Análisis de Rogue Lords (PC). El diablo quiere hacerse con el control del mundo, ¿Le ayudamos?

Portada Rogue Lords

Rogue Lords nos propone gestionar a nuestro equipo de guerreros del mal para ayudar al diablo a conquistar el mundo.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

El mal siempre ha tenido su atractivo. Aunque el héroe suele partir como protagonista, en muchas ocasiones el antagonista malvado se lleva todas las miradas. ¿Quién no recuerda a personajes como Darth Vader o el Joker? En Rogue Lords, el título que nos ocupa, el protagonista es Lucifer, el diablo en persona, que pretende extender el caos por el mundo con la ayuda de su equipo formado por icónicos acólitos. ¿Será divertido unir fuerzas con él? ¿Tendrá este juego la profundidad necesaria para mantenernos enganchados? Analizamos la versión para PC para comprobarlo.

Nos encontramos ante una propuesta que llega a nuestros ordenadores de la mano de Cyanide y de Leikir Studio, ambas compañías francesas. La primera es una vieja conocida del sector que han desarrollado proyectos basados en franquicias como Blood Bowl, Juego de Tronos o el Tour de Francia.

La segunda tiene una trayectoria más breve, con solo dos títulos a sus espaldas: Isbarah (una curiosa mezcla de Bullet Hell con plataformas) y WonderShot (un arcade estilo SmashTV para cuatro jugadores). Es un pequeño estudio formado por 16 empleados con muchas ganas de demostrar que son capaces de hacer algo diferente. En breve se espera que publiquen Metal Slug Tactics para móvil, obra que, por razones obvias, ha llamado la atención de la comunidad amante del neoretro.

Rogue Lords nos pone a combatir… por turnos

La mayoría de los juegos que conocemos nos cuentan una historia que nos muestra un mundo en peligro acosado por el malvado de turno donde el protagonista, siguiendo el famoso camino del héroe, consigue unido a los amigos que va encontrando vencer devolver la luz al mundo. Pero no es así como comienza Rogue Lords, más bien todo lo contrario. El mundo es un lugar que está saliendo del caos y de la oscuridad, pero el diablo no está dispuesto a permitirlo, convocando de inicio a tres de sus fieles seguidores: Drácula, el jinete sin cabeza y a Bloody Mary, y comienza un primer asalto que culmina en una sonora derrota contra el mismísimo Van Helsing.

La narración tiene un peso muy importante en la experiencia que propone Rogue Lords y está teñida de un fino sentido del humor que lo impregna todo, tanto a nivel artístico como argumental. No caigamos en la confusión, la historia es sencilla y nada enrevesada: cada uno de los capítulos tiene un hilo conductor muy nítido, pero está muy bien escrita. Hay además una serie de tramas secundarias que aparecen de manera aleatoria que dotan de un contexto muy rico a cada partida. El tono siempre es divertido y los elementos de terror gótico tienen un aire muy entretenido y no te preocupes, perderte por esta Inglaterra distópica del siglo XVII no te va a robar el sueño.

Otro juego más para Drácula

Cuando comienza la partida tenemos acceso a los tres protagonistas que hemos mencionado antes; conforme vamos avanzando iremos liberando a otros personajes con los que configurar a nuestro aquelarre. Cada uno de ellos tiene una personalidad muy definida con opciones de ataque, defensa y magia muy diferentes. Todos ellos son iconos de las historias de miedo, como el doctor Frankenstein, la dama blanca, Lilith, Hécate o el barón Samedí.

En Rogue Lords la elección de los miembros del grupo es muy importante ya que combaten de modo muy diferente y en los eventos narrativos del juego interactuarán de manera también distinta: incluso las relaciones entre ellos en ciertos momentos dependerán de su carácter. Por lo tanto, no jugamos con un grupo de 3 personajes independiente sino con un equipo muy interrelacionado.

Análisis de In Sound Mind (PC). Un tenebroso, y clásico, viaje a la psique humana

El secreto está en el poder del diablo

En Rogue Lords comenzamos la partida en un escenario con una serie de rutas definidas entre distintos lugares, podría verse como un tablero con ciertas bifurcaciones. En cada uno de ellos tendremos que interactuar dentro de un evento principal para poder seguir el camino. También los hay secundarios que, aunque no son obligatorios, nos ofrecerán ventajas si los superamos.

