Análisis de Postal Redux. Cualquier tiempo pasado no siempre fue mejor

Análisis de Postal Redux. Cualquier tiempo pasado no siempre fue mejor

Postal Redux desata toda su furia asesina en la híbrida de Nintendo, dejando un juego que a día de hoy, ha perdido bastante sentido.

Los años 90 eran una época muy diferente, en todos los aspectos de la vida como es lógico, pero desde luego también en los videojuegos. Las herramientas y las posibilidades para contar historias o enviar un mensaje eran diferentes e incluso, la forma de resultar polémico o reivindicativo.

Running With Scissors publicó en 1997 Postal, un título que pretendía resultar potente en lo que se veía y se contaba, generando controversia por su propuesta. Tal vez en el 97 ese mensaje tuvo su efecto, pero a día de hoy, después de todo lo que hemos visto, Postal Redux se queda en una experiencia desdibujada, tanto jugable como narrativamente. Coge tu arma y mátalos a todos, porque…estás enfadado.

¡Estoy harto y estresado!, así que voy a matar a todo el mundo

La trama del juego original y de este Postal Redux, nos cuenta como el “tío” de Postal decide coger un subfusil, salir de su casa, y comenzar a disparar a todo el que se cruce en su camino, sea hostil o no. De hecho no se nos contará nada más, ni una cinemática al comenzar una partida.

Toca salir de casa y matar a todo el mundo

Eso sí, el juego pretende contar algo, tiene un mensaje final, que busca concienciar sobre por qué nuestro protagonista ha llegado a ese punto. Además nos sumerge en la psique del personaje y su desgaste mental mediante la interpretación visual de los escenarios. Siendo estos dos puntos, los mejores a nivel narrativo.

El problema es, como decía en la introducción, que en los 90 el impacto de este juego en las personas pudo ser mayor, pero a día de hoy, lo que Postal Redux pretende contar queda muy desdibujado. Otros títulos como Hatred han intentado contar cosas parecidas de forma más reciente y tampoco calaron. La industria del videojuego ha dejado historias reflexivas y mucho más impactantes que ésta dentro del mismo contexto. Por eso, no digo que lo que se nos cuenta sea malo, pero si ha quedado anticuado en su forma, y aunque su fondo no lo es, tampoco sorprende a día de hoy.

Matar, matar y matar es lo único que debemos hacer en Postal Redux

Dispara primero y…dispara después

Postal Redux es un Twin Stick Shooter, de hecho podríamos tratar este título como una oportunidad de descubrir los orígenes de este género, y tal vez, como en otros aspectos de la propuesta que nos ocupa hoy, el contemplarlo como un contenido histórico sea su baza más atractiva.

El objetivo de los distintos niveles del juego será básicamente, acabar con toda resistencia hostil que encontremos, en la parte superior de la pantalla tendremos un contador de los personajes que hay en el escenario (tanto hostiles como civiles) y cuando los atacantes lleguen a cero, el acceso al siguiente nivel se abrirá, dejando la posibilidad de acabar con los civiles en algo “optativo”.

Tendremos un variado arsenal en Postal Redux para causar destrucción

Como este tipo de juegos acostumbran, con el stick izquierdo moveremos nuestro personaje y con el derecho moveremos la mira en todas las direcciones para disparar en 360 grados. Con el gatillo dispararemos, cambiaremos de arma con los botones superiores y tendremos otras funciones como lanzar granadas, ejecutar enemigos caídos y otro botón para agacharte, función de más que dudosa utilidad.

Contaremos por supuesto con un arsenal que va desde el subfusil de inicio (con munición infinita) hasta lanzamisiles, magnum o escopeta. Estos recursos, así como la salud y otros, estarán repartidos por los escenarios, en algunos casos, bastante escondidos, pero ya que la extensión de las fases no es muy amplia, no esperéis un gran componente de exploración para haceros con estos recursos.

Lee nuestro análisis de YS Origin para Nintendo Switch

El resultado final del apartado jugable en Postal Redux es correcto sin más, el título es entretenido, pero las mecánicas son muy básicas, con una variedad de enemigos mínima y una inteligencia artificial un tanto irregular, generando una sensación monótona al superar los más de 30 niveles que tiene el juego.

