Análisis de RiMS Racing (PS5). El placer de la conducción más realista

RiMS Racing_main

RiMS Racing es una apuesta independiente salida del estudio milanés RaceWard Studio que aúna en una misma propuesta su amor por la conducción, la simulación y las mecánicas del automóvil.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

El piloto alemán Walter Röhrl aseguraba, cuando era preguntado sobre sus victorias, que “el secreto radica en frenar un segundo después de lo que indica el sentido común y acelerar un segundo antes de lo que impera la lógica”. Y es que la velocidad y el ser humano tienen una simbiosis única que se ha trasladado al mundo del videojuego con excelentes obras automovilísticas de todo tipo. Sí, incluído el inminente Hot Wheels Unleashed.

No obstante, y a pesar de que los juegos de conducción no pierden la oportunidad de colarse en las listas de los mejores (o de los más vendidos) de cada año, las apuestas sobre dos ruedas no son tan comunes. El mundo del motociclismo se ha ido acercando a propuestas más realistas, muy centradas en la simulación y la experiencia más pura de conducción donde han destacado franquicias como Ride o el más reciente MotoGP 2021.

En este panorama, RaceWard Studio no ha querido perder la oportunidad de poner su granito de arena y nos ofrece un título que se aleja de las grandes competiciones oficiales y apuesta por un acercamiento más intimista donde nuestra interacción con la moto y la comprensión de su funcionamiento forman parte del núcleo de la experiencia.

Análisis de Monster Train First Class

Poca variedad pero con mecánicas muy interesantes

RiMS Racing es un simulador de conducción muy exigente, que se aleja de la competición oficial de motociclismo y que resulta bastante pobre en cuanto a contenido, contando con únicamente un total de 10 circuitos oficiales seguramente más que conocidos por todos los seguidores del deporte. No os asustéis y es que aunque comience destacando un aspecto negativo, pues el número de recorridos palidece ante los 20 circuitos que encontramos en, por ejemplo, MotoGP 2021, es uno de los pocos contras que se le pueden achacar a este título.

Los circuitos están recreados con mucho mimo y detalle, una auténtica experiencia automovilística

No obstante, esta reducida cantidad de trayectos, unido al escaso número de motos disponibles (únicamente ocho de modelos de marcas como Ducati, Yamaha o BMW) hace que la experiencia de conducción se torne algo repetitiva cuantas más horas dediquemos a la propuesta, en especial para aquellos usuarios que se lancen a su modo Trayectoria. Esta modalidad, la más destacada dentro de RiMS Racing aunque no la única, ofrece hasta 70 eventos aglutinados en multitud de temporadas donde iremos mejorando nuestra habilidad para ser los mejores pilotos.

Lejos de ser una apuesta con cierto toque cinematográfico, algo que vemos en otras obras de conducción con sus respectivos modos Carrera, esta modalidad de RiMS Racing es una carrera de fondo donde el progreso jornada a jornada es continuo, por lo que el desgaste o el mal uso de nuestra moto en el asfalto penalizará enormemente el rendimiento en la siguiente prueba.

Para ello tendremos nuestro taller, una de las 6 localizaciones de nuestro puesto de mando durante la temporada, lugar donde gestionaremos todos y cada uno de los elementos de nuestra moto. Un acercamiento espectacular y que convierte RiMS Racing, fuera de la pista, en una especie de Mechanic Simulator donde debemos desmontar nosotros mismos cada uno de los componentes, ya sea para arreglarlos, venderlos o cambiarlos.

En el taller se desplegará ante nosotros una interfaz que, de primeras, puede resultar engorrosa, pero está muy bien diseñada para hacer lo que queramos con nuestro vehículo

Con unos curiosos quick time events, sin tiempo máximo para completarlos, ni tampoco penalizaciones al fallar (aunque sí en los boxes de las carreras), desmontaremos los tornillos, pernos y engranajes manualmente hasta llegar al ítem en cuestión. Y es que, ante la escasa personalización de nuestro alter ego, podremos customizar nuestro vehículo con más de 500 componentes y 200 mejoras estéticas. Sin duda, el cariño que desprende el equipo de desarrollo italiano por el mundo del motor es encomiable.

En ocasiones, estas gestiones y mejoras, más propias de juegos de mecánica del automóvil, se tornan pesadas, pero RaceWard Studio ha sabido encontrar el equilibrio entre fidelidad y diversión. Y es que, teniendo en cuenta que no soy muy aficionado a estos minijuegos mecánicos (por llamarlo de alguna manera), en este caso son tremendamente satisfactorios de ver y completar. Todo un acierto que engrandece una obra jugablemente excelente, como veremos a continuación.

El resto de modalidades de RiMS Racing son, sin lugar a dudas, más sencillas pues eliminan la (por momentos) engorrosa gestión de nuestro vehículo y equipo. Contamos con carreras rápidas, donde podremos probar todas las motos disponibles en cualquier circuito, la Academia, donde perfeccionar nuestras habilidades por medio de desafíos, y un modo multijugador en el cual podremos unirnos a sesiones ya establecidas o crear la nuestra (pudiendo configurar, por ende, el número de vueltas, el clima o las penalizaciones).