En Rogue Lords cualquier lugar es bueno para iniciar una pelea

Hay que comentar que Rogue Lords se puede controlar tanto con ratón como con el mando: en ambos casos la experiencia es muy satisfactoria, aunque jugar con gamepad e ir directamente a los lugares de interacción permite ejecutar los comandos de manera más rápida. Es curioso ya que visualmente informa de qué botones debes usar para cada acción y, en ocasiones, además del botón mostrado hay otros que tienen el mismo efecto, por ejemplo, el botón Y -el que aparece- y el B -que no se muestra- son prácticamente equivalentes.

Los eventos que pueblan el mapa son bastante variados. Por una parte, nos encontramos con el típico combate, o con su versión élite, en el que nuestros personajes lucharán contra los guerreros de la Santa Lumen, la organización que defiende el bien en el mundo del juego. En estos combates dispondremos de 5 puntos de acción -salvo mejora vía reliquia – con los que decidir qué personaje debe ejecutar la acción y cuál de los poderes utilizar.

El mapa siempre es importante en Rogue Lords

El combate en Rogue Lords se realiza por turnos, comienza nuestro grupo y le siguen los oponentes. En principio nos enfrentaremos a tandas de 2 ó 3 enemigos, pero conforme sube la dificultad tendremos que superar en ocasiones varias oleadas de adversarios. Nuestros personajes disponen de un indicador de salud y otro de poder: cuando alguno de los dos baja a 0 el acólito del diablo afectado se pondrá en estado vulnerable. En el momento en que reciba un impacto morir y, tras acumular puntos de experiencia, volveremos a nuestro salón del mal inicial para intentar superar el capítulo desde cero.

Lo mismo sucede con las huestes de la Santa Lumen, cuando conseguimos que su energía o su poder estén al mínimo es el momento de asestarles un golpe mortal y acabar con ellos. En esta ocasión, por desgracia, tendremos que matarlos a todos, no basta con eliminar a uno de nuestros oponentes para ganar el combate.

Análisis de FIFA 22 (Xbox Series X). Un tímido paso adelante hacia el realismo total

Acumulando poder, que es gerundio

En Rogue Lords cada uno de los miembros de nuestro aquelarre parte con una serie de poderes que iremos configurando conforme avanza la partida, ya sea comprándolos en los encuentros con la Parca o en eventos narrativos o ganándolos en combate: en este caso tendremos que ir eligiendo con cuáles vamos a quedarnos. Si juntamos tres del mismo tipo es posible combinarlos para aumentar su eficacia. Su tipología básica es muy sencilla, podemos diferenciar los de ataque físico, los de coraza física, los de ataque mágico y los de defensa mágica. Como hemos referido previamente la elección de un equipo equilibrado es capital para sobrevivir.

Este toma y daca en el combate lo hemos vivido ya en decenas de títulos de mecánica similar: donde Rogue Lords propone una vuelta de tuerca es con la posibilidad de usar el poder del diablo, una especie de modo “trampa” en el que literalmente está en nuestra mano alterar la energía y el poder de cualquier personaje, tanto propio como ajeno. Pero todo tiene un precio, en este caso requiere de nuestra esencia demoníaca: aunque es posible recargarla en algunos eventos o en la Fuente Estigia es un recurso muy limitado y no debemos malgastarla. Comenzamos cada pelea con la salud y el poder a tope, pero no así con la esencia.

Toca fiesta en casa hoy en Rogue Lords

Hemos mencionado antes a la Parca, ésta aparecerá en el mapa de vez en cuando. Si tratamos con ella podremos comprar reliquias –mejoras muy potentes– nuevos poderes o dejarle un poder en depósito para recogerlo más adelante reforzado. La moneda de Rogue Lords son las almas y las iremos recolectando al pasar por ciertos puntos y superar eventos. Escasean también, así que tendremos que gastarlas con cabeza.

Los eventos narrativos son otro de los puntos más novedosos de Rogue Lords:  tendremos que decidir qué personaje los protagoniza ya que se llevará la recompensa si elegimos bien. Y decimos escoger porque nos encontraremos ante una pequeña historia en la que seleccionar la acción a seguir: algunas opciones son sencillas, otras conllevan una posibilidad de acierto o error al ejecutarlas, si fallamos tendremos que enfrentarnos a un combate. Afortunadamente disponemos de nuevo del modo diablo para poder cargar los dados a nuestro favor.

