Análisis de Project Cars 3 (PS4). Bajando de marcha con la exigencia

Análisis de Project Cars 3. Bajando de marcha con la exigencia

Project Cars 3 nos deja un buen juego de conducción que abraza a los menos hábiles del motor pero que decepcionará a los amantes de su segunda entrega.

Project Cars es la apuesta de Bandai Namco en el terreno de la simulación de coches, una, que especialmente en su segunda entrega dejó a los amantes de la conducción más exigente encantados. Project Cars 2 gozó de una de las simulaciones más realistas del panorama, empezando por las sensaciones al volante hasta la gestión de los neumáticos entre otros aspectos. Sin embargo mucha gente se encontró con un juego que exigía demasiado, dejando dicha entrega para un pequeño grupo de jugadores más “hardcore”.

Slightly Mad Studios ha decidido por tanto pegar un volantazo en esta tercera entrega para convertir Project Cars 3 en un juego que linda entre la simulación y el arcade, haciendo la conducción más amable y recortando ciertas funciones avanzadas en la gestión de nuestro vehículo. ¿El resultado? Si buscáis un juego de conducción completo y atractivo al que echar horas con vuestro mejor volante con un nivel de realismo exigente pero asumible, enhorabuena, Project Cars 3 es vuestro juego. Si por el contrario su segunda entrega te enamoró, esta vez, vas a quedar profundamente decepcionado.

Un camino a la cima de la conducción un tanto rolera

Project Cars 3 arranca como si de un RPG se tratara, nos pide que creemos un personaje, con diversas opciones de personalización entre el casco, atuendo y colores, nos deja unos cuantos coches para escoger y nos metemos de cabeza en su modo principal: Trayectoria.

La gestión de este modo es básicamente una sucesión de eventos con objetivos concretos más allá de ganar la carrera (obviamente). Así, por ejemplo, para desbloquear el nivel de competición “C”, necesitaremos tener 27 objetivos cumplidos (o pagar mucho dinero virtual). Para conseguir estos objetivos, tendremos que ir a eventos de categoría inferior y superar ciertas pruebas en las carreras. Por ejemplo: Conseguir 5 adelantamientos limpios, alcanzar 120km/h o dominar 3 curvas.

Lo primero que haremos en Project Cars 3, como es debido en el género, será elegir un vehículo para comenzar

Es aquí, además de en la creación de personaje donde entra ese ligero toque RPG (salvando mucho las distancias por supuesto). Al ganar carreras conseguiremos experiencia para nuestro piloto y para nuestro vehículo amén del correspondiente premio metálico por completar el evento. Pero no sólo aquí, ya que durante la propia carrera iremos adquiriendo puntos de experiencia al realizar acciones de buen piloto que demuestren nuestra habilidad.

Podéis leer aquí nuestro análisis de Assetto Corsa Competizione si os apetece más conducción tras Project Cars 3

El problema de este sistema es que el balanceo entre velocidad de progreso en los eventos y dinero no está bien medido, especialmente si activamos ayudas en la conducción, ya que cuanta menos asistencia tengamos activa, más dinero conseguiremos. Pero incluso con todas las ayudas desactivadas es más que posible que en ciertos momentos nuestro avance se vea “detenido” porque no tenemos o suficiente dinero, o suficiente nivel o suficientes objetivos completados.

Esto generará una mecánica de “farmeo” digna del más exigente rol, que sinceramente, en un juego de conducción, no termina de encajar del todo bien. Aunque eso sí, la progresión de nuestro piloto no es exclusiva del modo trayectoria y podremos conseguir experiencia y dinero en sus otros modos.

Project Cars 3 es bastante discreto en lo gráfico, aunque eso sí, rinde de maravilla

El resto de opciones de juego lo conforman el multijugador de rigor, que cuenta con tres modalidades: partida rápida, salas personalizadas y eventos temporales, y el modo Rivales. Sobre las variantes de su multijugador, como podréis sospechar la más llamativa es la tercera, los eventos, una de las novedades de este Project Cars 3. En esta modalidad encontraremos carreras programadas a una hora determinada en las que apuntarnos, realizar vueltas rápidas para mejorar nuestra posición en la parrilla de salida y llegada la hora, salir a triunfar.

Aunque se hayan recortado opciones con respecto a su entrega anterior, Project Cars 3 sigue teniendo muchas posibilidades de personalización

Cuidado con esto último porque el juego nos llevará de forma automática a competir si estamos apuntados a la hora pertinente, así que controlad bien vuestros tiempos, porque no creo que os haga mucha gracia que os saquen de una carrera en la que estáis batiendo récords.

Para terminar, el modo Rivales, otra de las novedades de la saga, es un modo de competición asíncrono, donde encontraremos eventos diarios, semanales y mensuales en los que batirnos a otros jugadores para intentar obtener los mejores resultados. Como es lógico, al finalizar los plazos de la correspondiente prueba, recibiremos recompensas en función de lo bien, o no tan bien, que lo hayamos hecho.

