones libres con los Pokémon que lo pueblan

Con todo, superar la trama principal de Pokémon Perla y Diamante nos llevará una veintena de horas, que se extienden gracias a un generoso contenido post-game durante el cual, ahora sí, visitaremos nuevas zonas como el parque Ramana en las que encontrar monstruos legendarios de generaciones pasadas o las zonas de batalla, coronadas por esa Torre de Batalla donde mostrar nuestra maestría en el combate a través de batallas sucesivas.

También podremos adentrarnos en la búsqueda de los monstruos legendarios de esta edición como Giratina, Cresselia o Heatran: no hay demasiado contenido de historia, pero menos es nada.

Un viaje artístico entre dos épocas

La primera sorpresa que tuvimos todos al conocer estos remakes de Pokémon Perla y Diamante vino por el apartado gráfico, que abandonaba los escarceos tridimensionales que ya vimos en Let’s Go y Espada y Escudo para volver a una vista cenital más fiel a las entregas en que se basan. En este caso, ILCA ha optado por un modelado de los personajes siguiendo la técnica super-deformed que, siendo honestos, casa bastante con la experiencia Pokémon y no le sienta mal pese a su mayor simpleza.

Pokémon Perla Reluciente y Diamante Brillante muestran su potencial artístico en los combates contra los líderes de gimnasio

Eso sí, cuando entramos en batalla damos un paso delante de varias generaciones y nos encontramos con monstruos en tres dimensiones y personajes con proporciones más naturales. En este sentido tengo la sensación de que se han tomado prestados assets enteros de Pokémon Espada y Escudo, aunque siguen adoleciendo de los mismos defectos de siempre.

Las criaturas casi ni se tocan y parece que estén lanzándose ataques telepáticos más que físicos, haciendo de los combates una experiencia más virtual que realista como cabría de esperar. Los efectos de los ataques están bastante inspirados, no así los escenarios que, salvo algún momento aislado de brillantez en los líderes de gimnasio, se acaban haciendo repetitivos.

Respecto al apartado sonoro, se han remasterizado las melodías originales, componiendo una banda sonora bastante variada y de buena calidad, sin sobresalir en exceso a la de otras entregas de la saga. En cuanto a los efectos de sonido, lo de siempre: los Pokémon, salvo Pikachu, no cuentan con un efecto específico asociado a su nombre como en la serie de animación, lo cual a estas alturas debería ser algo que viniera ya de salida. El título está perfectamente traducido al castellano y no cuenta con doblaje en ningún idioma.

La aventura es bastante sencilla y los puzles que contiene son de una dificultad baja

Sinceramente, estos remakes de Pokémon Perla y Diamante me han dejado algo frío. No son malos juegos, como no lo fueron los originales, pero creo que en este caso ha sido un error proponer unas versiones tan parecidas a los originales. Creo que se ha desaprovechado una ocasión para introducir más novedades y afrontar de una vez que tanto el público como la franquicia necesitan un estímulo para encarar los siguientes 25 años: esperemos a que experimentos como Leyendas Pokémon Arceus sirvan para que Game Freak encuentre el camino a seguir, porque ya lo dice el dicho: renovarse o morir.

Análisis de Puerto Viejo

Veredicto

Pokémon Perla Reluciente y Diamante Brillante son una puesta al día técnica de aquellos juegos que inauguraron la cuarta generación en Nintendo DS. La propuesta cuenta con escasas novedades más allá de la mejora gráfica y sonora, dando pasos atrás respecto a obras recientes como la eliminación de los combates aleatorios o la introducción de mecánicas como las Mega Evoluciones o las formas Dynamax.

Dejando esto de lado, nos encontramos ante un RPG clásico que será del disfrute de los más pequeños o de los seguidores incondicionales de la saga, pero que empieza a no ser suficiente para aquellos que, como yo, llevamos 25 años disfrutando de esta franquicia en todas sus vertientes. Esperamos que simplemente sea un bache en el camino y que Pokémon siga siendo un referente en sus próximas entregas.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon

Pokémon Perla Reluciente y Diamante Brillante

Duración: 20+ h.
7.5

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

5.0/10

Narrativa

7.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Buenos juegos pero se espera más de un remake
  • Novedades en calidad de vida que mejoran la experiencia

Aspectos Negativos

  • Son demasiado fieles al original e ignoran las generaciones posteriores
  • Decisiones de diseño de mecánicas hacen del título un paseo
  • Ausencia de doblaje o efectos sonoros para cada Pokémon