Analisis de Rainbow Billy (PC). Color y empatía para salvar el día

Rainbow Billy

Descubre este accesible juego de plataformas y aventuras en 2.5D en el que seguiremos a Billy a través del mundo mientras usa el poder de la empatía para hacer amigos, derrotar al Leviatán y devolver el color al mundo.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Rainbow Billy: The Curse of the Leviathan es un juego desarrollado por ManaVoid Entertainment y que se lanza en PS4, Nintendo Switch, Xbox One y PC. La obra nos presenta una forma totalmente distinta de enfrentarse a los combates por turnos y sacarlo del standard más típico del género con una propuesta fresca y agradable.

¿Y si la empatía fuera un arma?

¿Qué pasaría si pudiéramos utilizar la empatía como un arma? ¿Y si pudieras influir en el corazón de la gente y devolverles la esperanza y el ánimo? Esta es la premisa que encontramos en esta obra en la que se nos cuenta la historia de Billy, un joven que vive en un mundo en el que sus habitantes discurren en paz y armonía.

Análisis de The Survivalists

Todo lo que nos rodea es muy colorido y transmite amor, pero como en toda buena leyenda emergente que se precie, siempre hay alguien que desentona.

Rainbow Billy: The Curse of the Leviathan tiene un toque Cartoon muy colorido.

La trama de Rainbow Billy nos sitúa en un parque temático donde lo primero que podemos comprobar es que en este mundo predomina el color y un sentimiento de felicidad que se contagia de unos habitantes a otros. Todo es idílico hasta que el Leviatán decide que ya es suficiente y acaba llevándose consigo el color del mundo y con ello de paso también los sentimientos de los que allí se encuentran.

El Leviatán será nuestro enemigo en esta historia

Como no puede ser de otra forma, Billy, nuestro héroe, no dudará en enfrentarse a lo que sea para devolver el color al mundo y los sentimientos a sus habitantes. Pero no estará solo, contará con un sinfín de amigos que iremos encontrando a lo largo de la aventura y que aumentarán las posibilidades de lograr llevar a buen puerto nuestro objetivo.

Mía Miga será clave para desplazarnos entre islas

Un mundo por explorar

Para ello Rainbow Billy nos plantea un mar lleno de islas en las que tendremos que liberar a cada uno de sus habitantes, enfrentándonos a ellos en un combate por turnos un tanto diferentes de los que estamos habituados. En este caso, podemos movernos por el entorno en 2.5D con bastante fluidez y soltura, no echando en falta ningún tipo de movimiento en concreto: todo da la sensación de estar en su sitio cuando nos movemos por el mundo. Explorar las islas es algo primordial en el juego y para ello tendremos a Mía Miga, fiel amiga de Billy y taxista personal de esta historia y a Rodrigo, la caña parlante que nos acompañará durante toda la aventura.

Rodrigo tiene su particular forma de ver el mundo

A lo largo de estas islas iremos encontrando a nuevos compañeros a los que tendremos que convencer de que su actitud no es la correcta mediante un singular combate por turnos para devolverles así su estado de ánimo y apariencia originales. Sin duda, es una manera bastante simple pero efectivo de modo de sumar compañeros, que en la práctica hace que visitar las islas no solo sirva para avanzar en la historia, sino que también se premia la exploración con un mayor número de compañeros, lo que desemboca en una ingente variedad de ataques en la confrontación.

Los combates de Rainbow Billy se desarrollan en una caja de cartón

Un estilo de combate pocas veces visto

Una vez nos adentramos en el sistema de batalla de Rainbow Billy nos damos cuenta de que aquí no prima la fuerza de nuestro personaje. No, aquí lo importante es, como todo en el título, la empatía y para demostrar la que sentimos hacia nuestros adversarios tenemos varios tipos de ataques basados en colores y figuras para “igualar” a los del enemigo. Eso sí, no será tan sencillo como llegar y empezar a soltarlos a lo loco ya que en cada ataque deberemos realizar un minijuego para alcanzar la máxima empatía posible.

Los minijuegos nos ayudarán a que la empatía se acumule en mayor medida

Propuestas como Undertale ya nos mostraron estilos de batallas por turnos en las que “conocer” a nuestro enemigo nos ayuda a hacerle entender que se está equivocando y que debe dejar la lucha. En Rainbow Billy se recupera estas mecánicas que hacen que las batallas sean aún más interesantes, ya que no solo avanzamos en el juego sumando a un nuevo aliado al grupo, sino que también conocemos cada una de las historias que hay detrás de cada personaje.

El color da vida a un mundo apagado

Ojo, no solo querremos devolver el color a este mundo por su historia: el apartado gráfico es otro de sus puntos fuertes, dejándonos un aspecto visual digno de Cartoon Network que según aumenta en colorido gana en fuerza. Sí, puede que tanta efusividad cromática llegue a dañar alguna retina, pero una cosa no quita la otra y creemos que realmente tiene un buen diseño artístico y está bastante cuidado: al César lo que es del César, que se suele decir.

El apartado artístico es típico de series de animación de este estilo

En Rainbow Billy cada isla se ve diferente y cada enemigo es único, por lo que la variedad está servida y en ese aspecto está bastante bien desarrollado: todo en esta obra aporta a ese sentimiento de hermandad entre los habitantes del mundo que se siente rota cuando llegamos a partes sin color. El conjunto se ve como si de una serie animada se tratase y no hay ningún elemento que destaque, tanto para bien como para mal, logrando una gran coherencia en este aspecto.

Análisis de Lemnis Gate

En cuanto al sonido, sigue la línea de todo lo anterior, no destacando en ningún momento, pero tampoco quedándose atrás en absoluto. La banda sonora de Rainbow Billy acompaña al entorno en el que estamos y dependiendo de lo que veamos en pantalla es más o menos alegre, suponiendo un punto a favor de la propuesta ante las que estamos.

Rainbow Billy es precioso y todo en él evoca buen rollo y amistad

Veredicto

En definitiva, Rainbow Billy: The Curse of the Leviathan no es un juego que destaque en ninguno de sus aspectos más allá de ese toque estético que puede llegar a gustar a los fans del estilo Cartoon, pero el conjunto hace que todo funcione y se vea completo, agradable y divertido de jugar.

Los protagonistas tienen cierto carisma y cuentan con personalidades diferentes, y en el transcurso de la partida asistimos a conversaciones y situaciones bastante divertidas. Los combates y el control son sencillos y efectivos, algo que es de agradecer y la música y el apartado grafico están a la altura de lo que necesita el juego.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Duración: 8-10 h.
7.0

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

5.0/10

Narrativa

7.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • El apartado gráfico es de serie animada
  • Los controles son sencillos
  • Los combates aportan frescura con los minijuegos

Aspectos Negativos

  • La simplicidad a veces juega en su contra