Análisis de Pile Up! Box by Box

El modo multijugador de RiMS Racing es básico, pero los jugadores se toman muy en serio la carrera y el recorrido del circuito

En cuanto al multijugador, no he notado problemas de estabilidad en el primer día de vida de RiMS Racing. No obstante la cantidad de jugadores ha sido bastante escasa por lo que la espera para entrar en una sesión online, o para que se unieran a la que había creado, ha sido algo elevada. Por ello, echo en falta una modalidad a pantalla partida, algo que, lamentablemente, es inexistente en cualquier título de conducción actual.

El placer de conducir

A la hora de lanzarnos a la pista, la sensación es única, sobre todo gracias a la implementación de las mejoras propias del DualSense. El mimo y atención que ha puesto el equipo de desarrollo para que sintamos el peso de la moto, el movimiento pendular del piloto de izquierda a derecha al tomar las curvas, lo irregular del pavimento o las inclemencias del clima es espectacular hasta en los ajustes de dificultad más bajos.

Puedo decir, sin ninguna duda, que es el mejor uso de la tecnología del periférico de Sony que he visto en un título de conducción (aunque tampoco hay muchos que contar). RiMS Racing hace uso tanto de los gatillos adaptativos como de la vibración háptica de forma extraordinaria. Gracias a esto podremos sentir los acelerones, el traqueteo de las ruedas en los pianos de los circuitos y los derrapes involuntarios cuando tomamos mal una curva.

Revisar el estado de nuestra moto, aún en plena carrera, es primordial para asegurar la victoria

No obstante, RiMS Racing es, ante todo, una apuesta muy exigente con el jugador donde se penaliza cualquier fallo, por minúsculo que sea, por lo que tomar una curva con mucha inclinación (o muy poca) o frenar a destiempo nos hará perder valiosos segundos e incluso llevarnos al suelo. La frustración de las primeras horas de juego es algo inherente a esta experiencia de simulación, pero RiMS Racing recompensa al jugador que dedica horas a perfeccionar el manejo y el control de los gatillos de aceleración, embrague y freno.

De hecho, esta propuesta sacrifica muchos parámetros de ayuda al usuario que podemos encontrar en otros del género. A pesar de que contamos con ciertas opciones de accesibilidad propias de los títulos de conducción, RiMS Racing desecha la conocida opción Rewind, por lo que no podremos enmendar una mala curva o una estrepitosa caída.

Por otro lado, la inteligencia artificial no es la más exigente que he encontrado en el género. Los pilotos controlados por la IA ofrecen una rivalidad notable, todo sea dicho, y no nos darán cuartel en las opciones de dificultad más elevadas, pero pecan de cierta falta de reflejos y su comportamiento es bastante errático, chocando con nosotros o con otros pilotos aún en tramos del circuito poco congestionados.

La IA de RiMS Racing es exigente pero si jugamos bien nuestras cartas es muy fácil colocarse en primera posición y sacarles ventaja

Un título detallado y realista, aunque con fallos

RiMS Racing no destaca en su apartado visual por el uso de tecnologías tan habituales como el trazado de rayos o la iluminación dinámica. A pesar de ello, el uso que hace del KT Engine, motor gráfico que firma las entregas recientes de la saga WRC de Kylotonn, en especial en el diseño de los vehículos, pilotos y el realismo de sus componentes, supone una experiencia notable.

No obstante, el rendimiento obtenido en la nueva generación de Sony ha dejado que desear. Hay que destacar que RiMS Racing se ejecuta a una resolución de 4K estable, pero su tasa de imágenes por segundo varía según la cantidad de pilotos y sombras en la pantalla, por lo que no puedo afirmar con certeza si se trata de un problema de optimización o de programación.

Análisis de Seed of Life

A pesar de que RiMS Racing se encuentra por detrás de otros títulos de conducción, en cuanto a su apartado visual, el uso que hace de su motor para el diseño de sus vehículos y el clima es espectacular

El apartado sonoro cumple con unos efectos de sonido muy fieles, al menos en todo lo concerniente a nuestro vehículo, y una selección musical acorde a este tipo de propuestas de conducción, con una banda sonora que recuerda a títulos más distendidos como Motorstorm donde la electrónica y el dubstep se llevan toda la atención.

Veredicto

RiMS Racing es una propuesta a tener en cuenta por todos los amantes de la velocidad y de la conducción. Su mayor punto negativo lo encontramos en la escasa cantidad de vehículos y circuitos, algo de lo que palidecen otros muchos representantes del género, pero la sensación que ofrece esta experiencia realista al salir al circuito vale la pena.

No obstante, hay que tener en cuenta que es un título centrado en la simulación y la gestión mecánica, por lo que, quitando lo interesante de esta mezcla de géneros, RiMS Racing busca atraer a un público en concreto al que le satisfará la propuesta.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

RiMS Racing

Duración: Incalculable
7.5

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

7.0/10

Innovación

8.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

9.0/10

Aspectos Positivos

  • Su apuesta por esa simulación mecánica
  • El mimo y el detalle de los componentes y vehículos
  • Las físicas de conducción

Aspectos Negativos

  • Poca variedad de circuitos y desafíos
  • Carece de modo a pantalla partida