De todas formas, en este mundo se viene a morir, lo haremos una y otra vez, y no por ello la propuesta deja de ser divertida. Cada vez que lo hagamos subiremos de nivel liberando personajes y poderes. Otro de los elementos que más engancha de Rogue Lords es la recolección de objetos, los hay de toda variedad y condición. Ayuda además lo bien explicados que están cada uno de ellos, tanto en las notas que le dotan de trasfondo como de los efectos que producen.

En Rogue Lords todo está siempre bien explicado

Es justo mencionar también el tutorial inicial de Rogue Lords, que supone toda una primera misión del juego muy entretenida, aunque algo apabullante a la hora de explicar todas las mecánicas y posibilidades del producto. Afortunadamente, tras el desconcierto inicial y conforme le vas dedicando tiempo todo cobra sentido y no es tan complicado sacarles partido a los combates.

Una estética a lo Tim Burton

A nivel artístico el título bebe sin ambages de la obra de Tim Burton, es imposible jugar a Rogue Lords sin recordar el estilo del director norteamericano. Esos tonos blanquecinos de piel, esos pelos, esas expresiones… si algún día el creador de Eduardo Manostijeras diseña un videojuego, visualmente será igualito al que analizamos.

Este terror gótico pasado por un filtro de Halloween dota de una capa de personalidad a los protagonistas: todos ellos tienen un diseño notable y de un vistazo puedes adivinar su carácter, sus motivaciones e incluso qué puntos fuertes podrían aportar a tu equipo. En combate están animados de forma decente, pero se echa de menos más variedad de movimientos y efectos visuales más impactantes.

El mapa que hace de tablero de juego es bastante competente y cumple su objetivo. Los escenarios de combate y de eventos no están sin embargo al nivel de los personajes y del mapa, notándose menos trabajados. No es que tengan mala calidad solo que un poco de mimo extra les hubiese venido bien.

Nuestros rivales pueden ser muy duros

Rogue Lords está creado con Unity, su motor funciona de manera fluida y dadas las pocas exigencias visuales no hemos observado ninguna ralentización. El trabajo de UX es excepcional, todos los menús y diferentes pantallas de progresión son muy intuitivas, tras una primera navegación toda la información queda clara y accesible, y encima está traducido al castellano, lo cual es muy de agradecer.

El estilo artístico recuerda a la serie de Rick & Morty pero pasado de rosca, nos encontramos ante una apuesta por lo mórbido como en Carrion o en Mother Russia Bleeds, mostrando unos gráficos estilo cómic que se recrean en fluidos viscosos, organismos en descomposición y todo tipo de podredumbre. En otros instantes cambia el paso mostrándonos momentos en apariencia más inocentes, pero con una fuerte carga de surrealismo.

A nivel musical la banda sonora nos ha encantado: combina momentos de silencio con melodías melancólicas o instantes orquestales con aires góticos. La obra a piano de los créditos nos ha resultado realmente memorable. Al mismo nivel se encuentra la soberbia voz del narrador -el diablo- con una entonación y enjundia admirable: queremos que esa sea la próxima voz de Siri.

En Rogue Lords cada victoria tiene su recompensa

En cuanto a los efectos sonoros del juego no son tan destacables, no quiere decir que sean malos, sino que son bastante más básicos. Queda claro que la música y el narrador se llevan la palma en este apartado.

Veredicto

Nos encontramos ante un título que mezcla los combates por turnos con navegación por tablero, contando con una narración bien trabajada y definida. Es un producto muy entretenido, rejugable y con un sentido del humor muy divertido. A nivel de mecánicas puede ser algo confuso en sus inicios, pero con la práctica la lógica interna se hace cada vez más visible permitiendo combates realmente entretenidos.

A nivel artístico quizá su personalidad Burtoniana expulsará a algunos, pero en nuestro caso nos parece que va dirección muy adecuada. ¿Es un juego para todo el mundo? No, te tienen que gustar las experiencias reposadas con combates tranquilos. Pero Rogue Lords no es un producto de nicho para los fanáticos, te enseña a jugar y te permite disfrutar derrota tras derrota defendiendo los intereses del mal. Sin duda, recomendable, aunque no te vayan este tipo de experiencias, siempre y cuando inviertas un poco de tiempo al principio.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon

Rogue Lords

Duración: 8 h.
7

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

7.0/10

Narrativa

8.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • Muy rejugable
  • Mecánica de juego muy bien pulida
  • La banda sonora y la voz del narrador son excepcionales

Aspectos Negativos

  • La versión que hemos probado tiene algunos bugs que provocan bloqueos
  • La curva de aprendizaje es algo abrupta