Técnicamente no vamos a encontrarnos un Ferrari

Voy a ser muy franco en este sentido, Project Cars 3 es un juego gráficamente muy discreto, en la versión analizada, en Playstation 4 Pro, el juego permite elegir entre modo resolución y modo rendimiento. En mi caso opté de cabeza por la primera opción y el resultado, sin ser malo, sí me pareció decepcionante; Los modelados de los coches cumplen y tienen un buen nivel, pero en absoluto sorprendentes a estas alturas de generación. Pero el resto de factores tienen mucho margen de mejora, los escenarios presentan texturas bastante pobres, con bastante “pop in” e incluso unos dientes de sierra bastante notorios, repito, en el modo resolución.

Project Cars 3 cuenta con mucha variedad en sus circuitos

La buena noticia en este aspecto es que su rendimiento es sobresaliente, moviéndose a unos sólidos 60 fotogramas por segundo, con alguna caída mínima y apenas notoria en el modo resolución y por supuesto sin rastro de ellas en el modo rendimiento.

En el plano sonoro, Project Cars 3 cumple sobradamente trasladando los rugidos del motor y las ruedas en el asfalto como cualquier buen juego de conducción debe hacer. Y también, como es habitual en éste género, salvando algún tema de los menús, nos deja melodías totalmente olvidables y que, al menos en lo personal, acabé quitando en las carreras.

Hemos venido a conducir coches de verdad

Project Cars 3, como es lógico, va de esto, de conducir, de sentir en nuestras manos el poder de manejar máquinas que, seamos sinceros, la mayor parte de nosotros nunca llegaremos a conducir. ¿Cumple en este sentido Project Cars 3? Como decía en la introducción del análisis, rotundamente sí. Principalmente si comparamos su control con mando respecto a su segunda parte, ya que en aquella, intentar conducir, incluso con todas las ayudas puestas sin un volante, era un ejercicio poco más que suicida.

En Project Cars 3 tendremos varias vistas de la cabina, una de ellas desde el casco del piloto, lo que hará que la luz refleje en la visera

Slightly Mad Studios ha hecho los deberes en este aspecto con la tercera entrega, ahora, incluso con las ayudas desactivadas, el control del coche con el pad es perfectamente asumible. Si bien como podréis imaginar, el juego se disfruta mucho más con un volante, donde la simulación, pese a no ser tan estricta como en su entrega anterior, se siente realista y brillante.

Ahora bien, si como os decía, queréis la experiencia de simulación definitiva, Project Cars 3 os va a dejar a medio gas. Ya no sólo porque la conducción en sí misma sea algo más sencilla, sino por las variables que se han dejado por el camino entre la segunda y la tercera entrega. Ni rastro ya de un medidor de combustible, boxes o desgaste de los neumáticos por ejemplo. Una decisión que sin duda enfadará a los más puristas. Lo que sí tendremos será una gran selección de vehículos, que además podremos personalizar de forma bastante generosa en nuestro garaje.

Project Cars 3 también cuenta con diferentes climas que afectarán a la jugabilidad

Tampoco esperéis un drama real si vuestro coche acaba con algún golpe de más durante la carrera, ya que el sistema de daños es puramente estético, sin afectar en absoluto al rendimiento del vehículo aunque visualmente de la sensación de que está a punto de echar a arder.

Sobre los rivales controlados por la IA con los que competiremos en Project Cars 3, hay que decir que las noticias no son del todo alentadoras. Los conductores con los que compartiremos pista se comportan de manera muy poco natural para el contexto en el que están; No parece que compitan entre ellos, más bien que simplemente tienen el objetivo de terminar su carrera por el camino estipulado, y que las posiciones que puedan ganar o perder sean principalmente influidas por el jugador, me refiero, porque nos hayamos chocado con alguno de ellos y le hayamos echado fuera de la calzada, como ejemplo.

Para llevar un Ferrari Enzo en Project Cars 3, tendremos que echar muchas horas

También encontraremos ciertos picos de dificultad un tanto artificiales, donde veremos como, por algún secreto inconfesado por un rival, este comienza a alcanzar velocidades que nosotros no podremos igualar mientras que en otros momentos pareciera no tener prisa alguna ni intención de competir.

Veredicto

Project Cars 3 es un buen juego de conducción, que se queda entre la simulación y lo arcade, algo que algunos agradecerán, pero otros rechazarán. Independientemente de este factor, el juego hace muchas cosas bien; un buen control, muchos vehículos y circuitos además de modos en los que jugar para echar cientos de horas. Con ciertos problemas a la hora de equilibrar el esfuerzo/recompensa del jugador, pero aun así, muy disfrutable.

Si buscáis un simulador realista tanto en lo jugable, como en lo visual, Project Cars 3 está lejos de cumplir vuestros deseos, pero si por el contrario, queréis un juego de conducción de calidad que disfrutar en estos meses, donde además el género no tiene muchas más opciones, vais a disfrutarlo de lo lindo.

Duración: Incalculable
7,5

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

7.0/10

Innovacion

7.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • Gran cantidad de opciones de personalización
  • Los nuevos modos de esta entrega
  • Acercar la propuesta a más gente bajando la exigencia y puliendo el control

Aspectos Negativos

  • Ese nuevo enfoque va a disgustar a los más puristas
  • Gráficamente es muy discreto
  • La IA tiene margen de mejora