El punto positivo de la jugabilidad se da en las pequeñas pinceladas tácticas que tiene el juego. Digo pinceladas, porque no lo es como tal, pero al no tener la posibilidad de esquivar disparos, si morimos algunas veces en el mismo nivel, de manera natural e inconsciente comenzaremos a “inventar” tácticas sobre cómo abordar el nivel, por donde atacar a cierto enemigo, o probar diferentes direcciones con las que abordar el nivel.

Postal Redux
En algunos niveles de Postal Redux, la cámara tiene una perspectiva totalmente aérea

También ayuda su duración, que será de entre 2 y 3 horas en su modo normal, llegando hasta un máximo de 7 si queremos completarlo todo y pasarnos el juego en el máximo nivel de dificultad, en este caso, si bien breve, se percibe como un acierto, ya que al contar con una jugabilidad tan básica, alargarlo más hubiese llevado al jugador al tedio.

En este relanzamiento el juego cuenta con multijugador cooperativo y competitivo, pero no hemos podido probarlo ya que hemos jugado el título antes de su lanzamiento.

Es el mismo Postal, pero ahora trae un montón de filtros

Postal Redux mantiene el estilo visual del lanzamiento original, pero en este aspecto se ha trabajado mucho para darle un buen lavado de cara. Running With Scissors ha retocado todos los escenarios para llevarlos a la alta definición y se han cambiado los modelados de los personajes completamente así como sus animaciones.

Así se veía Postal en su lanzamiento original de 1997

El resultado es notable si lo comparamos con el original, aunque tampoco resulta especialmente sorprendente a día de hoy. Cabe recordar que este “remake” no es actual, pese a llegar ahora a Nintendo Switch, ya hizo su aparición en Steam en 2016. Algunos otros puntos, como las animaciones en los personajes, se ven un tanto pobres incluso para un juego de hace 4 años, aunque en ningún caso supone un problema para disfrutar del título, que por otra parte, no necesita mayores alardes técnicos.

Postal Redux cuenta con un buen puñado de filtros
Algunos francamente curiosos

El añadido más interesante del apartado visual de Postal Redux, es la enorme cantidad de filtros que podemos aplicar mientras jugamos desde el menú de pausa, hay muchos, que nos dejarán una experiencia visual prácticamente calcada al original de los 90, filtros de colores, sepia y algunos francamente extravagantes.

Sobre el apartado sonoro, el juego apenas tiene melodías musicales y sus efectos de sonido, si bien se han retocado, tampoco resultan especialmente potentes. Durante las partidas escucharemos los disparos, los gritos de nuestras víctimas y al “tío” de Postal lanzando frases que se repiten más de lo que nos gustaría.

El título viene completamente en inglés, aunque como creo que ya ha quedado claro, no es necesario un gran nivel en la lengua para enterarse de todo lo que ocurre.

Veredicto

Postal Redux aterriza en Nintendo Switch teniendo en su propio lanzamiento, uno de sus mayores logros, ya que por el tipo de propuesta que ofrece, verlo en una consola de Nintendo es un logro en sí mismo.

Como contenido histórico de un juego de los 90, o para aquellos que disfrutaron del original, es un buen producto. Pero para los nuevos jugadores que se adentren en este título, hay poco que ofrecerles, su jugabilidad es correcta pero poco atractiva en los tiempos que corren y lo que quiere transmitir tampoco tiene el impacto que tenía hace más de 20 años. No obstante su ajustada duración y su estructura basada en niveles cortos lo hacen ideal para el concepto portátil de Nintendo Switch, siendo una experiencia entretenida pese a todas sus limitaciones.

Postal Redux

Duración: 2 - 3 h
6,5

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

5.0/10

Innovacion

5.0/10

Narrativa

5.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Su valor nostálgico
  • Diversión directa ideal para el modo portátil

Aspectos Negativos

  • No ha envejecido bien ni a nivel jugable ni narrativo
  • Problemas de IA